Te encuentras en la páginas de Blogsperu, los resultados son los ultimos contenidos del blog. Este es un archivo temporal y puede no representar el contenido actual del mismo.

Comparte esta página:

Etiquetas: [Asia]  [Krabi]  [Phi Phi]  [Sudeste asiático 2017]  [Tailandia]  
Fecha Publicación: 2018-06-04T09:41:00.000+02:00
En el articulo anterior os relataba cómo fue nuestra llegada a Koh Phi Phi, a nuestro hotel y la preciosa caminata hasta la playa más bonita de la isla principal, Long Beach.

Koh Phi Phi, Long Beach.
Long Beach de Phi Phi.
Koh Phi Phi, camino a Long Beach.
Camino a Long Beach.
Koh Phi Phi, camino a Long Beach.
Los hoteles de esta parte son muy bonitos.
Después de un baño en sus aguas de tonos turquesa deshicimos el camino andado, pero sólo unos metros, ya que decidimos seguir un camino entre la selva en dirección a la costa Este de la isla, pero no para buscar otra playa, la idea era llegar desde aquí hasta el Phi Phi View Point.

Koh Phi Phi, camino de Long Beach a Phi Phi View Point.
Caminando por Phi Phi.
Koh Phi Phi, camino de Long Beach a Phi Phi View Point.
Camino a Phi Phi View Point.
Koh Phi Phi, camino de Long Beach a Phi Phi View Point.
Espectaculares vistas.
El camino se nos hizo un poco largo, ya que, bien sea por la costa, bien por donde fuimos nosotros, desde Long Beach hasta allí hay alrededor de 1 hora andando.


Koh Phi Phi, camino de Long Beach a Phi Phi View Point.
Uno de los habitantes de Phi Phi...
Koh Phi Phi, camino de Long Beach a Phi Phi View Point.
Otro de los animales de la zona.
De camino hay una especie de pequeño poblado donde encontramos varios establecimientos donde comprar algo de bebida y comida, así que nos vino de maravilla, ya que hacía un sol de justicia.

Phi Phi View Point.
Arriba está el Phi Phi View Point.
Finalmente, tras pagar 30THB por adulto, llegamos a la colina de Phi Phi Don con un mirador, el Phi Phi View Point, desde el que se tienen unas fantásticas vistas de la isla (de las dos bahías, Tonsai y Loh Dalum) y si hace bueno también del resto de islas, como la vecina isla Phi Phi Leh.

Phi Phi View Point.
Phi Phi View Point.
Las vistas desde el mirador, a 186 metros de altura, es una de las cosas que hay que ver en Koh Phi Phi, de las que no os podéis perder.

Phi Phi View Point.
Las vistas son maravillosas.
Podréis observar como Phi Phi tiene forma de H y su pueblo principal se encuentra en la barra horizontal, una tira de 100 metros de arena atrapada entre Dalum Bay al norte y Tonsai Bay al sur, las dos barras verticales de la H son zonas montañosas y cubiertas de selva, estando el mirador de Phi Phi al este de la tira plana de arena.

Phi Phi View Point.
Visita obligada.
Allí arriba hay un pequeño bar un poco más caro de lo normal (aunque a precios asumibles para los europeos) donde podréis refrescaros o tomaros un snack, un helado, etc.

Koh Phi Phi, isla de Phi Phi.
Pueblo principal de Phi Phi.
La bajada la hicimos por donde la mayoría de la gente llega aquí, en dirección a las dos bahías y al pueblo principal.

Dalum Bay, Koh Phi Phi.
Dalum Bay, al Norte de Phi Phi.
Dalum Bay, Koh Phi Phi.
Pillamos la marea baja.
Dalum Bay, Koh Phi Phi.
Los niños jugaron a buscar cangrejos.
Las interminables escaleras (menos mal que íbamos bajando) nos llevaron a la bahía que todavía no habíamos visitado, al norte, la Dalum Bay, la más animada y "fiestera" de Phi Phi.

Dalum Bay, Koh Phi Phi.
Dalum Bay.
Dalum Bay, Koh Phi Phi.
Los jóvenes de fiesta en la piscina de una disco.
La pillamos justo en plena marea baja, por lo que aprovechamos para caminar un poco hacia el fondo por donde horas antes y horas después estaba completamente ocupado por agua de mar.

Dalum Bay, Koh Phi Phi.
Esta foto me encanta.
Los niños jugaban a buscar cangrejos de arena, pues los había a montones, y poco a poco fue anocheciendo.

Koh Phi Phi o isla de Phi Phi.
Hay muchas tiendas de tattoos.
El resto del día lo dedicamos a pasear por el pueblo, de tienda en tienda, viendo las decenas de tiendas de tatuajes, de venta de alcohol (cubo-vaso con cola y whisky, ron...), de souvenirs, etc, etc, etc.

Koh Phi Phi o isla de Phi Phi.
Rememorando el combate de Muay Thai que vimos.
Paseando volvimos a nuestro hotel, descansamos un poco y salimos a cenar a un puesto callejero cercano.

Koh Phi Phi o isla de Phi Phi.
Cómo les gustan los masajes.
Finalmente la noche terminó con un masaje múltiple, Tailandés para Ibana y para mí, de piernas para Yolanda y de piernas y cabeza para los niños.



Otra cosa que no os podéis perder son los juegos con fuego en la arena que suelen hacerse en los bares de copas de la isla.



Finalmente nos fuimos a dormir, que al día siguiente tocaba madrugón...ya os contaré...



Os dejo con unas fotos más de Phi Phi.

Koh Phi Phi o isla de Phi Phi.
Foto de nuestra llegada a Phi Phi.
Koh Phi Phi o isla de Phi Phi.
Tonsai Bay.
Koh Phi Phi o isla de Phi Phi.
Los típicos Long Trail Boat.
Etiquetas: [Asia]  [Krabi]  [Phi Phi]  [Sudeste asiático 2017]  [Tailandia]  
Fecha Publicación: 2018-05-31T16:31:00.001+02:00
A la mañana siguiente, tras el desayuno, llegaron a recogernos a la hora convenida para llevarnos al embarcadero de Ao Nang, Nopparat Thara Pier, desde donde salía el ferry que nos trasladaría a Koh Phi Phi.

Costa de Krabi, Railay.
La costa de Krabi.
Costa de Krabi, Railay.
Camino a Phi Phi.
Durante el trayecto en ferry pudimos disfrutar de la belleza de la costa de Krabi, pero no iba a ser la última vez que alucináramos con esos acantilados repletos de vegetación, ya que al volver y en otra excursión de la que ya os hablaré estuvimos en varias de las pequeñas islas de la zona.

Costa de Krabi, Railay.
Playa de Railay.
Costa de Krabi, Railay.
Aquí recogimos a algunos viajeros.
Mientras recogíamos a otros viajeros en la zona de Railay, alucinamos con su paisaje, con sus imponentes acantilados de piedra caliza sobre aguas cristalinas de playas de arena blanca.

Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Koh Phi Phi.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Llegando a Phi Phi.
La siguiente parada ya fue en las islas Phi Phi, conocida en Tailandia como Koh Phi Phi, un archipiélago de islas increíblemente hermosas y es sin duda uno de los mejores lugares en el sur de Tailandia en cuanto a islas.

Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Mapa de Phi Phi.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Plano de la Isla principal.
Poco después de las 12:00 llegamos a este archipiélago de islas esta situado a 43 km al oeste de Krabi, formado por seis islas: Koh Phi Phi Don (la única habitada), Koh Phi Phi Leh, Ko Bida Nok, Ko Bida Nai, Koh Phai (también conocida como Bamboo Island) y Koh Young (Mosquito Island).

Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Aquí se rodó La Playa.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
El tsunami de 2004 devastó la isla.
La isla se hizo famosa a nivel mundial por 2 motivos, por ser donde se rodó la película La Playa de Leonardo Di Caprio, y más tarde tristemente por el tsunami del 2004 que la dejó totalmente devastada.

Islas Phi Phi, Koh Phi Phi. Phi Phi Andaman Beach Resort.
Phi Phi Andaman Beach Resort.
Phi Phi tiene mucho que ofrecer a sus visitantes y es que estamos hablando de una zona con mucho turismo, su belleza natural es insuperable, y aquí se ofrecen una gran cantidad de excursiones y actividades para turistas, de modo que siempre hay algo que ver o hacer en las islas Phi Phi.

Islas Phi Phi, Koh Phi Phi. Phi Phi Andaman Beach Resort.
Nuestro Bungalow.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi. Phi Phi Andaman Beach Resort.
Nuestra habitación.
Nada más llegar al puerto, varios locales con carteles de los hoteles indicaban a los turistas que llegábamos dónde estaban los hoteles en los que habían reservado, en nuestro caso el Phi Phi Andaman Beach Resort, que pese a ser el más caro (también el más lujoso) de todo nuestro viaje por el sudeste asiático, sólo nos costó 79€ una noche (5 personas incluyendo el desayuno).

Islas Phi Phi, Koh Phi Phi. Phi Phi Andaman Beach Resort.
Hora del baño.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi. Phi Phi Andaman Beach Resort.
Phi Phi Andaman Beach Resort.
De camino vimos a un señor mayor ofreciendo tours en su long-tail boat a varios sitios y con distintos precios, y como nos pareció económico y es mucho mejor que hacer las excursiones con muchos turistas, quedamos al día siguiente a las 5 de la mañana en bel puerto para llegar a Maya Bay sin aglomeraciones y hacer la mejor excursión posible en Phi Phi.

Islas Phi Phi, Koh Phi Phi. Phi Phi Andaman Beach Resort.
El bungalow del fondo es el nuestro.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi. Phi Phi Andaman Beach Resort.
Un poco de relax no nos vino mal.
El señor, agradecido, nos llevó hasta el hotel en su barca para que viéramos dónde amarraba y dónde debíamos estar al día siguiente para la excursión.

Islas Phi Phi, Koh Phi Phi. Phi Phi Andaman Beach Resort.
Yolanda con un long trail boat.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi. Phi Phi Andaman Beach Resort.
La playa frente a nuestro hotel.
Nada más llegar al hotel, tras hacer el check-in, nos dimos un chapuzón en la piscina, y después comimos en el buffet libre del mismo hotel.

Islas Phi Phi, Koh Phi Phi. Phi Phi Andaman Beach Resort.
La marea sube y baja bastante, hay que tenerlo en cuenta.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi. Phi Phi Andaman Beach Resort.
Koh Phi Phi.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi. Phi Phi Andaman Beach Resort.
Las vistas de Phi Phi Leh desde nuestro hotel.
Después de comer decidimos hacer una caminata por la isla (ya que casi no hay carreteras, y apenas vehículos a motor) en busca de algunas buenas playas y de las mejores vistas de Phi Phi, de modo que empezamos a caminas bordeando la costa en dirección contraria al puerto.


Islas Phi Phi, Koh Phi Phi. Phi Phi Andaman Beach Resort.
Delante de las embarcaciones está nuestro hotel.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Foto familiar.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
El paseo es precioso.
El recorrido fue muy bonito, un precioso y corto paseo cruzando por zonas selváticas donde teníamos que salvar pequeños desniveles de terreno, entre hoteles ocultos por la vegetación, muy guapos, con cabañas muy hippies y parando en pequeñas calas a bañarnos.

Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
El color del agua es brutal.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Qué buenos recuerdos.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Las fotos no tienen desperdicio.
El trayecto está repleto de rincones mágicos muy fotogénicos, por lo que después de haber estado por allí os diré que bajo mi punto de vista es imperdonable que no hagáis este trayecto andando.

Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Nos tendríamos que haber quedado una semana por aquí...ja, ja, ja...
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
A los niños les encantó...
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
...y a nosotros también.
Además de eso, como podéis observar, no hay una ni dos calas en el camino, son varias las paradas en pequeñas playas de fina arena blanca con las que os podréis deleitar.

Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Restaurante y hotel Viking.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Tío bueno.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
La cuerda para ayudarte a subir.
Había zonas donde incluso teníamos que ayudarnos de cuerdas para salvar el desnivel, pero era todo tan bonito y auténtico que merecía la pena.

Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Una cabaña en la playa.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
¿Vivirá alguien?
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Esta zona es muy hippie.
Finalmente, tras unos 15 minutos caminando (exceptuando las paradas para bañarnos, tomar fotos, etc), llegamos a la playa más bonita de Phi Phi, Long Beach, una de las playas más famosas dentro de este isla, bastante extensa, de arena blanca y con vistas espectaculares de la Bahía de Tonsai y sobre todo de Phi Phi Leh.

Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Las vistas son fabulosas.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
El camino no tiene pérdida.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Las aglomeraciones no están por esta parte de Phi Phi.
El último tramo antes de llegar a Long Beach, es a través de una selva bastante espesa, con pendientes algo pronunciadas, donde sudaréis bastante, pero de repente apareceréis en la playa y os quedaréis boquiabiertos, el esfuerzo merece la pena.

Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Playas casi desiertas.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Vaya pasada de hoteles.
Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Los restaurantes de la zona también molaban.
En Long Beach hay varios hoteles y posadas ubicados a pie playa, además de un par de restaurantes y bares en la playa, pero pese a ello es una zona muy tranquila.

Long Beach. Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Long Beach.
Long Beach. Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Logn Beach.
Aquí hicimos otra parada, esta vez un poco más larga, para darnos un baño y hacer un poco de snorkel.

Long Beach. Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Snorkel en Long Beach.
Long Beach. Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
Aquí había bastantes peces.
Long Beach. Islas Phi Phi, Koh Phi Phi.
El agua es transparente.
Etiquetas: [Asia]  [Chiang Mai]  [Krabi]  [Sudeste asiático 2017]  [Tailandia]  
Fecha Publicación: 2018-05-25T12:42:00.001+02:00
Hoy era uno de esos días del viaje por el sudeste asiático de transición, es decir, uno de los días donde cambiábamos de destino y, por tanto nos lo cogíamos de descanso, sin actividades ni nada para visitar salvo cositas rápidas.

Centro Comercial Maya de Chiang Mai.
Jugando a los bolos.
Centro Comercial Maya de Chiang Mai.
A ver quién gana.
Así que, sin prisa alguna, ya que después del ajetreado día de ayer en la provincia de Chiang Rai donde visitamos Hot Springs, el Templo Blanco, el Triángulo Dorado y una aldea de Mujeres Jirafa, todo en una maratoniana jornada con muchas horas de carretera, nos levantamos, desayunamos y hicimos las maletas mientras los niños jugaban a las tablets.

Pedicura en Chiang Ma
Pedicura en Chiang Mai.
Centro Comercial Maya de Chiang Mai.
Centro Comercial Maya de Chiang Mai.
Una vez todo listo, mientras Yolanda y mi hermana se iban a hacerse la pedicura a un local cercano, Izan, Joel y yo aprovechamos para ir al centro comercial Maya que estaba justo al lado de nuestro alojamiento, lo que vienen siendo 3 minutos andando.

Centro Comercial Maya de Chiang Mai.
Realidad virtual.
Centro Comercial Maya de Chiang Mai.
Carreras de motos.
Allí se pasaron el resto de la mañana jugando a videojuegos y demás. Probaron todo lo que les apetecía, ya que llevábamos casi 20 días de viaje por el sudeste asiático y se estaban portando como campeones en todos los sentidos, de modo que entre eso, y que el precio era bastante más económico que en España, pues aprovecharon.

Centro Comercial Maya de Chiang Mai.
A disparar se ha dicho.
Centro Comercial Maya de Chiang Mai.
Aquí nos reímos muuuucho.
Yo siempre os cuento que viajar con niños lleva este tipo de "sacrificios" donde has de dejar algunos días o parte de los mismos para actividades más enfocadas a ellos.

Centro Comercial Maya de Chiang Mai.
Tocando el tambor.
Así que se pusieron las botas probando la realidad virtual, los bolos, las motos, los juegos de ametralladoras, el karaoke y un sin fin de recreativos rarísimos antes de irnos a comer.

Vuelo Chiang Mai-Krabi con Air Asia.
Vuelo Chiang Mai-Krabi con Air Asia.
La mañana les pasó volando, pero no teníamos más tiempo porque eso era lo que teníamos que hacer, volar, pues a las 16:00 debíamos estar en el aeropuerto para llegar a eso de las 18:00 a Krabi, donde un vehículo de alquiler nos estaría esperando para recorrer la zona los próximos 5 días.

Mapa de Krabi.
Mapa de Krabi.
Provincia de Krabi, Aonang o Ao Nang.
Los tuk tuks de aquí son diferentes.
Una vez en Krabi, no nos dio apenas tiempo a nada, sólo comprar una tarjeta para el móvil con datos para hacer de GPS con el coche, y llegar al alojamiento en el que, lamentablemente sólo pasaríamos una noche.

Provincia de Krabi, Aonang o Ao Nang.
Un bañito, a la hora que sea, siempre va bien.
Digo lamentablemente porque calidad precio, el Oscar Villa Aonang Krabi era una pasada, por 35€ teníamos un adosado para 5 personas con todo, una piscina espectacular y un buen desayuno.

Provincia de Krabi, Aonang o Ao Nang.
Oscar Villa Aonang Krabi.
Allí mismo, en el hotel, compramos los billetes de ferry para Koh Phi Phi para la mañana siguiente, ida y vuelta, de modo que después de desayunar vendrían a por nosotros para llevarnos al embarcadero de Aonang o Ao Nang de donde partía el Ferry.

Provincia de Krabi, Aonang o Ao Nang.
Nuestra habitación.
Así que esa era la razón por la que sólo habíamos reservado una noche aquí, ya que a la vuelta, cuando recogeríamos de nuevo el coche y pasaríamos 3 noches más en Krabi, sólo que, desafortunadamente, en otro alojamiento cercano peor que este, ya que aquí no había sitio.

Provincia de Krabi, Aonang o Ao Nang.
Krabi merece mucho la pena.
El día terminó después de la cena, deliciosa y económica como suele pasar en Tailandia, pero para que no se haga demasiado corto este artículo, aprovecho para explicaros y presentaros un poco la zona, ya que a nuestra vuelta ocupamos los días con excursiones por las islas cercanas, y es eso lo que os contaré.

Provincia de Krabi, Aonang o Ao Nang.
Mola, ¿verdad?.
La provincia de Krabi es uno de los destinos favoritos para los turistas que visitan Tailandia, sobretodo para quienes quieren alejarse de las multitudes que hay en Phuket o Koh Samui, y es precisamente por eso, por lo que elegimos esta zona.

Provincia de Krabi, Aonang o Ao Nang.
Si amáis la escalada, es muy buen destino.
Ya que Krabi tiene todo lo que estos destinos ofrecen (playas increíbles, centros turísticos magníficos o actividades al aire libre o en el agua), pero de una forma un poco más discreta, menos masificada.

Provincia de Krabi, Aonang o Ao Nang.
La zona tiene cierta similitud con la Bahía de Halong.
Situada en el sur de Tailandia, en la costa de Andaman, esta provincia es el hogar de algunos de los paisajes más impresionantes que podréis encontrar, tal y como comprobaréis en unos días.

Provincia de Krabi, Aonang o Ao Nang.
Después de muchos días, tocaba relax y playa.
Respecto al clima  o la meteorología en la provincia os contaré que es agradable durante todo el año, con una temperatura entre 25º y 34º, aunque hay diferencias, pues entre Noviembre y Abril, los meses de temporada alta, el clima es cálido y seco, mientras que de Mayo a Octubre, época en la que viajamos nosotros, la lluvia tropical es bastante común, aunque suelen durar poco, es la temporada baja y por lo tanto podréis disfrutar de la zona con menos turistas.

Provincia de Krabi, Aonang o Ao Nang.
Ganas de volver...
No suele llover todos los días y cuando lo hacen suelen ser chaparrones que duran poco tiempo así que no os preocupéis si viajáis en esta época del año, de hecho, el tiempo durante nuestra estancia allí fue casi siempre soleado, algún rato nublado y alguna tarde lluviosa, durante una hora máximo, de modo que no nos impidió realizar ninguna actividad o excursión.

Provincia de Krabi, Aonang o Ao Nang.
La costa de Krabi es espectacular.
El resto, ya os lo iré descubriendo poco a poco...prometo no tardar...
Etiquetas: [Asia]  [Chiang Mai]  [Chiang Rai]  [Laos]  [Sudeste asiático 2017]  [Tailandia]  
Fecha Publicación: 2018-05-21T09:46:00.001+02:00
Empezamos el día en Chiang Mai pero en dirección al norte, a Chiang Rai, donde ya habíamos visitado Hot Springs y el Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.

Triángulo del Oro o Golden Triangle de Tailandia.
Embarcadero en el Golden Triangle.
La siguiente parada fue en el denominado Triángulo del Oro o Golden Triangle de Tailandia, un lugar único dónde se encuentran los límites de Tailandia con sus países vecinos de Laos y Myanmar en la impresionante confluencia de los ríos Mekong y Ruak, es decir que es el punto de unión de 3 países fronterizos del Río Mekong: Tailandia, Laos y Myanmar.

Triángulo del Oro o Golden Triangle de Tailandia.
Frente a nosotros Laos.
Aquí tuvimos que dejar nuestro pasaporte en un puesto fronterizo, ya que tras el paseo en barca por el río Mekong, pasaríamos unos 45 minutos en un mercado.

Triángulo del Oro o Golden Triangle de Tailandia.
Templo budista del lado tailandés.
Nuestra guía nos explicó muchas cosas sobre este fascinante río que atraviesa varios países del sudeste asiático, pero también sobre la importancia de esta zona antaño, cuando la producción del opio, una de las facetas más oscuras de esta zona fronteriza hasta 1959, cuando Tailandia era uno de los mayores productores del mundo pero prohibió sus plantaciones, cambiándolas por té.

Triángulo del Oro o Golden Triangle de Tailandia.
Tiene forma de barco.
La razón de su nombre, Triángulo Dorado o de Oro, viene de ese tráfico de opio, pues al haber 3 países implicados y 3 monedas diferentes se decidió poner ese metal precioso, el oro, como moneda de compra y venta de esa droga.

Triángulo del Oro o Golden Triangle de Tailandia.
Aquí vemos Myanmar.
Había leído diferentes razones sobre de dónde viene el nombre, pero esta es la que nos dijo la guía, así que realmente no se cual es la verdadera.

Triángulo del Oro o Golden Triangle de Tailandia.
Tierras tailandesas.
Pues bien, dimos un paseo de unos 40 minutos en barco tradicional por el Río Mekong a veces entre Tailandia y Myanmar y otras entre Taliandia y Laos.

Triángulo del Oro o Golden Triangle de Tailandia.
A la izquierda Myanmar, a la derecha Laos y en el centro la No Man Island.
Como curiosidad os contaré que pasamos por una isla llamada No Man Island o tierra de nadie, ya que, en vez de luchar por ella, los tres países han decidido dejarla así, sin dueño.

Triángulo del Oro o Golden Triangle de Tailandia.
Embarcadero de Laos.
Seguimos navegando para ahora adentrarnos en Laos, donde desembarcamos.

Triángulo del Oro o Golden Triangle de Tailandia.
El mercado está bajo ese techo.
Triángulo del Oro o Golden Triangle de Tailandia.
Qué simpáticos y guapos.
Aunque lo que finalmente vemos aquí no nos llama nada la atención, un mercadillo de lo más turístico con precios elevados pero ridículos, es decir, caros para un local, pero extremadamente económicos para nosotros, no nos importó dar una vuelta y hacer alguna compra pese a ser uno de esos lugares sin nada destacable.

Triángulo del Oro o Golden Triangle de Tailandia.
A los niños les extrañó ver los bichos dentro.
Triángulo del Oro o Golden Triangle de Tailandia.
Licor típico para turistas.
Lo más "turístico" es comprar el whisky con serpiente, escorpión o algún otro bicho dentro, y aunque nosotros no compramos, sí que lo probamos.

Triángulo del Oro o Golden Triangle de Tailandia.
No Man Island.
Volvemos a embarcar, y seguimos navegando entre avistamos los casinos de Laos y Myanmar, ya que el juego, ilegal en Tailandia, encuentra en estas fronteras su lugar, un paraíso de ocio para los tailandeses más pudientes o para aquellos extranjeros que quieran dejarse aquí sus ahorros.

Triángulo del Oro o Golden Triangle de Tailandia.
Triángulo de Oro.
Personalmente he de confesar que la zona me decepcionó un poco, ya que no se trata de una de esas experiencias únicas, así que si decidís llegar hasta aquí os aconsejo que no vayáis con las  expectativas muy altas, pues los paseos por el río se han convertido en trampas turísticas donde el turismo deja mucho dinero, y los tres países quieren obtener sus beneficios a cambio...eso sí, se trata de una zona de gran peso histórico y cultural.

Poblado de mujeres Jirafa en Chiang Rai.
Llegando al poblado.
Poblado de mujeres Jirafa en Chiang Rai.
Naturaleza pura.
Que no me gustan este tipo de excursiones guiadas y organizadas es un hecho, por varias razones, pero sobretodo por el poco tiempo que te dejan disfrutar de ciertos lugares, tal y como nos pasó en nuestra siguiente visita.

Poblado de mujeres Jirafa en Chiang Rai.
La aldea que visitamos.
Parábamos en un poblado donde convivían varias etnias diferentes, y como no podía ser de otra forma, vendían a los turistas artesanías hechas por ellos mismos.

Poblado de mujeres Jirafa en Chiang Rai.
Mujeres Jirafa, Padaung o Kayan.
Los que habíamos pagado un suplemento también visitaríamos la parte de ese poblado donde viven las famosas “Mujeres Jirafas”, conocidas como Padaung, aunque ellas prefieren que las llamen Kayan, el nombre de su etnia.

Poblado de mujeres Jirafa en Chiang Rai.
Es interesante ver cómo viven.
Aunque es cierto que es una turistada y que hoy en día parece más bien una costumbre, teníamos muchas ganas de conocer más a fondo a esta etnia que tantas veces había visto en revistas de turismo y documentales de viaje.

Poblado de mujeres Jirafa en Chiang Rai.
Qué chica más guapa.
Esta tribu de “Mujeres Jirafa” provienen la antigua Birmania, hoy conocida como Myanmar, de donde huyeron debido a la guerra civil, entre la década de los 80 y 90, al norte de Tailandia.

Poblado de mujeres Jirafa en Chiang Rai.
La aldea está en medio de la naturaleza.
Ahora viven con un estatus jurídico realmente incierto, ya que no se les reconoce como ciudadanos birmanos ni tampoco tailandeses y no poseen pasaporte o documentos de identidad, de modo que el único modo de sobrevivir es hacerlo del turismo.

Poblado de mujeres Jirafa en Chiang Rai.
Estas plantas son piñas.
Al llegar a Tailandia, esos gruesos collares que usan las mujeres kayan para estirarse el cuello fue rápidamente causa de interés, de modo que las agencias de turismo no perdieron el tiempo y empezaron a explorar estas aldeas.

Poblado de mujeres Jirafa en Chiang Rai.
Llegando a la aldea de las Mujeres Jirafas.
Se crearon mitos y leyendas para atraer a más turistas, como que usaban los anillos para protegerse de ataques de tigres; o que los collares evitaban el ser esclavizadas por asaltantes birmanos puesto que el gran peso de estos adornos les impedía realizar tareas pesadas; también se decía que los anillos eran para que las mujeres se vean como un dragón, figura importante en su cultura; que las protege de los peligros de las montañas; de las enfermedades, etc, pero son todos falsos.

Poblado de mujeres Jirafa en Chiang Rai.
Provincia de Chiang Rai, Tailandia.
La verdad es que cuanto más largo es el cuello, más atractivas resultan para los hombres de la etnia, pero además de resaltar su belleza, llevarlo es signo de que la mujer viene de una familia rica.

Izan y Joel con una niña "Jirafa".
Izan y Joel con una niña "Jirafa".
Los anillos en el cuello se van incrementando uno por año desde los 5 a los 12 años de edad. A partir de eso se le añaden la mayor cantidad de anillos hasta que su cuello llegue a su tope.

Poblado de mujeres Jirafa en Chiang Rai.
Tras los puestos de artesanía están sus casas.
Otro mito muy extendido es que a las Mujeres Jirafa se les alarga el cuello. No es cierto, también es falso, ya que las cervicales no se modifican, realmente el cuello no se alarga, es imposible. El secreto está en el descenso de las costillas hasta en 45º respecto a su posición normal. El efecto que produce es el de un cuello más largo de lo habitual.

Poblado de mujeres Jirafa en Chiang Rai.
Las viviendas de la aldea.
Así pues, como ya os había dicho, pagamos una entrada para entrar a esta parte de la aldea, donde encontramos varias “Mujeres Jirafas” vendiendo artesanías en rústicos puestos levantados frente a sus pequeñas casas.

Poblado de mujeres Jirafa en Chiang Rai.
Mujer kayan tejiendo.
Unas tejían, otras nos perseguían para vendernos algún recuerdo, etc, pero todas estaban dispuestas a fotografiarse con nosotros, lógico tras cobrarnos la entrada.

Poblado de mujeres Jirafa en Chiang Rai.
Tía y sobrino en el poblado.
Aunque haya gente que critique estas visitas, hoy en día gran parte de las “Mujeres Jirafa” optan por esta forma incomoda y esclavizante de decorar su cuello más por un tema económico, que por seguir la tradición, son plenamente consientes que deformando esa parte de su cuerpo van a atraer al turismo y esta forma de vida les resulta mucho mas rentable, de modo que no se si hicimos bien en visitarlas y contribuir a ello, o debimos quedarnos con las ganas.

Poblado de mujeres Jirafa en Chiang Rai.
Todas deseaban que compráramos.
Poblado de mujeres Jirafa en Chiang Rai.
Pero ninguna te agobiaba.
Además de esta tribu, ya os había dicho que la parte "gratuita" del poblado estaba ocupada por otras tribus provenientes de otros lugares de Asia como China, que como las Mujeres Jirafa, vendían artesanía.

Poblado de mujeres Jirafa en Chiang Rai.
A izan le hizo mucha gracia estas estatuas.
Poblado de mujeres Jirafa en Chiang Rai.
Otra tribu de la aldea.
Etiquetas: [Asia]  [Chiang Mai]  [Chiang Rai]  [Sudeste asiático 2017]  [Tailandia]  
Fecha Publicación: 2018-05-21T09:41:00.000+02:00
Hacía dos días que estábamos visitando Chiang Mai y alrededores, en el primero nos adentramos en las murallas de la ciudad vieja para conocer los templos más importantes de Chiang Mai durante la mañana mientras que por la tarde disfrutábamos de BaanChang Elephant Park.

Mapa de la provincia de Chiang Rai.
Mapa de la provincia de Chiang Rai.
El segundo día contratamos con Pau, dueño de Tu Guia en Chiang Mai, la excursión en español, "Chiang Mai no turístico" y durante la misma además de conocer algunos interesantes lugares de los alrededores de Chiang Mai, pudimos visitar el impresionante Wat Doi Suthep.

Hoy tocaba otra excursión contratada con ellos, bastante intensa y "pesada" en cuanto a número de kilómetros y horas de carretera, vamos a visitar lo más destacable de Chiang Rai.

Camino a Chiang Rai, Hot Springs.
Camino a Chiang Rai, Hot Springs.
Así que a la hora convenida, las 08:00, pasaron por nuestro alojamiento a por nosotros, con la consecuente decepción cuando vimos que la excursión no era con guía hispana, ya que a diferencia de la que contratamos el día anterior, esta, en teoría, no dispone de suficiente demanda en castellano para hacerla así...sin embargo el precio fue más elevado que en otras agencias.

Camino a Chiang Rai, Hot Springs.
Uno de los dos geisers.
Pese a esto decidimos intentar disfrutar...Pau ya nos había avisado de lo dura que sería la jornada, y tras los primeros kilómetros por buenas carreteras pero repletas de curvas empezamos a entender lo que nos explicó...la furgoneta volaba...

La primera parada llegó una hora y pico después y fue en Hot Springs, un lugar con un par de fuentes de aguas termales y geisers en las que, aparte de oler a huevo podrido o comerte un huevo que acaben de hervir allí mismo, podréis aprovechar también la parada para comer o tomar algo en alguno de los muchos puestos para comprar algo de comida que hay, o hacerte con algún souvenir un poco más caro que en otros lugares.

Camino a Chiang Rai, Hot Springs.
La gente bañando sus pies en las aguas termales.
Personalmente me pareció una parada completamente prescindible, que no aporta nada, dándome la razón cuando pienso que las excursiones, siempre que sea posible, es mejor hacerlas por vuestra cuenta...lamentablemente, por diferentes circunstancias, en esta ocasión no fue posible.

Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
A los niños les gustó el templo.
Sobre la siguiente parada había leído tanto críticas buenas de bloggers y viajeros a los que les había encantado como todo lo contrario, de hecho entre los tres adultos que conformábamos nuestro pequeño grupo de viajeros por el sudeste asiático, a Yolanda y a mí nos encantó mientras que a Ibana no le gustó demasiado.

Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
Wat Rong Khun o Templo Balco de Chiang Rai.
Me estoy refiriendo al el maravilloso Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun, que, como acabo de explicar, no dejará indiferente a ningún visitante.

Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
Arquitectónicamente hablando es muy bonito.
Estamos frente a un edificio blanco, impoluto y admirable, uno de los templos más modernos de Tailandia (se empezó en 1997 y todavía sigue en construcción), un templo que impresiona lo mires por donde lo mires y que quizás sea eso, su modernidad, lo que no guste a algunos viajeros.

Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
Para un budista el blanco significa pureza.
Su color blanco decorado con cristales es una de las cosas que lo hace distinto a cualquier otro templo, pero si sabéis que para los budistas el blanco significa pureza y que el cristal representa la sabiduría de Buda como la luz que brilla en el mundo y el universo, ya tenéis una buena explicación.

Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
Se trata de un templo extraño...
Un puente como acceso al templo principal encima de alrededor de 500 brazos saliendo de un pozo sin fondo como representación del sufrimiento del ser humano antes de conseguir llegar al cielo (es decir, al interior del templo) es lo primero "extraño" respecto a otros templos que nos encontramos, su nombre, el Puente de la Reencarnación.

Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
La Puerta del Cielo.
Tras el Puente de la Reencarnación y a la entrada del Ubosot está la Puerta de Cielo, custodiada por 2 gigantescos Rahus o figuras que representan la muerte y que deciden la suerte de los hombres, muy parecido a nuestro concepto cristiano del purgatorio.

Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
Templo Blanco de Chiang Rai.
La visita es siempre hacia el mismo sentido, así que no podréis volver sobre vuestros pasos, de modo que tomaros vuestro tiempo para admirar o para horrorizaros con lo que ven vuestros ojos, así como para sacar las decenas de fotos que sacaréis, eso sí, dentro del templo está prohibido.

Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
Ubosot.
La parte central de templo o edifico principal es el Ubosot donde lo más curioso para mí es su decoración interior, ya que en vez de pinturas de Buda y su historia, está repleto de pinturas de lo que consideran el demonio, cuyos ojos están ocupados por Osama Bin Ladem y George Bush, pero además podréis encontrar desde dibujos de Dragon Ball, las torres gemelas de NY, Spiderman, Matrix, Kung Fu Panda, Winnie de Pooh, Hello Kitty, Michael Jackson, incluso cosas tan recientes como Angry Birds o Doraemon y todo ello pintado bajo un fondo naranja intenso.

Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
Cientos de miles de peticiones.
Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
La Casa de Oro.
El templo es tan sumamente desconcertante que incluso los baños son brutales y compiten a belleza con el Ubosot, de hecho poseen hasta nombre, la Casa de Oro, una construcción toda de color de oro que contrasta con el blanco predominante en el complejo. Su color simboliza el cuerpo por el blanco general que simboliza la mente.

Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
Wat Rong Khun.
Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
Edificios del Templo Blanco de Chiang Rai.
El resto del complejo está formado por varios edificios más, como todos los templos de Tailandia, pero lo que más destaca no son esos edificios, y eso que algunos son preciosos también.

Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
Placas metálicas colgadas de los árboles.
Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
Los jardines del templo.
Pero ¿por qué estamos ante uno de os templos budistas más visitados de la provincia de Chiang Rai?.

Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
Una extraña calavera.
Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
¿Conocéis a Predator?
Pues posiblemente, además de por todo lo explicado anteriormente, y también por poseer elementos un poco extraños como una cabeza de Predator saliendo desde el suelo, o varios árboles con cabezas de "famosos" colgando de sus ramas son algunos de esas cosas extrañas.

Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
Los niños fliparon...
Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
...Y nosotros también.
Superhéroes, tortugas ninja, monstruos de películas de miedo, Golum, Maléfica y así hasta más de 20 personajes de películas conformas estos decapitados...

Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
¿Veis a Maléfica?
Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
El protagonista de Avatar.
Después de la visita al templo blanco nos fuimos a comer a un buffet donde estaba todo incluido excepto la bebida, bastante cara por cierto.

Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
Jardín del Templo Blanco de Chiang Mai.
Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
Mi tessssooorooooo.
Esta otra de las cosas que me parece que sobran en este tipo de excursiones, ya que no se trataba de una comida ni si quiera de calidad media, más bien era mala, así que la comida fue otra vergüenza.

Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
Los niños iban en busca de "cabezas conocidas"
Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
¿Conocéis a alguna de las cabezas?
Para esto, mejor ir a comer por nuestra cuenta, ya que, además de no estar muy bueno, al final, sólo con el agua, pagamos más que si hubiéramos comido por nuestra cuenta.

Templo Blanco de Chiang Rai o Wat Rong Khun.
Templo Blanco o Wat Rong Khun.
Etiquetas: [Asia]  [Chiang Mai]  [Sudeste asiático 2017]  [Tailandia]  
Fecha Publicación: 2018-05-18T18:10:00.000+02:00
Acabábamos de visitar el famoso templo en la montaña Wat PhraThat Doi Suthep pero, descendiendo la montaña hicimos una última parada.

Cascada Huay Kaew. Chiang Mai.
Postureo en la jungla.
Cascada Huay Kaew. Chiang Mai.
Cascada Huay Kaew.
Me refiero a la cascada Huay Kaew, que aunque no sea de las cascadas más bonitas que hayamos visto, tampoco se perdía tanto tiempo ya que pasábamos por el lado en este tour que habíamos contratado en la empresa de Pau, un catalán afincado aquí, dueño de Tu Guia en Chiang Mai.

Cascada Huay Kaew. Chiang Mai.
Naturaleza por un tubo.
Cascada Huay Kaew. Chiang Mai.
Para llegar cruzamos este pequeño puente.
Lo bueno que tiene esta excursión en español, "Chiang Mai no turístico", es que como hay tantos lugares así en los alrededores de Chiang Mai, es un poco "a la carta", es decir, que además de unos sitios fijos que no debes perderte bajo ningún concepto como el templo Wat Pha Lat, podréis ir eligiendo el siguiente destino, siempre y cuando seáis los únicos de la excursión, claro.

Cascada Huay Kaew. Chiang Mai.
Mirad que gusano más raro.
A la cascada se llega tras 5 minutos caminando como mucho, pero a parte de un pic nic o un baño, poco más se puede hacer aquí. Por cierto, está a sólo 300 metros del zoo, por lo que si lo visitáis, podéis acercaros.

Chiang Mai. Wat Chet Yot o Wat Maha Photharam.
Wat Chet Yot o Wat Maha Photharam.
Chiang Mai. Wat Chet Yot o Wat Maha Photharam.
Chiang Mai, Wat Chet Yot.
El conductor nos dirigió a otro templo de estos que los turistas no suelen visitar, a tan sólo 4 kilómetros de Doi Suthep, cerca del Museo Nacional de Chiang Mai, el Wat Chet Yot o Wat Maha Photharam.

Chiang Mai. Wat Chet Yot o Wat Maha Photharam.
La estructura de este templo es única.
Chiang Mai. Wat Chet Yot o Wat Maha Photharam.
Otro de los edificios del tempo o wat.
Estamos ante un templo budista de estilo Lanna con siete pináculos o estupas con forma de campana, coronados por una flecha con forma de flor de loto, uno de los más antiguos de Chiang Mai.

Chiang Mai. Wat Chet Yot o Wat Maha Photharam.
No hay ni un alma.
Chiang Mai. Wat Chet Yot o Wat Maha Photharam.
Interior del edificio con 7 estupas.
También destacan sus espléndidos bajorrelieves de estuco. Poco a poco nuestro guía nos iba contando más sobre le religión budista, como que los templos son lugares donde se viene a cargar de energía positiva, que los monjes son los encargados de "crear" esa energía o como que cualquiera puede ser monje durante una parte de su vida, y dejar de serlo en cualquier momento.

Chiang Mai, lago Huay Tung Tao.
Huay Tung Tao.
Era ya hora de comer, y la razón por la que visitamos el anterior templo, además de por su arquitectura única, la ausencia casi total de turistas y la cercanía a nuestra ubicación anterior es que está cerca de uno de esos lugares con encanto para ir a comer.

Chiang Mai, lago Huay Tung Tao.
Hora de comer.
Esa fue la razón para acercarnos hasta el lago Huay Tung Tao, un idílico estanque a pocos kilómetros al norte de Chiang Mai donde sólo los sonidos propios de la naturaleza, como el viento o el canto de las aves, perturbarán vuestra paz.

Chiang Mai, lago Huay Tung Tao.
Las cabañas son rrestaurantes.
Dado que en esta parte de Tailandia no hay playa, los lugareños suelen reunirse aquí para darse un baño, charlar, tomarse unas cervezas o comer con bastante asiduidad.

Chiang Mai, lago Huay Tung Tao.
Un lugar idílico.
Así pues aprovechamos este momento de relax para comer muy bien y a un precio asequible a orillas del lago en una de las cabañas que conforman uno de los bares o restaurantes del lago.

Chiang Mai, Wat Umong.
Chiang Mai, Wat Umong.
Una vez las con las pilar cargadas regresamos a la ciudad con el objetivo de comprar tres entradas para el combate de Thai Boxing de esa noche.

Chiang Mai, Wat Umong.
Me encanta la foto.
Una vez las entradas en nuestro poder, pusimos rumbo a la última visita del tour, el Wat Umong, uno de los templos más extraños y desconocidos de los alrededores de Chiang Mai.

Chiang Mai, Wat Umong.
La Gran Estupa o Chedi.
No se si es por la cantidad de templos que llevábamos ya visitados en el día, o durante nuestro viaje por el sudeste asiático, pero el caso es que éste último templo visitado (y digo último en todos los sentidos puesto a que ya no volvimos a entrar en ninguno más en lo que quedaba de viaje) no me sorprendió demasiado, por no decir que no me gustó, ya que no es del todo cierto.

Chiang Mai, Wat Umong.
Wat Umong.
Lo más interesante, además de estar rodeado de bosques y vegetación, es que el templo se haya en unos túneles (Umong significa túnel) con inscripciones y figuras de buda, su gran estupa o chedi y, lo que más gustó a los niños, un gran estanque rodeado de árboles centenarios donde compramos alimento para los peces y palomas que lo habitan.

Chiang Mai, Wat Umong.
No se querían ir...
Tras el tour, volvimos a nuestro alojamiento, donde descansamos un poco antes de salir a dar una vuelta por la noche.

El Songthaew es la mejor forma para moveros por Chiang Mai.
Después de asearnos, un Songthaew, una de esas furgonetas que por 30 TBH por persona te llevan a casi cualquier sitio.

Primero dimos una vuelta por el Sunday Night Market, donde muchos turistas y locales se reunen en busca de gangas.

Sunday Night Market de Chiang Mai.
Sunday Nigjt Market de Chiang Mai.
El mercado se ubica en el centro de Chiang Mai, en la calle Ratchadamnoen, y es una muestra del arte y la artesanía de la gente del norte de Tailandia.

Sunday Night Market de Chiang Mai.
Los niños tenían muchas ganas de probarlo.
Muchos de los vendedores de estantes fabrican y venden sus propios productos y la calidad de la artesanía es excelente.

Los productos disponibles están hechos de una amplia variedad de materiales tales como seda, papel, tela, madera, metal, vidrio, cerámica, etc.

Thapae Boxing Stadium. Thai Boxing o Muay Thai.
Thai Boxing o Muay Thai.
Después de cenar, nos dividimos, y mientras Ibana y Yolanda se iban al cercano Night Bazaar, un célebre mercado nocturno que abre todas las noches, lleno de etiquetas de diseñadores de imitación, de todo tipo de réplicas para el turista y como no, también artesanía, los niños y yo nos fuimos a disfrutar del deporte rey en Tailandia, el Thai BoxingMuay Thai.

Thapae Boxing Stadium. Thai Boxing o Muay Thai.
Thapae Boxing Stadium.
El Thapae Boxing Stadium, donde se realizaría el combate, está al final (o al principio, según se mire) del Sunday Night Market por lo que llegamos andando.

Thapae Boxing Stadium. Thai Boxing o Muay Thai.
Los niños con uno de los vencedores de la noche.
Teníamos asientos reservados a segunda fila, y los niños estaban emocionados ante esa nueva experiencia, que aunque es un poco violenta, es un deporte con sus reglas.

Thapae Boxing Stadium. Thai Boxing o Muay Thai.
Se daban de lo lindo.
La velada empieza más o menos a las 21:00 y está compuesta por 7 combates, empezando por los más jóvenes, niños de menos de 10 años, y subiendo en edad poco a poco, es decir, el siguiente combate eran adolescentes.



También hubo una pelea entre mujeres, y a mitad de la jornada, una especie de combate de exhibición donde unos 8 tailandeses con los ojos vendados se iban buscando dentro del ring para darse de lo lindo...cómo se reían Izan y Joel.



Si os gusta apostar, estáis en el lugar indicado, ya que se admiten en cada uno de los combates, pero si buscáis combates de nivel, quizás deberíais de pensároslo, ya que puede que no cumpla vuestras expectativas...eso sí, a mí y a los niños nos gustó la experiencia.



A eso de las 24:00 más o menos terminaron los combates y se dio por finalizada la velada, por lo que la duración de la misma dependerá de lo que se tarden en conseguir los K.O.



Llegamos al hotel y acosté a los niños, poco después llegaron Yolanda y mi hermana más felices que menos con las manos llenas de bolsas...
Etiquetas: [Asia]  [Chiang Mai]  [Sudeste asiático 2017]  [Tailandia]  
Fecha Publicación: 2018-05-10T18:09:00.000+02:00
Llevábamos sólo un día en Chiang Mai y nos había cundido mucho, por la mañana visitando los principales templos de dentro de los muros, y por la tarde en el santuario para elefantes Baanchang Elephant Park.

Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
Aquí viven temporalmente los monjes.
Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
Wat Sakithaka o Wat Pha Lat.
Hoy nos venía a recoger un guía de la empresa de Pau, un calatán de nacimiento que lleva varios años afincado en Chiang Mai y que tiene una empresa de excursiones y tours por la ciudad y alrededores, Tu Guia en Chiang Mai.

Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
Podréis hacer cientos de fotos aquí.
Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
Está salpicado de decenas de estatuas "olvidadas".
Así que a las 09:00 un guía de habla hispana se pasó por nuestro hotel a recogernos y empezar el tour "Chiang Mai no turístico", una visita que nos llevará por los rincones más desconocidos, una de las actividades más demandadas de la empresa, ya que, como sabréis los que nos leéis, salir del camino marcado para conocer la cara más tradicional de nuestros destinos es bastante común en nosotros.

Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
A los niños también les encantó.
Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
Sencillamente precioso.
La primera parada, a unos 10 kilómetros, fue en el maravilloso templo Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada, un templo escondido en la carretera que sube al famoso Wat Doi Suthep.

Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
La estupa o chedi repleta de musgo.
Merece mucho la pena parar en este templo antes de subir al Doi suthep, ya que se trata de templo diferente, antiguo, lleno de lugares increíblemente mágicos, rincones con encanto, donde probablemente lo más espectacular sea su entorno.

Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
Varios templos esparcidos por la jungla.
Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
Imperdonable no visitar esta joya.
Casi escondido en un paisaje selvático, os hará pensar que estáis en el templo del rey mono del libro de la selva, de hecho debido a esa espesa vegetación, se lo conoce de forma coloquial como el templo de la jungla.

Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
Yolanda también se enamoró del templo.
Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
Repleto de rincones con encanto.
Este templo no es muy conocido entre los turistas, por lo que no encontraras muchos visitantes, de hecho, cuando fuimos nosotros, no había absolutamente nadie aparte de los monjes.

Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
También existe código de vestimenta.
Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
Situado en plena jungla.
Pero además de eso el templo ofrece un ambiente totalmente tranquilo y armonioso que transmite muchísima paz, un lugar ideal para relajaros y empaparos de espiritualidad.

Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
Las vistas desde aquí son brutales.
Si a esto le añades que tiene unas vistas preciosas, tenemos la combinación perfecta.

Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
Qué bonito.
Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
Gracias a Pau por descubrirnos este tesoro.
El origen de este templo va muy ligado al del Wat Doi Suthep, ya que se construyó para conmemorar el lugar exacto donde allá por 1935, el famoso elefante blanco que portaba las reliquias de buda hizo sonar su trompa 3 veces, sirviendo a partir de ahí como zona de descanso y meditación para los peregrinos que ascendían a la cima del Doi Suthep para visitar el templo.

Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
El manantial de agua dulce con propiedades medicinales.
Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
La cueva con las imágenes de Buda.
Como todos los templos, no solo se trata de un templo principal, destaca también una pequeña cueva llena de imágenes de Buda o un pequeño manantial de agua dulce, el cual según parece servía para refrescar a los peregrinos ya que "posee" propiedades medicinales.

Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
También se lo conoce como el Templo de la Jungla.
Chiang Mai, Wat Sakithaka o Wat Pha Lat o el Templo de la Roca Inclinada.
Wat Sakithaka, Wat Pha Lat o Templo de la Roca Inclinada.
Es una visita muy recomendable, después de ver muchos templos éste se convierte en uno de los que luego puedes recordar. Un lugar con encanto, de cuento y fantasía, una pequeña joya.

Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
Niñas de una tribu tailandesa.
Apenas 7 kilómetros, unos 15 minutos en coche, separan este templo de Wat Phrathat Doi Suthep, uno de los centros religiosos más importantes de Tailandia y visita imprescindible.

Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
Vistas desde lo alto de la colina.
Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
Chiang Mai desde el Doi Suthep.
Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
Buenas vistas si que hay.
Este monasterio en la montaña, con vistas impresionantes sobre la ciudad, fue fundado el año 1386 por orden del Rey Kuena y aunque no está incluido en el tour "Chiang Mai no turístico" nuestro guía de habla hispana hizo una excepción para evitar que volviéramos otro día en una de las furgonetas rojas de las que os hablé en el artículo anterior, los Songthaews.

Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
Frente a este edificio están las taquillas.
Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
Los fielen dejan ofrendas.
Ubicado a unos 1.000 metros de altura sobre una colina desde la que se ve todo Chiang Mai y a unos 15 km del centro de la ciudad, se puede afirmar que es el símbolo de la misma.

Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
Dios hindú Ganesha.
Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
Uno de los varios budas del templo.
Cuenta la leyenda que el Rey ante la duda de donde enterrar las reliquias de Buda las puso a lomos de un elefante blanco y decidió esperar a ver donde las llevaba el animal. Este subió a la Colina de Doi Suthep y después de dar tres vueltas se arrodilló y murió allí.

Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
Los 309 escalones del Doi Suthep.
Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
Venga, tirad para arriba.
Para acceder al templo podéis elegir entre subir 309 escalones o tomar un funicular (pagando un poco más), pero aunque pueda ser tentador esto último, las escaleras son una de las zonas más pintorescas del templo, de modo que yo os recomiendo subir, que tampoco cuesta tanto...

Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
No nos cansamos de ver templos.
Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
Al lado de Yolanda están las campanas "de la suerte".
Una vez arriba pagaremos el ticket de acceso y nos descalzaremos en las zonas indicadas, como viene siendo habitual en los templos.

Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
El templo merece una visita.
Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
Todos los templos se componen de varios edificios.
Enseguida os daréis cuenta de la diferencia entre la paz del Wat Pha Lat y el agobio de turistas y fieles de este famoso templo.

Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
El Chedi dorado del templo.
Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
Wat Phrathat Doi Suthep.
El elemento principal del templo, situado en el centro del mismo, es su Chedi bañado en pan de oro, que es realmente bonito y destaca del resto de construcciones.

Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
Estos dragones me encantaron.
Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
La copia del Buda Esmeralda.
Como curiosidad os contaré que aquí hay una copia del famoso Buda Esmeralda que vimos en el Gran Palacio de Bangkok.

Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
Bajar no cuesta tanto.
Una vez visitado el templo, al bajar las escaleras, al final a mano derecha tenéis varias tiendas de souvenirs y de comida y bebida que no son demasiado caras, así que es buen momento para hacer un descanso.

Wat Phrathat Doi Suthep, Chiang Mai.
Qué guapa.
Desde aquí volvimos a bajar en dirección a la ciudad, pero no sin antes hacer una última parada en la montaña Doi Suthep...aunque eso ya casi que lo cuento en otro artículo, ¿no?.
Etiquetas: [Asia]  [Chiang Mai]  [Sudeste asiático 2017]  [Tailandia]  [zoo]  
Fecha Publicación: 2018-05-07T08:50:00.000+02:00
Todavía no era ni la hora de comer cuando habíamos visitado dos de los principales templos budistas de Chiang Mai, Wat Phra Singh y Wat Chedi Luang además de una visita rápida a dos menos importantes como Wat Pha Bong y Wat Phan Tao, pero todavía nos quedaba alguno más.

Chiang Mai. Wat Chiang Man.
Wat Chiang Mai.
Nada más salir de Wat Chedi Luang, cogimos un tuk tuk para desplazarnos hacia el norte de Chiang Mai, pero todavía en intramuros, hasta Wat Chiang Man.

Chiang Mai. Wat Chiang Man.
Se trata del templo más antiguo de Chiang Mai.
Estamos ante el templo más antiguo de Chiang Mai, y, aunque estéticamente no es de los más llamativos de la ciudad, en su interior se encuentran dos pequeños Budas a los que se les atribuye 2000 años de antigüedad.

Chiang Mai. Wat Chiang Man.
Su visita también merece la pena.
Fue construido en el año 1296, cuando el Rey Mengrai fundó la ciudad y la convirtió en la Capital del Reino Lanna.

Chiang Mai. Wat Chiang Man.
Chang Lom o Chedi de los Elefantes.
La edificación más antigua es su precioso Chedi llamado Chang Lom o Chedi de los Elefantes de base rectangular y que soporta una estructura de piedra rodeada por 15 esculturas de elefantes.

Chiang Mai. Wat Chiang Man.
Interior del Gran Viharn.
El Gran Viharn, el templo principal, es otro de los lugares de interés, tallado en madera en su parte frontal siguiendo el más puro estilo Lanna. Fue renovado en 1925.  También hay un par de edificios más interesantes como el Pequeño Viharn o el “Ubosot”o hall de ordenación de los monjes.

Chiang Mai. Wat Suan Dok o Templo del Jardín de las Flores.
Wat Suan Dok o Templo del Jardín de las Flores.
Al salir del templo contratamos un tuk tuk para que nos llevara al último templo del día, ubicado fuera de la ciudad amurallada, para hacer una rápida visita y volver a nuestro apartamento a comer, ya que nos esperaba, poco después y estaban cerca, ambos en la zona Oeste.

Interior de Wat Suan Dok.
Así que 5 minutos después estábamos frente a Wat Suan Dok o Templo del Jardín de las Flores, construido en la segunda mitad del siglo XIV.

Chiang Mai. Wat Suan Dok o Templo del Jardín de las Flores.
Chedi dorado de Wat Suan Dok.
Su importancia radica en el espectacular Chedi dorado de estilo de Sri Lanka y que tiene 48 metros de alto y de los numerosos chedis blancos más pequeños que conforman un cementerio que alberga las cenizas de numerosas generaciones de Reyes y gobernadores de Chiang Mai que fueron traídas aquí por orden de la princesa Dararasmi a principios del siglo XX. Como muchos Chedis el origen de la construcción es para albergar los restos de Buda. 

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Furgoneta con la que nos recogieron.
Después de esta corta visita, comimos algo en el centro comercial de al lado de nuestro apartamento, el Maya, y a la hora convenida, de 13:00 a 13:30, la furgoneta del Baanchang Elephant Park pasó a recogernos por el apartamento.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Baanchang Elephant Park.
Unos 45 minutos de carretera después llegamos a las instalaciones de este santuario de elefantes con mucha ilusión, ya que esperábamos que fuera una de esas nuevas experiencias que recordáramos toda la vida.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Descansando como un Mahout más.
Íbamos a pasar medio día como Mahout o cuidador de elefantes, pero lo primero que hicimos fue cambiar nuestra indumentaria. Nos proporcionaron un traje de Mahout a cada uno y en los cambiadores nos los pusimos. También nos proporcionaron varias taquillas para dejar la ropa y demás objetos valiosos que no llevaríamos encima.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Aquí en medio de la naturaleza se recuperan los elefantes.
Después, nos dieron una charla (en inglés) a modo de introducción a los elefantes asiáticos, para que aprendiéramos sobre los comportamientos y el estilo de vida de estos elefantes, con un turno de preguntas por si nos habíamos quedado con "ganas de más".

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Los elefantes son amamantados hasta los 2 años de edad.
Lo más importante de lo que nos costó es que estos animales nos podrían matar con mucha facilidad, por lo que hacer caso de las indicaciones de nuestro guía y de los cuidadores es esencial.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Se puede apreciar la cara de felicidad del animal.
De aquí nos fuimos a conocer a dos bebés elefantes que estaban con sus madres.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
No era la primea vez que tocábamos un elefante, pero sí un bebé.
Aquí además de seguir dándonos datos sobre los paquidermos y del trabajo que Baanchang Elephant Park hace con ellos, pudimos tocarlos y "jugar" un poco con los bebés.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Parece que está saludando.
También nos dimos cuenta enseguida de que tanto guías como cuidadores aman a los elefantes, y estos también a los humanos.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Mirad qué cara de felicidad, por Dios.
La cara de felicidad de Izan y Joel al ver cómo los elefantitos enrollaban sus trompas en sus piernas fue ya todo un premio.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Yolanda con un paquidermo.
Luego fuimos a una zona a alimentar a los elefantes, donde además de darles de comer, los pudimos tocar e interactuar un poco con ellos.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
¡¡¡Cómo disfrutaron los niños!!!
Es alucinante y excitante ver de primera mano como los mamíferos terrestres más grandes del planeta se plantan delante tuyo esperando a que les des caña de azúcar...los niños flipaban.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Izan alimentando a un elefante.
Tanto los niños como nosotros mismos alucinábamos con su habilidad para coger los alimentos con la trompa, con la dureza de sus pieles rugosas, pero sobre todo con su voraz apetito.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Y aquí el pequeño.
De hecho había algunos que hasta que no conseguían varios trozos de caña de azúcar no se los ponían en la boca...ja, ja, ja...a Joel esto le hizo mucha gracia.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Fue una experiencia increíble.
Cuando levantábamos las manos con un trozo de caña de azúcar debíamos esperar a que el paquidermo la cogiera con su trompa, nunca lanzarla al suelo o hacer padecer al animal (quitándole la comida de repente como jugueteando con él), porque eso podría ser peligroso.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Momento baño.
Finalmente nos trasladamos al pequeño lago artificial que hay cerca de la entrada para bañarnos con los elefantes.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Al agua, ¿patos?...no, patos no.
Esto incluía lavarlos y cepillarlos, acariciarlo y jugar con ellos en el agua, los últimos minutos que teníamos para interactuar con los elefantes había que aprovecharlos.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
La familia entera con los elefantes.
Realmente es una de las experiencias más alucinantes que hayamos vivido nunca, pues es increíble meterse en el agua con ellos y ver cómo disfrutan cuando les echas agua por encima, pero sobretodo cuando los cepillas con fuerza...los elefantes se lo pasan pipa...se nota que aman el agua.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Tirándome agua con la trompa.
Entre cubo y cubo, y risas, de repente uno de los elefantes empezó a tirarnos agua con la trompa a nosotros, y aunque a mi hermana no le hizo no pizca de gracia, al resto nos gustó mucho recibir ese cahpuzón.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
A la izquierda el que fue nuestro guía.
El único problema que vimos es que, como animales que son, hacen sus necesidades como y cuando quieren, de forma que en el agua pudimos ver grandes cacas de elefante flotando..lo que hizo que Yolanda no parara de decirle a los niños que no tragaran agua...ja, ja, ja...

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Baanchang Elephant Park.
Cuando terminamos esta maravillosa experiencia, recogimos nuestras pertenencias de las taquillas y nos dimos una merecida ducha en las instalaciones del Baanchang Elephant Park, donde te proporcionan desde el jabón hasta las toallas, y nos volvimos a poner nuestra ropa.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Ahí es donde merendamos.
La despedida del recinto fue muy agradable también, en una mesa con todo el grupo merendando fruta y galletas que estaban incluidas en el precio de la experiencia, además de agua fría, café o té.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Bailando con dos elefantes.
Después de esta fabulosa tarde puedo afirmar que:

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Esta foto me encanta.
-La misión de Baanchang Elephant Park es proporcionar a los elefantes la mejor calidad de vida posible.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Izan al cubo y Joel al cepillo.
-Están financiados exclusivamente por los visitantes, de modo que cada centavo que reciben va para hacer que sus elefantes vivan lo más agradablemente posible y, por supuesto, para que se retiren y rescaten nuevos elefantes, lo que significa comprar los elefantes a otros sitios donde no los cuidan como es debido o incluso los maltratan (circos, campamentos de tala ilegal, etc).

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Izan alimentando a un elefante.
 -Proporcionan un hogar y un propósito para los elefantes domesticados.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Una experiencia recomendable.
-Había oído críticas porque aquí se mantiene a algunos elefantes encadenados y en ocasiones se usa un gancho (únicamente para que responda en momentos en que pueda suponer un peligro para la vida de un ser humano), pero no es por crueldad, ya que se nota que aman a los elefantes, la seguridad de los elefantes y sobretodo de los visitantes es prioritaria, y esa es la razón.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Otra foto preciosa.
-Todos los elefantes y Mahouts en Baanchang Elephant Park tienen una conexión increíble. Realmente puedes ver el amor y el respeto que tienen el uno por el otro. Cada Mahout y cada elefante se emparejan uno a uno, y el Mahout hace todo con ese elefante. ¡Incluso duermen en las instalaciones!.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Salgo en pocas, lo sé.
-Por todo ello es lógico que más de 1.000 personas hayan calificado a Baanchang Elephant Park con 5 estrellas en Tripadvisor.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Momento mágico.
-Se ha convertido en una de las mejores experiencias que jamás hemos vivido, sobretodo para los niños.

Baanchang Elephant Park de Chiang Mai.
Baachang Elephant Park.
- Los elefantes parecían felices y bien cuidados y en ningún caso tuvimos la sensación de que se les maltratara, por lo que yo recomiendo que elijáis este campamento si tenéis previsto visitar Chiang Mai.

Etiquetas: [Asia]  [Chiang Mai]  [Sudeste asiático 2017]  [Tailandia]  
Fecha Publicación: 2018-05-03T18:07:00.000+02:00
A primera hora de la mañana llegábamos a la estación de ferrocarril de la segunda ciudad más importante de Tailandia, Chiang Mai, la segunda más habitada también con más de 250.000 habitantes (aunque alrededor de 1.000.000 contando los alrededores), procedentes de Bangkok, a 800 kilómetros al Sur, donde habíamos cogido un tren-cama comodísimo.

Mapa de Chiang Mai.
Mapa de Chiang Mai.
Chiang Mai, fundada el mismo año en el que se finalizó la construcción de su muralla, 1296, es la capital "oficiosa" del norte del país, conocida también como la Rosa del Norte.

Yolanda junto a dos monjes de Chian Mai.
Fue la capital del reino de Lanna (bajo control del reino de Tailandia) hasta el año 1939 cuando el rey Kaew Naovarat falleció y se abolió la monarquía Lanna, siendo substituida por un gobernador.

Chiang Mai.
El Durain es una apestosa fruta de la que os hablaré más adelante.
En esta ciudad podemos encontrar algunos de los templos (más de 300) y monasterios en activo más antiguos de Tailandia.

Izan y Joel en Chiang Mai.
Izan y Joel en Chiang Mai.
Además tiene una zona amurallada rodeada por un foso en forma de cuadrado de 1,6 km por cada lado que constituye su casco histórico, con 4 puertas principales que son Thapae Gate (Puerta este), Chiang Mai Gate (Puerta Sur), Suandok Gate (Puerta Oeste) y Chang Puak Gate (Puerta Norte).

Chiang Mai-Wat Pha Bong.
Uno de los templos menores de Chiang Mai, Wat Pha Bong.
También se caracteriza por tener numerosos mercados donde se puede observar la vida diaria de los tailandeses que la habitan.

Chiang Mai.
Yo siempre probando cosas nuevas.
Pero dejémonos de presentaciones y vayamos a ver qué ver y qué hacer en Chiang Mai.

Uno de los muchos Songtaew de Chiang Mai.
Uno de los muchos Songtaew de Chiang Mai.
En la estación de ferrocarril teníamos tres opciones para llegar a nuestro alojamiento, alquilar un coche, cosa que no hicimos porque en esta ocasión no nos interesaba, pues la ciudad es fácil de conocer a pie; coger un taxi, buena opción y un poco más cara que la tercera (finalmente es la que escogimos porque para 5 personas nos salia 1,2€ más caro solamente) o coger uno de los varios SongTaew o camionetas rojas compartidas (aunque también hay alguna de otros colores, la gran mayoría son rojas) por un precio de 30 TBH por persona. Aunque normalmente recogen los pasajeros en el camino y modifican la trayectoria según la necesidad, hay lugares donde suelen estar parados esperando pasajeros. existe otra manera más para llegar a nuestro alojamiento, pero dado que eramos 5 y el equipaje desistimos de coger dos tuk tuks.

Piscina del Viengping Mansion.
Piscina del Viengping Mansion.
Así que, minutos después llegábamos a nuestro alojamiento, un apartamento a las afueras del centro histórico, en el noroeste de la muralla, justo al lado del centro comercial Maya. Su nombre es Viengping Mansion y cuenta con baño, dos dormitorios y una cocina-comedor y está perfectamente equipado con 2 aparatos de aire acondicionado con bomba de calor, nevera, cocina y utensilios, 2 TV planas, lavadora, microhondas, etc, además está recién reformado y dispone de piscina, aunque con un horario bastante reducido. Aquí pasamos 3 noches los 5 por 104€.

Chiang Mai, Wat Phra Singh.
Chiang Mai, Wat Phra Singh.
Chiang Mai, Wat Phra Singh.
Detalles del Wat Phra Sing.
Rápidamente, dejamos el equipaje y nos fuimos a descubrir el centro histórico de Chiang Mai, conscientes de que poco tiempo más tendríamos de hacerlo en otro momento.

Chiang Mai, Wat Phra Singh.
¿Vais entendiendo por qué es uno de los templos imprescindibles?
Empezamos por uno de los templos más bonitos de la ciudad y en el se encuentra uno de los Budas más venerados del norte de Tailandia, Wat Phra Singh.

Chiang Mai, Wat Phra Singh.
Interior de uno de los templos.
De hecho de ahí proviene el nombre del templo, ya que alberga desde 1367 una importante estatua de Buda llamada Phrasing Budha (El Buda León).

Chiang Mai, Wat Phra Singh.
Los precios de los Wat son muy asequibles.
La razón es bien sencilla, se trata de uno de los templos más importantes de Chiang Mai y además está en la zona oeste de la ciudad amurallada, al final de la Calle Rachadamnoern que se inicia en la Puerta Thapae, por la que entramos.

Chiang Mai, Wat Phra Singh.
Wat Phra Singh.
Fue construido en el año 1345 por el Rey  Pha Yu para enterrar las cenizas de su padre el Rey Kham Fu.

Chiang Mai, Wat Phra Singh.
Los niños son más felices en un templo que en una iglesia.
El Monasterio alberga a más de 700 monjes y, como todos los templos que habíamos visto hasta el momento, está compuesto por diferentes construcciones.

Chiang Mai, Wat Phra Singh.
Viharn Luang.
La más grande es el Viharn Luang reconstruida en 1925.

Chiang Mai, Wat Phra Singh.
Viharn Lai Kham.
La más interesante e importante es un pequeño hall llamado Viharn Lai Kham construido entorno a 1345 y renovado a primeros del Siglo XIX. Alberga la figura de Buda León aunque su cabeza fue robada en 1922.

Chiang Mai, Wat Phra Singh.
Librería de Wat Phra Sing.
Chiang Mai, Wat Phra Singh.
Izan y Joel frente a la Librería.
También sobresale el edificio llamado la Librería, construida en 1477 y fácilmente identificable  por su base en piedra blanca, construida para evitar daños por inundaciones.

Wat Phan Tao, Chiang Mai.
Wat Phan Tao, templo de teca.
A la salida nos abordó un conductor de tuk tuk proponiéndonos un tour por la ciudad llevándonos a los templos y a un par de sitios más que no nos interesaban por una cantidad, pero declinamos la oferta, nuestra idea era caminar un poco por Chiang Mai para ir en busca de los templos más importantes.

Wat Phan Tao, Chiang Mai.
Interior de Wat Phan Tao.
Nuestra siguiente parada era Wat Chedi Luang, pero por error (bendito error) entramos primero a Wat Phan Tao, un templo construido en su totalidad en paneles de teca apoyados sobre 28 pilares también de teca.

Wat Phan Tao, Chiang Mai.
Chiang Mai, Wat Phan Tao.
Antaño, el “Monasterio de los 1000 hornos”, como se lo conoce debido a que aquí se fundieron las imágenes de Buda destinados al Wat Chedi Luang, fue un edificio del palacio real para el gobernador de Chiang Mai, Mahawong Chao, quien lo utilizó entre el 1846-1854.

Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
Justo al lado está el que para mucha gente es el templo más importante de Chiang Mai, Wat Chedi Luang Templo de la Gran Estupa.

Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
Estos dragones le encantan a Yolanda.
Construido en el año 1441, fue aquí donde estuvo el célebre Buda Esmeralda (del 1468 al 1551) que hace dos días tuvimos la suerte de contemplar en el Wat Phra Kaew en el recinto del Palacio Real de Bangkok.

Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
Templos "menores" de Wat Chedi Luang.
Ubicado en pleno centro de la ciudad amurallada, hubo un tiempo en el que Wat Chedi Luang  fue el edificio más alto de Chiang Mai .

Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
Los templos son un remanso de paz.
Construido en 1391 por el Rey Saeng Muang Ma, octavo Rey de la Dinastía Meng Rai, para albergar las cenizas de su padre el Rey Ku Na, siguió expandiéndose durante los años posteriores a su construcción hasta que en 1475, alcanzara su forma final cuando el Rey Tilokaraj lo utilizó para albergar la famosa Estatua del Buda Esmeralda.
Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
Una de las pocas fotos en las que aparezco.
Llegó a tener una altura de 82 metros y un diámetro de 54 metros, pero tras el terremoto de 1545, quedó destruida su parte superior, y pocos años más tarde, en 1551 el Buda Esmeralda fue trasladado a la ciudad de Luang Prabang (hoy es Laos).

Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
Aunque llegó a los 88 metros de altura, un terremoto la dejó en 60.
Esa pagoda hecha de ladrillos medio en ruinas por el terremoto, tiene hoy unos 60 metros de altura y una base de 44m de ancho.

Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
La rampa, antaño, era una escalera.
Cada uno de los 4 laterales posee un nicho dorado al que se podía acceder antiguamente a través de unas escaleras custodiadas por serpientes Naga. En el interior de cada nicho hay una gran imagen de Buda esculpida en piedra.

Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
Aquí se observan bien los elefantes.
En algunos laterales se conservan también estatuas de medio cuerpo de un animal ligado a Tailandia y del que hablaré en el próximo artículo, elefantes.

Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
Templo principal.
El templo principal que se encuentra justo delante de la famosa pagoda fue construido en 1928, con un impresionante interior decorado con cientos de aguinaldos e imágenes de Buda doradas que resaltan a la vista bajo el techo de color rojo aguantado por columnas redondas.

Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
Interior del templo principal.
Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
Buda del templo principal.
La imagen dorada principal de Buda es de finales del siglo XIV. Una curiosidad que descubrimos aquí es que se vende papel de oro que los fieles compran y pegan en algunas estatuas como la que se ve a primera fila en la foto de arriba.

Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
En este templo está, entre otros el Buda reclinado de Chiang Mai.
Pero en los alrededores del edificio semidestruido, además, se elevan otros pequeños templos, capillas o santuarios dedicados a Buda y a diferentes monjes de gran relevancia.

Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
Buda Reclinado de Chiang Mai.
Destacaría la imagen de uno de los templos con un Buda dorado reclinado en su interior, que, salvando las distancias, nos recordó al Buda Reclinado de Wat Pho en Bangkok.

Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
Acharn Mun Bhuridatto Viharn.
Otro de esos templos "menores" es el Acharn Mun Bhuridatto Viharn, dedicado a un famoso monje, Bhuridatto, al que veneran desde el siglo XIX.

Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
Estas pinturas son espectaculares.
Lo único que no me gustó de Wat Ched Luang es que pese a haber pagado la entrada, a las mujeres no se les permitía la entrada al primer edificio que hay dentro del recinto, y es una lástima porque tanto Yolanda como mi hermana se quedaron sin poder admirar las maravillosas pinturas del interior de este templo.

Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
La ropa la alquilan, es obligada para las mujeres.
Tanto aquí como en el resto de templos de Tailandia es frecuente ver a monjes paseando con sus túnicas de color naranja murmurando plegarias budistas y sustentando collares de amuletos en las manos.

Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
Wat Chedi Luang es sin duda el más grande de los templos en Chiang Mai.
Otra imagen típica de los templos, pero que sólo vimos en Chiang Mai, fue la de algún lugareño ofreciéndonos soltar pajaritos que tenían enjaulados a cambio de algún que otro billete tailandés con el pretexto de que da buena suerte.

Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
Cada pequeño templo tenía su Buda diferente.
Dos apuntes más importantes antes de dar por finalizado el artículo, la entrada al templo son 40 Baths (1€), y exige código de vestimenta adecuada, aunque no debéis preocuparos por esto, ya que si no tienes la ropa correcta te la prestan por un depósito de 100 THB que luego te devuelven (si no perdéis el ticket, claro).

Chiang Mai, Wat Chedi Luang o Templo de la Gran Estupa.
Este al parecer era para atraer a la suerte.
Etiquetas: [Asia]  [Bangkok]  [Sudeste asiático 2017]  [Tailandia]  
Fecha Publicación: 2018-04-23T22:15:00.003+02:00
Normalmente la excursión de la que os voy a hablar la hubiéramos hecho por nuestra cuenta, pero a las 18:00 más o menos salía un tren-cama en dirección a Chiang Mai que debíamos coger, de modo que, el primer día de visita a Bangkok (ayer en los relatos), antes de salir del hotel, contratamos allí mismo una excursión al Train Market (Mae Klong Market) y Damnoen Saduak Floating Market.

Peluquería tailandesa.
En Tailandia las peluquerías tienen mejor pinta que en Vietnam.
Así que, a las 6:00 pasaron a por nosotros por el hotel en una van o furgoneta, por lo que hoy era el cuarto día de este viaje por el sudeste asiático en el que madrugábamos bastante (a las 5 de la mañana más o menos), el día que llegamos a Sapa en tren-cama, el día que regresamos a Hanoi, ambos en Vietnam, y el día que vimos el amanecer en Angkor Wat, Camboya, de modo que no nos importó demasiado.

Tailandia, Mae Klong Market o el Mercado del Tren o Train Market.
Mae Klong Market.
Como yo recogí la información por si finalmente hacíamos este tour por nuestra cuenta, os la voy a facilitar, así la podréis aprovechar.

Tailandia, Mae Klong Market o el Mercado del Tren o Train Market.
Desayunamos aquí.
Lo importante es cómo llegar a Mae Klong Market o el Mercado del Tren (Train Market) por libre, es decir, vuestra cuenta.

Tailandia, Mae Klong Market o el Mercado del Tren o Train Market.
Un mercado de lo más surrealista.
Lo más rápido y económico es hacerlo en furgoneta (se tarda entre 1 y 2 horas). Mucho cuidado porque antes era fácil, salían de la estación de Skytrain BTS Victory Monument, pero desde el 25 de octubre de 2016 ya no lo hacen desde allí.

Tailandia, Mae Klong Market o el Mercado del Tren o Train Market.
Había turistas, pero no demasiados.
Ahora las encontraréis en la estación de autobuses del norte de Bangkok: Mo Chit 2 Bus Terminal. Para llegar a la estación de autobuses, lo más barato es coger primero el tren elevado (Skytrain) hasta la Estación de Mo Chit (lleva el mismo nombre que la estación de autobuses pero no está exactamente en el mismo lugar). Al llegar a la estación de tren elevado, tenéis 20 minutos andando o 5-10 minutos en taxi o tuk-tuk, hasta la estación de autobuses.

Tailandia, Mae Klong Market o el Mercado del Tren o Train Market.
Un vídeo de Whatsapp hizo famoso este mercado en España.
Una vez en la estación preguntad por las furgonetas (van en inglés, rot tuu en tailandés) que van hacia Mae Klong. Una vez en el pueblo de Mae Klong, la parada de las furgonetas donde bajaréis está a 30 metros del mercado. Sólo deberéis preguntar por el talat rom hup, que es como se llama en tailandés a este mercado, os será fácil llegar a él.

Tailandia, Mae Klong Market o el Mercado del Tren o Train Market.
Mercado del Tren.
Si vais por libre, deberéis saber a qué horas pasa el tren, así que os comunico que siempre y cuando el tren vaya puntual y no haya tenido problemas (es muy viejo), debería pasar a las siguientes horas: 8:30h, 9h, 11:15h, 11:30h, 14:30h y 15:30h.

Tailandia, Mae Klong Market o el Mercado del Tren o Train Market.
Teníamos muchas ganas de ver esto en directo.
Nosotros llegamos a eso de las 08:15 Mae Klong, a unos 100 km al suroeste de Bangkok, aparcando a escasos metros del mercado más surrealista del mundo, ese que hemos visto en los vídeos que nos pasan por el Whatsapp, en el que el tren pasa por el medio.

Tailandia, Mae Klong Market o el Mercado del Tren o Train Market.
Los niños alucinaron.
Se comenta que el tren funciona desde 1905 pero el mercado ya estaba allí antes. Los vendedores entonces no quisieron cambiarlo de sitio y hoy todavía sigue allí.

Tailandia, Mae Klong Market o el Mercado del Tren o Train Market.
Mientras pasa el tren, no quitan ni la fruta.
El mercado mide unos 200 metros de largo y está íntegramente sobre las vías del tren. Como veréis en el vídeo, cada vez que viene el tren suena una bocina y todos los vendedores pliegan sus toldos para dejar espacio a la locomotora. Una vez ha pasado vuelven a montarlo todo en cuestión de segundos.

Tailandia, Mae Klong Market o el Mercado del Tren o Train Market.
El tren pasa muy despacio.
Pero como una imagen vale más que mil palabras, no os perdáis el siguiente vídeo para entender de que va la cosa:



En este mercado no vienen muchos turistas, por lo que no esperéis poder comprar souvenirs, de modo que aún conserva mucha autenticidad. Nosotros aprovechamos para desayunar 5 ricos zumos de fruta a un precio irrisorio.

Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
Mercado Flotante Damnoen Saduak.
Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
Había puestos fijos en los laterales de los canales...
En el mismo pueblo, Mae Klong, también está el famoso mercado flotante de Amphawa, pero ese lo hacen los Sábados y Domingos a partir de las 12:00, por lo que si teníamos que estar en el hotel a eso de las 17:00 para coger el tren de las 18:00 nos era imposible, de modo que la excursión la combinamos con el otro mercado flotante, el de Damnoen Saduak Floating Market que abre todos los días por la mañana.

Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
...y puestos móviles en barcas.
Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
Los precios aquí son prohibitivos.
Al poco de salir del mercado del tren, la furgoneta aparcó en uno de los varios aparcamientos que hay para visitar el Mercado Flotante de Damnoen Saduak, ya que hay varias empresas que "explotan" el mercado con paseos en barco.

Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
No creo que sea el mejor sitio para realizar compras...
Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
...pero sí para hacer un tour fotográfico.
Aunque antaño estos mercados eran una de las atracciones más carismáticas del centro de Tailandia, en la actualidad, al contrario del Mercado del Tren, este mercado flotante está repleto de turistas, y repleto de objetos para ellos, todo tipo de souvenirs y platos cocinados 4 veces más caros de lo normal.

Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
Cuidado al sacar las manos de la barca....
Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
...es fácil que te hagas mucho daño.
Me hubiera encantado descubrir como comerciaban antiguamente desde sus barcas, los vendedores de fruta y artesanía sin tanto turista de por medio.

Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
Damnoen Saduak Floatinf Market.
Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
Más turístico imposible.
Pese a todo, en Damnoen Saduak, hay tantos vendedores con barca que, miréis donde miréis siempre habrá una estampa preciosa de postal que captar con nuestra cámara y llevaros un recuerdo más de Tailandia.

Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
Pagas y te haces una foto...yo la robé...
Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
Pese a ser muy turístico merece la pena.
Otra cosa que no me gustó fue que de las 2 formas de ver sus canales repletos de vendedores que hay, a pie por sus muelles y embarcaderos cargados de encanto o desde el agua con una barca que recorre todas sus zonas, sólo nos dejaron ver el mercado desde la barca.

Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
Con esas cañas "cazaban" a las barcas...
Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
...para que compraran. 
Es cierto que en barca hay menos turistas, pero estaba lleno de barcas con turistas y los atascos fluviales fueron frecuentes.

Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
En esta zona no había apenas tráfico.
Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
Damnoen Saduak Floating Market.
Hubiera sido perfecto poder continuar nuestra visita a andando por sus alrededores, explorando la red de puentes que cruza el agua y conecta encantadoras casas aisladas con tierra firme.

Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
Me hubiera gustado bajar y caminar por el mercado.
Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
Sólo compramos algo de comida...demasiado caro todo.
Hay que recordar que no es solo un mercado, es toda una pequeña población rodeada de canales.

Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
El mercado está a poco más de 1 hora de Bangkok.
Tailandia. Damnoen Saduak Floating Market.
Puedes venir por tu cuenta o en excursión organizada.
Así pues os diré que como actualmente ya no existe ningún mercado flotante que no esté infestado de turistas, combinar uno de ellos con el Mercado del Tren es lo mejor que pudimos hacer durante la mañana del día de hoy.

Bangkok, Chinatown o Barrio Chino.
Uno de los Khlongs de ChinaTown.
Bangkok, Chinatown o Barrio Chino.
Barrio Chino.
Tras regresar al hotel en Bangkok, como estábamos justo al lado, nos dedicamos a pasear por Chinatown, una de las zonas de la ciudad donde merece la pena meterse por sus calles abarrotadas de gente, llenas de puestos y pequeñas tiendas en donde se vende de todo.

Bangkok, Chinatown o Barrio Chino.
Barrio Chino.
Bangkok, Chinatown o Barrio Chino.
Wat Traimit.
Este Barrio Chino, situado en Yaowarat, es el lugar donde la comunidad china hace vida en la capital de Tailandia, donde  los deliciosos aromas de sus puestos callejeros y el bullicio de sus tiendas y mercados convierten el lugar en una zona vibrante y llena de vida que merece la pena visitar, y donde comimos en un puesto callejero.

Bangkok, Chinatown o Barrio Chino.
Vistas desde Wat Traimit.
Bangkok, Chinatown o Barrio Chino.
Buda de Oro o Golden Buda.
Nosotros aprovechamos para visitar el último templo de la capital, Wat Traimit (Buda de oro), un templo que sólo resulta llamativo por la estatua que esconde, el Buda de Oro, de auténtico oro macizo de 18 quilates, que pesa alrededor de 5,5 toneladas.

Tren-cama en Tailandia.
El tren-cama cuando no es cama.
Tren-cama en Tailandia.
El tren-cama cuando es cama.
Después volvimos al hotel, recogimos nuestro equipaje y cruzamos por debajo de la carretera por un lugar habilitado para ello hasta la estación de ferrocarril, donde compramos la cena, y donde un tren perfectamente equipado, con aire acondicionado y enchufes en los asientos para cargar los móviles, nos llevó hasta la lejana Chiang Mai, al norte de Tailandia.
Etiquetas: [Asia]  [Bangkok]  [Sudeste asiático 2017]  [Tailandia]  
Fecha Publicación: 2018-04-20T08:47:00.001+02:00
Llevábamos todo el día visitando Bangkok, primero el Wat Pho o Templo del Buda Reclinado, después el Gran Palacio Real y más tarde Wat Arun (Templo del Amanecer), Khaosan Road y el Wat Benchamabophit (Templo de Mármol), desde donde cogimos de nuevo un tuk tuk (como de costumbre nos pedían 400, 300, 200) que por 100 TBH nos llevó hasta otro de los templos importantes de la ciudad.

Bangkok, Wat Saket o la Montaña Dorada.
Wat Saket o la Montaña Dorada.
Wat Saket o la Montaña Dorada (Golden Mountain) es un curioso templo construido en lo alto de una colina artificial de 60 metros de altura y coronado por un gran chedi.

Bangkok, Wat Saket o la Montaña Dorada.
Para acceder al interior del templo hay que pagar.
Aunque la entrada es libre, es decir, gratuita, si que es necesario pagar 50 bahts para acceder al interior del templo.

Bangkok, Wat Saket o la Montaña Dorada.
Tened en cuenta el horario.
Como en el caso del resto de templos visitados hasta ahora, hay un horario que deberéis tener en cuenta para no encontrarlo cerrado, en este caso desde las 8:00 hasta las 17:00.

Bangkok, Wat Saket o la Montaña Dorada.
¿Estáis preparados para subir los 318 escalones?
Será necesario subir los 318 escalones, con varios rellanos, alguno de ellos con varias campanas que, según dicen, hay que tocar para atraer la buena suerte, y que, como no, se encargaron de tocar los niños, además de un gran Gong usado para llamar a la oración, para llegar a lo más alto de la montaña, donde se eleva el templo.

Bangkok, Wat Saket o la Montaña Dorada.
Se lo pasaron pipa con el gong.
Bangkok, Wat Saket o la Montaña Dorada.
Interior de Wat Saket.
Aunque el templo original es de la época de Ayutthaya, fue reformado y adquirió su aspecto actual  en la década de los 40 del siglo XX.

Bangkok, Wat Saket o la Montaña Dorada.
La gran estupa de chedi que corona el templo.
Este templo en la cumbre encierra unas esculturas y reliquias traídas de la India, pero lo mejor está en el techo o la planta superior, donde se encuentra la gran estupa o chedi y las unas de las mejores vistas de Bangkok.

Bangkok, Wat Saket o la Montaña Dorada.
Se estaba empezando a nublar.
Bangkok, Wat Saket o la Montaña Dorada.
Bangkok desde Wat Saket.
Desde aquí se puede apreciar el skyline de esta megaurbe de al menos 10 millones de habitantes que es el perfecto resumen de una ciudad asiática, mezclando lo más moderno, con el típico caos de puestos callejeros, aceras difíciles de transitar, mezclas de olores de los puestos de comida...

Bangkok, Wat Saket o la Montaña Dorada.
Al fondo podéis ver los rascacielos.
Es una ciudad que o bien te gusta mucho o en cambio te aturde, es difícil el punto intermedio, aunque eso sí, comparándola con Hanoi, Bangkok no es nada caótica...

Bangkok, Wat Saket o la Montaña Dorada.
Las vistas son lo de mejor del templo.
Bangkok, Wat Saket o la Montaña Dorada.
Cada templo es único, pero con cosas en común.
Aquí arriba también encontraréis un gran gong, que, como el anterior, hizo que los niños se divirtieran durante unos minutos.

Bangkok, Wat Saket o la Montaña Dorada.
El gong del tejado.
La Montaña Dorada es el escenario de la fiesta anual Loy Krathong que se celebra durante la 12º luna llena.

Bangkok, Wat Saket o la Montaña Dorada.
El más grande de los gongs estaba al bajar.
Cuando bajábamos de este templo se puso a llover, así que, mientras caminábamos en dirección al siguiente templo tuvimos que usar nuestros paraguas e impermeables.

Bangkok.
Descansando de la ciudad.
La lluvia empezó a ser torrencial, lógico a esta hora de la tarde en un país de clima monzónico, así que no refugiamos en un restaurante hasta que parara y aprovechamos para bebernos una cerveza bien fría y unos refrescos.

Bangkok, Wat Suthat.
Wat Suthat.
Una vez cesó la lluvia nos dispusimos a visitar uno de los templos más antiguos y más bellos de Bangkok es Wat Suthat, pero lamentablemente estaban en obras, por lo que no pudimos apreciar sus preciosos tejados tailandeses, aunque sí sus frescos pintados en sus paredes que cubren 2500 m² con representaciones de las 24 reencarnaciones de buda (conocido como los Cuentos de Jataka) y la inmensa estatua de buda realizada en bronce. Por cierto, la entrada cuesta sólo 20 bahts y está abierto a diario desde las 8:30 hasta las 21:00. De todos los templos que visitamos en Bangkok, fue el que menos nos llamó la atención.

Bangkok, Wat Suthat.
Wat Suthat.
Situado en las puertas del templo Wat Suthat, el Columpio Gigante de Bangkok es una curiosa estructura de 20 metros de altura que se utilizaba para practicar ceremonias religiosas Brahmán. Aunque el monumento es del año 1784 el actual columpio es una reconstrucción del año 2006 realizada íntegramente en madera de teca lacada en rojo.

Columpio Gigante de Bangkok.
Columpio Gigante de Bangkok.
El acto religioso de la ceremonia del columpio era fiesta tenía lugar tras la cosecha de arroz de mediados de Diciembre, en ella un joven se balanceaba en el columpio para intentar atrapar con sus dientes una bolsa repleta de monedas de plata situada a lo alto de uno de los pilares. El columpio alcanzaba una altura máxima de 24 metros; los repetidos accidentes, algunos de ellos incluso mortales, obligaron a finalizar esta peligrosa tradición.

Monumento a la Democracia de Bangkok.
Monumento a la Democracia de Bangkok.
En este momento decidimos volver caminando a Khaosan Road, así que pasamos frente al Monumento a la Democracia, que conmemora la revolución del año 1932 que acabó con la monarquía absolutista y trajo consigo la primera democracia y constitución de Tailandia. Es obra de un escultor italiano y está compuesto por 4 alas de 24 metros de altura que simbolizan el 24 de Junio, día en que comenzó la revolución.

Khaosan o Khao San Road de Bangkok.
Aquí están los alojamientos más económicos de Bangkok.
De nuevo en Khaosan o Khao San Road, nos dedicamos a pasear lentamente, hacer algunas compras, y cenar de nuevo aquí, ya que los precios de las decenas de puestos callejeros son muy competitivos.

Khaosan o Khao San Road de Bangkok.
Khaosan Road.
El día llegó a su fin, ya que tras la cena, volvimos a negociar un tuk tuk hasta nuestro hotel por 150TBH, pues estaba algo lejos de Khaosan, justo frente a la estación de ferrocarril.

Khaosan o Khao San Road de Bangkok.
Compras, masajes, excursiones...
Pese a haber estado un sólo día en Bangkok, lo aprovechamos bastante bien, ya que exprimimos las visitas al máximo, viendo la mayoría de templos importantes.

Khaosan o Khao San Road de Bangkok.
Aquí tendréis varias opciones para comer.
Eso sí, varias cosas nos quedaron en el tintero, quizás para una futura visita a Bangkok, como por ejemplo las zonas de ocio adulto como Patpong, Soi Cowboy o Nana Plaza, lugares literalmente inundados de luces de neón, clubs de striptease y go-go bars donde el ambiente es muy liberal y donde es frecuente cruzarse con una guapa chica Tailandesa del brazo de un extranjero entrado en años. La razón para no visitare esa zona, entre otras muchas es que está prohibida la presencia de menores de 20 años.

Khaosan o Khao San Road de Bangkok.
Khaosan Road de noche.
Otros lugares de interés histórico y cultural que no deberíais  perderos si vais a pasar más de un día en Bangkok son el Museo Nacional, la Mansión Vimanmek y el Palacio Suan Pakkad, auténticos tesoros nacionales.

Bangkok.
Tuk tuk.
Tampoco tuvimos la oportunidad de "quemar tarjeta" en centros comerciales y mercados tradicionales, como Mah Boon Krong Center (MBK) o el mercado de fin de semana de Chatuchak.

Bangkok.
Bangkok.
Otra razón para volver a Bangkok es para visitar la Casa de la Seda de Jim Thompson, un legado de objetos de coleccionista, antigüedades y demás enseres de un emprendedor americano que llegó a Tailandia para dedicarse al negocio de la seda y que murió de forma misteriosa.

Bangkok.
Tuk tuk.
El Parque Lumpini, el mayor parque de Bangkok, o un paso en barco bien por el río Chao Phraya o por los canales o Khlongs también pueden ser buena opción.
Etiquetas: [Asia]  [Bangkok]  [Sudeste asiático 2017]  [Tailandia]  
Fecha Publicación: 2018-04-16T14:13:00.002+02:00
Como ya sabéis los que estáis leyendo los relatos de este viaje por el sudeste asiático con los niños durante 25 días, acabábamos de llegar la noche anterior a Bangkok desde Camboya, habiendo pasado antes por el Norte de Vietnam y por Moscú.

Tailandia, Bangkok.
Un tuk-tuk de Bangkok.
Durante la mañana habíamos visitado el templo Wat Pho o del Buda Reclinado primero y el Gran Palacio Real de Bangkok después, y todavía no era ni hora de comer.

Tailandia, Bangkok.
Probamos el Durain, pero a los niños no les gustó.
Así que, cuando nos disponíamos a ir hacia el río para cruzarlo en alguno de los puntos habilitados para ello, nos abordó un amable tailandés que parecía estar vendiendo sombreros y nos aconsejó un tour por los Khlongs contándonos una milonga...que si te harán descuento si dices esto, que si es muy interesante...

Cruzando el río Chao Praya.
Cruzando el río Chao Praya.
Como ya íbamos sobre aviso, pasamos de él y nos dirigimos a un puesto de transbordadores que te llevan de una orilla a otra por 4 bahts, ¿para qué?, pues para visitar el Wat Arun o Templo del Amanecer Templo de la Aurora.​

Wat Arun, Bangkok.
Wat Arun.
Situado en la otra orilla del río Chao Praya, frente al Gran Palacio, se eleva el impresionante templo Wat Arun, una impresionante construcción de 82 metros de altura decorado en porcelana, que recibe este curioso nombre por el efecto que crea el sol del amanecer reflejado en la estructura del templo.

Wat Arun, Bangkok.
Además del templo principal hay otros edificios.
Este embemático templo está abierto a diario desde las 8:00 hasta las 17:30, y el precio de la entrada son 100 bahts.

Wat Arun, Bangkok.
Por 100 THB merece la pena su visita.
El templo se construyó cuando Ayutthaya era aún la antigua capital del reino de Siam y su nombre era Wat Makok hasta que el rey Taksin lo cambio cuando estableció a Bangkok como la nueva capital del reino a Wat Chaeng.
Wat Arun, Bangkok.
Su horario es de 8:00 a 17:30.
El templo simboliza el monte Meru de la mitología hindú, gracias a su peculiar arquitectura, muy distinta del resto de templos budistas de la ciudad.

Vistas del Wat Arun desde la otra orilla.
Vistas del Wat Arun desde la otra orilla.
El Gran Palacio de Bangkok desde lo alto de Wat Arun.
El Gran Palacio de Bangkok desde lo alto de Wat Arun.
Podréis subir hasta la cima del templo pero tened en cuenta que los escalones son bastante empinados, si llegáis a la cima  podréis ver el Grand Palace y el Wat Pho, sin embargo las mejores vistas de Wat Arun las conseguiréis desde el parque frente al Gran Palacio, mejor al amanecer o al caer el sol, en la otra orilla del río.

Wat Arun, Bangkok.
Wat Arun está perfectamente decorado.
Tanto en la base del templo, como en lo alto del mismo encontraréis esculturas de soldados chinos y animales además de murales pintados en las paredes.

Wat Arun, Bangkok.
La visita a Wat Arun es bastante rápida.
Por la noche el templo permanece iluminado, por lo que si dais un paseo en barco por el río Chao Phraya o estáis por la zona a esas horas podréis contemplar su estampa y tomar alguna foto, pero lamentablemente este no fue nuestro caso.

Callejeando por Bangkok.
Callejeando por Bangkok.
Una vez terminada la visita, volvimos al embarcadero de transbordadores que te llevan de una orilla a otra y pusimos rumbo a la famosa calle Khaosan Road, la zona de mochileros de Bangkok.

Bangkok, Khaosan Road.
Bangkok, Khaosan Road.
En principio intentamos ir en tuk tuk, pero los muy ilusos pretendían cobrarnos 400 THB por un trayecto que, pagando 100, estaba ya súper bien pagado, así que, como todavía no habíamos callejeado por Bangkok, y no estaba excesivamente lejos, fuimos caminando.

Bangkok, Khaosan Road.
Aunque veas taxis, la calle es peatonal.
Khaosan Road, que significa arroz seco, no es sólo la calle más famosa de Bangkok sino de todo el sudeste asiático, y aunque en sus orígenes no lo era (era simplemente un barrio residencial), hoy en día es la zona por excelencia de los mochileros de Bangkok, su Meca.

Bangkok, Khaosan Road.
La calle de mochileros por excelencia.
Esto ocurrió debido a una serie de iniciativas turísticas para atraer a gente del extranjero (allá por 1982, año 2525 del calendario budista), que funcionó tan bien que era casi imposible encontrar un hotel libre en Bangkok, lo que forzó a muchos viajeros a hospedarse en casas particulares en esta zona.

Es por esto que aquí se encuentran la mayoría de guest houses y hoteles baratos de la ciudad, con un ambiente joven, pero ruidoso, aunque la hora de mayor animación es al atardecer o por la noche.

Bangkok, Khaosan Road.
Repleta de hoteles baratos.
Se trata de 500 metros de calle repletos de souvenirs, trajes a medida, masajes, comida rápida, albergues, hostales, casas de huéspedes, tatuajes, piercings, bares, clubs, agencias de viaje, etc... en Khaosan Road podemos encontrar absolutamente de todo.

Bangkok, Khaosan Road.
Me encontré este cartel en uno de los baños.
En la película La Playa de Leonardo DiCaprio ya llamaban a esta calle "El centro del Universo para mochileros".

Nosotros teníamos hambre ya, puesto que era la hora de comer, así que, fue aquí dónde probamos nuestro primer Pad-Thai.

Pad-Thai tailandés.
Pad-Thai tailandés.
El Pad-Thai es la comida rápida número uno de Tailandia, y se convirtió en nuestro fiel compañero durante el resto del viaje. Pad-Thai son fideos (podréis elegir entre diferentes variedades) con verduras, huevo y pollo, cerdo o gambas todo ello frito con leche de coco.

Tailandia. Comiendo coco relleno de helado de coco.
Comiendo coco relleno de helado de coco.
También fue aquí donde probamos por primera vez el coco relleno con helado de coco, un coco natural abierto con dos bolas de helado de coco con maní arriba en su interior, de modo que cuando te lo terminas, también podréis comeros el coco con la cucharita.

Bangkok, Insectos en Khaosan Road.
Insectos en Khaosan Road.
A diferencia que los camboyanos o vietnamitas, hace ya tiempo que los tailandeses han dejado de comer insectos fritos como algo habitual, por lo que sólo se continúa realizando esta práctica en las zonas más rurales. Como a muchos turistas esto les llama la atención, es normal ver puestos de insectos fritos por Khao San Road que venden su “comida” a los turistas, lo que significa que se ha convertido en una atracción turística. Nosotros aquí no los probamos (recordad que en Siem Reap sí) porque a saber desde cuándo están fritos los insectos, ya que no son puestos con cocina, sino que vienen ya fritos.

Cabíamos los 5 en un tuk tuk.
Cabíamos los 5 en un tuk tuk.
Una vez paseada la calle y con la panza llena, volvimos a coger un tuk tuk, no el primero que vimos que volvía a pedir 400, 300 THB, uno que nos llevó hasta nuestra siguiente visita por 100 THB, no deberíais pagar más de eso para trayectos entre templos y demás por la zona turística, es más que suficiente, y si no uno, te llevará otro, puesto que hay miles de tuk tuks.

Wat Benchamabophit o el Templo de Mármol, Bangkok.
Wat Benchamabophit o Templo de Mármol.
Wat Benchamabophit o el Templo de Mármol, cerca del Palacio de Dusit que nosotros no visitamos, era nuestra siguiente visita.

Wat Benchamabophit o el Templo de Mármol, Bangkok.
El patio del Templo de Mármol.
Debéis estar siempre pendiente de los horarios de apertura para no hacer viajes para nada, en este caso abre todos los días desde las 08:00 hasta las 17:00.

Wat Benchamabophit o el Templo de Mármol, Bangkok.
La colección de 52 budas.
Estaréis ante un impresionante y moderno palacio del siglo XIX construido por arquitectos italianos con mármol italiano pulido de color blanco, donde podemos contemplar la mágica arquitectura Tailandesa y los preciosos trabajos de los tejados, que llaman mucho la atención junto a los trabajos en madera de las ventanas.

Wat Benchamabophit o el Templo de Mármol, Bangkok.
Buda Phra Buddhajinaraja.
Destacaría la colección de 52 budas en distintas posturas que hay en los patios del templo, donde están budas de Tailandia, India, Sri Lanka e incluso Japón, pero de entre todos ellos destaca el Buda Phra Buddhajinaraja, en el interior del templo, donde los locales acuden a presentar sus respetos y realizar ofrendas.

Wat Benchamabophit o el Templo de Mármol, Bangkok.
Joel en el puente del canal.
Además del elegante templo y el patio con las figuras de buda, el complejo está rodeado de unos cuidados jardines y atravesados por canales, que lo convierten en un remanso de paz y tranquilidad en medio del bullicio de Bangkok.

Wat Benchamabophit o el Templo de Mármol, Bangkok.
Edificios del complejo.
Wat Benchamabophit o el Templo de Mármol, Bangkok.
Cada templo es único.
 Como es costumbre, también hay otros templos o edificios dentro de las murallas del recinto.
Etiquetas: [Asia]  [Bangkok]  [Sudeste asiático 2017]  [Tailandia]  
Fecha Publicación: 2018-04-13T08:56:00.001+02:00
Después de la visita al templo Wat Pho o del Buda reclinado, pusimos rumbo al Gran Palacio Real de Bangkok o Phra Borom Maha Ratcha Wang, ya que estaba justo al lado y que, sin ningún lugar a dudas es la visita más recomendable, imprescindible y espectacular de Bangkok, punto obligado para todo turista, de hecho, en los 25 días de nuestro viaje por el sudeste asiático, fue aquí dentro donde más gente había, donde más sentimos el agobio de los visitante y la multitud.

Gran Palacio Real de Bangkok o Phra Borom Maha Ratcha Wang.
Plano del Gran Palacio Real.
Aunque ya he dicho que ambos templos están juntos, el Palacio Real de Bangkok es tan grande (ocupa una superficie de 218.400 m², casi 22 hectáreas) que ocupa 4 calles, y la entrada principal, la puerta Viseschaisri, está situada en la calle Thanon Sanam Chai (distrito Phra Nakhon) por lo que tendréis que caminar un poco para ir de un templo a otro, de hecho los muros que rodean el Gran Palacio suman un total de 1.9 kilómetros de longitud.

Gran Palacio Real de Bangkok o Phra Borom Maha Ratcha Wang.
Gran Palacio Real.
Pero si no estáis por la zona, y pretendéis llegar hasta aquí debéis de saber que ni el skytrain de Bankgkok, ni tampoco el metro tienen paradas cercanas al Palacio Real, por tanto las opciones de desplazamiento para llegar al Gran Palacio Real de Bangkok son el autobús, el taxi, el tuk-tuk o el barco (hay que bajarse en el embarcadero Tha Chang).

Gran Palacio Real de Bangkok.
Está abierto todos los días.
La gran mayoría de autobuses urbanos de Bangkok tienen paradas cerca del Gran Palacio Real. Estas líneas de autobuses con parada aquí son los números:1, 3, 9, 15, 25, 30, 32, 33, 39, 43, 44, 47, 53, 64, 80, 82, 91, 201, 203, 501, 503, 508 y 512. Para saber qué parada es la del palacio preguntad al conductor o a los ciudadanos del autobús.

Gran Palacio Real de Bangkok.
El Gran Palacio ocupa 4 calles.
También deberéis estar muy atentos con los timadores y ladrones que merodean los alrededores del Gran Palacio Real de Bangkok.

Gran Palacio Real de Bangkok.
Está compuesto de varios templos.
Hay que estar muy atento en Bangkok para no ser timado, ya que es aquí, el lugar de mayor afluencia de turistas de toda la ciudad, donde probablemente intenten timaros. Lo más aconsejable y fácil es desconfiar de los amables desconocidos, si algún tailandés se os acerca no le hagáis ni caso.

Gran Palacio Real de Bangkok. Thotkhirithon.
Estas figuras se llaman Thotkhirithon.
Los timos más comunes en los alrededores del Gran Palacio Real, en un perfecto dominio del Inglés o incluso otras lenguas, son:

Gran Palacio Real de Bangkok, Phra Sri Ratana Chedi o Estupa Dorada.
Una visita muy interesante.
-decirnos que el palacio ya está cerrado, o que ese día hay una ceremonia o acto oficial y que no se permite el acceso para liaros de una u otra forma;

Gran Palacio Real de Bangkok.
Nos gustó mucho más de lo esperado.
-o que intenten venderos entradas para el Gran Palacio falsas, que ya han sido utilizadas, que están caducadas, o revenderos entradas válidas para el Gran Palacio pero mucho más caras;

Gran Palacio Real de Bangkok.
Repleto de edificios preciosos.
-También pueden pedirnos el plano amablemente con la intención de pintar o resaltar lugares, que curiosamente, están alejados de nuestra ubicación, con el fin de "llevarnos al huerto";

Gran Palacio Real de Bangkok.
Palacio Real de Bangkok.
-Otro timo bastante frecuente es contarnos alguna milonga como que justo en ese día es el día del budismo, día especial del calendario lunar, etc... y que sólo en ese día del mes o del año puedes visitar un buda (ya sea el lucky buddha o el big buddha), o convencernos de ir a una feria de joyas que sólo abre una semana al año, a una tienda que liquida stock, etc... por supuesto son tiendas que pagan comisión a los timadores cada vez que les llevan clientela.

Gran Palacio Real de Bangkok.
Imperdonable que no lo visitéis.
Añadiré que hay una oficina de información turística justo frente al Gran Palacio de Bangkok, de modo que en caso de necesitar información o alguna dirección, lo mejor sería acudir allí o preguntar a otro turista, nunca a un ciudadano local, por si acaso.

Gran Palacio Real de Bangkok.
Abre todos los días de 08:30 a 15:30.

Como consejo final, vigilar las pertenencias en todo momento, sobre todo justo antes de que el Palacio abra sus puertas, donde hay gran afluencia de gente.

Gran Palacio Real de Bangkok.
Prepararos para hacer largas colas.
Si seguís leyendo mis artículos os hablaré de otro tipo de timos no relacionados con el Gran Palacio más adelante.

Gran Palacio Real de Bangkok.
Demonios, Ogros y espíritus malignos son personajes de la religión budista.
Continuaré con los datos prácticos y los consejos a la hora de visitar el Gran Palacio, como por ejemplo su horario, de 08:30 a 15:30 todos los días de la semana, y, como no, su estricto código de vestimenta realmente estricto, resumiendo, obligado vestir manga larga y pantalones largos.

Gran Palacio Real de Bangkok.
Como podréis ver hay mil rincones con encanto.
Un consejo que os doy es que llevéis pantalones desmontables y chaqueta, ya que una vez en el interior del recinto no se controla el código de vestimenta.

Gran Palacio Real de Bangkok.
Gran Palacio Real de Bangkok.
Tanto fuera del recinto como dentro del Gran Palacio podréis comprar ropa adecuada para la visita, por si acaso se os ha olvidado, eso sí, dentro del recinto es más cara, aunque para los europeos siga siendo barata, y no hay casi para elegir, se ciñe a un par de modelos.

Para poder acceder al interior de los templos y visitar los budas (no sólo aquí, en todos los templos del país) es necesario descalzarse, aunque sí está permitido acceder con calcetines.

Gran Palacio Real de Bangkok. Wat Phra Kaew o Templo del Buda Esmeralda.
Detalles del Templo del Buda Esmeralda.
La gran afluencia de público para visitar el palacio hace que se formen largas colas para acceder tanto en el exterior de la puerta Viseschaisri, como en el primer control de seguridad (donde no os dejarán pasar si no cumplís las normas de vestimenta), como en las taquillas donde podremos comprar las entradas, donde además podréis coger un plano turístico del Gran Palacio Real de Bangkok de forma totalmente gratuita.

Para poder acceder al Palacio Real de Bangkok es necesario adquirir entrada a un precio de 400 baths (alrededor de 10€).

Gran Palacio Real de Bangkok.
No dudéis ni un momento en pagar los 400 BHT de la entrada.
La gran atracción turística de la capital  de Tailandia es también la mejor muestra de su espectacular arquitectura, donde la opulencia y la rica historia del país se hacen mella en este espléndido palacio levantado a orillas del río Chao Phraya. De hecho esa arquitectura está inspirada en Ayutthaya, la antigua capital de Tailandia, es decir, un complejo arquitectónico con forma rectangular donde el río queda en el flanco oeste, el Gran Palacio en el flanco este del complejo y todas las edificaciones están orientadas al norte.

Construido en el año 1782 como una ciudad dentro de la ciudad, ha sido, además, el hogar durante años de la familia real Tailandesa, los Rama, hasta mediados del siglo XX.

En la actualidad está parcialmente abierto al público como museo, pero todavía se sigue utilizando para algunos actos oficiales.

Gran Palacio Real de Bangkok.
Qué bonitos son.
El Gran Palacio de Bangkok no es un único edificio o palacio, sino que estamos ante un complejo formado por varios edificios. Las distintas edificaciones que compone el majestuoso Gran Palacio son templos, capillas, palacios, puertas y muros, que fueron añadiéndose durante el paso del tiempo y las sucesivas generaciones de Rama.

El complejo que forma el Gran Palacio de Bangkok puede dividirse en 4 zonas:

Patio exterior del Gran Palacio de Bangkok.
Patio exterior del Gran Palacio de Bangkok.
-El Patio exterior (Khang Na), al que se accede por la Puerta Viseschaisri (puerta gloriosa) y tras la cual veréis un gran jardín verde, unos edificios oficiales a mano derecha (que ahora son museos o utilizados para otras funciones, como por ejemplo consigna y alquiler de ropa) y al final del patio, tras los jardines, un imponente edificio de color blanco donde está situada la taquilla y el acceso a los templos y el templos del buda esmeralda, por lo que esta zona carece de interés turístico. Es aquí donde tendréis que pasar el primer control donde se chequeará la correcta apariencia y código de vestimenta (explicado al principio del artículo).

Gran Palacio Real de Bangkok.
Zona de los Grandes Templos.
-La zona de los Grandes Templos y el Templo del Buda Esmeralda, a la que accederemos previo paso por taquilla, y que es, sin ningún lugar a dudas, la zona más concurrida, más fotografiada, más mágica y espectacular del Palacio Real.

Esta zona es visible desde prácticamente cualquier punto del Gran Palacio, incluso desde fuera del mismo debido a que sus majestuosas construcciones superan en altura a los muros que rodean el área de los Grandes Templos.

Gran Palacio Real de Bangkok.
Las puntas de los edificios son visibles desde fuera.
Aquí además de la impresionante arquitectura, podemos contemplar los increíbles trabajos en azulejos, pavimentos y cerámica.

Gran Palacio Real de Bangkok, Phra Sri Ratana Chedi o Estupa Dorada.
Phra Sri Ratana Chedi o Estupa Dorada.
Una de las construcciones más llamativas es una inmensa torre dorada, al más estilo de las construcciones de la ciudad de Chiang Mai o del vecino país de Birmania, llamada Phra Sri Ratana Chedi, más conocida popularmente como la Estupa Dorada. Una estupa es una construcción típica del budismo para contener reliquias y estatuas. La Estupa Dorada del Gran palacio se construyó a imagen y semejanza de las estupas de ladrillo de Wat Phra Si Sanphet en Ayutthaya, que eran las antiguas capillas de la capital Tailandesa.

Gran Palacio de Bangkok. Maqueta de Angkor Wat.
Maqueta de Angkor Wat.
La zona también posee, justo detrás de la Estupa Dorada, una inmensa escultura al aire libre de un lugar conocido por nosotros, ya que veníamos de Camboya, de donde es la maqueta, se trata de una réplica a escala de Angkor Wat, en los Templos de Angkor en Siem Riep.

Gran Palacio Real de Bangkok. Panteón Real o Prasat Phra Dhepbidorn.
Panteón Real o Prasat Phra Dhepbidorn.
Aquí se eleva el denominado Panteón Real o Prasat Phra Dhepbidorn, un edificio que sólo abre sus puertas 1 día al año, el 6 de abril, y en cuyo interior se exponen las estatuas a tamaño natural de los 7 primeros reyes de la dinastía Chakri, los Rama (de Rama I a Rama VII).

Gran Palacio Real de Bangkok. Thotkhirithon.
Thotkhirithon.
Una de las cosas que más gustó a los niños fueron las dos estatuas de 5 metros de altura llamadas Thotkhirithon, unos demonios gigantes de la mitología Tailandesa, que guardan el templo espada en mano.

Gran Palacio Real de Bangkok. Wat Phra Kaew o Templo del Buda Esmeralda.
Wat Phra Kaew o Templo del Buda Esmeralda.
Pero la edificación más famosa de los Grandes Templo es Wat Phra Kaew o como se conoce popularmente, el Templo del Buda Esmeralda, que es el gran edificio de techos puntiagudos en color rojo, amarillo y morado rodeado de un pequeño muro en color blanco.

Gran Palacio Real de Bangkok. Wat Phra Kaew o Templo del Buda Esmeralda.
Entrada al Templo del Buda Esmeralda.
Estamos ante el lugar de peregrinaje más famoso de toda Tailandia, donde acuden los fieles de todos los rincones del país para rezar ante este buda. Contrario a lo sugerente del nombre, el Buda Esmeralda está realizado en Jade y no en esmeralda.

Gran Palacio Real de Bangkok. Wat Phra Kaew o Templo del Buda Esmeralda.
El lugar más sagrado de Tailandia.

Este buda es una talla del siglo XV de unos 45 centímetros de altura donde el buda está sentado en posición de flor de loto. La estatua del Buda Esmeralda está colocado en un altar de oro y la imagen está cubierta por una vestimenta que se cambia 3 veces al año (estación de invierno, verano y los meses de lluvia), esta tarea es llevaba a cabo por el Rey de Tailandia.

Gran Palacio Real de Bangkok. Wat Phra Kaew o Templo del Buda Esmeralda.
El Gran Palacio Real es una visita imprescindible.
Está prohibido hacer fotografías en su interior, por lo que deberéis conformaros con ver la pequeña estatua desde la distancia en medio de una gran multitud de turistas y fieles.

Gran Palacio Real de Bangkok. Wat Phra Kaew o Templo del Buda Esmeralda.
Qué difícil es hacer una foto sin gente.
El Templo del Buda Esmeralda está rodeado por un pequeño muro, en este muro está grabado un poema épico Tailandés llamado Ramakien (gloria de Rama).

Id con cuidado porque una vez abandonéis el recinto del Templo Esmeralda, no podréis volver atrás ni acceder de nuevo a esa parte del Palacio.

-El Patio central, donde se encuentra la Zona de Recepción del Gran Palacio Real o Chakri Maha Prasat Hall.

Gran Palacio Real de Bangkok. Zona de Recepción del Gran Palacio Real o Chakri Maha Prasat Hall.
Zona de Recepción del Gran Palacio Real o Chakri Maha Prasat Hall.
Este precioso edificio de estilo renacentista con techos tradicionales Tailandeses es completamente distinto al resto del complejo del Gran Palacio por una simple razón: el Rey Rama V encargó el proyecto a un arquitecto inglés, que diseño el Hall Real con un claro estilo europeo, aunque finalmente se acordó dotar de un aire más Tailandés al edificio.

Gran Palacio Real de Bangkok. Zona de Recepción del Gran Palacio Real o Chakri Maha Prasat Hall.
Aquí vivía la familia Real.
Este edificio sirvió como lugar de residencia del Rey, hoy en día sólo se utiliza una pequeña parte para recepciones oficiales y el ala derecha, como un museo donde se exhibe una colección de armas reales.

Gran parte de los accesos y caminos entre los Grandes Templos y el Hall Real se encuentran actualmente en estado de mejora, estando muchos de estos lugares cerrados el público.

Gran Palacio Real de Bangkok. Pabellon Aphorn Phimok Prasat y Dusit Maha Prasat Hall.
El Pabellón Aphorn Phimok Prasat es el edificio pequeño de delante
y el de detrás es el Dusit Maha Prasat Hall.
Tras el edificio Chakri Maha Prasat Hall tenemos el Pabellon Aphorn Phimok Prasat, un pabellón abierto, y también el edificio dentro del Gran Palacio conocido como Dusit Maha Prasat Hall, una extensión del edificio principal.

-La zona de la corte del Gran Palacio de Bangkok y el Jardín Siwalai es última parte del complejo del Gran Palacio Real de Bangkok, separada de las salas reales y del trono, contiene tanto edificios religiosos como residenciales, además del parque Siwalai Garden. Nosotros la encontramos cerrada.
Etiquetas: [Asia]  [Bangkok]  [Sudeste asiático 2017]  [Tailandia]  
Fecha Publicación: 2018-04-13T08:42:00.002+02:00
Después de dos semanas de viajar con niños por Moscú, el Norte de Vietnam y Siem Reap en Camboya, le tocaba el turno a un nuevo país, al que llegamos la noche anterior, ya tarde, de modo que sólo nos dio tiempo a hacer el check-in en nuestro hotel At Hua Lamphong (@ Hua Lamphong), muy cercano a la estación central de ferrocarril de Bangkok, y dormir.

Nuestro primer desayuno tailandés.
Nuestro primer desayuno tailandés.
A la mañana siguiente, después de cambiar algunos Baths tailandeses (THB) en un banco muy cercano a nuestro alojamiento, desayunamos en un puesto callejero allí mismo, y después fuimos en un autobús de línea regular urbana (son gratuitos) hasta una parada muy próxima al Palacio Real.

Mapa de Bangkok.
Mapa de Bangkok.
Aunque antes de pasar a explicaros nuestra visita a ese importante templo, os dejo unos datos para que conozcáis más este fantástico país.

Tailandia.
La mejor manera de moverse por ciudad son los tuk tuks.
La capital de Tailandia (cuyo significado es "Tierra de la Libertad"), conocida como Siam hasta 1939, es Bangkok.

Mapa de Tailandia.
Mapa de Tailandia.

Tailandia, con una superficie de alrededor de 512.000 km², más o menos como Francia, posee una población total de 63 millones de habitantes, entre ellos thais, tribus étnicas, Chinos y otros, repartidos por las 76 provincias que la componen, y está rodeada por mar, Myanmar, Laos, Malasia y Camboya. Phuket es la isla más grande de Tailandia, Doi Inthanon (al suroeste de Chiang Mai) su montaña más alta con 2.500 metros de altura y el río Mekong es el más largo de los que cruzan Tailandia, formando frontera con Laos.

Tailandia.
Tailandia es Budista.
"La tierra de las sonrisas", como se conoce también a este fabuloso país, tiene como principal religión el Budismo, pues lo practica el 85% de la población, de hecho hay más de 40.000 templos budistas,  "Wat" en Tailandia, repartidos por el país. Debido a esto, hay más de 200.000 monjes en Tailandia, y se utiliza el calendario budista, por lo que actualmente están viviendo en el año 2555.

Tailandia.
Bangkok posee varios rascacielos.
Aunque el 40% de los tailandeses trabaja en el campo, Tailandia es el mayor exportador mundial de arroz y produce 2,5 millones de toneladas de mango cada año, pero la principal fuente de ingresos de Tailandia es el turismo, con más de 12 millones de visitantes al año.

Tailandia.
A la derecha tenéis uno de los altares en honor al rey fallecido.
Se trata con un país donde la esperanza media de vida es de 75 años, donde la monarquía se mantiene en muy alta estima, tal y como pudimos apreciar con los cientos de altares improvisados en honor al recientemente fallecido Rey de Tailandia (hacía menos de un año) Bhumibol Adulyadej, también conocido con su nombre real Rama XI, quien reinó en el país durante unos 70 años, desde 1946 convirtiéndose de ese modo en el reinado más largo de la historia.

Tailandia.
Previo pago, podías hacerte una foto con ellas.
Como colofón final de datos interesante, haré un popurrí para contaros que el Muay Thai o boxeo tailandeses el deporte nacional del país, y en cuanto a animales, el gato siamés es originario de Tailandia y fue llevado a Gran Bretaña en 1884; la serpiente venenosa más grande del mundo, la King Cobra, que puede llegar a medir hasta 5,5 metros de largo, también vive aquí; así como alrededor de 2.000 elefantes salvajes.

Bangkok, Templo de Wat Pho.
Wat Pho desde la calle.
Aunque nuestra intención era ver primero el Palacio Real, decidimos visitar primero el templo Wat Pho (están una al lado del otro), pues nos lo habían recomendado ya que si hacemos las visitas en orden contrario, Wat Pho podría decepcionaros un poco, aunque lo dudo...eso sí, dependerá de a qué hora os acerquéis por aquí, pues Wat Pho está abierto todos los días desde las 8:30 hasta las 18:30 mientras que el Gran Palacio cierra horas antes.

Bangkok, Templo de Wat Pho.
Bangkok, Templo de Wat Pho.
El templo Wat Pho o el templo del Buda Reclinado, de arquitectura muy similar al Gran Palacio de Bangkok, es una visita turística imprescindible en la capital Tailandesa, ya que su Buda Reclinado, de color dorado, es el más grande de Tailandia con 43 metros de largo y 15 metros de alto y uno de los iconos de la ciudad.

Bangkok, Templo de Wat Pho.
Una de las entradas al recinto de Wat Pho.
Wat Pho es también el templo más antiguo de Bangkok, del periodo del rey Rama I, mucho antes de que Bangkok se estableciera como capital de Tailandia.

Bangkok, Templo de Wat Pho.
El precio de la entrada son 100 THB.
Para visitar el Templo Wat Pho es necesario comprar entrada, cuyo precio son 100 baths (unos 2.5€) por persona y esto incluye una botella de agua (se canjea en unas mesas cerca del acceso al interior del templo).

Bangkok, Templo de Wat Pho.
El templo es precioso.
Las entradas para Wat Pho se compran directamente en la taquilla que hay nada más pasar la puerta de acceso. Desconfiar de las personas que vendan entradas en la calle o en los alrededores de la taquilla, ya que se trata de timadores.

Bangkok, Templo de Wat Pho. Buda Reclinado.
Buda Reclinado de What Pho.
En el interior del principal edificio de Wat Pho, la estatua del Buda reclinado ocupa prácticamente la totalidad del mismo, quedando libre tan sólo un pequeño pasillo de varios metros de ancho salpicado de columnas.

Bangkok, Templo de Wat Pho. Buda Reclinado.
El Buda reclinado mide 43 metros de largo.
Es este pasillo el único lugar desde donde podréis contemplar al buda, además llegando a los pies del buda es desde donde mejor ángulo hay para tomar una fotografía completa de la estatua.

Bangkok, Templo de Wat Pho. Buda Reclinado.
Sus ojos son de nácar.
El buda reclinado sostiene su cabeza con un brazo, las piernas están juntas y los ojos de la estatua de Buda al igual que la planta de los pies, están realizados en madreperla (nácar). Los pies del buda, de 3 metros de alto y 4.5 metros de ancho, tienen grabados las 108 formas distintas en las que puede representarse a buda, desde una flor, hasta un elefante pasando por bailarinas y tigres.

Bangkok, Templo de Wat Pho. Buda Reclinado.
Foto de pareja.
Para acceder al interior del templo, donde reside el buda, hay que descalzarse, igual que el el resto de templos de Tailandia, aunque se permite acceder con calcetines. En la entrada hay bolsas de plástico para depositar los zapatos.

Bangkok, Templo de Wat Pho.
En el interior de uno de los templos.
Al contrario que el altar del Buda Esmeralda que sí es de oro, el Buda reclinado está realizado en pan de oro, lo que proporciona ese color dorado brillante y sugerente.

Bangkok, Templo de Wat Pho.
Uno de los altares de Wat Pho.
Encontraremos además de turistas, fieles y monjes presentando sus respetos al gran buda de Wat Pho, ya que se trata de un lugar sagrado.

Bangkok, Templo de Wat Pho.
Templo Wat Pho.
El complejo Wat Pho, de 8 hectáreas de superficie, es famoso por la inmensa estatua del Buda reclinado, pero lo que mucha gente no sabe es que Wat Pho es el lugar donde nació la primera escuela de masaje Tailandés y medicina tradicional, escuela anterior a la construcción de la estatua reclinada de Buda. Hoy todavía se imparten clases para aprender a dar masajes, pero lo interesante es que los visitantes podréis optar por darse un auténtico masaje tradicional Tailandés por los estudiantes del curso, eso sí, a precios mucho más económicos que en otras partes de la ciudad.

Bangkok, Templo de Wat Pho.
Hay más de 1.000 estatuas de Buda.
El resto de los exteriores del templo Wat Pho se compone de diversos edificios construidos con la mágica arquitectura Tailandesa de tejados puntiagudos, se podría decir que divido en 2 partes, claramente separadas por un muro.

Bangkok, Templo de Wat Pho.
Estatuas de Buda.
El Templo Wat Pho posee 2 récords, además del buda reclinado más grande toda Tailandia, también es el templo con más estatuas de Buda, más de 1000 estatuas esparcidas por todo el recinto, la mayoría de ellas procedentes de Ayutthaya y de Sukhothai.


Bangkok, Templo de Wat Pho.
Chedis o estupas.
Una de las partes más llamativas del patio exterior de Wat Pho son las estructuras llamadas chedis o estupas, con increíbles trabajos de azulejos y cerámica, donde se estructura recuerda en cierta medida al templo Wat Arun justo al otro lado del río que visitaremos más tarde.

Bangkok, Templo de Wat Pho.
Patios de Wat Pho.
Existen un total de 91 chedis en el Templo Wat Pho, donde las 4 estupas más grandes, situadas junto al templo del buda reclinado, están dedicadas a los 4 reyes de la dinastía Chakri (los reyes Rama I a Rama IV).

Bangkok.
A punto de probar un Kit Kat de té verde.
Tras la visita, nos fuimos directos al Gran Palacio, pero eso ya es otro capítulo del relato...
Etiquetas: [Escocia]  [Europa]  [Gran Bretaña]  [Navidad 2017]  
Fecha Publicación: 2018-03-30T09:43:00.000+02:00
En el relato anterior os contaba nuestra visita por el centro de Glasgow siguiendo las distintas muestras de arte urbano o street art que la ciudad más grande de Escocia ofrece.

Glasgow, La Leyenda de San Mungo.
La Leyenda de San Mungo.
Muchos de los graffitis nos impresionaron y nos fascinaron, pero si hemos de quedarnos con uno, ese es, sin ningún lugar a dudas, La leyenda de San Mungo, que nos muestra al santo patrón de Glasgow algo más contemporáneo de lo que es habitual.

Glasgow, La Leyenda de San Mungo.
Es obra de Smug.
Este precioso mural realista, punto fuerte de Smug fue terminado en Febrero de 2016 y su imagen fue compartida en las redes sociales más de un millón de veces en esa semana, lo que da una idea de lo alucinante del dibujo.

Alrededores de la Catedral de Glasgow.
Alrededores de la Catedral de Glasgow.
A escasos metros de este precioso mural está la zona de la Catedral de Glasgow, pero como esta estaba cerrada todavía, nos dedicamos a explorar los alrededores.

Barony Hall o Barony Church.
Barony Hall o Barony Church.
El primer edificio que nos llamó la atención fue Barony Hall, también conocida como Barony Church, una iglesia gótica victoriana de arenisca roja ubicada en Castle Street.


Glasgow. Provand's Lordship.
Glasgow. Provand's Lordship.
Justo al lado está Provand’s Lordship, la casa más antigua que queda en pie en la ciudad y, a no ser porque estaba cerrada el día de hoy, 31 de Diciembre, como nos pasó a primera hora de la mañana con el Riverside Museum, hubiéramos entrando por su diminuta puerta para experimentar cómo debían vivir las clases acomodadas hace más de 400 años de manera gratuita.

Necrópolis de Glasgow.
Entrada a la Necrópolis de Glasgow.
Necrópolis de Glasgow.
La Catedral desde la Necrópolis de Glasgow.
La Necrópolis de Glasgow, detrás de la Catedral, está inspirada por el famoso Père Lachaise de París.

Necrópolis de Glasgow.
Posee alrededor de 3500 tumbas.
La Necrópolis de Glasgow es un notable cementerio victoriano adornado con unos 3500 monumentos (tumbas).

Necrópolis de Glasgow.
Catedral y Necrópolis de Glasgow.
Entre las tumbas más notables se encuentra un monumento a John Knox, líder de la Reforma Protestante y una cruz celta diseñada por el influyente arquitecto nacido en Glasgow, Charles Rennie Mackintosh.

Necrópolis de Glasgow.
Algunas tumbas son espectaculares
Si disponéis de más tiempo que nosotros debéis saber que varias veces al mes es posible realizar visitas guiadas del cementerio, que son una forma excelente de descubrir su fascinante historia.


La Necrópolis de Glasgow desde su Catedral.
La Necrópolis de Glasgow desde su Catedral.
Una vez dado un paseo entre los muertos, llegó la hora de entrar en la Catedral de Glasgow con la idea de que la zona y sus alrededores habían superado nuestras expectativas, nos había gustado una barbaridad.

Catedral de Glasgow.
Catedral de Glasgow.
Así que, aunque cada vez me sorprenden menos el interior de las iglesias y catedrales, nos dispusimos a entrar.

Catedral de Glasgow.
La Catedral de Glasgow.
Esta catedral medieval se cree que se han construido en el sitio de la tumba de San Kentigern (San Mungo) enterrados en el año 612 y marca el lugar de nacimiento de la ciudad de Glasgow.

Catedral de Glasgow.
Catedral de Glasgow.
San Kentigern o Mungo fue el primer obispo en el antiguo reino británico de Strathclyde, y la actual catedral fue construida durante los siglos XIII y XV.

Interior de la Catedral de Glasgow.
Interior de la Catedral de Glasgow.
La Catedral de Glasgow es un magnífico edificio medieval de Escocia, el único del país que sobrevivió intacto a la Reforma de 1560.

Vidrieras de la Catedral de Glasgow.
Vidrieras de la Catedral de Glasgow.
En su interior se puede admirar las figuras de piedra tallada del techo del pasillo Blackadder, y una de las mejores colecciones de posguerra de vidrieras en Gran Bretaña.

Glasgow, Hip Hop Marionettes.
Glasgow, Hip Hop Marionettes.
Tras la visita volvimos al corazón de la ciudad pues todavía nos faltaba por encontrar algunos de los graffitis más chulos, como Hip Hop Marionettes, que embellecen una pared de ladrillo cercana a la plaza principal, George Square, donde se encuentra el Ayuntamiento de Glasgow. He leído que  Rogue-One se inspiró en los Beastie Boys y Run DMC para dibujar a estos dos cantantes o bailarines de Hip Hop.

Glasgow City Chambers o Ayuntamiento.
Glasgow City Chambers o Ayuntamiento.
Continuamos hasta llegar a George Square, presidido por el Glasgow City Chambers (Ayuntamiento), de 1888, uno de los edificios más prestigiosos de la ciudad.

Decoración navideña de George Square.
Decoración navideña de George Square.
Este gran edificio es un símbolo de la riqueza histórica de Glasgow y , desde hace más de un siglo, ha sido la sede de los consejos sucesivas que sirven a la ciudad de Glasgow. Dispone de recorridos por las Cámaras de la ciudad que se llevan a cabo dos veces al día, a las 10:30 horas y 14:30, lástima no haber tenido tiempo.

Galería de Arte Moderno GoMA de Glasgow.
Galería de Arte Moderno GoMA de Glasgow.
Cerca de allí se encuentra otro de los museos que podríamos haber visitado si no estuvieran cerrados a traición y sin previo aviso el día 31 de Diciembre, ya que en las webs oficiales no ponía eso sino que únicamente cerraban el 24 de Diciembre y 1 de Enero, estoy hablando de la Galería de Arte Moderno o GoMA, en pleno corazón de Glasgow, en la Real Exchange Square, la galería de arte más visitado de Escocia y el centro de una amplia colección de arte moderno de Glasgow de acceso gratuito.

Skull with fixed scissors.
Skull with fixed scissors.
Dejamos George Square y bajamos hacia el río por Miller Street hasta el final de la misma para encontrarnos, en esa misma calle, una barbería con un mural que no he encontrado en ninguna guía (anteriormente había uno llamado Safe Hands Barber Mural, de Smug)  pero ahora la fachada ha sido repintada con uno que he titulado Skull with fixed scissors o cráneo con tijeras clavadas.

Argyle Street Café.
Argyle Street Café.
Argyle Street Café.

En la esquina de Miller Street con Argyle Street tenemos otro graffiti de Smug, llamado Argyle Street Café, donde animales como un tiburón, una morsa, un elefante, un oso y otros muchos se han humanizado y están tomando algo en la barra de un café o sentados en una mesa bajo una luz amarilla con tonos anaranjados.

Decoración navideña de Argyle Street.
Decoración navideña de Argyle Street.
Argyle Street es una de las calles comerciales por excelencia de la ciudad. Las tiendas y centros comerciales ocupan hasta el último metro cuadrado de los edificios de estilo victoriano, y por la calle os podréis cruzar con nubes de compradores, artistas callejeros y vendedores ambulantes.

Street art en Glasgow.
Street art en Glasgow.
Seguimos recto hacia la Buchanan Street que, con toda su longitud, es el principal eje comercial de Glasgow y que, queráis o no, acabaréis cruzando alguno de sus tramos o caminando por ella.

Street art en Glasgow.
Frente a este había otro graffiti con fondo amarillo.
Antes de llegar a esa calle, a mano derecha, hay una callejuela con varios graffitis más, tres para ser exactos, de los que tampoco había oído hablar ni he encontrado nada sobre ellos.

Arte urbano de Glasgow.
Arte urbano de Glasgow.
Se iba haciendo tarde, y estábamos cansados después de tanto pateo por la ciudad, así que llegado a este punto decidimos volver a nuestro apartamento a descansar, puesto que no había ningún museo abierto.

The Musician, en Sauchiehall Lane.
The Musician, en Sauchiehall Lane.
Decidimos ir caminando para buscar un par de murales más que había de camino, el primero de ellos escondido en Sauchiehall Lane, obra de nuevo de manera conjunta de Rogue-one y Art Pistol, es un músico con su guitarra acústica pintado en una pared de ladrillos y llamado The Musician.

Paso subterráneo Cowcaddens, Hand Shadow Puppets.
Paso subterráneo Cowcaddens, Hand Shadow Puppets.
Ya cerca del apartamento, está el paso subterráneo de Cowcaddens que decoró Rogue-One con Hand Shadow Puppets, varias grandes manos proyectando sombras que van tomando formas de animales, aunque la última sombra pertenece a un conejo de verdad en lo que antes de pintarlo era un lugar triste.

Taxis típicos de Reino Unido.
Taxis típicos de Reino Unido.
Después de descansar, salimos a cenar, ya que era noche vieja, pero la ciudad estaba "muerta" para lo que se suele ver en España, y ni la cena ni la "fiesta de después" fueron nada del otro mundo.

George Square. Glasgow.
George Square. Glasgow.
Además no vimos nada de ambiente para celebrar las campanadas y sólo había fiestas privadas en pubs, salas o bares en los que previamente tenías que haber comprado.

A la mañana siguiente, temprano volvimos a Castellón después de haber vivido nuevas experiencias y haber recordado las ya vividas.
Etiquetas: [Escocia]  [Europa]  [Gran Bretaña]  [Navidad 2017]  
Fecha Publicación: 2018-03-26T11:54:00.000+02:00
Los Domingos, en Glasgow, los museos abren casi todos a las 11, de modo que no madrugamos demasiado.

Glasgow desde el Riverside Museum.
Glasgow desde el Riverside Museum.
Salimos de casa y cogimos un taxi para que nos acercara hasta el Riverside Museum, el Museo del Transporte, de acceso gratuito y que según la web oficial sólo cerraba el 25 de Diciembre y el 1 de Enero.

Riverside Museum de Glasgow.
Riverside Museum de Glasgow.
Lamentablemente cuando llegamos lo encontramos cerrado y con un cartel que ponía que el 31 de Diciembre, 1 y 2 de Enero estarían cerrados todos los museos...no veas el mosqueo que cogimos, ya que nosotros íbamos bien informados, y, sin embargo, ya no podríamos visitar ningún museo de la ciudad.

Riverside Museum de Glasgow.
Barco velero Glenlee.
Motos, coches, carruajes, bicicletas, barcos en miniaturas, una colección de locomotoras y tranvías…un viaje por la historia de los transportes humanos que nos perdimos por culpa de una mala información, y que conste que no fuimos los únicos, varias familias se encontraron en la misma situación. Por lo menos pudimos ver atracado en el río el barco Glenlee, un velero construido en el Reino Unido y que también estaba cerrado.


Estación central de ferrocarril de Glasgow.
Estación central de ferrocarril de Glasgow.
Así pues, con la decepción metida en el cuerpo y con cara de pocos amigos, volvimos al centro, de nuevo en taxi, con el objetivo de hacer una ruta por los murales o graffitis que hay en Glasgow.

Escocia.
¿Hay algo más típico que el kilt y la gaita en Escocia?
Probablemente no asocies arte urbano con Escocia, sin embargo es aquí, en la mayor ciudad del país, uno de los mejores lugares del mundo para ver street art, dando color y creatividad a una ciudad con fama de ser gris, convirtiendo solares vacíos, lugares tristes o paredes insípidas en auténticas obras de arte.

Centro de Glasgow.
Centro de Glasgow.
Aunque la mayor parte de estos murales de Glasgow fueron pintados por una iniciativa del Ayuntamiento con motivo de los Juegos de la Commonwealth en 2014 (los países de la Commonwealth poseen sus propias olimpiadas y ese año su sede fue Glasgow, por lo que el artista australiano Guido Van Helten hizo cuatro murales representando cuatro deportes) han surgido otros de la mano de algunas galerías de arte o incluso por iniciativa propia de algunas estrellas del street art local.

Mitchell Street, The World's Most Economic Taxi. Glasgow.
Mitchell Street, The World's Most Economic Taxi.
Nosotros empezamos la ruta por la estrecha Mitchell Street, ya que además de tenerla delante de donde nos paró el taxi, en ella cohabitan acogen 3 de los murales más famosos de Glasgow.
El primero con el que nos encontramos es obra del artista Bobby McNamara, más conocido como Rogue-One, The World’s Most Economic Taxi, un precioso taxi negro sujetado con globos de colores que lo elevan en el aire. Aunque el graffiti esta un poco desconchado debido al paso del tiempo, todavía conserva su belleza.

Mitchell Street: Honey, I Shrunk the Kids, I'm sorry!. Glasgow.
Mitchell Street: Honey, I Shrunk the Kids, I'm sorry!
Tendréis que recorrer apenas 10 ó 20 metros más para encontrarnos con Honey, I Shrunk the Kids, I’m sorry! o lo que es lo mismo Cariño, he encogido a los niños, ¡lo siento!, obra del australiano afincado en la ciudad Sam Bates, conocido como Smug, tal y como puede leerse en el colgante de la chica, que mejor manera de decorar una gran pared vacía.

Mitchell Street, Wind Power. Glasgow.
Mitchell Street, Wind Power.
El último mural de la calle Mitchell, un poco más a delante, aparece otra obra de Rogue-One y Art Pistol, llamada Wind Power o Poder del Viento, un mural de tonos verdes donde una muchacha sopla un diente de león, pintado como parte del Doors Open Day de 2014, y que, aunque en principio tenía que ser algo temporal, se ha quedado como prueba de que la energía renovable producida en Escocia. Una lástima que esté parcialmente cubierto por contenedores de basura.

Justo frente a este mural tenemos el edificio Glasgow Herald, que alberga The Lighthouse, Centro de Diseño y Arquitectura de Escocia, un centro de visitantes, espacio de exposiciones y eventos en el corazón de Glasgow. The Lighthouse actúa como un faro para las industrias creativas en Escocia y promueve el diseño y la arquitectura a través de un programa creativo de exposiciones y eventos. Una lástima que también se encontrara cerrado hoy.

Glasgow's Panda.
Glasgow's Panda.
Muy cerca de allí, en la calle que une Mitchell Street con Buchanan Street, más concretamente en una callejuela llamada Gordon Lane, aparece el siguiente de los murales que buscábamos, llamado Glasgow’s Panda y pintado por James Klinge, cuyo nombre artístico es Klingatron.

Glasgow, Dr. Connolly, I presume?
Glasgow, Dr. Connolly, I presume?
Cogimos Buchanan Street hacia el Sur hasta encontrarnos con Dr. Connolly, I presume? o lo que es lo mismo El Dr. Connolly, supongo?, un mural de los que menos me gustó, donde su autor, Rogue-One, pinta al famoso comediante escocés Billy Connolly azotado por el viento.

Glasgow's Tiger.
Glasgow's Tiger.
Seguimos por Buchanan Street en dirección al río Clyde para dar con Glasgow’s Tiger, el tigre de Glasgow, que sustituye otro mural de un tigre en llamas. Uno de los que más gustó a los niños, que estaban disfrutando del arte callejero como nadie.

Catedral de San Andrés, Glasgow.
Catedral de San Andrés, Glasgow.
Siguiendo con la ruta (podéis hacerla empezando por el mural que queráis y en otro orden) nos encontramos con la Catedral de San Andrés (St. Andrew), de estilo neoclásico, al igual que el Glasgow's Tiger, situadas a orillas del río Clyde. Se trata de la principal iglesia católica de la Archidiócesis de Glasgow y sede de su arzobispo.

Glasgow, Big Birds, de Rogue One y Art Pistol.
Big Birds, de Rogue One y Art Pistol.
Muy cerca de allí, en la esquina entre Howard St y Dunlop Street admiramos el mural Big Birds o Grandes Pájaros,  de nuevo repiten como coautores Rogue-One y Art Pistol. El graffiti tiene unos grandes pájaros llenos de color, como un enorme Tucán, además de varios gatos que los observan con ojos hambrientos mientras se relamen.

Glasgow, Big Birds, de Rogue One y Art Pistol.
Glasgow, Big Birds.
Algunos de los murales de Glasgow han desaparecido, como el que había bajo el puente de las vías del tren que llegan a la estación Central, pintado por Smug y llamado The Five Faces. probablemente al siguiente graffiti que buscábamos le ha pasado lo mismo, o eso, o simplemente no lo encontramos, hablo de View of the Clyde, también de Rogue-One, un artista con más de 15 años de experiencia.

The Clutha, Glasgow.
The Clutha, Glasgow.
No demasiado lejos, también cerca del río, en la misma orilla que los anteriores, justo en la esquina de Gorbals Street con Stockwell Street tenemos The Clutha, un homenaje al famoso bar de Glasgow Clutha & Victoria Bar donde aparecen algunos personajes famosos que pasaron por el bar, desde deportistas hasta artistas como Billy Connolly, que de nuevo aparcece pintado por Rogue-One, Art Pistol y Ejek. El mural, de unos 50 metros de longitud, también está un poco deteriorado ya.

Street Art en Glasgow, Billy Connolly.
Street Art en Glasgow, Billy Connolly.
Abandonamos la zona del río y nos dirigimos hacia el Norte por Stockwell Street hasta llegar a Osborne Street, donde está el tercer graffiti del icono comediante escocés Billy Connolly, también de Rogue-One, basado e inspirado en un retrato de John Byrne.

Spaceman es otra muestra de arte urbano en Glasgow.
Spaceman es otra muestra de arte urbano en Glasgow.
En la calle paralela, llamada Trongate, en la esquina de esta con la callejuela New Wynd, está el mural llamado Spaceman de la agencia Recoat de Alistair Wyllie, de colores vibrantes y energía, con influencia de la cultura japonesa, tal y como se aprecia en la limieza de líneas, en el color y en los fondos con motivos geométricos.

Trongate Street de Glasgow.
Glasgow Cross, Tolbooth.
Glasgow Cross, Tolbooth.
Unos metros más al Este, en la misma Trongate está el Glasgow Cross, un famoso y viejo cruce con cinco calles (High Street, Gallowgate, London Road, Saltmarket, Trongate ) y donde destaca el característicp y reconocible campanario de siete pisos de Tolbooth (1625-1626).

Badminton Mural, Glasgow.
Badminton Mural, Glasgow.
La calle paralela a Trongate, Wilson Street, es la ubicación del siguiente arte urbano o street art, Badminton Mural, un enorme mural de Guido Van Helten pintado en una pared de ladrillos en el lateral de un edificio junto a un solar abandonado. Representa en blanco y negro con algún toque en azul a varios jugadores de badminton en acción pero su protagonista principal es el jugador escocés Kieran Merrilees.

Glasgow, Ramshorn Theatre.
Glasgow, Ramshorn Theatre.
Si desde aquí, subimos hacia el Norte por Candleriggs, nos encontramos de frente con el edificio que alberga el Ramshorn Theatre, en Ingram Street, en la zona de Merchant City de Glasgow, inaugurado como teatro en 1992. El edificio en el que se encuentra era anteriormente la iglesia Ramshorn Kirk, construida en 1824 por Thomas Rickman, única iglesia escocesa que diseñó.

Trail Fellow Glasgow Residents.
Trail Fellow Glasgow Residents.
Justo en el aparcamiento que hay frente a ese edificio, en la misma calle, se halla uno de los murales más grandes, vistosos, coloridos, creativos y vivos de la ciudad, titulado Trail Fellow Glasgow Residents, obra del maestro en el estilo realista Smug.

Trail Fellow Glasgow Residents.
Smug es un genio del realismo.
En este graffiti nos encontramos todos los tipos de animales que podríamos encontrar en parques y espacios verdes de Glasgow, así que podréis observar ciervos, un herrerillo (que es el pájaro azul y amarillo), petirrojos, tejones, un zorro, un urogallo, un erizo, ardillas y una vaca de las tierras altas, de esas peludas y pelirrojas que tanto nos llamaron la atención en nuestra primera visita a Escocia.

Trail Fellow Glasgow Residents.
Ardilla, urogallo, el graffiti es inmenso.
Pero no sólo podréis admirar animales, siempre y cuando los coches del aparcamiento no os tapen los dibujos, también están representadas varias plantas, como por ejemplo en el de la foto de arriba donde se observa un escocés, con kilt y todo, recolectando setas.

Trail Fellow Glasgow Residents.
Aquí veis el escocés con kilt cogiendo setas.
Seguimos en dirección Norte, hacia la Catedral, pero parando primero en la Universidad de Strachclyde, que ocupa el Graham Hills Building, en George Street, donde hay varios graffitis más, y donde yo destacaría la ilustración del telescopio ecuatorial de Dansken, obra de Rogue-One y Danny McDermott, conocido como Ejek...por cierto, a este conjunto de graffitis se los conoce como Strathclyde University.

Glasgow, Strathclyde University.
Esta foto me encanta.
Con esto doy por finalizado este artículo, ya sólo falta uno para terminar los relatos de Escocia. Espero que os estén gustando.
Etiquetas: [Escocia]  [Europa]  [Gran Bretaña]  [Navidad 2017]  
Fecha Publicación: 2018-03-21T16:52:00.002+01:00
En el artículo anterior me quedé a mitad de explicación de nuestra visita a la Camera Obscura and the World of Illusions.

Edimburgo. Camera Obscura and the World of Illusions.
A la izquierda una cara masculina y a la derecha varios delfines, ¿no?.
Edimburgo. Camera Obscura and the World of Illusions.
¿Un camaleón o dos personas?
La Cámara Oscura es un sistema que proyecta la imagen de Edimburgo gracias a un conjunto de espejos reflectores sobre una superficie cóncava situada en un cuarto oscuro en lo alto del edificio.

Edimburgo. Camera Obscura and the World of Illusions.
Es que me la como...
Edimburgo. Camera Obscura and the World of Illusions.
¿Cuántas personas forman la rana?
Lamentablemente para nosotros, los días oscuros y lluviosos la visibilidad de la Cámara Oscura no es demasiado buena y cuando accedimos al edificio ya era de noche (al sacar las entradas nos lo explicaron por si queríamos desistir, y por eso nos ofrecían poder repetir la entrada otro día).

Edimburgo. Camera Obscura and the World of Illusions.
Una foto sin trucar.
Edimburgo. Camera Obscura and the World of Illusions.
Los niños fliparon con el resultado.
Posiblemente hoy en día la Cámara Oscura, diseñada por Maria Theresa Short en 1835 (la atracción turística más antigua de Edimburgo), no resulte tan interesante como cuando se inventó, sin embargo creo que es una visita imprescindible si, como en nuestro caso, vais a viajar con niños a Edimburgo.

Edimburgo. Camera Obscura and the World of Illusions.
Cámara oscura o Camera Obscura.
El edificio de la Camera Obscura consta de las seis plantas con salas repletas de hologramas, imágenes en 3D, ordenadores capaces de transformar nuestra imagen en la de un bebé o un mono, o diferentes espejos que deforman las imágenes, laberintos de espejos que os harán pasar un rato muy divertido (los niños repitieron y todo) y un sin fin de juegos visuales e ilusiones ópticas, de modo que podemos decir que se pone a disposición de los visitantes un mundo lleno de magia e ilusiones, un lugar de entretenimiento interactivo basado en ilusiones ópticas.

Edimburgo. Camera Obscura and the World of Illusions.
Esta parte les encantó.
La experiencia es casi imposible de describir, pero la diversión está asegurada, pues no es un simple museo al que vais a mirar objetos, aquí, en muchas ocasiones, vosotros seréis el objeto de estas ilusiones ópticas.

Edimburgo. Camera Obscura and the World of Illusions.
Risas y más risas...
Los adultos volveréis a ser niños y los niños… los niños no querían salir, he de decir que les encantó.

Mercado de Navidad de Edimburgo.
Mercado de Navidad de Edimburgo.
Mercado de Navidad de Edimburgo.
Mercado de Navidad de Edimburgo.
Tras esta divertida visita dejamos la Old Town de Edimburgo por la misma calle de la Camera Obscura en dirección a Princes Street, donde se ubica el fabuloso Mercado de Navidad de Edimburgo.

Mercado Navideño de Edimburgo.
Mercado Navideño de Edimburgo.
Las navidades son temporada alta en esta ciudad, que se llena de eventos especiales tal y como podréis comprobar en la web Edinburgh Christmas.

Mercado Navideño de Edimburgo.
Atracciones para niños de todas las edades.
En el Christmas Market de Princes Street Gardens podréis encontrar una gran cantidad de artículos de Navidad hechos a medida, tradicionales, ya que posee una feria de artesanos, artistas y tiendas de regalos.

Mercado Navideño de Edimburgo.
Atracciones de feria del Mercado Navideño de Edimburgo.
Situado en el corazón de la ciudad de Edimburgo, ofrece una experiencia de compra única para cada visitante, además dispone de multitud de casetas gastronómicas, de modo que aprovechamos y cenamos allí, cada uno lo que le apetecía.

Mercado Navideño de Edimburgo.
Izan y yo pidiendo un gofre de nocilla y chocolate blanco.
Pero lo que más les apetecía a los niños, además de las hamburguesas que se zamparon (realmente exquisitas), son las atracciones de feria que allí hay.

Mercado Navideño de Edimburgo.
Joel divirtiéndose de lo lindo.
La Edinburgh Wheel (noria), el laberinto Christmas Tree Maze o el Starflyer, a 60 metros de altura, hicieron felices a los pequeños, y es que, aunque son realmente caros para un español los viajes de esas atracciones, no se puede viajar a Edimburgo con niños y no dejar que disfruten aquí.

Mercado Navideño de Edimburgo.
Princes Street de Edimburgo.
Hotel Balmoral de Edimburgo.
Hotel Balmoral de Edimburgo.
Después de un paseo, la cena y las atracciones de feria pusimos rumbo a la estación de autobús para regresar a Glasgow.

Pista de patinaje sobre hielo Ice Rink.
Pista de patinaje sobre hielo Ice Rink.
De camino pasamos frente a una de las atracciones estrella de las Navidades en Edimburgo, la pista de patinaje sobre hielo Ice Rink situada en St Andrew Square, donde aunque pudimos alquilar unos patines, debido al cansancio acumulado durante toda la jornada, sólo nos dedicamos a observar.

Calles comerciales cercanas a la estación de autobús.
Calles comerciales cercanas a la estación de autobús.
Finalmente nos fuimos a la estación de autobuses donde, aunque teníamos el billete para las 23:00, en el de las 21:30 no nos pusieron ninguna pega, de modo que llegamos a nuestro alojamiento de Glasgow antes de lo previsto.

Camera Obscura de Edimburgo.
Qué cara de felicidad.
Termino el relato con alguna foto más de este día tan completo, nuestra segunda visita a Edimburgo, una ciudad que se merece muchas más, sin ninguna duda.

Camera Obscura de Edimburgo.
Camera Obscura de Edimburgo.
Seguiré con los artículos de esta escapada navideña en breve, contando nuestro último día en Glasgow y en Escocia.

Royal Mile de Edimburgo.
Royal Mile de Edimburgo.
Etiquetas: [Escocia]  [Europa]  [Gran Bretaña]  [Navidad 2017]  
Fecha Publicación: 2018-03-16T08:34:00.001+01:00
Después de nuestra llegada a Glasgow, desde donde el día siguiente nos desplazamos hasta Edimburgo, estuvimos visitando la capital de Escocia, como no, tomando como base su preciosa Royal Mile.

Royal Mile, Lawnmarket.
La zona Lawnmarket está repleta de tiendas de souvenirs.
En el artículo anterior os contaba como después de una fugaz visita volvíamos a la Royal Mile por la preciosa Victoria Street.

Royal Mile, Lawnmarket.
Royal Mile, The Hub.
Royal Mile, Lawnmarket.
Royal Mile, Lawnmarket.
Es justo en ese lugar, la intersección de George IV Bridge con Royal Mille donde termina el segundo tramo de la Milla Real, Lawnmarket, el tramo más corto de los 4, que llega hasta la antigua iglesia gótica The Hub o Tolbooth Kirk, en la que destaca su puntiagudo campanario, sede para el Edinburgh International Festival en la actualidad.

Castillo de Edimburgo. Vistas.
Vistas de Edimburgo desde la plaza del castillo.
Castillo de Edimburgo. Vistas.
Al fondo se ven las montañas nevadas.
Tras este oscuro e imponente edificio está la primera parte de Royal Mile, llamada Castlehill, y que va desde aquí hasta el mismo Castillo de Edimburgo.

Castillo de Edimburgo.
Castillo de Edimburgo.
Primero os hablaré del edificio más importante no sólo de este tramo de calle, sino de toda la ciudad, el Castillo de Edimburgo, y después ya os cuento más sobre los demás edificios notables.

Castillo de Edimburgo.
Entrada al Castillo.
Castillo de Edimburgo.
Postureo en el Castillo.
La antigua gran fortificación que se eleva en la cima rocosa de un volcán extinto, con tres de sus lados protegidos por altos acantilados, es el Castillo de Edimburgo, uno de los lugares más visitados y emblemáticos de la ciudad, razón por la que os aconsejo reservar la entrada con anterioridad por internet, aso sí, un poco cara para los españoles. Consejo: Estad atentos a la hora de cierre del Castillo, ya que la visita durará alrededor de dos horas, o mucho más si sois muy curiosos.

Castillo de Edimburgo. Vistas.
Vistas de Edimburgo desde el interior del Castillo.
Castillo de Edimburgo. Vistas.
Princes Street desde el Castillo.
La única vía de acceso al castillo, que ha sido residencia real, prisión, guarnición del ejército, etc,es la empinada Castlehill, y desde el mismo, en tiempos de guerra, se podían controlar tanto la ciudad como el puerto por lo que, como adivinaréis, desde aquí obtendréis unas majestuosas vistas de Edimburgo.

Castillo de Edimburgo.
Castillo de Edimburgo.
Castillo de Edimburgo.
Castillo de Edimburgo.
El lugar histórico más visitado del país está compuesto de varios edificios, museos y exposiciones, entre los que destacaría:

Castillo de Edimburgo.
Castillo de Edimburgo.
Castillo de Edimburgo.
Castillo de Edimburgo.
-La Capilla de Santa Margarita: Es el edificio más antiguo de Edimburgo, construida en memoria de la madre de David I alrededor de 1130 y ubicado muy cerca de la entrada del castillo.

Castillo de Edimburgo.
Palacio real del Castillo de Edimburgo.
-El Palacio Real: construido alrededor de 1430 y remodelado años más tarde, en el s. XVII, fue residencia de los reyes de Escocia. Actualmente alberga la Cámara de la Corona, una sala donde se exhiben todas las joyas y los tesoros de la Corona de Escocia y donde está prohibido sacar fotos.

Castillo de Edimburgo.
Los niños alucinaron.
-El Museo Nacional de la Guerra: Ubicado en un antiguo almacén de 1755 e inaugurado en 1933, alberga una exposición de reliquias de guerras de alrededor de 400 años de historia militar.

Prisiones de Guerra del Castillo de Edimburgo.
Prisiones de Guerra del Castillo de Edimburgo.
-Las Prisiones de Guerra y la Cárcel Militar: La primera fue una prisión de guerra construida en Edimburgo allá por el 1758, y la podréis visitar con una recreación donde se observa cómo malvivían hacinados en los sótanos del castillo los prisioneros que las habitaron.

Cárcel Militar del Castillo de Edimburgo.
Cárcel Militar del Castillo de Edimburgo.
Frente a ella está la Cárcel Militar donde se encerraba a los infractores de todas las guarniciones escocesas, además de las del Castillo de Edimburgo. Posee dos niveles de celdas que rodean un espacio central, con galerías sólidas que corren alrededor del nivel superior.

Cementerio de mascotas del castillo de Edimburgo.
Cementerio de mascotas del castillo de Edimburgo.
Aunque probablemente no sea importante, uno de los rincones que más nos llamó la atención en el Castillo, ya en nuestra primera visita de hace 15 años, es el cementerio de mascotas de 1840 que hay en una pequeña terraza repleta de pequeñas tumbas, donde los soldados enterraban a sus mejores y más fieles amigos.

Castillo de Edimburgo.
Scottish National Memorial.
Hay otras edificaciones interesantes en el castillo, como el edificio que alberga el monumento a los soldados caídos, llamado Scottish National Memorial.

Greal Hall o Gran Salón del Castillo de Edimburgo.
Chimenea del Gran Salón.
Greal Hall o Gran Salón del Castillo de Edimburgo.
Greal Hall o Gran Salón del Castillo de Edimburgo.
Enfrente se levanta el Great Hall (Gran Salón), construido para Jacobo IV (1488-1513) como sala de ceremonias, y usado en las reuniones del Parlamento escocés hasta 1639. Hoy es utilizado con funciones reales y de estado.Destaca el techo original del siglo XVI, con vigas de madera y la preciosa chimenea.

Castillo de Edimburgo.
Castillo de Edimburgo.
Vistas desde el Castillo de Edimburgo.
Vistas desde el Castillo de Edimburgo.
No os creáis que no hay más para visitar y sobre lo que hablas del Castillo, simplemente no quiero hacer un monólogo del mismo, por lo que ya no os pegaré más la brasa.

A la derecha el Scotch Whiskey y a la izquierda la Camera Obscura.
Nada más salir del Castillo nos bajamos por Castlehill y nos detuvimos frente al Scotch Whisky Heritage Center, un museo donde os enseñarán el proceso de la elaboración de la bebida nacional y muchas más cosas, aunque nosotros no lo visitamos.

Camera Obscura.
Camera Obscura.
Delante está la Camera Obscura and the World of Illusions, imprescindible si como nosotros vais a viajar con niños, de modo que no nos lo pensamos dos veces.

Castillo de Edimburgo desde la Camera Obscura.
Castillo de Edimburgo desde la Camera Obscura.
Dentro hay una colección de ilusiones ópticas, aunque la visita empieza en lo alto de la torre, Outlook Tower, desde donde hay unas vistas de Edimburgo y su Castillo espectaculares.

La Royal Mile.
La Royal Mile.
De momento dejo el artículo aquí, para que no se haga muy largo, pero seguiré donde lo he dejado, en la Cámara Oscura.
Etiquetas: [Escocia]  [Europa]  [Gran Bretaña]  [Navidad 2017]  
Fecha Publicación: 2018-03-13T08:48:00.002+01:00
Os contaba cómo llegamos desde Glasgow a Edimburgo, así como nuestras primeras visitas a la capital escocesa con Canton Hill y el Palacio de Holyroodhouse.

Royal Mile de Edimburgo.
Royal Mile de Edimburgo. High Street.

Nada más salir del palacio nos dedicamos a subir por la Royal Mile en dirección al lado opuesto, al Castillo de Edimburgo.

Escocia.
Las cabinas no son lo único típico rojo de Reino Unido.
En el artículo pasado ya os hablé de la Royal Mile, y os conté que se podía subdividir en cuatro tramos, habiendo recorrido nosotros el último de ellos, Canongate, del que ya enumeré sus edificios más notables.

Royal Mile de Edimburgo.
Royal Mile, John Knox House.
Subiendo hacia el castillo por Royal Mile, tras Canongate, tenemos High Street, zona de la que destacaría en su primera parte la John Knox House, la casa medieval más antigua de Edimburgo, del año 1490, que no visitamos en esta ocasión, pero sí en nuestra primera visita a la ciudad, ya que es un museo.

Edimburgo, Catedral de St. Giles.
Edimburgo, Catedral de St. Giles.
Un poco más adelante tenemos la Catedral de St. Giles, de visita gratuita, y que es reconocible por su torre o cúpula en forma de corona real que sobresale del skyline y se distingue desde varios puntos de la ciudad.


Edimburgo, Catedral de St. Giles.
El órgano de St. Giles.
La iglesia actual, ya que realmente no es una catedral, es de finales del s. XIV, aunque fue restaurada en el s. XIX y es posiblemente el edificio religioso más importante de Escocia.

Edimburgo, Catedral de St. Giles.
Interior de St. Giles.
San Giles es el santo patrono de Edimburgo, un santo muy popular en la Edad Media, patrono también de los tullidos y leprosos. Fue aquí donde el predicador John Knox (¿recordáis ese nombre?) estableció la iglesia presbiteriana escocesa dando en 1559 el primer sermón de la Reforma.

Fachada y entrada a The Real Mary King's Close.
Fachada y entrada a The Real Mary King's Close.
Justo frente a St. Giles, todavía en la parte High Street de la Royal Mile, tenemos la entrada a una misteriosa parte de la ciudad, que se puede recorrer en visita guiada (hay tres sesiones en español, pero hay audioguía en castellano para las demás) The Real Mary King’s Close, una "ciudad subterránea" formada por un complejo de estrechos callejones que quedaron sepultados por las nuevas construcciones de las City Chambers (la actual sede del Ayuntamiento de Edimburgo), razón por la que está prohibido sacar fotos, así que debéis saber que las que yo publico están sacadas de la web oficial.

The Real Mary King's Close.
The Real Mary King's Close.
Aunque nosotros teníamos reservada la visita en español más tarde, y volvimos a la hora convenida, aprovecharé para explicaros en qué consiste este fantástico tour que tanto gustó a los niños (y a nosotros).

Hoy en día, este lugar subterráneo es una de las atracciones turísticas más populares, llena de misterio, leyendas e historias reales (de ahí el nombre), pues es lo más parecido a viajar en el tiempo, a la época en la que los closes o callejones de Edimburgo, esos que nacían en la Royal Mile y que todavía perduran alguno de ellos, vivían su pleno apogeo y la vida fluía por sus venas.

The Real Mary King's Close.
The Real Mary King's Close.
Para poneros en situación, debéis saber que en los siglos XVI y XVII, Edimburgo se desarrollaba alrededor de la Royal Mile y sufría un grave problema de superpoblación, por lo que sus habitantes se apiñaban en precarios edificios de hasta 11 plantas, pues la ciudad crecía hacia arriba, con miles de habitantes abarrotados en un puñado de calles, viviendo en condiciones insalubres, muy poco higiénicas y poco seguras.

Esta falta de espacio de la Old Town propició la creación de la New Town (que hoy no visitamos, pero sí que lo hicimos hace 15 años), un nuevo barrio situado en el norte, al otro lado de Princes Street. A pesar de esta ampliación de Edimburgo y de que la densidad de población de la Old Town descendiera, su esqueleto, es decir, la Royal Mile y sus closes, han perdurado hasta nuestros días.

The Real Mary King's Close.
The Real Mary King's Close.
De modo que aquí conoceréis un poquito más de la cara oculta de la ciudad (no es un tour de fantasmas), cómo era el Edimburgo de hace unos siglos a través de las historias cotidianas de sus habitantes y sus antiguos hogares y comercios repartidos por 5 antiguas callejuelas que, aunque hoy son subterráneos, antaño estaban abiertos al cielo. Los otros 4 closes además de Mary King’s Close son Stewart Close, Pearsons Close, Allan Close y Craig Close.

The Real Mary King's Close.
The Real Mary King's Close.
Estos callejones están llenos de comercios de artesanos, compartiendo edificio con los hogares de los más pobres, a pie de calle, en contacto con los desechos que eran lanzados a los closes dos veces al día para que descendieran hasta el lago que había al pie de la colina, espacio que hoy ocupan los jardines de Princes Street, mientras que los ricos vivían en las plantas más elevadas, con más ventilación y lejos de esa suciedad.

The Real Mary King's Close.
The Real Mary King's Close.
Aquí también aprenderéis que en 1644 llegó la peste a la ciudad, que se contagiaba a través de las pulgas de las ratas, cosa que en aquella época se desconocía. La enfermedad se extiende como la pólvora por Edimburgo y el resto de Escocia y por Europa, haciendo estragos en la población dejando una tasa de mortalidad elevadísima en todo el viejo continente. Es totalmente falso que los enfermos de peste fueron arrojados a Mary King’s Close y tapiados en vida para evitar el contagio de la enfermedad al resto de Edimburgo, las autoridades se ocupaban de los enfermos y ya os he contado antes porqué se "sepultó" esta parte de la ciudad.

The Real Mary King's Close.
The Real Mary King's Close.
La otra leyenda o mito de The Real Mary Kings Close, recordad que todo el resto de cosas que os cuente la guía en la visita son ciertas, es que una medium japonesa llamada Aiko Gibo visitó el lugar y dijo haber visto el fantasma de una niña, Annie, que lloraba porque había perdido su muñeca y su familia la había abandonado al contraer la peste. Esta es la razón por la que hay una habitación llena de muñecas y muñecos, pues la medium japonesa compró una muñeca y la dejó en la habitación de la pequeña, y desde entonces algunos los visitantes también obsequian a Annie con ese tipo de juguetes.

Royal Mile de Edimburgo.
Royal Mile de Edimburgo.
De nuevo en la Royal Mile, en el tramo de High Street, que finaliza unos metros más adelante, justo cuando cruza la calle George IV Bridge, por la que vamos a girar (a la izquierda mirando el Castillo) dirigiéndonos al Sur, abandonando, de ese modo y momentáneamente la arteria principal del Old Town de Edimburgo.

The Elephant House.
The Elephant House.
Hay varias cosas interesantes en esta calle, como el National Museum of Scotland, gratuito, del que no hablaré ahora porque en esta ocasión no lo visitamos (sí en nuestra primera vez en la ciudad) o una de las cafeterías más famosas de la zona, The Elephant House, donde J.K. Rowling escribió Harry Potter.

Estatua de Bobby.
Estatua de Bobby.
Estamos en una zona con ambiente universitario debido a la cercanía con uno de los edificios históricos de la Universidad de Edimburgo en Potterow, así que sería un buen momento para comer, pues hay una oferta gastronómica muy variada y para todos los bolsillos: kebabs, buffets asiáticos, restaurantes…

Unos metros más adelante, y sin abandonar la calle George IV Bridge, se encuentra la estatua de Bobby frente a un pub llamado igual.

Cementerio de Gryfriars.
Cementerio de Gryfriars.
El pequeño perro es famoso porque cuentan las leyendas que se mantuvo junto a la tumba de su dueño durante años esperando a que este volviera  justo tras el edificio, en el cementerio de Greyfriars, el cual ya nos sorprendió años atrás cuando vimos las tumbas pegadas a las casas.

Cementerio de Gryfriars.
Cementerio de Gryfriars.
Edimburgo posee varios cementerios antiguos pero probablemente este sea el más conocido de todos tanto por las leyendas de algún que otro habitante del inframundo como por la historia del perrito Bobby. También porque los fans de Harry Potter pueden encontrar la tumba de Voldemort aquí.

Edimburgo, Victoria Street.
Edimburgo, Victoria Street.
 Al salir del cementerio fuimos en busca de una de esas partes de la ciudad inolvidables, de esas que se quedan en la retina durante años, Victoria Street, que con sus fachadas de colores y sus tiendas independientes es una de las calles más curiosas de Edimburgo.

Edimburgo, Victoria Street.
Decoración navideña de Victoria Street.
En la parte baja de Victoria Sreet, por donde empezamos a subir de nuevo hacia la Royal Mile, se halla Grassmarket, un paseo y una plaza peatonal repletos de bares y restaurantes (otra zona perfecta para comer o tomar algo) bastante agradable que hace siglos, hasta 1784, era donde se realizaban las ejecuciones públicas de ciudadanos acusados de algún delito, desde robos o asesinatos hasta brujería.
Hoy es un rincón muy agradable, pero esconde una historia macabra, pues antaño era un escenario de ejecución pública y, hasta 1784, muchos presos murieron ahorcados aquí por delitos o acusaciones de brujería.

Castillo de Edimburgo.
Castillo de Edimburgo.
Como veréis las fotos son ya de noche, porque vinimos aquí tras la visita al Castillo de Edimburgo (que os contaré en el siguiente relato) y que hicimos antes por temas de horarios, pero os lo he contado en este artículo para seguir un orden correlativo de qué ver en la Royal Mile de Edimburgo empezando por abajo, por el Este, en el Palacio de Holyroodhouse.
Etiquetas: [Escocia]  [Europa]  [Gran Bretaña]  [Navidad 2017]  
Fecha Publicación: 2018-03-11T08:30:00.000+01:00
Como os contaba en el anterior relato, llegamos a Glasgow después de comer, y tras una breve visita a una parte de la ciudad nos fuimos a dormir.

Mapa de Edimburgo.
Mapa de Edimburgo.
El día de hoy lo teníamos destinado a redescubrir Edimburgo, pues ya lo visitamos hace 15 años, así que como ya teníamos reservados los billetes de autobús, nos dirigimos andando a la estación de autobuses Buchanan Bus Station, a sólo 15 minutos de nuestro alojamiento, en pleno centro de Glasgow, desde donde a las 08:00 salía nuestro autobús.

Edimburgo. Princes Street.
Hotel Balmoral en Princes Street, Edimburgo.
Por si tenéis pensado ir de Glasgow a Edimburgo o viceversa os contaré que podéis hacerlo o bien en coche, de alquiler, uber, etc; o bien en transporte público, autobús o tren.

Edimburgo. Princes Street y el Scott Monument.
Edimburgo. Princes Street y el Scott Monument.
Si optáis por el ferrocarril deberíais comprar el billete con antelación en Scotrail para que os resultara más económico, o ir a las taquillas de la estación de ferrocarril de Glasgow llamada Glasgow Centralen pleno corazón comercial de la ciudad, cerca del río. El precio varia en función del horario que escojáis pero es más caro que el autobús aunque el trayecto durará unos 15 minutos menos. La estración de ferrocarril de Edimburgo es Waverley Station, también en pleno centro de la ciudad, junto a Princes Street.

Falda escocesa (Kilt) y gaita, típico de Escocia.
Falda escocesa (Kilt) y gaita, típico de Escocia.
Si os decidís por el autobús, como en nuestro caso, hay dos compañías low cost que hacen el trayecto entre ciudades varias veces al día. Una es Megabus y la que nosotros elegimos es Citylink. El precio en ambos casos suele ser inferior a £10 (mejor comprar el billete por adelantado ya que es más económico) y la duración del trayecto es de 1h y 20m, aunque dependerá del tráfico.

Canton Hill.
Canton Hill.
La razón por la que escogimos Citylink es que tenía muchos más horarios de trayectos, y más tarde, de modo que en principio volvíamos a las 22:30, aunque finalmente subimos al autobús de las 21:30 y no nos pusieron ningún problema, dado que no iba completo.

Vistas de Edimburgo desde Canton Hill.
Vistas de Edimburgo desde Canton Hill.
Así pues, una vez en la estación de autobuses de Edimburgo, dada su cercanía con Canton Hill, decidimos poner rumbo a la pequeña colina con el único objetivo de obtener una de las mejores vistas panorámicas de Edimburgo, ya que aunque hay otros lugares para divisar la ciudad desde las alturas, esta es es más céntrica de todos.

Vistas de Edimburgo desde Canton Hill.
Edimburgo desde Canton Hill.
Además de por las vistas, merece la pena subir hasta aquí para que os familiaricéis con la ciudad, ya que podréis descubrir Princes Street, la principal vía comercial de Edimburgo con el edificio más característico de ella, el Hotel Balmoral; el Castillo; el cementerio de Calton; parte de la Royal Mile; el Parlamento; el palacio y el parque de Holyrood; Arthur’s Seat y un largo etcétera.

Canton Hill, National Monument.
Canton Hill, National Monument.
Además de las vistas, la colina posee varios monumentos, entre los que destaca el más desconcertante  de ellos, el National Monument, que se empezó a construir en 1826 para conmemorar a los soldados escoceses que murieron en las Guerras Napoleónicas. La idea era que fuese una réplica del Partenón de Atenas, pero 3 años más tarde del inicio de su construcción, se paralizó por falta de fondos.

Canton Hill, Nelson Monument.
Canton Hill, Nelson Monument.
Otro monumento importante de Canton Hill es el Nelson Monument, torre levantada para conmemorar la victoria del vicealmirante Nelson en la batalla de Trafalgar. Actualmente, en su interior hay un pequeño museo donde se repasa su vida, y si pagáis la entrada también podréis subir a su terraza, donde tanto Calton Hill como Edimburgo pueden ser contempladas desde arriba.

Monumento al filósofo Dugald Stewart.
Monumento al filósofo Dugald Stewart.
El último de los monumentos destacables de Canton Hill es la mítica construcción que aparece en el fondo de la foto de arriba, el monumento al filósofo escocés Dugald Stewart. También hay un recinto amurallado que acoge los edificios y cúpulas del antiguo observatorio de la ciudad, aunque actualmente están en obras.

Camino a la Royal Mile.
Camino a la Royal Mile.
Una vez visitada la colina y disfrutado de sus vistas pusimos rumbo a la épica Royal Mile, la arteria principal de la Old Town o Ciudad Vieja de Edimburgo, lo único que íbamos a visitar en esta jornada.

La casa más vieja de Edimburgo.
La casa más vieja de Edimburgo.

Esta columna vertebral llamada Royal Mile une el Castillo de Edimburgo con el palacio de Holyroodhouse, en el extremo este, a 1,8km y está subdividida en cuatro partes: Castlehill, Lawnmarket, High Street y Canongate.

Royal Mile de Edimburgo.
Nosotros empezamos a recorrer la Royal Mile en su último tramo, el más bajo, Canongate, caminando hacia nuestra siguiente visita, el palacio de Holyroodhouse, ya que en nuestra primera visita a la ciudad no entramos.

The People's Story  Canongate Tolbooth.
The People's Story. Canongate Tolbooth.
The People's Story  Canongate Tolbooth.
The People's Story. Canongate Tolbooth.
A derecha e izquierda íbamos viendo precioso edificios de piedra con numerosos restaurantes, bares, cafeterías y tiendas de souvenirs en la planta baja, y de este tramo de Milla Real destacaría el edificio que alberga el museo The People's Story, donde si entráis podréis ver una exposición de objetos que os mostrarán el día a día en la vida de los ciudadanos de Edimburgo desde el siglo XVIII hasta nuestros días, una especie de museo del pueblo que además es gratuito. Pero no destaco el edificio por su contenido sino por su continente, ya que el edificio, conocido como Canongate Tolbooth, está catalogado como edificio de interés histórico y data de finales del siglo XVI.

Parlamento escocés.
Parlamento escocés.
Al final de la Royal Mile tenemos dos edificios emblemáticos, el Parlamento escocés, diseñado por el arquitecto catalán Enric Miralles, y que sólo visitamos desde fuera, y el palacio de Holyroodhouse, de 1128, que ha sido residencia a los reyes y reinas de Escocia.

Palacio Holyroodhouse.
Palacio Holyroodhouse.
Palacio Holyroodhouse.
Palacio Holyroodhouse.
Así que voy a centrarme en lo que sí que visitamos, ya que tras sacar los tickets, y después de haber estado en las puertas del edificio en nuestra primera visita a Edimburgo, por fin entramos en el palacio de Holyroodhouse.

A la izquierda The Queen's Gallery y a la derecha
donde se sacan las entradas de palacio.
Tres datos interesantes antes que decidáis si entrar o no que son importantes, el primero es que hay dos tipos de entradas, para el palacio, para la Queen's Gallery (alberga exposiciones temporales de la Royal Collection) o una doble para ambos sitios con un pequeño descuento, la segunda es que la audioguía en diversos idiomas es gratuita, eso sí, si has de escuchas todo lo que te cuenta la visita alcanzará las dos horas de duración, y eso que el palacio no es demasiado grande, por último he de decir que está prohibido sacar fotos del interior del palacio, pero pese a ello, en la web oficial hay algunas fotos que muestran cómo son algunas dependencias del palacio, y esas son las que yo os muestro en mi blog.

Interior de Holyroodhouse.
Interior de Holyroodhouse.
Su interior, caracterizado por una decoración suntuosa de estilo barroco propia de una residencia real, bien merece una visita.

Interior de Holyroodhouse. Sala del Trono.
Sala del Trono.
Durante la visita podréis pasear por los mismos rincones por donde camina la reina de Inglaterra Isabel II en su visita anual al palacio durante una semana a principios de cada verano.

Interior de Holyroodhouse. Habitación de María Estuardo.
Habitación de María Estuardo.
Las estancias más famosas o remarcables del palacio son la capilla, los apartamentos de María Estuardo (la más famosa de las reinas escocesas) donde tuvo lugar uno de los hechos más importantes de la historia de Escocia, el asesinato en presencia de la reina María de su ayudante David Rizzio o la Sala del Trono, lugar donde se celebran los almuerzos del Orden del Cardo, que son eventos a los que asisten Caballeros y Damas para elegir un nuevo Caballero.

Palacio Holyroodhouse, la Gran Galería.
Palacio Holyroodhouse, la Gran Galería.
Pero el salón más destacado es, sin ninguna duda, la Gran Galería, donde podréis contemplar en sus paredes retratos de 89 de los 110 reyes de la historia de Escocia, y que es utilizada para recepciones oficiales, como cuando se le concedió a Sean Connery el título de Sir, o cuando en 1707 tuvo lugar la elección de los representantes populares en el primer Parlamento de Escocia. Es la habitación más larga de todo el edificio.

Interior de la Abadía Holyrood.
Ruinas de la Abadía Holyrood.
Al finalizar la visita al Palacio de Holyroodhouse, donde accederéis por el claustro y visitaréis lo que os he contado unas líneas más arriba entre otras habitaciones, saldréis de palacio por la parte posterior del edificio.

Ruinas de la Abadía Holyrood.
Interior de la Abadía Holyrood.
Es aquí donde os sorprenderán las ruinas de la espectacular Abadía Holyrood, cuya ubicación no habíais tenido constancia en la entrada al recinto del palacio.

Fachada de la Abadía Holyrood.
Fachada de la Abadía Holyrood.
El motivo por el que la abadía está en ruinas, igual que la mayoría de iglesias y abadías católicas en Escocia, es porque durante la Reforma Protestante fue destruida y saqueada.

Jardines del palacio de Holyroodhouse.
Jardines del palacio de Holyroodhouse.
En los meses de buen tiempo, también podréis disfrutar de los Jardines del Palacio de Holyroodhouse, una lástima que los encontráramos cerrados.

Palacio Holyroodhouse.
Majestuosa entrada a palacio.
Termino el relato con un par de fotos más del Palacio de Holyroodhouse, prometo no tardar en publicar el siguiente artículo sobre Edimburgo.
Palacio Holyroodhouse.
Palacio Holyroodhouse.
Etiquetas: [Escocia]  [Europa]  [Gran Bretaña]  [Navidad 2017]  
Fecha Publicación: 2018-03-11T08:00:00.000+01:00
Como teníamos pocos días para realizar una escapada navideña por Europa, decidimos volver a Escocia, ya que al ya conocer varios lugares de este fabuloso país, con ese poco tiempo tendríamos suficiente para poder disfrutar del destino.

Valencia, Low Cost Parking.
Valencia, Low Cost Parking.
Otra de las razones fue el precio de los vuelos desde un aeropuerto cercano a Castellón, así que, después de reservar el vuelo desde el aeropuerto de Valencia y el aparcamiento en Manises, siempre escogemos uno lowcost, en este caso con la empresa Low Cost Parking, con la que ya habíamos trabajado con anterioridad y que reune comodidad, eficacia y buen precio, sólo nos quedaba disfrutar de la escapada.

Glasgow, Escocia.
Glasgow nos recibió bajo un manto nevado.
Aterrizamos en Glasgow con una sorpresa que, tanto a los niños como a nosotros nos hizo especial ilusión, y es que la ciudad nos recibió completamente nevada, algo a lo que no estamos nada acostumbrados.

Glasgow, Escocia.
Nuestro apartamento en Glasgow.
Nada más aterrizar cogimos un taxi (ya que era más económico llegar 5 personas a Glasgow así que en autobús) y por 25£ nos dejó en nuestro apartamento durante las siguientes 3 noches, a unos 15 minutos a pie del ayuntamiento.

West Glasgow. Escocia.
Callejeando por Escocia.
Glasgow, Escocia. Biblioteca Mitchell de Glasgow.
Biblioteca Mitchell de Glasgow.
Tras dejar el equipaje, caminamos hasta la cercana Biblioteca Mitchell, con su cúpula verde distintiva, una de las bibliotecas públicas más grandes de Europa y uno de los monumentos emblemáticos de Glasgow, la cual, lamentablemente y pese a que su horario es hasta las 17:00 los Viernes, encontramos cerrada.

Glasgow. Kevingrove Art Gallery and Museum.
Kevingrove Art Gallery and Museum.
Glasgow. Kevingrove Art Gallery and Museum.
Hall del Kevingrove.
De modo que decidimos coger un autobús que nos dejó en la misma puerta del Kevingrove Art Gallery and Museum.


Glasgow. Kevingrove Art Gallery and Museum.
Ala Oeste del museo.
Glasgow. Kevingrove Art Gallery and Museum.
Un coche de época.
Glasgow. Kevingrove Art Gallery and Museum.
Ala Este del edificio.

Situado en el West End de la ciudad, en medio del Kelvingrove Park, se trata de una estructura magnífica de hermosa piedra arenisca roja, una joya de aire decimonónico con estilo vintage, en el que nos embarcaremos en en viaje por la historia, el arte y la naturaleza.

Glasgow. Kevingrove Art Gallery and Museum.
Una pequeña galería dedicada al antiguo Egipto.
Glasgow. Kevingrove Art Gallery and Museum.
Aquí los niños aprendieron a conocer cómo se sabe la edad de los árboles.
Glasgow. Kevingrove Art Gallery and Museum.
Este es el cuadro que más les gustó.
Estamos ante la galería de arte más popular de Escocia, donde se encuentran repartidas en las 22 galerías alrededor de 8.000 objetos como obras pictóricas destacadas como algunos cuadros de Rembrant y el Cristo de San Juan de la Cruz de Dalí (aunque lamentablemente se encontraba en Londrés en esos momentos).

Glasgow. Kevingrove Art Gallery and Museum.
Su cara de felicidad lo dice todo.
Glasgow. Kevingrove Art Gallery and Museum.
Las galerías con animales, las preferidas de los niños.
Glasgow. Kevingrove Art Gallery and Museum.
Un alce prehistórico...gigante.
Conviviendo con estos cuadros tenemos una exposición de enormes animales disecados, esqueletos gigantes, trajes y armaduras medievales o sarcófagos o…un avión Spitfire norteamericano de combate de la II Guerra Mundial.

Glasgow. Kevingrove Art Gallery and Museum.
Animales australianos.
Glasgow. Kevingrove Art Gallery and Museum.
Kevingrove Museum.
Como cerraban a las 17:00 sólo tuvimos 1 hora y unos 40 minutos para disfrutar del museo, ya que a los niños les gustó bastante, tiempo suficiente, pero no excesivo.

Universidad de Glasgow.
Universidad de Glasgow.
Universidad de Glasgow.
Una iglesia frente a la Universidad.
Cuando salimos del museo, ya había anochecido, pero incluso así, decidimos acercarnos caminando a la Universidad de Glasgow, a sólo unos metros de Kevingrove, al otro lado del parque.

Universidad de Glasgow.
Los claustros de la Universidad de Glasgow.
Universidad de Glasgow.
El árbol de Navidad de la Universidad.
Pese a estar ya oscuro pudimos deleitarnos con uno de los tesoros ocultos de Glasgow, y no porque la Universidad de Glasgow no sea conocida, después de todo es una de las mejores universidades de Escocia, sino porque no es un lugar obvio para los visitantes que llegan a esta ciudad.

Universidad de Glasgow.
Todavía podemos encontrar las típicas cabinas.
Sus evocadores claustros la convierten en un lugar estupendo para los aficionados a la arquitectura o a la fotografía, ya que a estas horas es lo único que pudimos visitar.

Glasgow, Ashton Lane.
Entrando en Ashton Lane.
Glasgow, Ashton Lane.
Glasgow, Ashton Lane.
A pocos metros de allí descubrimos las noches del West End en Ashton Lane, una bonita calle peatonal adoquinada cerca de Byres Road, que tiene una maravillosa mezcla de bares, pubs y restaurantes, así como un cine, el Cine Grosvenor.

Glasgow, Ashton Lane.
La calle es preciosa.
Aunque los habitantes de la ciudad la conocen bien, los visitantes de Glasgow  podríais perderos fácilmente los encantos de Ashton Lane si no prestáis atención, ya que está un poco escondida en la zona oeste de la ciudad.

Glasgow, Ashton Lane.
Merece la pena venir incluso sin tomar nada.
Esta pintoresca calle adoquinada está adornada con pequeñas luces de colores, y más en Navidad. Cerca de allí está la boca de metro Hillhead, así que bajamos para ir al centro.

Hard Rock Café de Glasgow.
Hard Rock Café de Glasgow.
Bajamos en la estación Buchanan Street, justo frente al Hard Rock Café de Glasgow, así que, como buenos rockeros, entramos a dar un vistazo.

Mercado Navideño de George Square.
Ayuntamiento de Glasgow.
Mercado Navideño de George Square.
Iluminación navideña de Glasgow.
A pocos metros de allí se abre la George Square, donde se eleva el Ayuntamiento y, hasta la noche de hoy, uno de los dos Mercados de Navidad de Glasgow.

Mercado Navideño de George Square.
Mercado Navideño de George Square.
Mercado Navideño de George Square.
Árbol Navideño de George Square.
El Mercado Navideño de George Square se compone de alrededor de 50 coloridos puestos que ofrecen desde regalos como artesanías hasta alimentos como hamburguesas, salchichas alemanas o duces navideños.

Mercado Navideño de George Square.
La iluminación era preciosa.
Mercado Navideño de George Square.
Esa noche hizo mucho frío.
Una gran noria y otras atracciones de feria también están presentes en este colorido mercado. Lamentáblemente estábamos con los pies mojados y fríos, de modo que no tardamos en coger un taxi para volver a nuestro alojamiento, teníamos que cenar y descansar para el día siguiente, que iba a ser largo.
Etiquetas: [blogtrip]  [CVTB]  [España]  [Europa]  [Región de Murcia]  
Fecha Publicación: 2018-03-09T08:49:00.000+01:00
En el artículo anterior os decía que íbamos a visitar una de las casa nobles o palacetes que posee Cehegín, el Palacio o Casa de los Condes de Arriba, un edifico con influencias del barroco, neoclásicas o modernistas perteneciente a los descendientes del Duque de Ahumada desde el siglo XVI.

Casa de los Condes de Arriba.
Casa de los Condes de Arriba.
Casa de los Condes de Arriba.
La mesa de lo más original.
Estamos en la calle Mayor cuando magdalena, la única persona con acceso a la vivienda nos cuenta que sus dueños, don Diego Chico de Guzmán y Girón, VII Marqués de Ahumada, y su esposa, doña Blanca Escrivá de Romaní y Mora, sobrina nieta de la Reina Fabiola de Bélgica, lo han conservado y mantenido en uso, es decir, que es el lugar donde viven, al menos varias semanas al año.

Casa de los Condes de Arriba.
El cáñamo estuvo ligado a Cehegín.
Esta es la razón por la que si queréis visitarlo, y yo os lo aconsejo encarecidamente, deberéis poneros en contacto con Magdalena, de la asociación Cehegín Tierra Adentro, para hacer una reserva previa a través del teléfono 628 408 565.

Casa de los Condes de Arriba.
¿hace un guateque?
Casa de los Condes de Arriba.
Objetos antiguos como el centro de planchado o la olla exprés.
De ese modo, durante algo menos de una hora y por sólo 3€ por persona podréis visitar este "museo" donde hay cientos de objetos interesantes usado antaño como herramientas de agricultura, una de las primeros centros de planchado (a gas), un prototipo de olla exprés, de las primeras del continente europeo o un gramófono que nos encantó a todos los visitantes.

Casa de los Condes de Arriba.
Uniformes de la Orden de Santiago.
Casa de los Condes de Arriba.
Salón Rojo.
Durante el recorrido visitamos también su Museo Etnográfico; una exposición trajes con uniformes de la Orden de Santiago, varios trajes de corte del s. XIX y principios del XX y complementos usados por la familia; una pequeña muestra de todo lo relacionado con la industria del cáñamo, como la artesanía de los alpargateros; la capilla, en la que se conserva un retablo barroco de 1740 y diferentes objetos y prendas litúrgicas; el salón de baile; el despacho del duque; la escalera principal del edificio de singular traza, coronada por un torreón que favorece la iluminación interior; o el salón rojo, quizás el más destacable, con el mobiliario traído desde el Palacio de Tarancón.

Casa de los Condes de Arriba.
Joel no dudó un segundo en subir, eso sí, pidió permiso.
Casa de los Condes de Arriba.
Los carruajes del patio de caballos.
Además de todo ello, podréis admirar varios carruajes en el patio de caballos, algo que a los niños de la asociación les encantó.

Cehegín, Iglesia de la Purísima Concepción.
Cehegín, Iglesia de la Purísima Concepción.
Después de la interesante visita nos dispusimos a visitar la cercana Iglesia de la Purísima Concepción, de estilo renacentista con tres naves y coro alto y en la cual sólo pudimos entrar un momento para admirar el fabuloso  artesonado mudéjar,  una bóveda de crucería octogonal de madera e inscripciones pintadas, ya que llegamos en horario de misa. Fue aquí donde Don Martín de Ambel y Bernard se acogió al derecho de asilo al dar muerte en duelo al Alférez Mayor de la Villa Don Alonso de Góngora y Quirós, hasta que le llegó la hora de la muerte, aunque le dio tiempo a casarse dos veces y tener varios hijos, además también tuvo tiempo de escribir Antigüedades de la Villa de Cehegín (1660), la primera crónica histórica de la ciudad.

Paseo de la Concepción y Mirador de la Vega.
Paseo de la Concepción y Mirador de la Vega.
En los alrededores de la ermita está el Paseo de la Concepción, con el Mirador de la Vega desde donde se tienen unas vistas de Cehegín inmejorables.

Cehegín, Restaurante El Sol.
Los niños "bloggers" en el Restaurante El Sol.
Aquí se despidió Magdalena de nosotros, así que decidimos volver a la Casa Europa, donde nos alojábamos todos los bloggers de la Comunidad Valenciana Travel Bloggers, y estuvimos haciendo tiempo hasta la hora de cenar, los mayores charlando sobre destinos pasados y futuros, y los pequeños viendo una película de dibujos animados en la televisión.

Cehegín, Restaurante El Sol.
Rissoto de Trigo con Foie y Huevo Poché.
Cehegín, Restaurante El Sol.
Cehegín, Restaurante El Sol.
Para cenar elegimos el Restaurante El Sol, también una de los participantes de la X Ruta de la Tapa y el Cóctel de Cehegín, donde habíamos reservado previamente.

Cehegín, Restaurante El Sol.
Qué poco duraban los platos llenos.
Cehegín, Restaurante El Sol.
El secreto estaba de muerte.
Allí, además de degustar la tapa presentada para concurso, Rissoto de Trigo con Foie y Huevo Poché, una de las que más nos gustó de las que probamos, comimos calamares, berenjena rellena y gratinada, una sopa deliciosa con carne, y varios platos más, todos ellos exquisitos, sobretodo el secreto con patatas y huevos...

Cehegín, Restaurante El Sol.
¿Cuál os gusta más?
Un placer cenar con gente a la que le apasiona viajar como a nosotros, en un sitio donde tuvimos un trato excelente y donde cenamos de maravilla, incluidos el surtido de postres que nos sacaron.

Muralla de Begastri.
Muralla de Begastri.
Así finalizó un día casi perfecto, entre amigos y en una población más que interesante, que todavía tenía más cosas que ofrecernos en la jornada siguiente.

Cehegín, Begastri.
Los bloggers atentos a las explicaciones sobre Begastri.
A la mañana siguiente cogimos nuestros coches para recorrer los 3 kilómetros que separan nuestro alojamiento en Cehegín del cerro del "Cabecico Roenas", donde se asienta el yacimiento arqueológico de Begastri, por donde pasaron íberos, romanos y visigodos desde su fundación en el s. IV a.C, convirtiendo a esta ciudad en uno de los yacimientos tardo-romanos más importantes de la Peninsula Ibérica, llegando incluso a ser Sede Episcopal.

Cehegín, Begastri.
Restos de las antiguas casas de Begastri.
Actualmente se están realizando trabajos de excavación y reconstrucción de parte de las murallas y otras zonas de la antigua ciudad, por lo que lamentablemente no se puede ver cómo era Begastri en realidad, aunque en el centro de acogida de visitantes e interpretación de su historia podréis ver un interesante vídeo.

El tren que nos subió a El Mesoncico.
El tren que nos subió a El Mesoncico.
El tren que nos subió a El Mesoncico.
Casi todos los bloggers de la CVTB.
Tras la visita volvimos a Cehegín, aparcamos todos cerca del principio de la Gran Vía, desde donde sale el trenecito que nos subiría a lo más alto del Casco Antiguo de Cehegín, la Plaza del Castillo, donde se ubica el Mercadillo Artesanal de El Mesoncico.

Cehegín, Marcadillo Artesanal El Mesoncico.
Cehegín, Marcadillo Artesanal El Mesoncico.
El cuarto domingo de cada mes, entre las 10:00 y las 15:00 se montan aquí decenas de puestos donde más de medio centenar de artesanos dan a conocer sus productos, desde embutidos, vinos, quesos o dulces hasta cerámicas o jabones, dando a conocer de ese modo las distintas tradiciones de la Comarca del Noroeste.

Cehegín, Marcadillo Artesanal El Mesoncico.
Qué feliz estaba con su algodón de azúcar.
Cehegín, Marcadillo Artesanal El Mesoncico.
Los niños en una clase de Master Chef Junior.
Un lugar ideal para visitar en familia, ya que los que suelen viajar con niños como nosotros tendrán varios incentivos para que ellos disfruten como talleres para ellos o puestos de palomitas y algodón de azúcar gratuitos.

Cehegín, Marcadillo Artesanal El Mesoncico.
El Mesoncico se ubica en la Plaza del Castillo.
Mientras los adultos podréis  degustar algunos platos o productos típicos para terminar de convenceros y comprar alguna cosa.

Cehegín, Marcadillo Artesanal El Mesoncico.
El Mesoncico se celebra el cuarto Domingo de cada mes.
El Mesoncico es temático y cada mes representará aspectos de la vida y tradiciones de la zona, con la intención de dar a conocerla a los visitantes de fuera, como en nuestro caso.

Museo Arqueológico de Cehegín.
Escalera del Palacio de los Fajardo.
Como el día anterior no tuvimos tiempo de visitar el Museo Arqueológico de Cehegín, ubicado en tres palacios de la Plaza del Castillo, la Casa del Concejo, el Palacio de los Fajardo y un edificio anexo de la Calle Mayor, aprovechamos para hacer una rápida visita al mismo.

Museo Arqueológico de Cehegín.
Las primeras copas de Europa del Real Madrid.
En el museo, que cuenta con 12 salas, hay expuestas multitud de muestras que van desde los fósiles del Jurásico y Cretácico o las colecciones más importantes de la región de útiles de la prehistoria procedentes de los yacimientos cercanos de Sierra de la Puerta y de Peñarrubia, hasta colecciones de monedad del siglo XX, pasando por restos de Begastri íberos, romanos o visigodos, una colección más completa de lo que a priori podría parecer.

Museo Arqueológico de Cehegín.
Dama Ibérica de Cehegín.
Con esta visita, dimos por finalizado el blogtrip, así que sólo hubo tiempo para despedirnos de los compañeros de la Comunidad Valenciana Travel Bloggers y desearles lo mejor...nos vemos en la próxima.

Museo Arqueológico de Cehegín.
Colección de monedas antiguas.
Etiquetas: [blogtrip]  [CVTB]  [España]  [Europa]  [Región de Murcia]  
Fecha Publicación: 2018-03-05T17:51:00.001+01:00
En el artículo anterior os contaba nuestra llegada a Cehegín, en la región de Murcia, y os dejaba el relato justo cuando íbamos a llegar a la Plaza del Castillo.

Plano de Cehegín.
Plano de Cehegín.
El nombre de la plaza viene porque Cehegín contó, en lo más alto de su casco antiguo, con un castillo, lugar clave en el centro de la población, en la Plaza del Castillo.

Cehegín, Palacio de los Fajardo.
Palacio de los Fajardo.
Aquella plaza fue utilizada para infinidad de eventos, como los festejos en honor del patrón de la época San Zenón (desfiles y alardes de moros y cristianos, comedias, suelta de vaquillas, etc); sitio para instalar el mercado semanal; para exposición de bandos y edictos; discursos políticos… etc.

Incomprensiblemente, en 1955, tras declararse el castillo como "joya perdida jamás recuperable", se procede a su demolición, haciéndolo desaparecer para siempre.

Los asistentes al blogtrip en la Plaza del Castillo.
Los asistentes al blogtrip en la Plaza del Castillo.
La Plaza del Castillo está situada también en la parte elevada del centro histórico. Estamos en un espacio arquitectónico de bella factura, donde destacan los siguientes edificios:

Soportales de la Plaza del Castillo de Cehegín.
Soportales de la Plaza del Castillo de Cehegín.
Los Soportales, de 1725, edificados sobre columnas de arenisca de orden toscano, que albergaban en su planta superior estancias o palcos para ciertas familias nobles en los distintos espectáculos que se representaban en Cehegín tal y como he explicado en párrafos anteriores.

Cehegín, Palacio de los Fajardo.
Palacio de los Fajardo.
El Palacio de los Fajardo, del s.XVIII, y la Casa del Concejo, del XVII, ambos comunicados entre sí por su interior, albergando la sede del Museo Arqueológico de Cehegín en la actualidad, del que os contaré más después.

Iglesia Mayor de Santa María Magdalena.
Iglesia Mayor de Santa María Magdalena.
La Iglesia Mayor de Santa María Magdalena, el monumento que más destaca en el perfil urbano o skyline de Cehegín.

Réplica de la Cruz de Begastri.
Réplica de la Cruz de Begastri.
La construcción religiosa de los s. XV-XVI, es de estilo renacentista y posee una réplica de la Cruz de Monogramática de Cehegín o de Begastri (yacimiento arqueológico donde fue encontrada y del que os hablaré más adelante) realizada en bronce además de una estatua única en el mundo, una talla de madera de María Magdalena de la orden de los Templarios del s. XVI.

Estatua Templaria de María Magdalena.
Estatua Templaria de María Magdalena.
La estatua templaria, que le da nombre a la Iglesia, es única porque en la edad media, cuando se talló, era impensable que las mujeres tuvieran cultura o leyeran, por lo que a todas las estatuas de María Magdalena que había con un libro, se les amputó el brazo en el que llevaba el libro excepto a esta.

Casco Antiguo de Cehegín.
Casco Antiguo de Cehegín.
A la salida del templo, viendo que era hora de comer, retomamos la idea de probar alguna de la fantásticas tapas que se ofrecen en la X Ruta de la Tapa y el Cóctel de Cehegín, de modo que bajamos hasta la Casa Europa, donde está nuestro alojamiento.

Casco Antiguo de Cehegín. Jardín del Coso.
Cehegín, Jardín del Coso.
En el camino cruzamos la Jardín del Coso, una plaza realizada para reparar el derrumbe de un conjunto de viviendas en el casco antiguo de Cehegín, en el barrio de El Coso, tras una monumental nevada en la década de 1950, y que, pese a que tuvo detractores en su inauguración, ha ganado varios premios de arquitectura.

Hispania, X Ruta de la Tapa de Cehegín.
Hispania, X Ruta de la Tapa de Cehegín.
Restaurante Palacio de la Tercia.
Restaurante Palacio de la Tercia.
Así, callejeando, llegamos a la Casa de la Tercia, actualmente hogar de la tercera edad y del Restaurante Palacio de la Tercia, donde degustamos dos de sus tapas, Hispania, una elaborada y vanguardista tapa realmente exquisita que pretende fusionar todos los sabores típicos de la zona, y otra de cuyo nombre no puedo acordarme...quizás por culpa de las cervecitas que las acompañaban...

Escuela del Vino de Cehegín.
Escuela del Vino de Cehegín.
En el mismo edificio, ubicado en las bodegas de la Casa de la Tercia, está la Escuela del Vino de Cehegín, un centro de formación y cultural en torno al mundo del vino con el objetivo de ser un punto de encuentro para los amantes del vino y un lugar para su disfrute y aprendizaje.

Escuela del Vino de Cehegín.
Algunas tinajas de la Escuela del Vino.
Aquí pudimos ver gran parte de sus elementos originales, como algunas de las tinajas provenientes del Castillo de Cehegín.

Restaurante Don Lucio.
Restaurante Don Lucio.
Después de la fugaz visita volvimos a las andadas...en busca de otro bar o restaurante en el que poder deleitarnos con alguna de las tapas de la X Ruta de la Tapa de Cehegín, y el que más cerca teníamos era el Restaurante Don Lucio, en la calle Gran Vía 9.

Tartar de Pulpo con Alga Wakame y Tobikko.
Tartar de Pulpo con Alga Wakame y Tobikko.
Como era habitual en nuestra ruta, primero probamos su tapa estrella para la décima edición, la tapa vanguardista el Tartar de Pulpo con Alga Wakame y Tobikko, una deliciosa tapa fría, con su respectiva bebida, al igual que la segunda, un pinchito de calamar con cebolla caramelizada también muy rica.

Cafetería Melody de Cehegín.
Cafetería Melody de Cehegín.
Con esto dimos por "terminada" la hora de la comida, pero queríamos probar al menos uno de los cóctels de la Ruta de la Tapa y el Cóctel de Cehegín, de modo que fuimos a la cercana Cafetería Melody, en la misma Gran Vía 1.

Cafetería Melody de Cehegín. Cóctel Begascreamy.
Cóctel Begascreamy.
Allí, mientras los niños jugaban al futbolín, nosotros flipamos con el cóctel Begascreamy, una fusión entre un café 100% natural arábiga y la textura de la crema de leche, con la unión del dulce de leche y Licor 43, sencillamente delicioso.

Palacio de los Duques de Ahumada o Casa de los Condes de Arriba.
La casa es un auténtico museo.
Después de comer en varios de los bares donde se realiza la Ruta de la Tapa tocaba continuar con la visita a Cehegín, por lo que abandonamos la Gran Vía y volvimos a introducirnos en su casco histórico.

Palacio de los Duques de Ahumada o Casa de los Condes de Arriba.
Carrozas de caballos.
¿Recordáis que en el artículo anterior os decía que Cehegín estaba repleta de palacios de familias nobles de la Edad Media?...pues bien, ahora llegaba la hora de visitar una de las más espectaculares de esas casas.

Palacio de los Duques de Ahumada o Casa de los Condes de Arriba.
Hasta cuatro preciosas carrozas podréis contemplar.
Aunque, casi mejor que os dejo con alguna foto de su interior y ya os cuento más en el siguiente artículo.

Palacio de los Duques de Ahumada o Casa de los Condes de Arriba.
Atentos al teléfono.
Etiquetas: [blogtrip]  [CVTB]  [España]  [Europa]  [Región de Murcia]  
Fecha Publicación: 2018-03-02T08:15:00.000+01:00
En la Semana Santa de 2015 decidimos viajar en familia a la Región de Murcia, más concretamente a la Manga del Mar Menor, y uno de los días de nuestro viaje lo pasamos en Caravaca de la Cruz.

Mapa de Cehegín.
Mapa de Cehegín.
A la vuelta hicimos una breve parada en varios pueblos, como Bullas, Mula o Cehegín, por lo que intuimos que todos ellos merecían una visita más larga, ya que tenían más que ofrecer de lo que nosotros habíamos descubierto, de modo que, cuando desde la asociación Comunitat Valenciana Travel Bloggers sugirieron hacer un blogtrip a Cehegín, declarada como Conjunto Histórico-Artístico en 1982, no nos lo pensamos dos veces.

Skyline de Cehegín, precioso.
Skyline de Cehegín, precioso.
Así pues, el Viernes 23 después de comer pusimos rumbo a la pequeña población murciana de poco más de 16.000 habitantes, Cehegín, donde nos alojaríamos todos los bloggers asistentes al evento en Albergue Casa Europa, antigua mansión perteneciente a la familia de los Martínez-Oliva que actualmente es propiedad del Ayuntamiento de Cehegín.

Albergue Casa Europa, Cehegín.
Albergue Casa Europa, Cehegín.
Albergue Casa Europa, Cehegín.
Una de las habitaciones del albergue.
En el Albergue nos repartimos por sus habitaciones de 2 y 3 camas, muchas de ellas con baño propio, aunque no ocupamos toda la casa, que tiene una capacidad para 25 personas, y también dispone de cocina equipada, comedor y varias salas para hacer reuniones o seminarios.

Albergue Casa Europa, Cehegín.
Junto a la moderna se conserva esta antigua cocina, una joya.
Albergue Casa Europa, Cehegín.
Albergue Casa Europa de Cehegín.
Después de cenar estuvimos charlando un rato...¿adivináis sobre qué?...viajes, claro. Mientras los niños jugaban y veían la televisión.


Casco Antiguo de Cehegín.
Uno de los accesos al Casco Antiguo de Cehegín.
Los Caños del Partidor, antiguo cruce de caminos.
Los Caños del Partidor, antiguo cruce de caminos.
A la mañana siguiente a las 10:45 estábamos todos en la puerta del albergue, donde habíamos quedado con Magdalena, de la Asociación Cehegín Tierra Adentro, un grupo de historiadores del arte que pretenden promocionar su precioso pueblo, y que son los que nos invitaron a este blogtrip.

Casco Antiguo de Cehegín.
Casco Antiguo de Cehegín.
Casco Antiguo de Cehegín.
Muchas de las mansiones están decoradas con escudos.
La idea era ir viendo el Casco Antiguo de Cehegín hasta la hora de la presentación de la X Ruta de la Tapa, principal motivo de nuestra llegada a la localidad, y seguir después con la visita hasta la hora de comer, donde comprobaríamos de primera mano la calidad de esas tapas.

Palacio de Doña Blanca. Cehegín.
Ventana de la Casa de Doña Blanca.
Cehegín está repleta de casas palacio pertenecientes a la nobleza de la edad media, por lo que fuimos observando varios de ellos durante nuestra visita, la mayoría por su exterior, pero tuvimos la suerte de entrar a varios de ellos.

Palacio de Doña Blanca. Cehegín.
Palacio de Doña Blanca.
El primero de estos edificios que vimos, barroco  del s. XV, en la Cuesta del Parador, es la Casa de Doña Blanca, perteneciente a la Marquesa Villar de Felices, donde destaca un gran torreón-mirador de tres cuerpos.


Oficina de Turismo de Cehegín.
Oficina de Turismo de Cehegín.
Vistas de Caravaca de la Cruz desde la Oficina de Turismo de Cehegín.
Caravaca de la Cruz.
Unos metros más a delante, en la calle López Chicheri, tenemos la Oficina de Turismo de Cehegín, desde donde se obtienen unas vistas de Caravaca de la Cruz y su castillo fantásticas.

Casa Jaspe, Ayuntamiento de Cehegín.
Oficina de Turismo frente al Ayuntamiento.
Casa Jaspe, Ayuntamiento de Cehegín.
Casa Jaspe, Ayuntamiento de Cehegín.
Muy cerca de allí, está la Casa Jaspe (s. XVIII-XIX), que alberga el Ayuntamiento de Cehegín, a la que sí que se puede acceder libremente.

Casa Jaspe, Ayuntamiento de Cehegín.
Lámparas antiguas.
Casa Jaspe, Ayuntamiento de Cehegín.
Nos encantaron.
El edificio, de estilo barroco, perteneció familias Salazar y Chico de Guzmán y posteriormente a D. Miguel Mas y su primer cuerpo está decorado con mármoles en jaspe procedente de canteras de Cehegín, mientras que en el segundo destacan los escudos a ambos laterales del balcón principal.

Casa Jaspe, Ayuntamiento de Cehegín.
Escalera imperial de la Casa Jaspe.
Casa Jaspe, Ayuntamiento de Cehegín.
Su interior es precioso.
En el interior, la planta baja estaba formada por un zaguán muy amplio en cuya parte central está la majestuosa escalera imperial realizada en piedra franca de la Peña Rubia (monte del término municipal de Cehegín) y que desembocaba en la segunda planta donde se ubican el Salón Principal de estilo rococó y los Salones Nobles de la casa como el Salón Capitular.

Salón de Plenos del Ayuntamiento de Cehegín.
Salón de Plenos del Ayuntamiento de Cehegín.
El Salón de Plenos, antiguo Salón Principal de la casa, conserva tanto la moldura de estuco dorado de la época como las galerías de los cortinajes de madera dorada.

Casa Jaspe, Ayuntamiento de Cehegín.
Interior de la casa Jaspe.
Casa Jaspe, Ayuntamiento de Cehegín.
La decoración está genial.
Casa Jaspe, Ayuntamiento de Cehegín.
Las baldosas hidráulicas son una pasada también.
Bajo mi punto de vista se trata de una visita indispensable, mucho más bonito su interior que la fachada del edificio, tal y como podréis comprobar en las fotografías que adjunto.

Vistas de Cehegín desde su casino.
Se acercaba la hora de la presentación de la X Ruta de la Tapa de Cehegín, que tuvo lugar en la terraza del antiguo Casino de Cehegín (Calle Mayor 23), situado en un edificio barroco del S. XVII, desde donde se obtienen unas vistas de la localidad realmente excelentes.

Presentación de la X Ruta de la Tapa de Cehegín.
Presentación de la X Ruta de la Tapa de Cehegín.
Los tickets de la Ruta de la Tapa y el Cóctel.
Los tickets de la Ruta de la Tapa y el Cóctel.
Esta presentación, realizada por el alcalde de Cehegín José Rafael Rocamora entre otros, se realizó aquí porque en la novena edición de la Ruta de la Tapa fue una de las tapas del casino la que se alzó con el primer premio.

Casino de Cehegín, Delicia de Ribazo.
Casino de Cehegín, Delicia de Ribazo.
Fue en esta presentación donde nos contaron que todos los viernes, sábados y domingos entre el 24 de Febrero y el 24 de Marzo de 2018 podréis disfrutar de tapas y Cócteles de calidad, creativos e innovadores por 2,50€ (Tapa+Bebida o Cóctel).

Tapa Crispy Chicken del casino de Cehegín.
Tapa Crispy Chicken del casino de Cehegín.
Además fue la ocasión perfecta para degustar las dos tapas que presenta el casino para la ruta, Delicia de Ribazo, una tapa vanguardista elaborada con productos típicos de la tierra, que une cocina innovadora con tradición; y la Crispy Chicken una deliciosa tapa de pollo frito que le encantó a Joel.

Casas nobles de Cehegín.
Casas nobles de Cehegín.
Casas nobles de Cehegín.
Esta puerta es una pasada.
Después de la presentación y el tentenpié seguimos descubriendo los lugares turísticos más importantes de Cehegín...pero eso casi que os lo cuento en unos días...

Casas nobles de Cehegín.
Llegando a la Plaza del Castillo.
Etiquetas: [Angkor]  [Asia]  [Camboya]  [Siem Reap]  [Sudeste asiático 2017]  
Fecha Publicación: 2018-02-19T17:01:00.002+01:00
No excesivamente lejos del poblado flotante Kompong Khleang, a una hora y cuarto más o menos (50 km.) tenemos las ruinas de Beng Mealea, el templo perdido, a unos 70 kilómetros de Siem Reap.

Templos de Angkor, Beng Mealea.
Beng Mealea.
Templos de Angkor, Beng Mealea.
Este templo se paga a parte, 5$USA.
El camino en tuk tuk a Beng Mealea es largo, casi 2 horas así que si no vais en coche o van, como en nuestro caso, tendréis que contar con ello. Si os decidís, sea de una forma u otra, aprovechad porque por el camino iréis viendo la auténtica vida rural camboyana, sus casas, su forma de vida…

Templos de Angkor, Beng Mealea.
Está a unos 70 kilómetros de Siem Reap.
Templos de Angkor, Beng Mealea.
Uno de los templos menos restaurados.
Una vez en Beng Mealea, pagamos la entrada de 5$ por persona (excepto los menores de 12 años, que entran gratis), ya que este templo no entra en el pase del resto de los templos.

Templos de Angkor, Beng Mealea.
Construido en el siglo XII.
Templos de Angkor, Beng Mealea.
La jungla devoró el templo.
Construido por mandato de Suryavarman II, allá por el siglo XII, presenta características muy similares a la arquitectura de Angkor Wat, aunque, a diferencia de este santuario, se hallan distribuidas en un solo nivel horizontal, pero esto es sólo una suposición, ya que la historia del templo es desconocida y sólo ha podido ser datado por su estilo arquitectónico.

Templos de Angkor, Beng Mealea.
Ese estado de destrucción lo convierte en mágico.
Al igual que prácticamente la totalidad de templos de Angkor, este templo estaba resguardado por un foso, hoy casi seco, de 1.200x900 m. de longitud y 45 metros de ancho.

Templos de Angkor, Beng Mealea.
Tres días es el mínimo para ver los templos de Angkor.
Estamos ante uno de los templos de Camboya que más ha sufrido la acción invasora de la jungla, pues sus ruinas están prácticamente sin tocar, en un caótico estado donde a los amontonamientos de sillares y cascotes, que hacen casi imposible la circulación por su interior, hay que añadir la espesa maraña de vegetación que todo lo cubre, y que hace muy difícil la identificación e interpretación de los distintos componentes del edificio.

Templos de Angkor, Beng Mealea.
En el interior del templo hay plataformas de madera
 para que podáis observarlo de forma segura.
Es fácil que os perdáis por este laberinto de patios y de oscuros corredores semiobstruidos por escombros y atenazados por las raíces de los ficus, que estrangulan con sus tentáculos los muros, bóvedas, dinteles de las puertas y celosías de las ventanas.

Templos de Angkor, Beng Mealea.
Merece la pena desplazarse hasta aquí.
Es eso lo que hace especial a Beng Mealea, además de tener muchísima menos gente, la casi nula restauración de sus piedras.

Templos de Angkor, Beng Mealea.
Los árboles se comieron el templo.
La entrada principal de Beng Mealea se orienta hacia el este, pero tiene caminos de entrada desde los otros tres puntos cardinales.

Templos de Angkor, Beng Mealea.
Beng Mealea tiene cuatro entradas.
Su diseño consistía en tres recintos en galería alrededor del santuario central, que hoy día se encuentra colapsado.

Templos de Angkor, Beng Mealea.
Cada templo tiene su razón para ser visitado.
La galería del templo, que forma parte del recinto exterior del templo, mide 181 m por 152 m.

Templos de Angkor, Beng Mealea.
Beng Mealea.
La sensación que tienes en el templo es indescriptible… el silencio, el sonido de la selva camboyana que te invade por todas partes, la humedad que hará que no paréis de sudar...no podréis cerrar la boca, perplejos y alucinados ante este lugar mágico.

Templos de Angkor, Beng Mealea.
Cuidado, hay muchas serpientes por aquí.
Como consejo, a parte de no ir trepando por las ruinas porque es peligroso, os diré que Thorn nos dijo que fuéramos con cuidado porque el recinto está plagado de serpientes, aunque para vuestra tranquilidad os diré que no vimos ninguna, así que mejor no mover ninguna piedra, ya que las que hay son muy venenosas.

Templos de Angkor, Beng Mealea.
Estar destruido lo hace también interesante.
La visita la haréis bordeando el recinto exterior del templo hasta un punto en el que podréis coger dos caminos, o seguir bordeando el templo, donde, más o menos veréis lo mismo durante todo el perímetro, o entrar en el interior de Beng Mealea.

Templos de Angkor, Beng Mealea.
Interior de Beng Mealea.
Yo os recomiendo entrar, porque además de adivinar cómo era este templo, veréis en primera persona cómo la jungla se ha comido todo lo que había a su paso, destrozando muros, suelo, puertas y ventanas.

Templos de Angkor, Beng Mealea.
Se puede apreciar la naturaleza dentro del templo y las pasarelas de madera.
Estas vistas sólo son posibles gracias a la construcción de pasarelas de madera sobre las ruinas de Beng Mealea, de lo contrario sería un peligro para los turistas.

Siem Reap, Camboya.
Izan con unos búfalos de agua.
Después de sentirnos como Indiana Jones o Lara Croft era hora de comer, y después llegamos a los templos llamados Grupo Roluos, los restos de la primera capital, a poco más de una hora de Beng Mealea, ya cerca de Siem Reap.

Siem Reap, Camboya.
Mercado camboyano.
Se denomina Grupo Roluos a un conjunto de templos primitivos, acompañados de estanques y canales, que constituirían la primera capital de un rey jemer (Indravarman I) asentada en el territorio de Angkor, en lo que hoy es el poblado de Roluos, 12 km al este de Siem Reap.

Siem Reap, Camboya.
Restaurante local.
Aunque sean los templos más antiguos de Angkor, sorprende en estas primeras construcciones el grado de refinamiento que habían ya alcanzado sus artífices, tanto en la estructura arquitectónica como en su decoración escultórica, realizada sobre piedra o mortero.

Grupo Roluos, Preah Ko.
Estatuas de toros Nandi.
El primero de los visitados fue Preah Ko, cuya traducción literas es "Toro Sagrado", construido en 879 d. C., bajo Indravarman I. El nombre de este templo proviene de las tres estatuas exentas de toros Nandi que hay colocadas frente a cada una de las entradas de los tres prasats principales.

Grupo Roluos, Preah Ko.
Grupo Roluos, Preah Ko.
Indravarman I promovió también la construcción, en 877, de un gran estanque para garantizar el suministro de agua a la zona, llamado Indratataka (o 'Estanque de Indra'), inaugurando de este modo la era de las grandes obras de ingeniería hidráulica que constituyeron, al decir de los estudiosos, la clave de la extraordinaria prosperidad que alcanzaría Angkor.

Grupo Roluos, Bakong.
Grupo Roluos, Bakong.
Tras este, le llegó el turno a nuestra última visita en Camboya, un templo situado a 500 m. al sur de Preah Ko y construido un par de años después por el mismo rey, Indravarman I, en el 881 d. C., estoy hablando de Bakong, fue el templo más grande y más complejo de todos los erigidos hasta aquella fecha por los reyes jemer.

Grupo Roluos, Bakong.
Vistas desde lo alto de Bakong.
Estamos ante un prototipo del 'templo-montaña con forma piramidal escalonada de cinco gradas en cuya cúspide se eleva la torre del santuario central, simbolizando el monte Meru, ombligo del mundo para los jemer, cercado por una muralla rectangular a su vez circundada por un foso cuadrangular de unos 800 m. de lado, que simbolizaba el océano que rodea el mundo. Fue la primera vez que se excavaron fosos alrededor de un santuario.

Grupo Roluos, Bakong.
Construida en el 881 d. C.
Aunque su infraestructura es de ladrillo, fue totalmente recubierto por sillares de arenisca. En las esquinas de las tres primeras gradas de la pirámide escalonada central se levantan hermosas estatuas de elefantes: un elefante en cada esquina, mirando a la jungla que se extiende a sus pies. Sobre la plataforma de la cuarta grada se elevan doce torres de piedra, que antaño albergaban otros tantos lingas, con las puertas verdaderas orientadas al este, y una puerta falsa en cada una de las restantes caras.

Grupo Roluos, Bakong.
El prasat central es del siglo XII.
El prasat central, del siglo XII, es una esbelta torre con un techado a cuatro niveles de perfil muy recortado, que exhibe el habitual juego de frontones en disminución, remates de acróteras y antefijas, y una flor de loto en el vértice. Recuerda poderosamente a las célebres torres centrales de Angkor Wat, y de hecho la torre se levantó en esa misma época sobre otro prasat primitivo.

templos de Angkor.
Imagen típica en muchos de los templos de Angkor.
Horas más tarde, después de descansar un rato en el hotel, recoger y guardar el equipaje y darnos un chapuzón en la piscina, Thorn nos recogió para llevarnos al aeropuerto...llegaba el momento de despedirnos de Camboya para llegar a un nuevo país...¿cuál será?...