Te encuentras en la páginas de Blogsperu, los resultados son los ultimos contenidos del blog. Este es un archivo temporal y puede no representar el contenido actual del mismo.

Comparte esta página:


Fecha Publicación: 2022-04-21T10:36:00.001-07:00

RESPONSABILIDAD, ESTABILIDAD Y RESPETO POR LA GOBERNABILIDAD EN FAVOR DEL PUEBLO PERUANO

 

Los Obispos del Perú, con el gozo de haber celebrado la Semana Santa, saludamos a todos los peruanos y peruanas, deseándoles que la luz, la paz y la vida que nos ha traído Jesús Resucitado, lleguen a los hogares y a las familias de todos los que conformamos esta gran nación. En ese contexto y, aún en medio de la situación de incertidumbre y dificultades que vive nuestro amado Perú, nos dirigimos al pueblo peruano para manifestar lo siguiente:

 

1.       Desde el año 2016, la crisis política que agobia a nuestro país se agravó por la constante inestabilidad, que se genera desde los diversos actores políticos y los grupos de poder. Desde entonces, hemos tenido tres Congresos y cinco Presidentes de la República. A esta crisis política se sumó la crisis sanitaria causada por la Covid-19, que mostró las graves falencias que tiene el país en materia de salud y educación. Del mismo modo se evidenció la fragilidad de nuestro pueblo, trabajador y pujante, pero sumido en la informalidad económica (80%, según expertos) y el desempleo, lo que golpea aún más la precaria economía de miles de nuestros hermanos peruanos.

 

2.       En esta situación, los ciudadanos más pobres y vulnerables son los que sufren con mayor impacto las consecuencias de esta inestabilidad política. Las medidas económicas que se han dado en los últimos días, con la finalidad de generar más empleo y productividad, resultan insuficientes, pues no están focalizadas a contrarrestar el duro impacto económico que estamos viviendo.

 

3.       La Conferencia Episcopal Peruana, conocedora de la realidad que viven los peruanos en todos los rincones del país, hace un llamado urgente a sus líderes políticos para que asuman con mayor responsabilidad la actual coyuntura: deponiendo egoísmos; consensuando las reformas políticas que sean necesarias para sacar adelante el país; y, estableciendo medidas radicales contra la corrupción. El poder debe estar al servicio del pueblo y no al servicio de sus representantes o de aquellos que se arrogan esta condición, más allá de lo que establece nuestro ordenamiento jurídico y social.

 

4.       Nuestra Constitución Política, en su artículo 110, expresa que el Presidente de la República "personifica a la Nación". Nos representa a todos por igual, no a un grupo, no a intereses subalternos y menos a cuotas político-partidarias, que solo resquebrajan nuestra débil institucionalidad. Su misión es trabajar por el bienestar general del pueblo peruano. Luego de nueve meses del inicio de la actual gestión y cuatro gabinetes de ministros, la ausencia de liderazgo y de un horizonte socio-político y económico resultan muy preocupantes y exigen una inmediata solución.

 

5.       Nuestra débil democracia no soporta más la inestabilidad. Es imprescindible que tanto el Poder Ejecutivo como el Poder Legislativo, convoquen a personas idóneas e intachables en las diversas instituciones del Estado.

 

6.       "La comunidad política y la Iglesia son independientes y autónomas, cada una en su propio terreno" (Gaudium et Spes, n. 76); por lo que no corresponde a la Iglesia intervenir en las decisiones de orden político; pero la grave crisis que vive el país nos obliga a exhortar a la clase política y a la sociedad civil a buscar y promover un diálogo democrático, transparente y honesto, con el objetivo de lograr un auténtico consenso. Este diálogo puede darse en espacios ya conocidos, como el Acuerdo Nacional u otras instituciones equivalentes para una mayor corresponsabilidad.

 

7.       Es necesario dejar de lado las posturas particulares en favor de un bien superior, en este caso, nuestro querido pueblo peruano, a fin de establecer una agenda de prioridades que responda a las necesidades básicas de la población, especialmente de los más pobres, y que garantice la gobernabilidad del país.

 

8.       La solución a la que se llegue, en el marco de la Constitución y del Estado de Derecho, debe llevarnos a una auténtica esperanza, sin polarizaciones, para que el Perú retome el camino del desarrollo integral y sostenible, del progreso, para lograr más empleo y servicios públicos de alimentación, salud y educación de calidad.

 

9.       Señor Presidente de la República y Señores Congresistas, ¡asuman su responsabilidad para la cual han sido elegidos! La democracia en este momento crítico no puede ser reflejo del enfrentamiento entre Poderes del Estado ni de posiciones intransigentes que contribuyan a una mayor inestabilidad. Por el contrario, la democracia debe llevarnos a buscar la gobernabilidad y el bien común, así como velar por la libertad de expresión, la independencia de poderes y el respeto a la dignidad humana por excelencia.

 

Acompañamos con nuestra oración y solidaridad a todos los peruanos, y pedimos al Señor de los Milagros y a su Santísima Madre, bendigan nuestro país y nos ayuden a caminar juntos, sinodalmente, para construir el Perú que todos deseamos y nos merecemos.

 

Lima, 21 de abril de 2022.

LOS OBISPOS DEL PERÚ


Fecha Publicación: 2022-04-19T09:38:00.001-07:00

https://queridaamazonia.pe/2022/04/18/aguchita-y-francisco/

Aguchita y Francisco

¿Qué tienen en común la nueva beata peruana, una sencilla religiosa de los andes peruanos, con el Papa Francisco, nacido en la capital de Argentina?

Por: P. Luis Alfonso Tapia Ibáñez

La base común que todos compartimos es el Espíritu Santo recibido en el bautismo. El mismo Espíritu soplaba en su interior y les invitaba a ser fieles a la voluntad de Dios en sus vidas. Y este mismo Espíritu inspiró el acontecimiento eclesial más importante de este último siglo: el Concilio Vaticano II, imprescindible para comprenderlos a los dos.

El Papa Francisco nos presentó su "proyecto pastoral" en la Exhortación Apostólica "Evangelii gaudium", heredera del Vaticano II, de la exhortación Evangelii Nuntiandi" de san Pablo VI y del documento conclusivo de Aparecida.

El papa soñaba con una iglesia en salida misionera, pedía a los cristianos ser "callejeros de la fe". Y ahí tenemos a nuestra Aguchita escapándose, - terminadas sus responsabilidades oficiales-, para salir a buscar a las mamás de un club de madres para organizarles talleres, enseñarles a tejer, cocinar, leer la biblia y hacer catequesis. Escapándose también a conversar con aquellas señoras amigas que tenían problemas en su casa, una con el esposo violento o alcohólico, con el hijo drogodependiente, otra porque no le alcanza la plata, aquella porque tiene la hija enferma y un larguísimo etcétera. Busca a enfermos, mujeres, jóvenes y familias a quienes socorrer, alentar y acercar a Dios.

Será callejera de la fe cuando vaya al caótico y peligroso mercado mayorista de la Parada, en Lima. Para todos tiene una palabra de aliento, una pregunta por su salud, su familia, el trabajo, el "problemita" que le contó la otra vez y por el que sigue rezando hasta ahora.

El Papa Francisco sueña también con "una iglesia pobre para los pobres". Aguchita no hablará de "opción preferencial por los pobres", pero sabe perfectamente que "lo que a uno de estos pequeños hicieron, a mí me lo hicieron" y ha hecho esta opción desde que vivía en Coracora. Nació pobre por cuna y vivió pobre por opción: dedicó todo su pastoreo al servicio de los pobres para ofrecerles una vida más digna y llevadera, donde Dios ocupe el lugar principal.

No hablará de "pastores con olor a oveja", pero será ese amor que le quema en el corazón lo que la llevará a buscar a señoras y niñas, jovencitas y clubes de madres, familias y esposos, hijos y sobrinos, colonas y nativas, terroristas y militares, sin importar el día, ni la hora, la edad o la salud. Todas son sus ovejas, encargadas con amor por su Amado Buen Pastor, por ellas dará su vida. Primero día a día, y un 27 de setiembre la dará para siempre, para todos.

Una mirada que entiende

En el 2015, veinticinco años después de la muerte de Aguchita, el Papa Francisco nos regala la encíclica social "Laudato Si", invitándonos al cuidado de la casa común. Aguchita no hablará de "ecología" y menos de "ecología integral", pero lo vivirá como fruto de una mirada contemplativa que sabe ver al Amado en todo, en todos, siempre. Una mirada que entiende, con el Génesis, que todo es fruto del amor de Dios y como todo regalo, cargado de afecto, debe ser utilizado y cuidado con cariño y esmero. Sabrá sacar partido de todo lo que el Padre nos regala por medio de la creación, con la que disfruta como una niña; y enseñará a señoras, jóvenes y niñas a aprovecharlo al máximo, porque para eso nos lo ha regalado Dios.

Y, precisamente, por ser un regalo amoroso del Padre, hemos de cuidarlo y evitar que se malogre o deteriore. Será recicladora creativa, reinventora de recetas para aprovechar los ingredientes que tenemos, sembradora de todo lo que pueda producir, técnica agropecuaria que saca pesticidas naturales, composteras, reutilizadora de todos los recursos a la mano. Y, sobre todo, enseñará a encontrar a Dios en la naturaleza, a disfrutar con una puesta de sol, el vuelo de los pájaros, grandes o pequeños, mariposas y cualquier volátil que se deje ver, a disfrutar con la siembra y la cosecha, las flores y los frutos, los enormes árboles de la selva y las pequeñas orquídeas solo visibles a ojos expertos y curiosos. Y lo más hermoso, lo más precioso de la creación, la niña de los ojos de Dios: el ser humano, en su grandeza y debilidad. La vida a su lado era un cielo anticipado, gracias a su mirada contemplativa.

El mismo año, el Santo Padre nos regala con el "Año de la Misericordia", dimensión esencial de la Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor a la que pertenece Aguchita y que vivió toda su vida. El título de su primera biografía será: "Mártir de la Misericordia"

Al lado de las mujeres y las familias

En 2014 y 2015 el Papa convocó dos sínodos sobre la familia, publicando al año siguiente la Exhortación Postsinodal "Amoris laetitia", sobre el amor en la familia, invitando a la atención personalizada a las familias, parejas y novios, caminando juntos, evitando soluciones mágicas que no van al fondo del problema. Aguchita dedicó muchas horas a escuchar a las familias derrochando cariño y paciencia para ayudarlos y acompañarlos, conversando con padres e hijos, con la esposa y el esposo, juntos o por separado, además de llevarlos en su corazón a la oración con Dios. Insistía a las mamás diciéndoles que ellas son las mejores maestras de sus hijos. Se preparó durante toda su vida para ayudar a esas familias a salir adelante, a superar problemas de pareja, económicos, con los hijos, de salud… Su ingrediente secreto será el amor.

En el 2018, un nuevo Sínodo y su Exhortación posterior "Christus vivit", nos invita también a hacer camino con los jóvenes, a escucharlos y acompañarlos en sus procesos Toda su vida de religiosa, Aguchita, trabajó con jóvenes, en el internado, con madres gestantes y adolescentes, con las jóvenes religiosas, con el grupo juvenil en La Florida; siempre mostrando tacto y paciencia para sacar de ellos lo mejor.

En la fiesta de San José, del 2018, el Papa Francisco nos sorprende con la Exhortación Apostólica "Gaudete et exsultate" sobre el llamado a la santidad en el mundo actual. En este caso "la Santa de la puerta de al lado" y la "clase media de la santidad"; cita en concreto "la religiosa anciana que sigue sonriendo". Y en el Capítulo Cuarto, titulado "Algunas notas de la Santidad en el mundo actual" parece que hace una descripción de la vida de Aguchita: aguante, paciencia y mansedumbre; alegría y sentido del humor; audacia y fervor; en comunidad; en oración constante.

 

Foto: Causa Aguchita

Nos ayuda el Papa a comprender que Aguchita no es una estrella fugaz en medio del firmamento de la Iglesia, solitaria; sino que ha sido levantada por Dios, utilizando a Sendero Luminoso, para mostrar un ejemplar de los miles de miles que existen de esa "clase media de la santidad". Así, su beatificación es la beatificación de miles de religiosas y de cientos de miles de madres de familia, que, como ella, han entregado su vida, día a día; han vivido su vida, como Jesús nos enseñó en la Última Cena, sirviendo a los pies; pero no como esclavas, sino como reinas, amadas y buscadas por todos, porque todos sabemos que podemos contar con ellas para lo que sea. Como lo hizo María y lo hizo San José de quienes era tan devota. No por casualidad, en el año de San José, fue aceptada su muerte como martirio. Y, al igual que en su vida en la tierra, donde daba preferencia a los enfermos, también desde el cielo esperó un año más para su beatificación, preocupada por los muchos enfermos del Covid.

En estos últimos años, la Iglesia universal se ha "amazonizado"; y también en esto Aguchita se adelantó. A los 68 años cumplió su sueño de ser misionera en la selva, trabajó con dos pueblos originarios, asháninkas y yaneshas, y dio su vida en la Amazonía.

Por último, no podemos obviar otra pasión y preocupación conjunta de Francisco y Aguchita: los sacerdotes. Ambos han conocido las glorias y las miserias de muchos sacerdotes, aunque desde puntos de vista muy distintos. Ambos fueron apoyados por sacerdotes para discernir su vocación, ambos han sufrido contemplando las miserias de muchos sacerdotes, ambos aman, oran y sirven a los sacerdotes.

Es el Espíritu Santo quien guía su Iglesia y estos ejemplos nos permiten comprobarlo, fortalecer nuestra pobre fe y afianzar nuestra frágil esperanza.

Gracias Señor por Francisco y Aguchita, por tu Iglesia y por permitirnos formar parte de ella.

 


Fecha Publicación: 2022-04-15T09:50:00.001-07:00

El Papa: el mundo ha elegido a Caín, pero Dios no deja de salvarnos

En la entrevista concedida por Francisco a la periodista Lorena Bianchetti, en un episodio especial del programa "A Su imagen", se abordan varios temas: el drama de la guerra, no sólo en Ucrania, el papel de las mujeres, la cuestión de los refugiados, la pandemia, la mundanidad en la Iglesia. Pero también la importancia del perdón y la esperanza en el camino cristiano. El Papa envía también sus deseos para la Pascua

Amedeo Lomonaco - Ciudad del Vaticano

El silencio es el sonido del Viernes Santo, en particular cuando llega una hora precisa, las tres de la tarde, el momento en que el Hijo de Dios grita su abandono ante el Padre y muere en la cruz. Y el silencio es también la palabra adecuada para el momento del dolor humano, el que da cabida a los que lloran. Las tres de la tarde es la brújula que guía la entrevista titulada "La esperanza bajo el asedio", emitida en Rai 1 y concedida por el Papa Francisco a la periodista Lorena Bianchetti, presentadora del programa "A Sua Immagine". El del silencio es uno de los pasajes más intensos de la conversación, cuando Francisco confiesa: "Una de las cosas que he aprendido es a no hablar cuando alguien sufre", "debemos pedir la gracia del llanto".

A ese momento de la Pasión del Señor están ligados hoy los caminos dolorosos recorridos por tantos inocentes. Personas que murieron a causa de la guerra. No sólo Ucrania, subraya Francisco, está sacudida por la tragedia de un conflicto. En todas partes resuena el sonido de las armas, "el mundo está en guerra":  Siria, Yemen y el drama de los "rohingya expulsados, sin patria", "el genocidio de Ruanda de hace 25 años" son algunos de los escenarios bélicos que tiñen de sangre diversas regiones del planeta. Un mundo, explica el Pontífice, que "ha elegido el esquema de Caín", de "matar al hermano".

No se dialoga con el diablo sino con las personas

Con el diablo "no se dialoga" porque es "el mal absoluto". Pero sí se habla, dice Francisco, con las personas afectadas por "la enfermedad del odio". "Todos tenemos algo bueno". Esto, dice el Papa, "es el sello de Dios en nosotros". Siempre el Señor "busca salvarnos hasta el final" porque en cada hombre ha sembrado "algo bueno". Esta siembra también se hizo en Caín, pero el hermano de Abel, recuerda el Pontífice, fue culpable de una acción que formaba parte de la violencia. Y es con esta acción "que se hace una guerra".

La guerra es pluriforme

El diablo, reitera el Papa, no es un mito sino una realidad: "Yo lo creo". El demonio "es seductor", presenta "algo de bello en el pecado" y "lleva a pecar": "Si los pecados fueran feos, si no tuvieran algo de bello, nadie pecaría".  Están, afirma Francisco, los "que hacen la guerra, los que destruyen la vida de los demás, los que explotan a las personas en su trabajo". También la explotación "es una guerra". Esto también destruye, "no sólo los tanques". El demonio "siempre busca la destrucción" porque el hombre es "imagen de Dios". Cuando Jesús muere, vuelve al Padre. Pero "está en cada persona explotada, que sufre las guerras, la destrucción, la trata". "Cuántas mujeres -subraya el Santo Padre- son esclavas de la trata en Roma y en las grandes ciudades." "Es obra del mal. Es una guerra".

Todo hombre puede sembrar la destrucción

La respuesta del Papa viene precedida de una frase, citada por la periodista Lorena Bianchetti, del escritor ruso Fiódor Mijáilovich Dostoyevski: "La batalla entre Dios y el demonio está en el corazón del hombre". Es allí -subraya el Santo Padre- donde se juega. Por eso necesitamos esa mansedumbre, esa humildad de decirle a Dios: soy un pecador, pero tú sálvame, ayúdame". Porque cada uno de nosotros, explica Francisco, tiene dentro de sí la posibilidad de hacer lo que hacen los que "destruyen, explotan". El pecado "es una posibilidad de nuestra debilidad y también de nuestro orgullo".

Pedir la gracia de llorar

Una dramática imagen de la guerra en Ucrania, retomada por los medios de comunicación del mundo, precede otra reflexión del Papa Francisco. Es la de la carrera desesperada de un hombre y su mujer hacia un hospital. Corren llevando a su hijo que ha sido alcanzado por las esquirlas de una bomba. Por desgracia, en ese caso no fue posible salvar la vida del niño. ¿Qué le nace decirles -pregunta Lorena Bianchetti- a los padres que pasan por esta angustiosa experiencia de perder un hijo? "Una de las cosas que he aprendido -afirma el Papa- es a no hablar cuando alguien sufre". Quienes sufren deben ser llevados "de la mano, en silencio". Ante el dolor, el Papa indica dos caminos: el silencio y el llanto. "Debemos pedir la gracia del llanto, ante nuestras debilidades, ante las debilidades y tragedias del mundo".

La fuerza de las mujeres

Otra imagen de la guerra en Ucrania es la premisa de una pregunta sobre el papel de las mujeres. Es la imagen de una joven ucraniana embarazada llevada en camilla entre los escombros. Intenta acariciar su vientre con las últimas fuerzas que le quedan. Lorena Bianchetti dice, recordando aquella dramática escena, que se acuerda de las mujeres, de la fuerza de las mujeres, de las madres rusas y ucranianas. La periodista se pregunta entonces qué importancia tiene el papel activo de las mujeres para construir concretamente la paz. Las mujeres, subraya el Papa, son "fuertes". "Jesús es el esposo de la Iglesia". Y "la Iglesia es mujer". Una madre "es capaz de acompañar a los hijos hasta el final". Como "María y las mujeres al pie de la cruz". Las mujeres saben lo que significa "preparar la vida" y lo que es la muerte. "Hablan ese idioma". Después, recordando que la explotación y la violencia contra las mujeres son "el pan nuestro de cada día", el Pontífice subraya que "las mujeres son la fuerza". A los pies de la cruz los discípulos huyen. No huyen, en cambio, las mujeres que "lo habían seguido durante toda la vida". "Jesús, de camino al Calvario, se detiene ante un grupo de mujeres". Ellas -señala el Papa- tienen la capacidad de llorar".

La conductora del programa de televisión "A Sua immagine" recuerda a continuación las escenas de los refugiados que huyen de Ucrania a causa de la guerra y también la respuesta concreta recibida de estas personas en señal de acogida y solidaridad. Lorena Bianchetti se pregunta: "¿ha derribado los muros de la indiferencia y los prejuicios contra los que huyen de otras partes del mundo porque han sido heridos por la guerra, o se sigue dividiendo a los refugiados en severas categorías?". "Es cierto - responde el Papa- los refugiados están subdivididos. "De primera clase, de segunda clase" y por "color de piel". "Somos racistas. Y eso es malo". Incluso Jesús, recuerda el Pontífice, "fue emigrante y refugiado en Egipto cuando era niño, para escapar de la muerte".

La guerra es una monstruosidad

La reflexión del Papa vuelve entonces al Calvario. En la cruz hay personas azotadas por la guerra "de los países de África, Oriente Medio, América Latina, Asia". "Hace algunos años -añade el Santo Padre- dije que estábamos viviendo la tercera guerra mundial por pedazos. Pero no hemos aprendido". El Pontífice recuerda, en particular, sus visitas al santuario militar de Redipuglia y al cementerio de Anzio. "Vi y lloré". Francisco, recordando también las conmemoraciones en 2019 por el 75 aniversario del desembarco de Normandía, subraya que "la guerra crece con la vida de nuestros hijos". "Por eso digo que la guerra -afirma el Papa- es una monstruosidad. Vayamos a estos cementerios que son precisamente la vida de esta memoria".

Hemos olvidado el lenguaje de la paz

El drama de la guerra sigue presente en una de las preguntas que plantea la periodista Lorena Bianchetti: ¿por qué los hombres no han aprendido del pasado y siguen utilizando las armas para resolver sus problemas? Francisco responde explicando que entiende a "los gobernantes que compran armas". "No los justifico, pero los entiendo". "Tenemos que defendernos" porque seguimos el esquema de Caín. Pero se trata de un "esquema demoníaco" que lleva a "nos matemos unos a otros en aras del poder, en aras de la seguridad, en aras de muchas cosas". "Si fuera un modelo de paz, esto no sería necesario". También hay muchas "guerras ocultas", "lejos de nosotros". El lenguaje de la paz ha sido "olvidado". Aunque no faltan los esfuerzos por hacer callar las armas. "Se habla de paz. Las Naciones Unidas han hecho de todo, pero no han tenido éxito".

Se necesitan mujeres que hagan sonar la alarma

Hojeando las páginas del Evangelio, el Papa recuerda entonces que hay una mujer de la que no se habla mucho. Es la esposa de Pilato. "Le dice a su marido: 'No te metas con este hombre justo'. Pero Pilato no la escucha, 'cosas de mujeres'". Esta mujer, señala el Pontífice, "comprendió el drama desde lejos". "Tal vez era madre, tenía esa intuición de las mujeres", explica. "El poder es capaz de cambiar la opinión de la gente de domingo a viernes. El Hosanna del domingo se convierte en el "¡Crucifícalo!" del viernes. Y este es nuestro pan de cada día. Necesitamos que las mujeres den la voz de alarma".

Hay tantas soledades

La periodista Lorena Bianchetti subraya que "el Viernes Santo es un poco el día de la soledad". Y la soledad, recuerda, "hace pensar inevitablemente en lo que cada uno de nosotros sintió durante el periodo más agudo de la pandemia". Y también al momento extraordinario de oración del 27 de marzo de 2020. "No sabía -dice el Pontífice- que la plaza iba a estar vacía". "Fue un mensaje del Señor para entender bien la soledad". Hay muchas soledades. "La soledad de los ancianos, la soledad de los jóvenes a los que dejamos solos". Y luego "la sabiduría de los ancianos, tantas veces descuidada y dejada de lado en una casa de reposo". Pero también la soledad "de los jóvenes, de los viejos. De quienes tienen una enfermedad mental en las residencias sanitarias. La soledad de las personas que atraviesan un tragedia personal", la soledad "de una mujer golpeada por su marido". Todos experimentan la soledad. "Usted también debe tener la suya", añade el Papa dirigiéndose a la periodista. Yo tengo la mía. "Pequeñas soledades, pero es ahí, en esas pequeñas soledades, es donde podemos entender la soledad de Jesús, la soledad de la cruz."

"Dios ha sido bueno conmigo"

¿Se ha sentido alguna vez solo -pregunta Lorena Bianchetti durante la entrevista- en el desempeño de su ministerio? "No-responde Francisco-, Dios ha sido bueno conmigo. ¡Siempre, si hay algo malo, pone a alguien para que me ayude! Se hace presente. Ha sido muy generoso. Tal vez porque Él sabe que no puedo hacerlo solo".

La Iglesia y el mal de la mundanidad

Refiriéndose a algunas heridas que también afectan a la Iglesia, el Papa observa que el espíritu de mundanidad es lo "lo que más hace mal hoy en día". "Se alimenta y crece con el dinero". "Cuando cae en el espíritu mundano, la Iglesia es derrotada". Está bien "usar el dinero para hacer el bien, para sacar adelante a la familia con el trabajo", para servir. El Pontífice recuerda también que cada día, por la mañana, dirige una oración a San Miguel Arcángel. "¡Todos los días! Para que me ayude a vencer al diablo". "Yo tengo miedo de él, por eso tengo que defenderme tanto. Al diablo que había hecho todas las maniobras para que Jesús terminara, como lo hizo, en la cruz".

Olvidamos llorar

Al plantear otra pregunta sobre la guerra en Ucrania, la periodista señala que "Kiev ya no es sólo un lugar geográfico". A los ojos del mundo representa mucho más. En su corazón, pregunta, "¿qué es? "Un dolor. El dolor-añade el Papa- es una certeza. Para el dolor físico se puede intervenir, pero para el dolor moral "no hay anestesias". "Sólo la oración y el llanto". "Nos hemos olvidado de llorar. Si puedo dar un consejo, a mí mismo y a la gente, es pedir el don de las lágrimas". El Santo Padre recuerda también "una hermosa oración": "Señor, tú que hiciste brotar agua de la roca, haz brotar lágrimas de la roca de mi corazón". Luego Francisco se pregunta: ¿cuántas personas, ante las imágenes de las guerras, de cualquier guerra, han sido capaces de llorar? "Algunos lo hicieron, estoy seguro, pero muchos no".

Deja que Jesús te hable

En esta jornada de Viernes Santo, el Papa se dirige también al corazón de cada hombre: "Ante Jesús Crucificado, deja que tu corazón se conmueva, deja que te hable con su silencio y con su dolor". Deja que te hable "con las personas que sufren en el mundo: que sufren el hambre, la guerra, tanta explotación y todas estas cosas". "Deja que Jesús te hable y, por favor, no hables tú. Silencio. Que sea Él y pida la gracia de poder llorar". A continuación, el Pontífice envió un mensaje de fraternidad a todos sus "hermanos obispos ortodoxos". Hermanos "que están viviendo esta Pascua con el mismo dolor con el que la vivimos nosotros, yo y muchos católicos".

Perdonar y pedir perdón

¿Cómo se hace para perdonar a todas esas personas que nos hacen daño, que matan a inocentes, que hacen daño no sólo físico sino también psicológico? El Papa responde a esta pregunta subrayando que el perdón tiene una raíz divina: "Si no he hecho ese mal, es porque Él me ha detenido con Su mano, con Su misericordia. Por eso no puedo condenar a quien viene a pedir perdón. Debo perdonar siempre. Cada uno puede decirlo a sí mismo".

La esperanza nunca decepciona

Otro pasaje de la entrevista se refiere a todas aquellas personas que, también como consecuencia del Covid, han perdido su empleo. "¿Qué palabras de esperanzaquiere darles? "La palabra clave que acaba de decir - responde el Papa- ; es esperanza". "La esperanza es tensión hacia el futuro, hacia el cielo". "La esperanza es la certeza de que tengo en mi mano la cuerda de esa ancla lanzada allí. Nos gusta hablar de la fe, tanto, de la caridad: ¡Mírala! La esperanza es un poco la virtud oculta, la pequeñita, la pequeñita de la casa. Pero es la más fuerte para nosotros".

Los deseos del Papa para la Semana Santa

La entrevista concluye con los deseos del Papa Francisco para la Semana Santa: Mi deseo es no perder la esperanza, pero la verdadera esperanza -que no defrauda-, es pedir la gracia de llorar, pero el llanto de la alegría, el llanto del consuelo, el llanto de la esperanza. Estoy seguro, repito, que debemos llorar más. Nos hemos olvidado de llorar. Pidamos a Pedro que nos enseñe a llorar como él lo hizo. Y luego el silencio del Viernes Santo".


Fecha Publicación: 2022-04-09T10:35:00.001-07:00

MARTÍN FULGENCIO ELORZA LEGARISTI, OBISPO DE MOYOBAMBA, PASIONISTA (1899-1966), VENERABLE

 

Nació en Elgueta (Guipúzcoa), España, el 30 de diciembre de 1899. Fue un joven despierto y muy trabajador. Solía ir todos los domingos a la misa temprana. Ingresó al colegio pasionista a la edad de 12 años y tres años después al Noviciado, donde se preparó a la toma de hábito.

Hizo su profesión el 7 de marzo de 1917 y en el año de 1923 su Profesión Perpetua. Luego en 1948, a los 49 años de edad, le llegó la noticia de su nombramiento como Obispo de Moyobamba, el primero de esa prelatura de la  selva peruana. En esa época había unos 136.000 habitantes, el 90% católicos. Hoy hay 800.000 habitantes. Fue consagrado de manos del cardenal Landázuri en febrero de 1949 en el templo de la Virgen del Pilar de San Isidro.

Al llegar a Moyobamba, Monseñor Elorza se encontró ante una situación deplorable en cuanto a la cantidad y a la calidad del clero que prestaba sus servicios en el departamento de San Martín. Fue cuando empezó a trabajar incansablemente en esta zona.

Construyó muchos lugares de culto, puso énfasis en la educación pública infantil, incentivando la construcción de numerosas escuelas, trabajó para que los aguarunas de la región también reciban educación, así como la superación del analfabetismo en los adultos, aprovechando esta situación para enseñar religión dentro de las escuelas. Sus 17 años de obispo misionero implicaron infinitos viajes en barca, caballo, mula o a pie para llegar a lugares remotos, esfuerzos que acabaron minando su salud. Los dos obispos que le sucedieron fueron también pasionistas vascos. Elorza fue Padre Conciliar en tres de las sesiones del Concilio Vaticano II en Roma.

Transcurrió su vida trabajando al servicio de los demás cuando un viernes 30 de diciembre de 1966, en Lima, por la mañana y antes de que la Comunidad Pasionista tuviera tiempo de felicitarlo por sus 67 cumpleaños, Monseñor Elorza sufre un shock cardíaco y fallece en la Clínica Angloamericana. Su hermano de congregación Monseñor Miguel Irízar sintetizará su vida al retratarlo como hombre de "visión de largos alcances, infatigable dinamismo, celo de apóstol, afabilidad sin límites, unida a una entereza inquebrantable, llaneza fraternal con sus misioneros, sin desdoro de la autoridad, piedad austera, profunda y sincera".

Desde el 9 de abril del 2022 es reconocido como como Venerable Destacó por su capacidad de trabajo y organización.

 


Fecha Publicación: 2022-04-09T10:21:00.001-07:00

Aurora Calvo(1901-1933), salmantina, venerable

Aurora Calvo Hernández-Agero (1901-1933) nació y murió en Béjar, provincia de Salamanca, diócesis de Plasencia. Devota desde niña, en su Primera Comunión prometió a Jesús ser para siempre solo suya. Practicó con sencillez la humildad, pureza, paciencia, amor a los pobres y aceptar en todo la voluntad de Dios. Quería entrar en clausura con las Madres Carmelitas Descalzas, pero renunció para que pudieran hacerlo sus hermanos, y ella quedó cuidando a su madre.

Aurora Calvo, laica que murió con 32 años, con virtudes en grado heroico

Aurora Calvo, laica que murió con 32 años, con virtudes en grado heroico.

Era fervorosa en el apostolado eucarístico, como María de los Sagrarios. Cuidaba e impulsaba la catequesis en su parroquia. Escribía cartas espirituales a personas muy distintas, con prudencia y celo. Tenía pasión también por las misiones. Sus últimos 8 años estuvieron marcados por sufrimientos físicos y morales, que ella ofrecía a Dios. Se ofreció al Señor por la santidad sacerdotal. Muere a los 32 años de edad por

Sobre su vida publicó el P. A. de Castro Albarrán, magistral de Salamanca

SERAFINILLO o el místico castillo interior de Aurora Calvo Hernández-Agero que amó mucho a Jesucristo y fue muy amada de él y vivió y murió víctima de amor y de dolor

 

 


Fecha Publicación: 2022-04-08T06:45:00.001-07:00

 P. José Luis Calvo, párroco en la punta del cerro, en la parroquia "Sagrado Corazón de María" en Nueva Rinconada, Pamplona Alta, en san Juan de Miraflores, diócesis de Lurín, me comparte esta sangrante realidad del pastor que vive al ritmo de sus fieles. Para orar, meditar, vivir de modo pleno nuestro ser de ciudadanos y cristianos en esta Cuaresma y Semana Santa tan exigente.

Agradezco y suscribo totalmente su comunicado y les invito a leer semanalmente su boletín parroquial "EL ATRAPANIEBLAS."

Parroquia Misionera Sagrado Corazón de María - Inicio | Facebook

 

DE LOS CERROS DE LIMA NO BAJAN SAQUEADORES SEÑOR CONGRESISTA, BAJAN HONRADOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS TODOS LOS DÍAS PARA GANARSE UN PAN PARA SUS HIJOS.

 

En esta semana se ha producido un hecho sin precedentes, la inmovilización ciudadana durante todo un día en Lima y El Callao con la excusa de que iba a haber saqueo, de lo cual no se ha mostrado ninguna evidencia de que fuera cierto. Pero un congresista, portavoz de un partido en el congreso fue más lejos al afirmar que de los cerros iban a bajar a saquear Lima.

Señor congresista, los cerros también son Lima. De los cerros baja la gente a otros lugares de Lima todos los días muy temprano para trabajar no para saquear.  En los cerros se organizan haciendo sus pistas y escaleras, generan comunidad, hacen ollas comunes y actividades para apoyarse entre ellos. Crean nidos, arman bibliotecas, construyen canchitas para los niños y jóvenes. Los cerros se autogestionan y el resto de los vecinos de Lima tienen mucho que aprender de ellos.

Identificarnos con el crucificado implica identificarnos con todos los que sufren, los marginados, los que se quedan al margen de la sociedad bien situada, con todos sus servicios básicos mientras que en los cerros se carece de todo lo necesario para vivir dignamente.

Identificarnos con el crucificado y resucitado es denunciar la injusticia que lleva a que mucha gente en los cerros viva indignamente, pero con fe en el resucitado trata de seguir adelante y no se le pasa por la cabeza bajar de los cerros a saquear. Los que saquean al pueblo peruano no bajan de los cerros de Lima porque no viven en ellos.


Fecha Publicación: 2022-04-04T08:05:00.001-07:00

El texto recoge y reglamenta muchas reformas ya aplicadas en los últimos años. Entrará en vigor el 5 de junio, solemnidad de Pentecostés. La nueva Constitución da una estructura más misionera a la Curia para que esté cada vez más al servicio de las Iglesias particulares y de la evangelización. Propaganda Fide y el Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización se fusionan, el prefecto será el Papa.

Andrea Tornielli - Sergio Centofanti

Hoy, en la solemnidad de San José, se ha promulgado la nueva Constitución Apostólica sobre la Curia Romana y su servicio a la Iglesia y al mundo "Praedicate evangelium". Entrará en vigor el próximo 5 de junio, solemnidad de Pentecostés. Fruto de un largo proceso de escucha que comenzó con las Congregaciones Generales que precedieron al Cónclave de 2013, la nueva Constitución, que sustituye a la "Pastor bonus" de Juan Pablo II promulgada el 28 de junio de 1988 y vigente desde el 1 de marzo de 1989, consta de 250 artículos.

El próximo lunes 21 de marzo, a las 11.30 horas, el texto será presentado en la Oficina de Prensa de la Santa Sede por el cardenal Marcello Semeraro, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, por monseñor Marco Mellino, Secretario del Consejo de Cardenales, y por el padre jesuita Gianfranco Ghirlanda, canonista y profesor emérito de la Pontificia Universidad Gregoriana.

El texto, como se ha dicho, es el resultado de un largo trabajo colegial, que comenzó desde las reuniones del pre-cónclave de 2013 e implicó al Consejo de Cardenales con reuniones desde octubre de 2013 hasta el pasado mes de febrero, y continuó bajo la dirección del Papa con diversas aportaciones de las Iglesias de todo el mundo.

Hay que destacar que la nueva Constitución confirma un camino de reforma ya aplicado casi en su totalidad en los últimos nueve años, a través de las fusiones y ajustes que se han producido y que han dado lugar al nacimiento de nuevos Dicasterios. El texto subraya que "la Curia Romana está compuesta por la Secretaría de Estado, los Dicasterios y los Órganos, todos ellos jurídicamente iguales".

Entre las novedades más significativas contenidas en el documento está la unificación del Dicasterio para la Evangelización de la antigua Congregación para la Evangelización de los Pueblos y el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización: los dos responsables de los dicasterios se convierten en pro-prefectos, ya que la prefectura de este nuevo Dicasterio está reservada al Papa. De hecho, la Constitución dice: "El Dicasterio para la Evangelización está presidido directamente por el Romano Pontífice".

Se crea también el Dicasterio para el Servicio de la Caridad, representado por la "Elemosineria", que asume un papel más significativo en la Curia: "El Dicasterio para el Servicio de la Caridad, llamado también "Elemosineria Apostólica", es una expresión especial de la misericordia y, a partir de la opción por los pobres, los vulnerables y los excluidos, ejerce en cualquier parte del mundo la obra de asistencia y ayuda hacia ellos en nombre del Romano Pontífice, que en los casos de particular indigencia u otra necesidad, dispone personalmente las ayudas que se han de asignar".

La Constitución Apostólica presenta, en este orden, los Dicasterios de la Evangelización, de la Doctrina de la Fe y del Servicio de la Caridad.

Otra fusión se refiere a la Comisión para la Protección de Menores, que pasa a formar parte del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, continuando con sus propias normas y teniendo su propio presidente y secretario.

Una parte fundamental del documento se refiere a los principios generales. El preámbulo recuerda que todo cristiano es un discípulo misionero. Entre los principios generales es fundamental la especificación de que todos -y por tanto también los fieles laicos- pueden ser nombrados para funciones de gobierno en la Curia Romana, en virtud del poder vicario del Sucesor de Pedro: "Todo cristiano, en virtud del Bautismo, es discípulo misionero en la medida en que ha encontrado el amor de Dios en Cristo Jesús. Esto no puede dejar de tenerse en cuenta en la actualización de la Curia, cuya reforma, por tanto, debe prever la participación de los laicos, también en funciones de gobierno y responsabilidad".

Además, se subraya que la Curia es un instrumento al servicio del Obispo de Roma y en beneficio de la Iglesia universal y, por tanto, de los episcopados e Iglesias locales. "La Curia Romana no se interpone entre el Papa y los obispos, sino que está al servicio de ambos en la forma propia de la naturaleza de cada uno". Otro punto significativo se refiere a la espiritualidad: los miembros de la Curia Romana son también "discípulos misioneros". La sinodalidad, en particular, se destaca como una forma habitual de trabajar para la Curia Romana, un camino ya en marcha, que debe desarrollarse cada vez más.

Otros aspectos contenidos en el documento son el subrayado de la definición de la Secretaría de Estado como "secretaría papal", el traslado de la Oficina del personal de la Curia a la Secretaría de Economía (Spe), la indicación de que la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (Apsa) debe actuar a través de la actividad instrumental del Instituto para las Obras de Religión.

También se establece que para los clérigos y religiosos en servicio en la Curia Romana el mandato es de cinco años y puede ser renovado por un segundo período de cinco años, al final del cual vuelven a sus diócesis y comunidades de referencia: "Por regla general, después de cinco años, los funcionarios clericales y los miembros de los Institutos de Vida Consagrada y de las Sociedades de Vida Apostólica que han servido en las Instituciones y Oficinas Curiales vuelven a la atención pastoral en su diócesis/parroquia, o en los Institutos o Sociedades a los que pertenecen. Si los Superiores de la Curia Romana lo consideran oportuno, el servicio podrá ser prorrogado por un nuevo período de cinco años".


Fecha Publicación: 2022-04-02T18:13:00.001-07:00


Un sínodo sobre el sínodo


A veces, hay palabras que se ponen de moda y aparecen por todas partes. En estos meses pasados hemos tenido un auténtico hartazgo de resiliencia, de sostenibilidad y otras parecidas, repetidas hasta la náusea. Pero la verdad es que tampoco en la Iglesia nos libramos de estas plagas invasivas que aturden el sentido con su insistencia y acaban por confundir el pensamiento. Mucho me temo que una de ellas pueda ser sinodalidad, perejil de todas las salsas eclesiales en estos últimos meses.

Se menciona la sinodalidad para todo, un poco al buen tuntún, dando por descontado que se conoce el sentido de la palabra. De manera que, para comenzar poniendo orden en esta confusión, preguntémonos de qué hablamos cuando hablamos de sinodalidad.

Sinodalidad viene de sínodo, y éste, a su vez, del griego synodos, que vale tanto como asamblea, reunión, y que en su raíz significa syn-odos, caminar-con, hacer un camino juntos. En su etimología, pues, el sínodo apunta a un camino en común hacia una meta. La imagen más elocuente de este caminar-con que me viene a la mente es la del desconocido peregrino que se puso a caminar junto a Cleofé y su compañero la mañana de Pascua, mientras iban volviendo al pueblo después de los trágicos acontecimientos del viernes santo en Jerusalén. «Jesús en persona, dice san Lucas, «se acercó y se puso a caminar con ellos» (Lc 24,16).

Y mientras iban de camino, entabló conversación con ellos; más bien les hizo hablar. Jesús no interrumpe a Cleofé cuando este comienza su discurso derrotista; le deja sacar toda la rabia y la frustración que lleva dentro, y luego, poco a poco, va acercándolo, a él y a su compañero, a la verdad, «explicándoles lo que se refería a él en todas las Escrituras (Lc 24,27)». El corazón les ardía mientras Jesús hablaba, y eso que no les había ahorrado una buena reprimenda cuando los llamó «necios y torpes para creer». Porque dejar hablar no significa aprobar todo lo que el otro dice; significa saber escuchar, tener paciencia y esperar, sin renunciar a llamar a las cosas por su nombre, si es necesario, para devolver la cordura. Jesús peregrino junto a los dos de Emaús son, para mí, el icono de la sinodalidad.

Volvamos al sínodo. En latín tradujeron el término syn-odos con concilium, de donde viene nuestro concilio (y el más castizo concejo), en el que aparece también el prefijo con- y una voz acaso de la misma raíz de kaléo, llamar, por lo que el concilium sería una con-vocatoria, un ser llamados juntos. En la Iglesia de los primeros siglos, synodus concilium se usó para designar las reuniones en las que los obispos de una región con-venían, se juntaban para discutir y tomar determinaciones acerca de las fórmulas de la fe y de la vida de las iglesias. Es significativo que, para indicar aquellas reuniones, los primeros cristianos escogiesen precisamente un término dinámico que evocaba la idea del caminar juntos, frente a otros, estáticos, que indicaban el estar juntos. Porque lo importante es que en aquellas reuniones se hablaba, se discutía —a veces acaloradamente— buscando la verdad y dejando que el Espíritu Santo enseñase el camino (odos) por el que marchar juntos (syn, con).

El otro icono permanente

Por eso, el otro icono permanente de la sinodalidad al que siempre hay que volver es el primer sínodo en la Iglesia del que habla el libro de los Hechos de los Apóstoles en el capítulo 15. Había surgido un problema en la Iglesia (en realidad, no era el primer problema al que se enfrentaban aquellas comunidades de discípulos; ya había habido roces entre los de lengua griega y los de lengua hebrea por el reparto de víveres y los apóstoles tuvieron que proveer instituyendo un grupo de siete colaboradores). Lo que agitaba los espíritus en entonces (y no era para menos) es que, en Antioquia, donde se había creado una comunidad en la que había muchos cristianos de origen gentil, algunos procedentes de Jerusalén, y por tanto judíos de pura cepa, sostenían que también los no judíos que habían abrazado la fe cristiana tenían que someterse a la circuncisión. Además del comprensible rechazo a una operación tan delicada para los adultos, sobre todo con los medios de entonces, estaba en juego algo mucho más grande, como comprendió en seguida san Pablo. Si lo que nos salva es la observancia de la ley de Moisés, Cristo resulta simplemente un profeta más, un gran Maestro que nos ha dejado admirables sentencias y dado un ejemplo sublime. Si para salvarse simplemente hay que cumplir unas ciertas normas, Cristo habría muerto en vano y podía muy bien haberse ahorrado la encarnación, la muerte y la resurrección.

Surgió, pues, «un altercado y una violenta discusión» (Hch 15,2), —Pablo tenía un carácter más bien enérgico—, pero tuvieron suficiente sentido común como para intuir que la cuestión debían decidirla los apóstoles y los ancianos en Jerusalén. Y así, los apóstoles y los presbíteros se reunieron a examinar el asunto (Hch 15,6).

En aquella reunión, la primera gran asamblea de la Iglesia naciente, nadie actúa por su cuenta. Pablo y Bernabé no imponen su criterio, aunque defienden su punto de vista llenos de entusiasmo; Pedro tampoco impone su autoridad sobre los demás; y Santiago propone una solución aceptada por todos, en la que todos reconocen la voz del Espíritu Santo. Y, así, deciden enviar una carta y algunos mensajeros que la lean y la expliquen, diciendo: «Hemos decidido, el Espíritu Santo y nosotros, no imponeros más cargas que las indispensables» (Hch 15,28). No ha sido una votación democrática, sino más bien un proceso de discernimiento, escuchando los testimonios de la acción de Dios y escrutando las Escrituras.

Este fue quizá el modelo que inspiró a Pablo VI cuando creó el Sínodo de los Obispos en 1965, al terminar el Concilio Vaticano II, una estructura de reflexión y consulta, que cada dos años reúne a una representación de los obispos de todo el orbe católico para examinar cuestiones doctrinales o pastorales de importancia para la vida de la Iglesia. Un órgano de consulta y de reflexión, más ligero que un concilio universal o ecuménico, que sería complicado convocar y organizar, desprovisto de autoridad doctrinal, pero cargado de sentido pastoral.

A lo largo de estos últimos casi 60 años, en las asambleas del sínodo se han ido sucediendo temas que afectan a algunos sectores especiales o a toda la Iglesia en su conjunto. Sin embargo, para la próxima reunión, el Papa ha querido dar un vuelco radical a los temas tratados hasta ahora en el sínodo. No se trata ya de proponer una reflexión acerca de un estado peculiar en la Iglesia (los sacerdotes, los fieles laicos, los religiosos, los obispos) o de un sacramento en particular (la penitencia, el matrimonio), sino acerca del método mismo, un sínodo sobre el sínodo, sobre el hacer camino juntos, o sea, la sinodalidad.

Ha sorprendido a todos

Esta novedad ha sorprendido un poco a todos. Algunos han visto aquí finalmente la posibilidad de introducir mecanismos democráticos de toma de decisiones en el gobierno de la Iglesia. Otros, por el mismo motivo, se horrorizan ante esta perspectiva, que consideran una jaula de grillos donde cada uno puede decir lo que le parezca, aunque no tenga sentido, reduciendo el sínodo al nivel de las conversaciones de bar o a los comentarios de las redes sociales. En realidad, quienes conozcan al Papa saben que esta decisión suya es muy coherente con su manera de ver las cosas.

Francisco ha hablado siempre de la necesidad de iniciar procesos (véase para ello Evangelii gaudium, 223ss) y acompañarlos, más que de centrarse en el resultado y los objetivos: «Darle prioridad al tiempo es ocuparse de iniciar procesos más que de poseer espacios» (EG 223). Esto es especialmente importante para el evangelizador, pues como sabe muy bien quien tenga alguna experiencia de ello, el anuncio del Evangelio no produce resultados automáticos, mágicos. Su eficacia, muy a menudo, está escondida a los ojos de los hombres, como la semilla oculta debajo de la tierra, que crece silenciosamente, aunque el campesino no sepa cómo (Mc 4,27). Por eso, el papa recuerda que la evangelización requiere «asumir los procesos posibles y el camino largo» (EG 225), algo que enseñó Jesús en multitud de parábolas y dando a entender a sus discípulos que había cosas que por ahora no podían entender, y que el Espíritu Santo se las enseñaría a su tiempo.

Para el papa, pues, se trata de iniciar procesos en la vida de la Iglesia, que después hay que acompañar con suavidad y paciencia, como hace todo buen educador. A esta lógica pertenece el reforzar todos los instrumentos que favorezcan la comunión y la participación de los fieles en la vida de la Iglesia. A los obispos, y por analogía, a todos los pastores, el papa ha pedido que favorezcan todos los mecanismos que permiten la participación de los fieles a la hora de tomar decisiones que afectan a la vida de la Iglesia, «con el deseo de escuchar a todos y no solo a algunos que le acaricien los oídos» (EG 31). Claro que es muy importante también recordar que «el objetivo de estos procesos participativos no será principalmente la organización eclesial, sino el sueño misionero de llegar a todos» (ibid). Dicho con otras palabras, la participación de todos en la vida de la Iglesia, no es un reparto de cuotas de poder, sino una participación vital en el dinamismo que brota del manantial de la Iglesia, el surtidor que alcanza la vida eterna.

Iglesia comunión

Y es que la Iglesia no es una democracia; es una comunión. Su forma de actuar no se basa en la lógica de los números, sino en la búsqueda común de la verdad. Pero decir que no es una democracia no significa que sea una tiranía, en la que uno puede decidir arbitrariamente, y sin consultar con nadie. Hablamos de una comunión, en la que todos los miembros unidos a Cristo, concurren al bien, aportando los dones que cada uno ha recibido de Dios, de quien desciende todo don perfecto (St 1,17). El papa, con una imagen pastoril que le es especialmente cara, recuerda que a veces las ovejas tienen mejor olfato que el pastor. A veces, la sabiduría divina se expresa por medio de instrumentos pobres o despreciados por los grandes: al profeta Daniel, aun siendo muy joven, Dios le dio la ancianidad (Dn 13,50) para juzgar a dos respetables miembros de la comunidad; el salmo nos recuerda que «de la boca de los niños de pecho, Dios saca una alabanza contra sus enemigos, para reprimir adversarios y rebeldes» (Sal 8,2); e incluso una humilde burra se convirtió en oráculo divino amonestando a Balaán (Nm 22,31), para que no maldijera a Israel, antes lo bendijera.

Sinodalidad, pues, no significa abrir ahora un proceso creativo para rediseñar la Iglesia a nuestro capricho, como si se tratara de remodelar un loft o un apartamento, tirando tabiques, adaptándolo a los caprichos de la fantasía personal o la moda del momento. La escucha de las voces de todos, la discusión y el intercambio, aunque a veces pueda volverse incandescente, es solo para buscar lo que el Espíritu dice a las Iglesias (Ap 2,7 y par). ¿Y cómo se va a entender lo que dice el Espíritu si primero no se lo escucha?

Por eso, en el fondo, el tercer icono de la sinodalidad es María orante, que medita las cosas de Dios en su corazón, dándoles vueltas en su interior, se pregunta qué es lo que quiere decir Dios, acompaña a su Hijo en el camino hasta la cruz, y después, acompaña a los discípulos en oración, esperando la venida del Espíritu Santo.


Fecha Publicación: 2022-03-31T17:35:00.001-07:00

LA PUCP ES UNA INSTITUCIÓN EMBLEMÁTICA DE LA IGLESIA EN EL PAÍS

https://www.facebook.com/pucp/videos/1359880047818458https://puntoedu.pucp.edu.pe/voces-pucp/la-pucp-es-una-institucion-emblematica-de-la-iglesia-en-el-pais/

Cardenal Pedro Barreto, S.J. Arzobispo de Huancayo y Gran Canciller de la PUCP

25.03.2022

 

*Discurso en la ceremonia de apertura del año académico 2022, realizada el 24 de marzo de este año.

En mi primera intervención como Gran Canciller, deseo compartir con ustedes una convicción personal y que, estoy seguro, es también la de los miembros de la Conferencia Episcopal Peruana: la Pontificia Universidad Católica del Perú es una institución emblemática de la Iglesia en el país por su centenaria historia de fecunda vida académica, con valores éticos, al servicio de la sociedad peruana.

Un signo de esperanza es que en medio de la crisis se han dado innumerables gestos de solidaridad y de heroísmo como expresión de la bondad que tenemos en el corazón. Asimismo, este tiempo de oscuridad ha evidenciado otras pandemias sociales que afectan a las personas con el veneno de la enemistad, el enfrentamiento social y los graves signos de corrupción.  

Somos una Iglesia que respeta la autonomía y los métodos de investigación académicos. Porque la ciencia y la fe tienen que ir de la mano"

La Iglesia, y la PUCP dentro de ella, no ha estado exenta de estas dos tendencias contrarias que están en permanente lucha. Sin embargo, hemos puesto en práctica el mandato del apóstol Pablo: "No se dejen vencer por el mal, más bien derroten al mal haciendo el bien" (Rom. 12,21)

Así, fortalecidos y animados a seguir caminando juntos, llegamos a celebrar hoy el 105 aniversario de la fundación de la PUCP para continuar el camino de la Iglesia con el papa Francisco. Miremos a Jesús, el Hijo de Dios, servidor humilde y fiel a la voluntad de su Padre. Anunciemos con alegría la buena noticia de su presencia en el mundo. Él es el resucitado que se hace historia de esperanza activa y solidaria en nuestras vidas para animar y servir a los pobres y excluidos de una vida digna y fraterna.

La PUCP es el espejo de la sociedad peruana

Nuestra sociedad, con sus luces y sombras, ha desarrollado un innegable e importante avance en la ciencia y la tecnología. Sin embargo, constatamos que, al colocar la acumulación de la riqueza por encima de la dignidad de la persona humana, no hemos podido superar la pobreza y la marginación social.

Ante esta dura realidad somos llamados a impulsar un proceso de acompañamiento de la juventud para la rehabilitación de la política, la economía y de toda actividad humana poniéndolas al servicio del bien común.

La PUCP es el espejo de la Iglesia

El Concilio Vaticano II afirma que Dios quiso "santificar y salvar a las personas no individualmente y aisladas entre sí, sino constituir con ellos un pueblo que le conociera en la verdad y le sirviera santamente" (LG 9). Señala, además, que la Iglesia, Pueblo de Dios, "va peregrinando entre las persecuciones del mundo y los consuelos de Dios anunciando la cruz y la muerte del Señor, hasta que Él venga (cf. 1 Co 11, 26; LG 8).

Con este fundamento eclesiológico, puedo afirmar que la PUCP, como comunidad universitaria y cada uno de sus miembros, por el sacramento del Bautismo, ¡es la Iglesia! ¡Somos la Iglesia!

Iluminados por el Evangelio y los principios de la Doctrina Social de la Iglesia – la dignidad de la persona humana, la subsidiariedad, el destino universal de los bienes y la opción por los pobres- sentimos la urgencia de poner todo de nuestra parte para acortar las distancias que nos separan entre nosotros y en la sociedad.

Recordemos que el proceso de renovación pastoral de la Iglesia universal se inicia con el Concilio Vaticano II (1962-1965). La puesta en práctica de sus orientaciones en América Latina se realizó por medio del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) mediante las Asambleas Episcopales de América Latina y El Caribe: Medellín (1968), Puebla (1979), Santo Domingo (1992), Aparecida (2007), y recientemente la Asamblea Eclesial de América Latina y El Caribe (2021)

La Iglesia, y la PUCP (…) hemos puesto en práctica el mandato del apóstol Pablo: "No se dejen vencer por el mal, más bien derroten al mal haciendo el bien"

Un hecho inédito sucedió el el 13 de marzo del 2013 con la elección del cardenal Jorge Mario Bergoglio como el primer papa latinoamericano en la historia de la Iglesia y el primero en elegir el nombre de Francisco.

Hoy, después de nueve años de su servicio como obispo de Roma y pastor de la Iglesia universal, acogemos los dos grandes desafíos de la humanidad planteados en sus Cartas Encíclicas: Laudato Si', sobre el cuidado de nuestra casa común (junio 2015), y Fratelli Tutti (octubre 2020), sobre la fraternidad humana y la amistad social.

Al interior de la comunidad eclesial vivimos un tiempo de conversión y renovación. La Iglesia es santa por Jesús, su fundador, y pecadora por sus miembros. Reconocemos, con vergüenza y dolor, los graves delitos cometidos en el campo moral y financiero. Son escándalos que han afectado a personas y deteriorado la imagen de la Iglesia.

En las tres últimas décadas, nuestra Universidad experimentó una serie de hechos que la llevaron a vivir una grave crisis de identidad hasta llegar al punto en que la Santa Sede, mediante el Decreto de la Secretaría de Estado, del 11 de julio del 2012, decidió retirar inexplicablemente los títulos de Pontificia y Católica.

Cada uno de nosotros, las familias y las instituciones del Perú, vivimos hoy con dolor y angustia acontecimientos que ponen a prueba el sentido de la vida. La crisis nos desconcierta y repliega. La fe, en cambio, nos centra en Jesús, nos abre posibilidades de salida y nos impulsa a trabajar juntos para convertir la actual situación en una oportunidad para ser y salir mejores.

A partir de este momento adverso, el Equipo Rectoral y la Comisión Episcopal desarrollaron un diálogo transparente y respetuoso para buscar una solución consensuada. De esta manera, se fue abriendo paso el deseado restablecimiento de las buenas y fraternales relaciones con la jerarquía de la Iglesia en el Perú y con la Santa Sede. Tres hechos facilitaron el diálogo y la solución al problema suscitado.

El primero fue la visita del cardenal Guiseppe Versaldi, prefecto de la Congregación de la Educación Católica, al campus de la PUCP, el 22 de septiembre del 2016. Esto se realizó para presentar a la Asamblea Universitaria la visión de la Santa Sede sobre la propuesta de reforma de los Estatutos de la PUCP.

El segundo sucedió el 14 de octubre del 2016, cuando la Asamblea Universitaria, con cerca de cien miembros, aprobó por amplia mayoría la propuesta de la reforma de los Estatutos. Según se consigna en el Boletín de la PUCP, hice la siguiente declaración al finalizar la reunión:

"Esta Asamblea Universitaria ha sido para mí un ejemplo de transparencia, de escucha con mucha libertad y respeto. Agradezco al equipo rectoral que preside el doctor Marcial Rubio Correa, la Dra. Pepi Patrón y el Dr. Efraín González de Olarte, por el diálogo muy cercano con la Santa Sede y a todos los que participaron en la Asamblea Universitaria. Con la aprobación, casi unánime, de la propuesta de reforma de los Estatutos, regresamos al único camino: al camino de la Iglesia, una Iglesia servidora de la humanidad, abierta a otros credos, comprometida con los más pobres. Una Iglesia que respeta la autonomía y los métodos de investigación académicos porque la ciencia y la fe tienen que ir de la mano".

La PUCP, como comunidad universitaria y cada uno de sus miembros, por el sacramento del Bautismo, ¡es la Iglesia! ¡Somos la Iglesia!"

El tercero ocurrió el 3 de noviembre del 2016, cuando el cardenal secretario de Estado, su eminencia Pietro Parolín, hizo llegar el decreto donde se restituyen en justicia los títulos de Pontificia y Católica. Así mismo se nombra Gran Canciller, por un periodo de cinco años, al cardenal Guiseppe Versaldi, a quien agradecemos su cercanía y apoyo en este especial servicio a la Iglesia en el Perú. 

La PUCP, con este ejercicio sinodal de escucharnos, de dialogar juntos y de acoger, en unión con el papa Francisco, responde al doble desafío pastoral que se nos presenta hoy: aportar a la renovación de la Iglesia, pueblo de Dios, y estar al servicio de la transformación de la sociedad peruana.

La PUCP es la expresión de una Iglesia en salida

Nosotros, los obispos del Perú, estamos al servicio de la Iglesia y de la PUCP para anunciar el Evangelio. Pero ¿qué significa anunciar el Evangelio? San Francisco de Asís nos responde: "El Señor nos ha enviado a evangelizar. Es preciso ir hacia todos. La sociedad humana es un inmenso campo de lucha por la riqueza y el poder, y demasiados sufrimientos y atrocidades les ocultan el rostro de Dios. Debemos ser, en medio de ellos, testigos pacíficos del Todopoderoso, hombres sin avaricias y sin desprecios, capaces de hacerse realmente sus amigos". (Sabiduría de un pobre de Eloi Leclerq, página 164; Ediciones Marova)

En esta misma perspectiva, el papa Francisco nos invita a salir a las periferias físicas y existenciales de la humanidad y de nuestra sociedad peruana. Como Jesús que "al contemplar aquella multitud de personas, sintió compasión porque estaban decaídas y desanimadas como ovejas sin pastor" (Mt. 9, 36).

Como familia de la PUCP, nosotros hacemos nuestra la compasión de Jesús y nos ponemos al servicio de la sociedad peruana con decisión y humildad. No podemos aceptar ni el individualismo, ni la arrogancia, ni el pesimismo, ni la división entre nosotros. Estas actitudes son diametralmente opuestas a las de Jesús que "no vino (al mundo) para ser servido sino para servir y dar su vida en rescate de muchos". (Mc. 10, 45)

Para concluir, es necesario precisar que la misión de la PUCP y de las universidades católicas – según el papa Francisco – puede resumirse en cuatro elementos:

  1. Ser un espacio de discernimiento espiritual a partir de una lectura objetiva de la realidad, iluminada por el Evangelio al servicio de la humanidad.
  2. Promover una "cultura del encuentro y la cercanía" mediante el diálogo. La PUCP debe ser la casa de todos, donde sus miembros sean acogidos y se rechace cualquier signo de marginación, enfrentamiento y de polarización destructiva e inhumana.
  3. Impulsar la "cultura de la solidaridad" como elemento fundamental de una sociedad abierta y plural, en oposición al individualismo cerrado e inexpugnable que promueve la actual sociedad consumista.
  4. Promover con otras universidades y actores sociales la transformación de la sociedad mediante el servicio al bien común. Porque Jesús, el Resucitado, nos hace despertar del letargo de la indiferencia y nos resucita: "Su resurrección no es algo del pasado; entraña una fuerza de vida que ha penetrado el mundo. Donde parece que todo ha muerto, por todas partes vuelven a aparecer los brotes de la resurrección. Es una fuerza imparable" (EG, 276).

Como Pontificia Universidad Católica del Perú, seamos la luz que brilla en las tinieblas".

Concluyo con unos versos del poeta y actor cubano Alexis Valdés, que escribió "Esperanza" (2020) en plena pandemia de la COVID-19 y que han sido asumidos por el papa Francisco al final de su libro Soñemos juntos:

Cuando la tormenta pase /y se amansen los caminos /y seamos sobrevivientes /de un naufragio colectivo. /Con el corazón lloroso /y el destino bendecido /nos sentiremos dichosos /tan solo por estar vivos. /Ya no tendremos envidia /pues todos habrán sufrido. /Ya no tendremos desidia. /Seremos más compasivos. /Valdrá más lo que es de todos /que lo jamás conseguido. /Seremos más generosos /Y mucho más comprometidos. /Cuando la tormenta pase /te pido Dios, apenado, /que nos devuelvas mejores, /como nos habías soñado.

Por eso, renovemos nuestra confianza y firme esperanza. Caminemos juntos, como familia de la PUCP, porque Jesús, el Resucitado, es quien nos dice: «Yo hago nuevas todas las cosas» (Apoc. 21,5).

Con María, Madre de Jesús y Madre nuestra, avancemos confiados hacia el cumplimiento de esta promesa, y le decimos: danos la santa audacia de buscar nuevos caminos para que llegue a todos la alegría del Evangelio (Cfr. EG final Cap. V) y que, como Pontificia Universidad Católica del Perú, seamos la luz que brilla en las tinieblas.

Con estos deseos y compromisos, declaro inaugurado el año académico 2022.


Fecha Publicación: 2022-03-24T20:08:00.000-07:00

BAUTISTA, Mateo Samaritanos de la donación de sangre (San Pablo, Lima, 2022, 299 pp)

Este es el libro que siempre quise tener sobre la donación de sangre. Como los 70 escritos por nuestro autor, reúnen ciencia, experiencia y simpatía,  apelando siempre a multiplicar la acción de modo afectivo y efectivo.

Cuenta con el prólogo del Dr. Juan Antonio Almeyda, director general de donaciones, trasplantes y bancos de sangre del MINSA y se articula en siete apartados: La maravilla de la sangre, la donación, la historia del conocimiento de la sangre (donación y transfusión), el don de donar, hacia una cobertura universal, donación con espíritu, acciones pastorales en pro de la donación.

Se presentará con motivo de la "Celebración de los dos años de la implementación de los puestos de colecta de sangre" el  Miércoles 30 de marzo de 2022 12:00 Horas, en el significativo y emblemático Pasaje Tarata, Miraflores, donde se vertió sangre inocente a manos de la vesania terrorista.

Gracias, P. Mateo, por este regalo tan preciado que se convierte en el manual que todo donante de sangre y promotor de donación debe leer para formarse bien y potenciar su labor. 


Fecha Publicación: 2022-03-07T06:04:00.001-08:00

SAAVEDRA LUCHO, JC, OM María de la Merced. Imágenes y palabras. Provincia mercedaria del Perú, 3ª ed. 2019, Lima, pp.203

El autor, maestro general de la Orden de la Merced, mariano confeso en el estudio y en la vida, nos obsequia en el jubileo del VIII centenario de la orden fundada por San Pedro Nolasco con lo mejor a su alcance de la imagen y la palabra mercedarias para que el alma goce y se recree, gozando de un anticipado cielo. Y no puede elegir mejor texto que el del Magníficat para abrir su obra (LC 1, 68).

Las imágenes "reflejan la geografía y la ecología de la creación plasmada a través del arte, iconografía, pintura y escultura de Aquella que es Madre de la Misericordia hecha redención". Las palabras recopilan "en clave de antología mariana" lo que han escrito los más selectos teólogos a través del "magisterio eclesial" de papas y obispos; "la palabra  mercedaria" con referencias específicamente de la orden como fruto de sus capítulos generales, reuniones, consejos, encuentros, mensajes de los maestros generales; por último, "semillas de libertad" recoge una selección de referencias de religiosos y religiosas de la Orden mercedaria acerca de su entrañable devoción a la Madre del Redentor.

En atractivo formato, el libro brinda alrededor de cien fotos en las páginas impares acompañadas del pertinente texto en las páginas pares que hace deliciosa la lectura que convierte en oración agradecida a la Reina y Señora de la Merced.

Un sustancioso texto del autor "María de la Merced, imágenes y palabras de una presencia dinámico-redentora" (9-14) da cuenta de sus objetivos: compartir el tesoro histórico a través de su carisma y espiritualidad, concretado en el arte, literatura y vida. En perspectiva de fidelidad, actualidad y progreso, los mercedarios "invitados a dejar todo por amor del Reino de Dios para formarse en libertad, promover la fraternidad y servir con caridad, contemplan estos elementos marianos como en un espejo al signo más transparente elegido por Dios para una recta y verdadera liberación unida al Dios encarnado" p.12. Manifiesta claramente "que el amor hacia la Madre de la Merced, ícono de la ternura de Dios, nos motive a través de estas imágenes y palabras a ser mejores hijos de la misericordia de Dios" (p.149).

Culmina la obra con unas palabras de gratitud extraídas en la homilía en las solemnes vísperas de la fiesta de la Merced en la Basílica de Barcelona, el 23 de septiembre del 2018 en pleno jubileo mercedario.

Gracias, P. Juan Carlos, gracias PP. Mercedarios, y felicitaciones por tan bella publicación que será bien custodiada como el álbum de recuerdos que convida a volver una y otra vez a la memoria y al compromiso legado por la Señora de la Merced a través de su fundador y de sus hijos que con tanta fuerza han arraigado en el Perú.

 


Fecha Publicación: 2022-02-26T17:17:00.001-08:00

Sepúlveda, Juan Ginés de. Pozoblanco (Córdoba), 1490 – 17.XI.1573. Humanista, traductor e historiador.

Nació en el seno de una familia de cristianos viejos de posición humilde: el padre, Ginés Sánchez Mellado, era artesano; la madre se llamaba María Ruiz.

Después de cursar estudios primarios y secundarios en 1510 se matriculó en la recién creada Universidad de Alcalá de Henares, donde permaneció hasta finales de 1513 estudiando Filosofía y Griego, este último bajo el magisterio del cretense Demetrio Ducas. Tras sus estudios de Teología en el Colegio de San Antonio de Sigüenza el 14 de febrero de 1515 obtuvo del cardenal Cisneros una carta de recomendación para el Colegio de España o de San Clemente en Bolonia (Italia). A los pocos meses, a finales de mayo, llegó a tierras italianas, según se desprende de unas notas redactadas el 28 de mayo por el entonces secretario del Colegio, Francisco Pérez, en las que se da cuenta de la presentación de las pruebas de limpieza de sangre.

Sepúlveda entró oficialmente como colegial en el Colegio el 27 de septiembre de aquel mismo año. En Bolonia estudió Filosofía en la Cátedra del escolástico Pietro Pomponazzi y realizó estudios de Derecho y Teología.

En febrero de 1522 Sepúlveda fue recibido en su palacio de Carpi por el príncipe Alberto Pío. Se inició a partir de ese momento una estrecha relación entre ambos, que duraría hasta la muerte del segundo en 1531. La personalidad de Alberto Pío, ocupado en la publicación del corpus aristotelicum periaristotelicum y acérrimo enemigo de Erasmo de Rotterdam, incidió de un modo fundamental en los trabajos hermenéuticos de Sepúlveda. De mayo de 1522 data en efecto la primera traducción sepulvediana de Aristóteles, su versión latina de los Parva Naturalia, a la que habrían de seguir a principios de 1523 las traducciones latinas del De ortu et interitu y del De mundo. La amistad entre Alberto Pío y Sepúlveda llevó a éste a establecerse en la Corte del príncipe de Carpi donde permanecería hasta la obtención del grado de doctor en Artes y Teología en mayo de 1523.

La labor de traducción de Sepúlveda debe ponerse en contacto con el renovador programa de traducción de los escritos aristotélicos que, iniciado en Italia en las primeras décadas del siglo XV, se extendió frenéticamente por toda Europa hasta finales del Quinientos.

Como tantos otros autores de versiones filosóficas en el siglo XVI, Sepúlveda tuvo conciencia de participar en un nuevo estilo de traducción que —a partir de los primeros años del siglo anterior— había arremetido contra las toscas versiones medievales, revisando por completo los criterios hasta entonces empleados en la interpretación de los textos filosóficos.

No es producto de la casualidad, por tanto, que coincidiera también Sepúlveda con otros traductores humanistas de Aristóteles a la hora de reivindicar como modelo para sus versiones a los eruditos bizantinos Juan Argirópulo y Teodoro Gaza y a los italianos Leonardo Bruni, Ermolao Barbaro y Girolamo Donato.

Pese a las coincidencias entre Sepúlveda y los más destacados traductores latinos aristotélicos del siglo XV en su crítica a las excesivamente literales versiones medievales, las traducciones latinas de Sepúlveda se relacionan mejor, en cambio, con las polémicas que tuvieron lugar a mediados del siglo XVI entre aquellos traductores de Aristóteles proclives a imitar a ultranza el vocabulario y el estilo de Cicerón, y otros autores de versiones filosóficas, partidarios de aceptar el uso de una terminología no clásica y el empleo de palabras nuevas y extrañas al uso ciceroniano. Frente a aquellos traductores latinos de Aristóteles dispuestos a sacrificar el sentido del texto en aras de la elegancia, Sepúlveda en ningún momento permitió que la claridad y el contenido de los textos traducidos estuvieran supeditados a veleidades de carácter estilístico.

Precisamente en un importante pasaje del prólogo a su versión de la Política, Sepúlveda resumió a la perfección las dificultades lingüísticas del traductor de Aristóteles y enunció con claridad su propio método, reconociendo la imposibilidad de conciliar el rigor en la traducción de Aristóteles con la servil fidelidad al vocabulario de Cicerón: "Personalmente creo que soy ya suficientemente ciceroniano, si consigo aquello que me he propuesto, es decir, emplear en este tipo de escritos un estilo llano y claro, en la medida en que el contenido del texto así lo permita ". Aunque discípulo de Pomponazzi, supo ser sensible a las preocupaciones humanistas de los renovadores de los estudios aristotélicos con los que se relacionó, consideró la filosofía de Aristóteles en su compleja riqueza de interpretaciones, atendió a la tradición de los comentaristas griegos del filósofo, y contribuyó al esclarecimiento filológico de algunos pasajes oscuros del texto aristotélico.

Tras su marcha de Bolonia, Sepúlveda se dirigió, en el verano de 1523, a Roma, donde habría de jugar un notorio papel en las disputas políticas y teológicas del momento. En Roma publicó el primero de sus diálogos, Gonsalus seu de appetenda gloria dialogus, dedicado al embajador de Carlos V ante el papa Adriano VI, Luis de Córdoba, duque de Sessa. Sin olvidar su vinculación casi fraternal al príncipe Alberto Pío, de reconocida política filofrancesa, Sepúlveda iniciaba así su acercamiento hacia los sectores imperiales de la Roma de la década de 1520.

El 19 de noviembre accedió al trono pontificio el Cardenal Guilio de Medici, que adoptó el nombre de Clemente VII. Se trataba de un papa al que unía una buena relación con Sepúlveda. Consecuencia de la confusa situación política en la que se hallaba Italia por aquel entonces fue el envío en la segunda mitad de 1525 por parte de Francisco I de Francia, ya en abierta hostilidad contra Carlos V, de Alberto Pío a Roma. La misión del legado real tenía por objeto conseguir el apoyo de Clemente VII para la causa francesa.

Las negociaciones tuvieron como resultado la formación de la Liga Clementina en mayo de 1526, a la que el emperador no tardó en enfrentarse.

La lucha antiluterana, entre tanto, continuaba. Particularmente virulenta era la controversia entre Lutero y Erasmo de Rotterdam sobre la cuestión del libre albedrío.

En 1524, tras las presiones de Clemente VII, Erasmo redactó De libero arbitrio diatribae sive collatio, respuesta a las tesis propuestas por Lutero en su Assertio omnium articulorum per Bullam Leonis X novissimam damnatorum de 1520. La réplica de Lutero no se hizo esperar y un año más tarde publicó su De servo arbitrio, tratado en el que de un modo fulminante Lutero refutaba una a una las opiniones de su adversario. Ante la dimensión que la polémica iba alcanzando Sepúlveda, se vio obligado, probablemente por el papa, a entrar en la cuestión. A la disputa, Sepúlveda se sumó con la publicación en julio de 1526 de su De fato et libero arbitrio contra Lutherum, sirviéndose de argumentos cercanos a los postulados de Alejandro de Afrodisias sobre la cuestión.

La acción decidida de algunos de los más destacados miembros de la Curia pontificia determinó en la segunda mitad de la década de 1520 un cambio en la labor de traducción de Sepúlveda. Tanto la versión latina de los Comentarios de Alejandro de Afrodisias a la Metafísica aristotélica como la traducción al latín de las Éticas de Aristóteles sobrepasaron así el mero ámbito filológico y respondieron con claridad a las inquietudes intelectuales del momento. En el caso de la versión de Alejandro de Afrodisias fue la intervención directa del papa Clemente VII la que determinó su publicación en Roma en 1527 "in publicam utilitatem".

Por su parte, la redacción de la versión de las Éticas, que Sepúlveda nunca llegó a editar y de la cual no se conserva manuscrito alguno, respondió a los intereses y afanes de importantes miembros de la Curia vaticana, seguros de la necesidad de difundir el estudio de los libros morales de Aristóteles.

El saqueo de Roma a manos de las tropas españolas en mayo de 1527 y el alejamiento del príncipe Alberto Pío, refugiado en Francia, dejaron a Sepúlveda con las manos libres para inclinarse definitivamente por el lado imperialista. Pronto buscó la relación con el nuevo enviado de Carlos V, Francisco de Quiñones, Cardenal de Santa Cruz. Paulatinamente la figura de Sepúlveda iba a adquirir un prestigio entre los círculos diplomáticos romanos y en las difíciles relaciones entre el Papado y el Imperio, que culminarían en la reconciliación entre ambas partes en el Tratado de Barcelona de mayo de 1529. Valga como ejemplo de ello que en el otoño de ese mismo año, en Piacenza o quizá en Bolonia, a Sepúlveda se le encomendara pronunciar su Cohortatio ad Carolum V, discurso en el que el humanista andaluz exhortaba al emperador a entrar en guerra contra los turcos.

Liberado por Clemente VII ya de la obligación de desempeñar el cargo de Canónigo de la Catedral de Córdoba, para el que había sido nombrado en mayo de 1529, los años comprendidos entre 1530 y 1536 supusieron para Sepúlveda un período de fecunda actividad intelectual y literaria. En el verano de 1531 terminó De ritu nuptiarum et dispensatione, tal como se deduce por la carta autógrafa de Ortiz a Carlos V, fechada en Roma a 22 de agosto, en la que se da cuenta que "el maestro Sepúlveda en los días pasados compuso un libro a favor de la Serenísima Reina de Inglaterra". Dedicada al cardenal de Santa Cruz, la obra constituía la aportación de Sepúlveda a la cuestión originada por el divorcio de Enrique VIII.

No fue ésta la única polémica en la que Sepúlveda se vio envuelto en los primeros años de la nueva década.

Poco después se inició la famosa controversia entre Sepúlveda y Erasmo en defensa del príncipe Alberto Pío. A Sepúlveda el propio Erasmo lo había elogiado fríamente en su Ciceronianus, libro al que aquél sometió a un crítico análisis, aunque en tono correcto. La polémica entre ambos humanistas no se limitó, con todo, a meras consideraciones de carácter estilístico y sobre imitación literaria a propósito de la publicación del Ciceronianus, sino que tuvo otros frentes. No en vano desde 1525 el aristócrata italiano había venido acusando a Erasmo, en quien veía a un decidido defensor de Lutero y al responsable último del cisma protestante, y Erasmo había respondido con dureza en varios opúsculos. Sepúlveda no quiso quedarse al margen y decidió publicar su Antapologia pro Alberto Pio Carpensi (París y Roma, 1532), escrita como homenaje póstumo a su mecenas. La Antapologia se limitó, sin embargo, a una crítica mesurada centrada en la osadía del Elogio de la locura y los Coloquios erasmistas, y en los puntos de vista de Erasmo sobre los frailes y el culto a los santos, votos o ceremonias. El texto tuvo además el inesperado resultado de propiciar un cortés intercambio epistolar entre Erasmo y Sepúlveda. En la primera de las cartas de Sepúlveda, con fecha de 1.º de abril de 1532, el de Pozoblanco animaba al humanista holandés a responder a las críticas vertidas en su Antapologia, reto al que elegantemente Erasmo renunció. La correspondencia entre ambos continuó, ahora ya centrada en la discusión filológica y exégesis de ciertos pasajes del Nuevo Testamento y las Observationes del teólogo Diego López de Zúñiga. El suave tono de la Antapologia no disimuló, con todo, las discrepancias sepulvedianas con Erasmo acerca de la justicia de la guerra, cuestión ésta que habría de enfrentar a ambos intelectuales y a la que Sepúlveda habría de volver años más tarde.

Una carta dirigida desde Roma a Íñigo de Mendoza, cardenal de Burgos, y fechada el 13 de agosto de 1533 revela los deseos de Sepúlveda de volver a España.

La muerte del papa Clemente VII en septiembre de 1534 no contribuyó sino a clarificar las expectativas sepulvedianas. Con todo, el regreso a España tuvo que posponerse, pues eran varios los trabajos que todavía retenían a Sepúlveda en Italia. A ellos alude en carta de 20 de febrero de 1535 a Gian Matteo Giberti donde, a la vez que pide excusas por la calidad de su traducción de las Éticas aristotélicas, le da cuenta de la inminencia de la publicación de su diálogo Democrates primus (Roma, 1535). Defensa antierasmiana y antimaquiavélica de la conveniencia entre la guerra y la religión cristiana, esta obra no hizo sino preludiar las tesis que Sepúlveda habría de desarrollar a propósito de la justicia natural de la guerra contra los indios de América en su Democrates secundus, sive de iustis belli causis apud Indios.

A principios de 1536 los ruegos de Carlos V y el puesto de capellán y cronista real que el emperador le ofreció acabaron por convencer a Sepúlveda y en noviembre de ese mismo año embarcó con rumbo a Barcelona a donde llegó a finales de diciembre. A partir de entonces la vida de Sepúlveda en España transcurrió entre las obligaciones de cronista y la educación del futuro Felipe II, de quien fue nombrado uno de los preceptores en 1542. El nombramiento de Sepúlveda como tutor del príncipe no fue sino un acicate más para retomar la traducción y el comentario en latín a la Política aristotélica, proyecto aplazado años atrás. A finales de 1546 Sepúlveda ultimaba ya los detalles de su traducción, tal como da cuenta en una carta dirigida a Jerónimo Zurita: "De la política y scholia me escrive el señor Gonzalo Pérez que avía avido respuesta y me embió un traslado de la carta de Diego de Carvajal en que escrivía como el impresor Colineo era muerto, mas que otro avia avido las letras mesmas del maestro y tenía noticia de mi y avía ofrecido de imprimir la política y scholia y aun darme a mi trezientos volumines, con pagarle yo solamente el papel dellos así que se lo pienso embiar en acabando de poner unos números que voi puniendo correspondientes del texto a la glosa". La edición de la versión sepulvediana, que apareció publicada en París en 1548, no satisfizo en un principio a nuestro traductor. A la lógica revisión que precisaba la versión de algunos pasajes se sumaban numerosos errores tipográficos. Pese a sus defectos, la traducción conoció muy pronto una favorable acogida entre los círculos intelectuales de media Europa.

De igual modo, para los posteriores traductores de la Política la traducción sepulvediana constituyó enseguida un texto de continua referencia. Considerada por muchos como la mejor versión latina del tratado aristotélico, la traducción fue desde muy pronto apoyo inestimable para comentaristas y traductores por la elegancia de su estilo y por la erudición de sus notas.

El elogioso juicio de Obertus Giphanius no hace sino confirmar los méritos de la versión de Sepúlveda: "optima versio videtur esse Sepulvedae, proxima Lambini: explanationes quoque et eiusdem Sepulvedae optimae mihi videntur".

La traducción de la Política coincidió con la composición de la obra más difundida de Sepúlveda, su Democrates secundus, sive de iustis belli causis apud Indios, diálogo en el que hizo extenso uso material utilizado en las anotaciones a su versión a la Política aristotélica.

Redactado en torno a 1544 e inédito hasta finales del siglo XIX, el Democrates secundus está compuesto en forma de diálogo, en el que intervienen Leopoldo, un alemán que no cree justos los derechos de conquista de los españoles, y Demócrates, personaje que refiere las ideas del propio Sepúlveda. El diálogo sepulvediano constituye una encendida justificación de la sumisión del indio americano al que el autor rebaja a la categoría de similitudines hominis. En su argumentación Sepúlveda aplicó las teorías aristotélicas acerca de la esclavitud natural e hizo uso, de uno u otro modo, de material de su propia versión de la Política. Así contrastaba el imperio del alma sobre el cuerpo, que es heril, con el imperio de la mente o razón sobre los apetitos, que se califica de civil o regio. El primero implica un cierto grado de amistad y cooperación y tiene su correlato político en la dominación natural de unos hombres sobre otros; en cambio, el segundo de los gobiernos se asienta en la fuerza y desemboca en la esclavitud convencional o civil. La implicación de este doble juego de oposiciones para el caso americano es que los españoles se encontraban en el primer supuesto, en el legítimo derecho de someter a seres de naturaleza netamente inferior.

El Democrates secundus tropezó con el rechazo de muchos contemporáneos de Sepúlveda. Uno de ellos, el dominico y obispo de Chiapas fray Bartolomé de Las Casas, saldría al paso de las proposiciones de Sepúlveda con vehemencia y entendimiento. La obra topó con la oposición incluso de la Corona que advirtió enseguida el peligro de que un texto de tono tan beligerante circulase libremente por Europa al alcance de cualquiera capaz de leerlo en la lengua original. Sepúlveda acudió al Real Consejo de Indias solicitando la licencia para imprimir su texto. Ante la negativa movió hilos en la Corte para obtener de Carlos V una cédula para que el libro se remitiera al Real Consejo, que, a su vez, decidió pedir dictamen a las universidades de Salamanca y Alcalá. Tras prolijo examen, las respuestas de ambas fueron negativas y Sepúlveda se vio obligado a redactar otro libro que, impreso en Roma en mayo de 1550 con el título Apologia pro libro de iustis belli causis, recogía el contenido del Democrates secundus y refutaba las impugnaciones y reparos que los adversarios del diálogo oponían a las tesis sepulvedianas. Tras la publicación de la Apologia Bartolomé de Las Casas intentó evitar que el texto se divulgara y obtuvo del emperador Carlos que, por Real Cédula, mandara que se recogieran todos los ejemplares.

El choque dialéctico personal entre Sepúlveda y Las Casas tuvo lugar en Valladolid, en la junta compuesta por ilustres teólogos y juristas de la que formaba parte el maestro Domingo de Soto. Las sesiones empezaron en agosto de 1550. Ante dicha congregación ambos contendientes presentaron alegatos y réplicas sin que se llegase a elaborar el dictamen pedido. Se propuso la votación para enero del siguiente. No la hubo, pues no fue hasta mediados de abril de 1551 cuando se volvió a reunir la comisión que prolongó sus sesiones a principios de mayo. Tampoco hubo votación. En 1557 todavía no se habían remitido todos los votos.

Al final Sepúlveda no pudo ver impreso su Democrates secundus, que tuvo que esperar hasta la edición de Menéndez y Pelayo en 1892.

Los últimos años de la vida de Sepúlveda transcurrieron entre Valladolid, sede de la Corte, y su retiro cordobés de la Huerta del Gallo, al que su dueño se refería en latín con el nombre de "praedium Marianum".

Dedicado a la redacción de una abundante producción historiográfica, no se mantuvo ajeno a su tiempo y permaneció siempre en contacto con distinguidas personalidades de la vida intelectual europea, de lo que es buen reflejo su extensa colección de cartas publicada en Salamanca en 1557. A un tiempo alabado como uno de los mayores humanistas de su época y censurado por su decidida apología de la conquista de las Indias, Sepúlveda ha concitado por igual loas y críticas por parte de aquellos que —cantor eximio de las gestas patrias o quintaesencia de la famosa Leyenda Negra— han visto representadas en él todas las miserias y grandezas del Renacimiento español.

 

Obras de ~: Liber gestarum Aegidii Albornotii, Bolonia, 1521; Libri Aristotelis quos vulgo latini Parvi Naturales appellant e graeco in latinum sermonem conversi Ioanne Genesio cordubensi interprete, Bolonia, 1522; Gonsalus seu de appetenda gloria dialogus, Roma, 1523; Aristotelis libri de generatione et interitu interprete Ioanne Genesio cordubensi, Bolonia, 1523; Aristotelis liber de mundo interprete Ioanne Genesio cordubensi, Bolonia, 1523; De fato et libero arbitrio contra Lutherum libri III, Roma, 1526; Alexandri Aphrodisiei commentaria in Aristotelis Metaphysica Ioanne Genesio cordubensi interprete, Roma, 1527; Cohortatio ad Carolum V ut bellum suscipiat in Turcas, Bolonia, 1529; De ritu nuptiarum et dispensatione, Roma, 1531; Opera Aristotelis latina facta Io. Genesio Sepulveda cordubensi, París, 1532; Antapologia pro Alberto Pio Carpensi, París y Roma, 1532; Democrates primus, sive de convenientia disciplinae militaris cum Christiana religione dialogus, Roma, 1535; De ratione dicendi testimonium in causis occultorum criminum dialogus, qui inscribitur Theophilus, 1538; Ioannis Genesii Sepulvedae opera nunc primum in unum quasi corpus digesta, París, 1541; De correctione anni mensiumque Romanorum, Venecia, 1546; Aristotelis de Republica libri VIII Ioanne Genesio Sepulveda interprete et enarratore, París, 1548; Apologia pro libro de iustis belli causis, Roma, 1550; Epistolarum libri septem, Salamanca, 1557; De regno et officio regis, Lleida, 1570; Ioannis Genesii Sepulvedae opera quae reperiri potuerunt omnia, Colonia, 1602; Opera Ioannis Genesii Sepulvedae cum edita tum inedita, Madrid, 1780; De rebus Hispanorum ad Novum Orbem Mexicumque gestis, ed. de A. Ramírez de Verger, Stuttgart-Leipzig, 1993; Obras completas1, Historia de Carlos V. libros I-V; vida y obra, estudio filológico, bibliografía, edición crítica y traducción de E. Rodríguez Peregrina; estudio histórico de B. Cuart Moner, Pozoblanco, 1995; Obras completas. 2, Historia de Carlos V. libros VI-X; edición crítica y traducción de E. Rodríguez Peregrina; estudio histórico de B. Cuart Moner, Pozoblanco, 1996; Obras completas. 3, Demócrates segundo; estudio histórico del Demócrates de J. Brufau Prats; edición crítica y traducción de A. Coroleu Lletget; Apología en favor del libro sobre las justas causas de la guerra, introducción y edición crítica de la Apologia de A. Moreno Hernández; traducción y notas de Á. Losada (revisión de A. Moreno), Pozoblanco, 1997; Obras completas. 4, Historia de Felipe II, Rey de España; edición crítica, traducción y estudio filológico de B. Pozuelo Calero; estudio histórico de J. I. Fortea Pérez, Pozoblanco, 1998; Obras completas. 5, Historia de los hechos del cardenal Gil de Albornoz; estudio filológico, edición crítica, traducción y notas de J. Costas Rodríguez ... [et al.]; estudio histórico de M. T. Ferrer Maillol, Pozoblanco, 2002; Obras completas. 7, Antiapología en defensa de Alberto Pío, príncipe de Carpi, frente a Erasmo de Rotterdam, edición crítica, traducción, notas e introducción de J. Solana Pujalte -- Comentario sobre la reforma del año y de los meses romanos, edición critica de E. Rodríguez Peregrina, J. Solana Pujalte y J. J. Valverde Abril; traducción e introducción filológica de E. Rodríguez Peregrina y J. J. Valverde Abril; introducción histórica de A. M.ª Carabias Torres -- Exhortación a Carlos V, edición critica, traducción e introducción filológica de J. M. Rodríguez Peregrina; introducción histórica de B. Cuart Moner, Pozoblanco, 2003; Obras completas. 10, Historia de Carlos V. libros XI-XV; edición crítica, traducción y estudio filológico de J. Costas Rodríguez y M. Trascasas Casares; estudio histórico y notas de B. Cuart Moner, Pozoblanco, 2003; Obras completas. 11Del Nuevo Mundo. Sospecha de otra luz, Pozoblanco, 2003; Obras completas. 12, Historia de Carlos V: Libros XVI-XX, Pozoblanco, 2003; Obras completas. 13Historia de Carlos V: Libros XXI-XXV, Pozoblanco, 2003; Obras completas. 14, Historia de Carlos V: Libros XXVI-XXX, Pozoblanco, 2003; Obras completas. 15, Sobre el Destino y el libre albedrío. Demócrates. Teófilo, Pozoblanco, 2003.

 

Bibl.: L. Hanke, Aristotle and the American Indians: A study in race prejudice in the modern world, Londres, Hollis & Carter, 1959; A. Losada, Juan Ginés de Sepúlveda a través de su "Epistolario" y nuevos documentos, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1973; H. Mechoulan, L´antihumanisme de Juan Ginés de Sepúlveda. Étude critique du "Democrates primus", París, Mouton, 1973; VV. AA., Actas del Congreso Internacional V Centenario del nacimiento del Dr. Juan Ginés de Sepúlveda, Pozoblanco, Ayuntamiento, 1993; A. Coroleu, "A Philological Analysis of Juan Ginés de Sepúlveda's Latin translations of Aristotle and Alexander of Aphrodisias", en Euphrosyne, n.º XXIII (1995), págs. 175-195; "The fortuna of Juan Ginés de Sepúlveda's translations of Aristotle and Alexander of Aphrodisias", en Journal of the Warburg and Courtauld Institutes, 59 (1996), págs. 324-31; S. Muñoz Machado, Sepúlveda, cronista del Emperador, pról. de F. Rico, Barcelona, Edhasa, 2012.

 

Alejandro Coroleu Lletget


Fecha Publicación: 2022-02-26T15:19:00.000-08:00

Amigos: Les comparto el fragmento de un precioso relato de los mártires del Japón en 1597 contado por un superviviente. Merece y mucho la pena leerlo y compartirlo
Recuerdo que unos años antes -1590- Miguel Ángel concluía la cúpula del Vaticano, en 1591 Santo Toribio fundaba el Colegio Seminario en Lima, 1596 nace Descartes, y años después, en 1600 muere en Salamanca el P. Acosta, en 1601 llega el jesuita Mateo Ricci a China, 1602 escribe Galileo
Agradezco al Dr. César Gutiérrez Muñoz por su deferencia, JAB
El acontecimiento será un tema trascendental en el virreinato peruano como nos brinda el magnífico cuadro de la Recoleta franciscana del Cuzco compartido por

 El incidente del galeón San Felipe y la persecución a los cristianos en Japón (1597): una transcripción del relato de uno de los sobrevivientes

Jorge Augusto Gamboa M. et You-Jin Kim

https://doi.org/10.4000/nuevomundo.86778

El documento proveniente del Archivo General de Indias (Sevilla), que ponemos a disposición de los lectores es un interesante relato, bastante detallado de toda la aventura que vivieron los tripulantes del galeón español San Felipe, que cubría la ruta de regreso desde Manila (Filipinas) hasta Acapulco (Nueva España). Fue escrito en el año 1597, dentro del periodo en que el imperio japonés acababa de unificarse tras las guerras entre los señores feudales (daimyos), que coincide con el llamado "siglo cristiano de Japón" (1549-1650)

"Llegaron, pues, todos estos benditos mártires este día 4 de febrero al dicho lugar donde vinieron a ganar el cielo y ponerse en cruz, que ya las tenían plantadas por su orden con el mayor alarido que toda aquella gente farisea hacía, todos armados de lanza y catana y arcabuz, demás del ruido que había del hincar las argollas en las cruces para brazos, pies, y gargantas, poniendo algunos en ellas y otros subiéndolos al fin a todos. Después de puestos cada uno en una "†"39, les atravesaron con una lanza los benditos cuerpos por el un costado que pasaba al hombro contrario ambos los lados.

  • 40 Se trata del Salmo 113: "Laudate, pueri, Dominum, laudate nomen Domini" (Alegraos, niños del Señor (...)
  • 41 Debe ser el "sayón". Según el Diccionario de la Real Academia Española es: "el verdugo que ejecuta (...)

52El padre fray Pedro Bautista había concer-[13]-tado con un japón llamado Antonio que estando en la cruz entonase Laudate pueri domine40 en alta voz y quedó el santo en oración y clavados los ojos en el cielo. El muchacho, habiéndole caído al lado, viendo se tardaba el padre en lo concertado, volvió a él como pudo y díjole: "Padre, no decimos el salmo". Y visto que no le respondía, lo entonó él solo, como si estuviera en el coro. Estaban al martirio presentes el padre y madre y parientes del dicho Antonio, los cuales con la ternura y dolor de verles padecer, lloraban grandísimamente, a los cuales se volvió diciéndoles: "¿Qué me lloráis?, llorad a estos pobres gentiles y a esta pobre infidelidad, que yo me voy al Paraíso donde rogaré a Dios por vosotros. Y por ellos". Y quitándose su vestidura, dijo a sus padres: "Padres, allí está. No tengo otra cosa ni herencia que dejaros", rogándoles que los gentiles no echasen de ver semejante sentimiento. Y esto fue poco antes que le pusiesen en la cruz. Era niño de 12 años que le habían criado los padres y era su sacristán el padre Martín. Ansí mismo se llegó a él antes de ponerlo en la cruz, se llegó a él [sic] el sajón41 que los ponía en la cruz, el cual le dijo: "Hijo, si quieres ser salvo y que no te crucifiquen, déjate de hacer lo que hasta aquí y yo te daré casas en que vivas", el cual respondió: "Y eso había de ser con el padre comisario y los demás". Y respondiéndole que no, dijo: "Pues en qué seso cabe que deje yo de ir al Paraíso por ninguna promesa que tú me hagas. Presto verás en qué poco tengo tus amenazas ni la terribilidad del martirio".

53Los demás padres todos predicaban a los japones y entre ellos fray Martín, habiendo de hacer esta plática a los mártires:

  • 42 Estas dos palabras están tachadas.
  • 43 Hediondas.

"¡Oh cuánto, hermanos míos y padres, anduvo nuestro padre San Francisco lo que nosotros con tan pocos méritos y cargados de tantos males hemos alcanzado! ¡Qué diera porque no solamente le martirizaran, pero que el martirio fuese de cruz, como el que se nos ofrece! Muchas gracias debemos dar a Dios por la merced que nos hace y nuestro padre San Francisco por la intercesión que es de entender que ante Dios ha interpuesto. Más quisiera os advertir que no sean estas parte ni excelencia del martirio para que os ensoberbezcáis y recibáis vanagloria. No quiera Dios que en un punto se pierda una ganancia tan grande, pues tenemos bien que considerar la miseria de nuestras personas y flaqueza, la poquedad de nuestros méritos y el haber sólo venido a esto por la misericordia y gracia del Señor, [que] murió por nosotros, pues por nosotros mismos no tuviéramos fuerzas ni valor para un trance y valor42 tan terrible como el que se nos apareja. Y echaréis bien de ver en vosotros mismos cuanto sea obra de Dios, en el gusto y contento en que estáis dispuestos para ella, demás que para que ayude a la consideración y miseria de que somos compuestos. Consideraos después de muertos conforme a la costumbre de esta gente ansiosa, cayendo las entrañas y carne a pedazos, llena de gusanos y tan hedondias [sic]43 y por ventura no habrá quién los mire. Considerad también comidos de cuervos y tan desfigurados que será un horrible espectáculo a las gentes y considerad estas cosas y otras muchas que hay que considerar y a lo que cada uno se ha de reducir. Entienda ser esta obra del mismo Dios y que viene de su mano y no quede nada de vanagloria".

  • 44 El último renglón de este folio está mal escaneado por lo cual no se ve el final de la frase.

54Y ansí diciendo a altas voces el Gloria Patri, le atravesaron aquellos sayones una lanzada por el lado izquierdo, que salió la lanza al hombro derecho. Y al sacarla se quebró el yerro de ella y se quedó dentro de las entrañas. Y visto por el verdugo que se había quedado en el cuerpo, subió por la cruz arriba y metiendo la mano por el costado, sacó el hierro. Y en todo este tiempo no cesó de [decir el]44 [14] Gloria Patri, clavados los ojos en el cielo sin menear pestaña, pie ni mano ni decir "ay", más que si fuera una cosa insensible. Y ansí dándole la otra lanzada por el otro lado, pasó el verdugo adelante a donde estaba fray Francisco Blanco, el cual no menos esfuerzo y valor mostraba, aunque cuando a él llegó con la lanza, habiéndosela metido, con el demasiado y excesivo dolor que sintió, sacó la mano derecha de la argolla donde se la habían puesto, y él mismo volvió otra vez a meter la mano en el argolla. Y visto cuán abrazado estaba con su cruz, el padre fray Felipe de las Casas, el cual se había entretenido hablando y estando en coloquios con la dichosa pérdida de San Felipe, que a tal tiempo y estado le había traído, habiéndose el propio en ella, al tiempo que le subieron un palo que les ponen en la horcajadura, quedó tan bajo que se ahogaba en el argolla penosamente y se le escurrieron las rodillas y espinillas por las de abajo hasta mostrar los huesos. Mas no por eso cesó varonilmente de encomendarse a Dios en trance de muerte tan apretada que para otra cosa no se le daba lugar. Y ansí fue el primer mártir que martirizaron, lo cual fue por intercesión de los que allí asistían. De esta manera lo fueron todos, sin cesar de predicar a los japones y gentes portuguesas que allí hubo, con muchas lágrimas y grandísimo fervor. No sin mucho riesgo de sus personas, los desnudaban tomando los más de ellos la sangre de tierra y reliquias que era posible, a cuya causa acudía el allinin no solo a cercar el puesto de tablones, mas aún ponerles guardas, de temor que no le hurtasen los cuerpos.

55Y ansí murieron estos benditos y gloriosos santos con tan gloriosos fines cuando prometían sus dichosas vidas y nos asegura la certeza de sus milagros, porque es el primero y principal y que no se puede negar, estando como están cebados los cuervos a cuerpos muertos, que de otra cosa no se sustentan esa multitud de japones que se matan y están tan desvergonzados que apenas se ha cortado la cabeza ni el cuerpo crucificado cuando le han sacado los ojos. Y a estos santos mártires no solamente no les tocaron, mas aún no pasaron por encima de las cruces ni entraron dentro de la cerca, que esta es una de las cosas que más [ha] admirado a los japones. El padre fray Pedro Bautista dicen que lo ven, ansí en la ciudad del Meaco como en la casa que él solía tener en Langasac, decir misa como antes que lo crucificaran, oficiada con mucha música y ofrenda de cera, a cuya causa tienen por cierto los japones que no es muerto. Ansí mismo dicen que todos los viernes después que los crucificaron, se aparecen sobre las cruces ciertas lumbres y luminarias. Y esto no está muy clarificado porque no lo ha visto sino es japones. Y dicen le echaron menos las guardas un día y que otro le volvieron a verle en la cruz, que ha sido grande milagro. Y después de crucificado, al cabo de 80 días, el padre fray Pedro Bautista lo vieron estremecer en su cruz, de tal manera que los japones entendieron que resucitaba para quitarse de la cruz, de lo cual resultó que le comenzó nuevamente a correr sangre de las heridas y llagas que tenía, la cual corrieron como el día que lo crucificaron. Este día que se estremeció, se aparecieron sobre las cruces unas columnas de fuego que salieron de allí y fueron a dar a las casas de los padres de la Compañía de Jesús y al posar fueron haciendo tanta luz como si fuera mediodía, de que causó notable admiración. Que todo consta por información que se hizo para enviar al Sumo Pontífice.

56Hallose al tiempo que le crucificaron en poder del niño Antonico una carta que escribía a sus padres en la cual les persuadía a la perseverancia de su ley. Estando en la fuga de su martirio, el padre fray Juan Pobre metió a los españoles en grandísimo ruido y alboroto porque se descabulló de donde estaba y se iba a ofrecer, y aunque le volvieron [15] se volvió otras dos veces a ir a ofrecer hasta que se le mandó por obediencia no lo hiciese, con lo cual se quietó, con que no se crucificaron más que los sentenciados, porque había el padre fray Gonzalo, fray Martín y fray Bartolomé, que los enviaron a la India para que de allí fuesen a Manila, porque era tanto su fervor que no se tenía entera satisfacción de que irían con la demás gente, antes se quedarían con sus hermanos. De manera que no queda en el Japón más que un solo fraile francisco y ese en hábito de Japón y escondido.

  • 45 Hakata, barrio de Fukuoka.

57A siete deste mes llegó el obispo del Japón a ver al general y a ocho llegó el capitán mayor y los demás portugueses que allí residían, los cuales nos hicieron mucho regalo y limosna porque sólo en ellos hallamos alguna caridad y limosna. En este tiempo vimos una carta del padre García Garcés de la Compañía que está en Cuchivocu, a primero de marzo, en que da aviso como unos japones le habían dicho como el emperador Taycoçama había despachado a un correo para Langasac para que el juez no ejecutase la sentencia de muerte de los mártires. Aqueste correo y que este correo y el que el juez envió se habían encontrado en Facata45 y que estaba muy arrepentido de haber tomado la hacienda. Y esta voz es que no se puede dar crédito a ella porque como se vido, fueron diferentes las obras y estábamos en parte donde pudiera reparar algo del mucho daño que había hecho. A cuatro de este llegaron a nosotros siete españoles de los nuestros los cuales se habían huido de Urando donde los habían dejado el general, los cuales fueron por mar y tierra y tan maltratados que nos causaron el verlos lástima, y dijeron que a ellos les habían dado nueva de que a nuestro general y a todos los que con él habían quedado los habían crucificado y que también a ellos les querían sacar los ojos y crucificarlos, como fue verdad que todo se trató en Urando y en el Meaco y corte donde residía el emperador, y que por esta causa habían ellos querido más aventurar sus vidas que no morir en manos de aquellos infieles.

58A 14 de mayo, viernes en la noche, se aparecieron las columnas de fuego y luego a 16 del dicho salimos de Langasac para Manila dejando en aquel dicho lugar los 26 mártires cada uno puesto en su cruz en la playa, cerca de la mar, a cien pasos de la mar, todos puestos por su orden como se sigue, uno en pos de otro:

  1. Gayón, carpintero, criado de los padres franciscos, que él llegó con socorro a los padres al camino y le crucificaron porque era cristiano, de edad de veintisiete años.
  2. Cometaquia, predicador de los padres franciscos, de edad de treinta y ocho años.
  3. Pedro Juguijiro, que a éste envió el padre con los padres con el dinero del gasto para el camino, de edad de treinta años
  4. Miguel Casaque, padre de Tomé que está al veinte lugar, de edad de cuarenta y cinco años.
  5. Diego Quilay, de edad de cincuenta años.
  6. [16] Paublo [sic]46 Mique, de edad de treinta y cinco años.
  7. Paulo Ibarique, de edad de dieciocho años, predicador de la orden de San Francisco.
  8. Juan de la Compañía, de edad de veinte años47.
  9. Luis de Jico, de edad de doce años.
  10. Antonico de Jico, niño de edad de doce años, criado del padre fray Pedro Bautista y natural de Langasac.
  11. Fray Pedro Bautista, comisario de los descalzos y embajador, de edad de cuarenta y ocho años.
  12. Fray Martín de la Ascensión, sacerdote de edad de treinta años.
  13. Fray Felipe de Jesús, de edad de veinticinco años.
  14. Fray Gonzalo García, de edad de cuarenta años.
  15. Fray Francisco Blanco, de edad de dieciocho años.
  16. Fray Francisco de San Miguel, de edad de cincuenta y tres años.
  17. Martín, japón cocinero, de edad de treinta y ocho años.
  18. Simalion Xara, predicador del Meaco, de edad de cincuenta años.
  19. Ventura de Ojico, de edad de veintiocho años.
  20. Tomé de Ojico, de edad de doce años.
  21. Joaquín Saquier, de edad de cuarenta y seis años.
  22. Francisco, predicador de edad de cincuenta y cuatro años.
  23. Tomé Hijoo, de edad de cuarenta y dos años.
  24. Juan Quiquia, de edad de treinta y seis años.
  25. Graviel48 de Xico, de edad de dieciocho años.
  26. Pablo Susuy, predicador de edad de cuarenta años49.

Fecha Publicación: 2022-02-25T15:20:00.001-08:00

José Agustín de la Puente Cortés (1838-1910)

 

José Agustín Felipe Ceferino de la Puente y Cortés (de la Puente y Cortéz)

Entre la mayoría de los parques del distrito de Pueblo Libre completamente renovados en el marco del Bicentenario del Perú, cabe destacar por su belleza y cuidado el dedicado a J.A. de la Puente Cortés. https://www.facebook.com/muniplibre/videos/entrega-parque-de-la-puente-y-cort%C3%A9s/2934745036795482/. Vaya mi felicitación a la Municipalidad y sus vecinos

Lo más destacado de nuestro protagonista es su misión de ministro de Hacienda y Comercio en 1894, historiador fundador del Instituto de Historia (Academia),  escritor y vecino notable de Pueblo Libre, director del panóptico o penitenciaría en el tiempo de la Guerra del Pacífico.

Les comparto algunos datos fundamentales del que ha merecido se le dedique el parque y el busto en el centro del mismo. Agradezco especialmente al historiador y buen amigo Juan José Pacheco Ibarra por el estudio compartido en su blog  http://historiadordelperu.blogspot.com/2011/01/jose-agustin-de-la-puente-cortes-1838.html Publicado 11th January 2011 por Juan Jose Pacheco Ibarra

 

Nació en:1835, en Lima (Perú) y falleció el 18 de enero de 1910 74-75). Fueron sus padres: José de la Puente y Querejazu y Francisca de Paula Cortés del Alcázar; sus hermanos:  Constanza Paula Valvina de la Puente y CortésCarmen Isidora Micaela Juana de la Puente y CortésLuisa de la Puente y CortésAntonio de la Puente y CortésJuan Manuel Gregorio de la Puente y Cortés 

Casado con Manuela de Jesús Olavegoya Iriarte Sus hijos: María Constanza de la Puente OlavegoyaJosé Demetrio de la Puente OlavegoyaMaría Rosa de la Puente Olavegoya y Agustín de la Puente Olavegoya. Nieto célebre: José Agustín de la Puente Candamo

Páginas olvidadas de la ocupación chilena de Lima. José Agustín de la Puente Cortés y el panóptico de Lima (1881): José Agustín de la Puente Cortés (1838-1910), vecino notable de Lima y director del Panoptico de Lima durante la ocupación chilena.

 

Sobre la ocupación chilena de Lima se ha investigado poco, la mayor cantidad de investigaciones se han centrado en las acciones militares, el heroísmo de los héroes y la reconstrucción gráfica del conflicto.

Todos los héroes no murieron defendiendo Lima en San Juan y Miraflores. Hubo un grupo de notables que crearon el gobierno de la Magdalena a cargo del Presidente Francisco García Calderón.

Vecinos notables como él pagaron el precio del destierro a Chile por el hecho de tratar de conservar el orden político y social en medio de una guerra en la cual Piérola y Cáceres habían formado bandos para combatir la invasión chilena.

 

José Agustín de la Puente Cortés (1838-1910)

Nacido en Lima en 1838. Se formó en el Instituto Militar, siguió carrera en la milicia hasta obtener grado de teniente coronel. Fue adjunto a la legación peruana en Chile (1855-1858), vicecónsul y cónsul del Perú en Caracas, prefecto de Junín y director de la Penitenciaria de Lima durante la guerra con Chile.

Fue alcalde de Lima en 1894 y como ministro de Hacienda y Comercio durante el gobierno provisional de Justiniano Borgoño (1894).

Además fue un importante hacendado de la Magdalena (actual distrito de Pueblo Libre) y escritor costumbrista y aficionado a la historia. Gran parte de sus artículos fueron publicados en El Comercio. Fue uno de los fundadores del Instituto Histórico del Perú en 1905.

Les voy a presentar un fragmento de las memorias de José Agustín de la Puente, en las que relata los sucesos ocurridos durante la ocupación chilena de Lima.

En ese momento De la Puente era director del Panóptico, la cárcel de Lima. Las autoridades chilenas se apoderaron de todas las instituciones del Estado peruano, e incluso flamearon su bandera en palacio de gobierno.
Sin embargo, gracias a José Agustín de la Puente Cortés, hubo una institución del Estado que permaneció libre de la injerencia extranjera.

En este fragmento, cuenta de la Puente como recibió el encargo del ejército chileno para continuar como director de la cárcel de Lima bajo las órdenes del gobierno extranjero.

De la Puente renunció y se negó a cumplir este mandato por considerarlo una traición a su país. Fue una decisión difícil, pues, puso en riesgo su integridad al contradecir a las autoridades militares chilenas que habían ocupado Lima.

Gracias a su valor y la suerte de contar con algunos oficiales chilenos de muy buena disposición, se pudo lograr algo impensable, que el panóptico de Lima se rigiera bajo las leyes peruanas. De esta manera, De la Puente aceptó el cargo con la condición de que los chilenos no tengan jurisdicción sobre la cárcel de Lima.

En los momentos más difíciles para nuestro país, De la Puente se hizo de cargo de la cárcel, que felizmente estuvo en manos peruanas. Solo imaginar que estuviera bajo la administración chilena nos horroriza. Cuantos abusos y malos tratos para los prisioneros peruanos. La cárcel se habría convertido en un verdadero calabozo.

Los chilenos pusieron sus ojos en saquear las haciendas y objetos valiosos de las instituciones para poder seguir financiando su invasión al Perú y no quisieron hacerse cargo de instituciones como ésta, por ser una gran responsabilidad que no les reportaba ningún beneficio.


Sin más preámbulos le presento un fragmento de las memorias del José Agustín de la Puente Cortés.

 

"Ausente de la capital de la república el poder ejecutivo, la penitenciaría pasó a ser una dependencia de la Municipalidad de Lima, la que atendía á sus necesidades y corría con su administración.

Me hallaba al frente de este establecimiento, por unánime elección de los honorables compañeros municipales, cuando el jefe político tomó posesión de la municipalidad y junto con ella de la penitenciaría. Aguardaba por momentos mi reemplazo, y con este motivo oculté todo lo de interés nacional, no como motivos culturales como la gran mesa de la inquisición, libro de efemérides, sellos, etc., etc., para entregar las demás con las debidas formalidades; pero cuál no seria mi sorpresa al recibir el 9 de diciembre el siguiente oficio del jefe político señor Adolfo Guerrero, que me fue entregado por el coronel don Estanislao del Canto.

 

Jefatura política del ejército chileno. Lima, diciembre 9 de 1881
Al director de la cárcel penitenciaría.- Por disposición del señor general en jefe, el infrascrito se ha hecho cargo de todas las ramas del servicio que en este departamento estaban á cargo del alcalde municipal del Concejo Provincial.
Como entre esos servicios está el de la cárcel penitenciaría encomendada á usted, y en el cual no conviene introducir alteración alguna, continuará usted en el ejercicio de sus funciones, lo mismo que los demás empleados de su dependencia, sin que se introduzca alteración alguna en la marcha del establecimiento, que quedará siempre confiado á la responsabilidad de usted.
El señor coronel don Estanislao del Canto, comandante del 2º de línea, cuyo cuartel estará contiguo al edificio de la penitenciaría, que pondrá en sus manos este oficio, está encargado de atender á este servicio y proporcionar los auxilios que necesite.

Dios guarde á usted.

Adolfo Guerrero.

Nunca me vi más humillado, más dolorosamente impresionado que cuando leí el oficio anterior. Tomé la pluma y traté de contestarlo ¡pero la excitación nerviosa que me dominaba no me dejaba tranquilidad para escribir nada reposado y conveniente: después de varias tentativas me resolvía á pesar el oficio siguiente:

 

Dirección de la penitenciaría.

Lima, diciembre 10 de 1881 Señor Jefe político del departamento-

He recibido el oficio de usted fecha de ayer, en que me comunicaba haberse hecho cargo de la Municipalidad de Lima, conforme á lo dispuesto por el gobierno, y que siendo la penitenciaría uno de los ramos que corren á su cargo, siga esta funcionando en el mismo orden y bajo mi responsabilidad, con los mismos empleados y sin que sufran alteración alguna.
En respuesta cumplo con decir á usted, que me hallo al frente de esta dirección, sin otra remuneración que la complacencia del deber cumplido, y que aunque en suspenso la municipalidad, a cuyo cargo corría el panóptico, habría seguido este establecimiento su marcha ordinaria, si para nada se hubiera tocado con él, haciéndolo aparecer como dependencia de municipalidad chilena.

Tal circunstancia me obliga á exponer á usted la necesidad que me asiste de solicitar que, en el día, se nombre una persona que me reemplace y se haga cargo de los sagrados intereses sociales que la benevolencia de mis honorables compañeros quiso poner bajo mi vigilancia.

Esta necesidad es tanto más urgente, cuanto que la constitución del Perú me prohíbe admitir destino de gobierno extranjero, y se acentúa, para mí más éste precepto si el puesto que se me ofrece dimana de los crueles é implacables enemigos de mi patria.

Dios guarde á usted.

José A. de la Puente.

Al otro día, muy de mañana, se presentó en mi casa un oficial en busca mía: se le dijo que me hallaba ausente y aunque el oficial dudó de la respuesta se retiró, dejándome dicho que fuera conforme llegara adonde el jefe político. Efectivamente, luego que llegue y me avisaron lo que pasaba, me puse en camino, adonde el jefe político, acompañado de algunas personas amigas; y dejando á la familia en la más angustiosa ansiedad.

Conforme supo el señor Guerrero que me hallaba presente me hizo entrar en el salón de su despacho, se puso de pie y me increpó, con tono y maneras atentas, lo inconveniente de mi oficio y la necesidad en que me hallaba de retirar las palabras duras que contenía, y de no ser así se hallaba en el deber de ejemplarizar este faltamiento. Antes de seguir adelante, diré, que la presencia del señor Guerrero, no me fue en el primer momento odiosa, pues esperaba encontrar á uno de tantos insolentes matones que se gozaban en ultrajarnos; pero no fué así, vi un joven alto, fisonomía simpática y distinguida, maneras delicadas y de buen tono, palabra fácil, expresión benévola, y tan llano en su trato, que me pareció hallarme de igual á igual; como no le contestase á los cargos que me hacía, tuve que exponerlo delicada de mi situación, pues para mi condición me obligaban á callar, tanto más cuanto mis palabras podrían herirlo. A esta contestación, se paró, cerró la puerta, se sentó a mi lado y me dijo en el tono más llano y cordial, no tenga cuidado, hable de lo que quiera con toda confianza. Efectivamente nuestro dialogo fué vivo, la apreciación que hizo de los chilenos en Lima, si fué dura, fue la expresión de la verdad, sus cálculos, su modo de pensar tan natural y juicioso, tan sensato, tan ingenuo, labraron en mi animo un sentimiento de profunda pena, pues hubiera deseado encontrar otro hombre para haber tenido el derecho de quejarme; pero encontré á un caballero.

Por último díjele, que aunque quisiera no podía retirar esas palabras por cuanto ya estaban mandados los oficios al Gobierno, y que podía hacer de mi lo que le pareciera. A esto me repuso, bien, ¿en qué forma se quedaría usted al frente de la penitenciaría?

Como he estado hasta hoy, independiente de los chilenos, y sometido á las leyes y reglamentos peruanos. Bueno, voy a consultar con mi gobierno, después de tres o cuatro días contestaré á usted; yo le mandaré llamar. Me retiré, con pena, de esta entrevista, al verme en relaciones oficiales con esta autoridad y sin derecho a quejarme de ella.
Al cuarto día recibí una esquela del señor Guerrero en que me citaba para el día siguiente, fué exacto á la cita, y me expuso que convenía con mi deseo; que quedaría al frente de la penitenciaría, que como un deposito sagrado quedaría confiado á mi honorabilidad para que la administrara conforme con las leyes y reglamentos peruanos y sin intervención de ninguna clase de la autoridad chilena.

Le contestó que respetaba mucho su palabra; pero que motivos que no se le ocultaban, me obligaban á pedirle que esta declaración me la hiciera por escrito en forma de una nota, á lo que convino remitiéndome al día siguiente el oficio que va enseguida:

 

Jefatura política. Ejercito chileno.

Lima, diciembre 20 de 1881.Señor Director de la Penitenciaria a don José Agustín de la Puente.

A la institución que usted dirige están vinculados sagrados intereses que deben ser atendidos de preferencia con el propósito decidido de que no sufra perturbación alguna en su marcha, pues cualquiera trastorno pudiera ser de fatales consecuencias para el orden social en cuya completa conservación todos debemos estar igualmente interesados.

A este móvil obedecía el infrascrito al pasar con fecha 9 del presente á usted el oficio en que le comunicaba la resolución que sobre el particular había adoptado al tomar posesión, de orden del señor general en jefe, de la alcaldía municipal de Lima y demás oficinas de su dependencia entre los cuales consideré y se encontraba así, por entonces, el panóptico.

Mas un estudio detenido del establecimiento, sus recursos, el estado actual en que se encuentra, gastos que demanda su sostenimiento y demás puntos á el concernientes me ha demostrado que pude continuar el establecimiento su marcha, sin embargo alguno, confiado en la dirección exclusiva de usted, y con completa independencia de esta jefatura, mucho más desde que es ageno á la naturaleza de las atribuciones de ella tener á su cargo una cárcel penitenciaría, incumbencia que corresponde y no a una institución local, sino al Estado.

En esta conformidad y de acuerdo con el señor general en jefe he decidido que en el panóptico continúe como se encontraba antes, bajo la dirección de usted, quedando en consecuencia responsable del orden y buena marcha del establecimiento, y atendiendo a sus gastos y necesidades sin gravamen para el tesoro municipal; y como consecuencia de la responsabilidad que ello le impone, procederá en el ejercicio del cargo con arreglo á las disposiciones peruanas vigentes sobre la materia y sin ingerencia á este respecto de la autoridad chilena. Con esta misma Supremo Gobierno la determinación que sobre el particular he tomado.

Dios guarde á usted.

Adolfo Guerrero.

 

BIBLIOGRAFIA Y FUENTES

DE LA PUENTE, José A. "Penitenciaría de Lima". El Comercio, Viernes 20 de abril de 1900

HAMPE MARTÍNEZ, Teodoro. "Los miembros de número de la Academia Nacional de la Historia (Instituto Histórico del Perú). 1905-1984". Revista Histórica, XXXIV: 281-353.1983-1984


Fecha Publicación: 2022-02-18T19:20:00.001-08:00

LOS 92 AÑOS LLENOS DE VIDA DEL P. CARLOS ESCUDERO (Arequipa, 1929-2022)

El P. Carlos Escudero Ramos me recibió en su departamento arequipeño, al lado de la parroquia de los PP. Capuchinos y de la Universidad Católica Santa María, siempre acompañado de sus canarios y los miles de recortes de periódico.  Les comparto lo que me modo sintético -obligado por los 30 minutos que dura el espacio radial-  me relató acerca de su vocación y su gigantesca tarea periodística sacerdotal.

Con dolor recibo la noticia de su muerte este 10 de febrero, víspera de la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, del 2022, en las instalaciones de la clínica San Juan de Dios, tras complicaciones de salud propias de su edad, cuando tenía 92 años, de los cuales 68 fueron dedicados al sacerdocio.

El sacerdote fue muy querido y reconocido por su aporte no solo en la evangelización sino al mundo académico y de la cultura de la ciudad. Monseñor Javier expresó sus condolencias a la familia y a todo el clero, destacando la entrega y dedicación con la que el consagrado sirvió a Dios y a los fieles a lo largo de sus años de vida sacerdotal.

El padre Carlos Arturo Escudero Ramos, nació el 28 de agosto de 1929 en Arequipa. Recibió la formación sacerdotal en el Seminario Arquidiocesano San Jerónimo. Fue ordenado sacerdote el 19 de septiembre de 1953. Estudió en la Universidad de San Agustín y se doctoró en Sociología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue sociólogo, pedagogo y periodista, siendo corresponsal de varios medios en el magno evento del Concilio Vaticano II, en unión de eclesiásticos tan connotados como José Luis Martín Descalzo o Mons. Cipriano Calderón. Ejerció el ministerio sacerdotal en la parroquia "Nuestra Señora de los Dolores de Cerro Colorado" y fue capellán del Cementerio Parque de la Esperanza también en Cerro Colorado.

Como docente llevó el curso de educación religiosa en algunas instituciones educativas, como el colegio Arequipa; igualmente era muy aficionado a la crianza de canarios, teniendo varios ejemplares que fueron campeones mundiales. Se encargó de la restauración de la parroquia El Refugio, ubicada en la calle Alvares Thomas, entre otras acciones en favor de la comunidad arequipeña.

Escribió miles de artículos en los diarios de Arequipa y en varias revistas católicas de diferentes naciones.

Daba gusto conversar con él y siempre tenía el don de la palabra viva del orgulloso de su tierra arequipeña y del celoso y entrañable sacerdote, gozoso de vivir el Evangelio en la realidad de cada día.

Con gozo les comparto la entrevista tan lleva de vida y espiritualidad. Mil gracias, ¡hasta el Cielo, P. Carlos!

ENTREVISTA AL PADRE CARLOS ESCUDERO para mi programa de Radio María, Historias Santas de nuestra Historia, 12 de febrero del 2011[1].

Nos encontramos en la bella ciudad blanca ciudad de Arequipa con un sacerdote extraordinario, el Padre Carlos Escudero de 81 años, creo que son 56 años de sacerdote. Con más de 4000 artículos en periódicos, ya se plantó a lo que Juan Pablo II ha indicado en la Nueva Evangelización.

Estoy nuevamente disfrutando con un sacerdote en nuestro programa Historias Santas de Nuestra Historia, hoy nos vamos a centrar en su trayectoria, la plenitud de una vida sacerdotal. Le agradezco su acogida esta tarde aquí en Arequipa y me encantaría que Radio María ─que llega a todos los rincones del Perú─, y en cualquier parte del mundo donde se conecta el internet, pues se vea lo que el Señor ha ido logrando a través de su persona, así que padre Carlos adelante.

Ciertamente, en principio felicito a mi querido y gran hermano ese interés que el Señor Jesús le ha dado, de comunicar de una manera clara y sencilla; lamentablemente, vivimos en unos tiempos donde nadie ya lee en realidad, creo que la televisión ha sido uno de los peores inventos que ha podido producir el ser humano en estos tiempos, considerando que tan fácilmente uno al apretar un botón de su televisor o del internet, ya lo tiene todo.

No, pero yo lo voy a llevar a P…. y también en cuanto vaya Lima y hay canales católicos, incluso sus libros y sus artículos vamos a intentar también difundirlos por la televisión.

Se lo agradezco infinitamente, pero las cosas claras como deben de ser, lamentablemente, la mayor parte de canales de televisión no ven el aspecto cultural, sino los aspectos que le agrada de la gente, la satisfacción de sus pasiones. Hasta llegan a la pornografía y claro de otra manera no podía asistir porque lo que cuesta mantener un aparato de televisión, o el mismo Internet, por eso creo que en ese aspecto, que la labor que está realizando usted es una labor maravillosa como todas las que tiene la Iglesia; vencer el mal con la gracia del bien.

Padre Carlos cuéntenos, usted es sacerdote social, luego es periodista así resume de su currículo.       

Efectivamente hoy en día, el sacerdote no puede únicamente concretarse al aspecto puramente religioso, lamentablemente vivimos en un tiempo tan materializado, un tiempo en el que solamente nos interesa lo temporal, muy poco pensamos, reflexionamos o meditamos sobre lo que significa nuestro tránsito en este mundo donde somos peregrinos, no queremos conversemos que un día vamos a morir, pensamos que solamente este mundo es el mundo y la felicidad y por eso la muerte nos da miedo y no estamos preparados.

Si se hacen verdaderamente estadísticas de la gente que muere, no digamos del mundo, de aquí de Arequipa, es realmente terrible, por eso yo felicito a nuestro querido hermano que nos hace esta entrevista para que pueda uno exponer lo que vivimos, lo que sentimos y quienes tenemos un poquito de experiencia de 56 años de sacerdocio.

Usted ¿dónde nació?

Yo nací en Arequipa, prácticamente en el mismo Arequipa, lo que diríamos en la parte central; el tiempo que pasa rapidísimo, se ha dejado huella tremenda en tantos lugares donde hemos estado, lugares que en realidad llevamos en el recuerdo, en la retina y hemos aprendido que "La pérdida de sentido, cada vez que dejemos de amar a los demás nos vamos perdiendo totalmente", y el Señor nos tomará cuenta de ello.

¿El nombre de sus papás?

Mis padres. Pues, yo fui huérfano a partir de los 7 años y mi padre dejó hasta un hijo expósito; es decir, mi madre como toda madre en el mundo responsable se hizo frente a todo lo que podía haber dado el padre y verdaderamente lo logró.

El nombre de mi padre fue Carlos Escudero León, mi madre Francisca, de los hermanos hemos sido cuatro, viven dos, él que les habla y todavía uno enfermo, pero todo se lo agradecemos al Señor que nos da tantos años de vida.

¿Su vocación, cómo sus estudios?

Mi vocación fue prácticamente providencial, yo nunca quise ser sacerdote (risas), ni pensé en ello como suele suceder siempre, pero Dios es grande y el Espíritu Santo lo cogía a uno cuando, no lo pienso. Fue una noche, un hecho accidental que yo iba por una calle muy cercana al lugar donde terminé la primaria, en el Seminario San Jerónimo que era un colegio particular y encontrándome pues no para entrar al seminario, sino para ir a realizar una función deportiva con el rector, amigo Domingo La Rosa que formó a tantos y luego me llevo al seminario, ahí me quedé hasta 12 años que fue de mi formación sacerdotal y le agradezco al "Equipo del Señor" y le agradezco al Señor, porque debo decir somos humanos, he tenido muchas oportunidades de gente maravillosa que ha querido que deje el sacerdocio para continuar como un laico, pero yo soy leal a mi sacerdocio.

¿Y usted dónde se formó?

Yo me formé en el Seminario de Arequipa y durante 10 años en Europa me gradué en la Universidad de Salamanca como sociólogo, continuando en Italia dónde fue becado, y en La Sorbona de París, donde conocí al actual presidente Alan García,

¿Y el periodismo?

El periodismo, como "todo pasa aquí" debemos también recordar que la mayor parte de periodistas no son periodistas profesionales y allí está la falla tremenda para que en realidad la gente crea que lo que dice el periódico es la verdad absoluta, si uno va a averiguar quiénes son, los que hacen, o dirigen esa opinión y verdaderamente perdona la palabra no son profesionales, porque si fuesen profesionales no harían tanto daño como suelen hacer muchas revistas y muchos periódicos. Yo me formé como periodista en la universidad Oficial de Periodismo de España, fui el segundo latinoamericano, pensando que ya lo primero, cuando el primero fue Monseñor Luis Sánchez Moreno Lira, Arzobispo de Arequipa que acaba prácticamente de dejar este mundo, con toda la huella maravillosa espiritual que dijo en nuestra querida Arequipa.

Ha tenido compañeros excepcionales como el Padre José Luis Martín Descalzo.

He tenido la suerte de tener como compañeros a un Martín Descalzo un gran sacerdote, que es autor de "Un periodista en el Concilio", porque yo también con él realizamos toda la función de la prensa para Latinoamérica en castellano para el Concilio.

¿A Quién más recuerda recuerdo?

Recuerdo también a Cipriano Calderón, que fue nada más y menos que al encargado de la parte española en el Observatorio Romano del Vaticano, que acaba de morir también como arzobispo; como anécdota, vino a Arequipa con el representante Cardenal africano de todos los obispos del mundo, y cuando yo lo vi en la Iglesia Yanahuara que lo acompañaba uno viejito ni siquiera yo pregunté quién era ese Obispo porque lo veía viejito, y cuando me dijeron que era Cipriano Calderón, dije lo que es la vida como cambiamos que ni siquiera nos reconocemos.

Cuéntenos su experiencia en el Concilio Vaticano II

Mi actividad en el Concilio Vaticano II, allí tuve la suerte de ser el redactor del Observatorio Romano y me tocó en el año 1962 participar en la primera sesión de en la primera sesión del Concilio, donde los periodistas prácticamente de todo el mundo no sabían lo que era, dar informes como periodistas de ese gran acontecimiento, al punto que el Papá Juan XXIII tuvo que encargarle a Monseñor Felice, quien todavía no era cardenal, la responsabilidad de dirigir a toda la prensa, lo cual le entregaron varios palacios del Vaticano y comenzando a dar lecciones y no permitir que ningún periodista ingrese al Concilio, sino se enteren a través de los boletines.

Aquí del Perú ¿Quienes estuvieron?

Prácticamente no hubo ninguno, solamente el que le está hablando, los obispos casi todos y de ahí tuve la suerte de darle la sorpresa, nada menos que a nuestro cardenal Landázuri Ricketts, como tenía muchas facilidades de entrar en la sala del Concilio de ver a un fotógrafo; entonces, me dirigí dónde estaba y lo encontramos rezando su denario con la cabeza agachada y cuando levanto la vista le dije al periodista tome las fotos y me vio y me dijo "Querido padre", también tuve la suerte de acompañarlo de acólito a la Santa Misa al beneficio que le hicieron a morir por Leonardo Rodríguez Bayón en plena Sala Conciliar.

Qué podemos rescatar de Concilio Vaticano Segundo, porque se escrito tanto pero todavía está todavía por aplicarse y aplicarse correctamente.

Efectivamente yo creo que el mayor acontecimiento de los últimos siglos ha sido el Concilio Vaticano II, maravilloso porque dio la oportunidad, no como en el primer Concilio Vaticano I, para que estuviesen en sala más de 2000 obispos de todo el mundo de manera que se pudo dar la facilidad que todos pudiesen exponer sus problemas y necesidades y maravillosa entre esas cuestiones la primera que una vez terminada en esas 3 sesiones que tuvo, lógico también muy difícil explicación de todo ello, pero creo que te está dando pasos. Habiendo buena voluntad e interés y con la ayuda del Espíritu Santo lograremos, quizás nosotros no lo veamos, de ahí que, no puede ser motivo para que mucha gente pueda decir que "El Concilio Vaticano II en lugar de ser beneficioso resulta algo que no  esté dañando", las cosas son así, después de un tsunami, un terremoto, salen cosas muy buenas como el Ave Fénix de las cenizas se levanta; además, hay que tener fe "yo estoy con ustedes hasta el fin del mundo". Creo que el Concilio Vaticano II ha dejado huellas maravillosas en todos los siglos que venga

Usted publicó varios artículos y sería bueno recoger esos artículos y publicar un libro.        

Por supuesto, informé variedad de artículos acerca del Concilio Vaticano II, para muchos periódicos del Perú, especialmente para mi querido pueblo donde iba a ser su representante. Yo le aseguro que lo voy a hacer, porque la promesa y el deseo en la petición de un colega como mi querido hermano no puede ser desechada. La haremos.

Para conocer lo que preguntó Juan XXIII, que se habían abierto las puertas para que el Espíritu Santo rejuvenezca a la Iglesia.

También no debemos olvidar el Espíritu Santo siempre está el tanto y siempre inmediata cuando hay una sede vacante pontificia cuando nombraron al Papa Juan XXIII, pues la hice dijo claramente que se pronuncia poderosa como un hombre tantos años, no se olvide la molestia que causó en el Arzobispo de Canterbury, quien dijo: "Como está la Iglesia cayéndose que nombra a un hombre totalmente cansado y agobiado"; sin embargo, ese fue Juan Pablo XXIII, el que dio la campanada nada menos que antes que iniciase el concilio el con su espíritu tan religioso, tan cristiano y sacerdotal que se fue a Asís a orar.

Por eso lo tenemos como Beato

Y próximamente Santo.

Después de sus estudios por Europa, volvió a Arequipa y realizó un apostolado múltiple, creo que le han dado una parroquia para que atienda a los que no tienen parroquia, en el mundo de la cultura, porque usted con la cantidad de artículos ha ido llegando a gran cantidad de personas. ¿Cuáles han sido los campos en los que usted ha ido trabajando?

A penas yo retorne, procuré se extendiesen los locales y reconstruidos Iglesias, la Capilla del Señor del Refugio, esa capilla de tantos recuerdos cuando en la Guerra con Chile, los chilenos invadieron Arequipa, llevándose todo lo que mejor tenía en todo aspecto hasta en el aspecto religioso, hasta las campanas; yo recuerdo que cuando alojándome en el Seminario de Concepción, los sacerdotes seminaristas en el desayuno, me preguntaron ¿y que tal le han parecido las campanas que sonaron al despertar?, Maravillosas, sepan que esas campanas trajeron vuestros antepasados del ejército nada menos que de Arequipa.

Un artículo muy bonito y completo de los pocos respecto a la Iglesia en la Guerra con Chile

Señor, no solo un artículo, todo un libro que se titula Arequipa en la Guerra del Pacífico, que creo que lo tienes es todo un libro.

Yo solamente tengo un artículo.

Pues te prometo que te daré un libro, aunque está agotada la edición. Efectivamente este libro ha causado tanta impresión a nuestro nuevo Arzobispo, porque jamás pensó conocer lo que hizo Arequipa y además el clero sobre todo porque el libro y la parte que corresponde a lo mío, porque fue escrito por cuatro historiadores y la mayor parte del libro es obra mía, efectivamente me decía: "No sabía, todo lo que hicieron los chilenos, con nuestro país, con nuestra Arequipa". La Capilla del Señor del Refugio, que con motivo del terremoto del 50 iba a ser convertida en una sala de la Biblioteca Municipal, la salvé pidiendo intercesión ayuda de mi madre y ahí tenemos la imagen de nuestro Señor del Refugio que se la quisieron llevar los chilenos y no pudieron porque estaba bien puesta y lógicamente les fue imposible.

Después tenemos la Capilla de los Sacramentinos que también por el terremoto se ha reconstruido totalmente, hoy es el único de arquitectura gótica que se encuentra en Arequipa, después de la capilla del Señor Cristo Pobre del Hospital Goyeneche que se destruyó completamente, no la imagen pero la capilla que era uno de los últimos rezagos del gótico.

También he levantado la capilla en la sede obrera al frente del Hospital General una capilla muy bonita, he levantado otra al lado de la Telefónica, y actualmente tengo también otra capilla que se llama "Señor del Refugio" y otra que se llama o "Cristo Pobre", y como capellán del Cementerio "Parque de la Esperanza", hemos procurado y procuremos que toda la gente que vaya en esa hora tan difícil que significa la muerte de un ser querido volcar toda la liturgia y espíritu humano para que esa gente se convenza que volverá a ver a sus seres queridos en la resurrección.

Realmente es un apostolado magnifico porque ahí llega en el momento decisivo.

Es lo que yo le decía al Señor Arzobispo, cuanto problema debe tener su excelencia para poder nombrar sacerdotes en tres ligares, primero capellán de un hospital, segundo capellán de la cárcel y tercero capellán de cementerio, porque son los lugares de mayor dolor, de mayor angustia y que uno espera la ayuda de un sacerdote como recientemente procuramos hacerlo en un cementerio.

Y está haciendo un gran bien. Usted también ha estado como profesor en el Seminario.

35 años estuve como profesor, con más de 55 mil alumnos

¿Qué cursos ha dado?

Por supuesto, el curso de religión, de geografía, el curso de historia y literatura

¿En la Gran Unidad La Independencia?

Colegio Independencia, y fundador de la Gran Unidad Escolar Mariano Melgar.

¿Cuál ha sido su rol?

Fui decano del Colegio de la nocturna, y también procurábamos en ese aspecto  que los alumnos pobres que van después de su trabajo, cansados, darles les ánimo para que puedan seguir adelante y también muchos teniendo tan poca preparación, lograron continuar  sus estudios en la universidad y ser grandes profesionales.

¿En el ejército también?

En el ejército estuve más de 15 años, también procurábamos llegar todo el sentido de lo que tiene la Iglesia con las fuerzas armadas.

Casi se nos ha ido el tiempo y a me gustaría nos diera un testimonio acerca del sacerdocio, sobre todo cuando tanto se ha vapuleado, como que todos los sacerdotes han hecho esto, como que no había vocación. Yo le veo tan feliz y tan contento cuando habla del sacerdocio, entonces ¿Por qué se hizo sacerdote? Y ¿Qué es lo que más le ha llenado'

Una vez que me sentí sacerdote me di cuenta que la influencia de bilis es constante siempre y cuando también uno sepa hacer frente y responder a esa gracia permanente que Dios nos da. Yo he viajado por todo el mundo a pesar de que no he tenido dinero, pero conozco más de 60 países, quise rivalizar con el Papá (risas). Y sin dinero, pero todo confiando en Dios, tengo anécdotas numerosas sobre esa voluntad y sobre esa confianza en Dios, no he tenido plata para poder viajar en los mejores aviones, ni lujosos hoteles.

Pero tampoco ha cobrado nada ni un artículo.

Efectivamente, creo que me lo paga de esa manera, porque en realidad tengo esa convicción algún día uno morirá y debe dejar también huella, nos decía nuestro querido fundador del Opus Dei, Josemaría Escrivá: "Deja tu huella en el mundo, deja poso, para que en realidad la gente pueda decir este hombre fue bueno"; así que en ese aspecto ya que me has dicho yo nunca cobré, puedo decir como dijo José Chocano: " Nunca le cobré yo al periódico El Comercio mis colaboraciones, que revisen los libros los señores tesoreros", igualmente podría decir que revisen los señores tesoreros de los diarios donde yo he publicado El Comercio, La Prensa, revistas y en mi ciudad en todos los diarios; sin embargo. Nunca cobré un centavo, me lo querían cobrar, pero nunca acepté. Para que digan "Carlos Escudero, el Padre cuando escribía nunca cobró"; al contrario, yo ayudaba

Se la pasó escribiendo, y haciendo bien.

Pero es la misión que debe tener todo sacerdote, todo hombre religioso, todo hombre cristiano, no solo el sacerdote.

Y como usted ha ido alimentando con una vida interior grande y comunicando siempre a Cristo.

Natural y hay que aprovechar hasta las conversaciones, pero yo creo que lo mejor es aprovechar a Cristo en la predicación no emplear palabras difíciles, hay que emplear anécdotas eso le gusta a la gente, porque dar la doctrina de Cristo tan seca seca aburre, creo que esa es la política que debe llevar todo sacerdote. Por ejemplo me hice cargo en el cementerio de la Misa de las 11 a.m. todos los domingos, no iba mucha gente ahora no entra ni alfiler y siempre me dicen: "Por favor no faltes a tu misa de hoy, tu predicación", y tampoco hacerla larga a penas un cuarto de hora, hay que prepararse porque no es cuestión de una preparación remota hay que ver unos puntos básicos y lo básico de una manera clara y precisa.

¿Cuál es el mensaje que le da antes del mundo tan materialista que cree que termina todo con la muerte?

Yo creo que el mejor mensaje que todo efectivamente termina con la muerte según los criterios no solamente la gente que no cree en Dios, sino aún el que cree, pues es mejor mensaje, es hacer el mejor bien posible, la oportunidad, la bondad respeto la ayuda. Cierto que tenemos pasiones en el apetito difícil de controlarlo, pero hacer su examen de conciencia, antes de acostarse ¿Cómo me ha ido hoy día? y día a día levantarse, nos falta mucho en ese aspecto nos levantamos de frente el televisor acostamos con el televisor a punto que uno se duerme y el televisor sigue funcionando, por favor, pensemos que la vida cada segundo vale un segundo menos de vida ¿Podemos decir al Señor, cuando nos llame, misión cumplida?, cuidado cuidado, prioricemos nuestra fe, recuerden lo que decía hace poco la Virgen en sus apariciones en  Lourdes, convirtámonos, recemos el Santo Rosario y cuando uno va a Chapi, la Virgen me lo dice directamente, ¿A qué has venido a hacer un paseo?, por favor, yo no quiero verte así, reza el Rosario. El Rosario nos falta, somos hombres únicamente de cuestión práctica no nos interesa lo temporal que no quiere decir que lo hacemos ¿A quién no le gusta estar en una casa bonita?, tener para que sus amigos vean cosas, pero no todo reducirlo a ello, porque hemos venido a este mundo desnudos y desnudos nos iremos, solamente lo bueno que hagamos queda.

Padre Carlos, una faceta que me gustaría rescatar dado que aquí los arequipeños le quieren mucho. Hay una faceta muy simpática en su vida; de niño le ponían la chapa de "Pajarito" y ahora quiere mucho a los pajaritos, sobre todo a los canarios. Santa Teresa decía que toda alma debe de tener como un desaguadero como un pasatiempo feliz por el cual él se entretiene y hace bien, cuéntenos su pasión por los canarios.

Bueno, yo en principio y mis hermanos, todo se lo debemos a mi querida madre, que trató siempre de que la sensibilidad que Dios nos ha dado y que es riquísima la orientemos ya desde niños, tal como hacen por ejemplo en Suecia; yo vi cómo en los tiempos del invierno los niños los preparan haciendo unas asitas con granitos y con unas escaleritas y con unos palos especiales para que los pajaritos -que no van a encontrar comida- vaya comiendo; y así, esa sensibilidad se va robusteciendo y se ven los seres humanos que ve un pobre sienten el dolor. Exactamente, mi madre nos enseñó a eso y así poco a poco, pues ahora ya que uno tiene un poquito más de tiempo, se vuelca hacia a un perro, hacia un gato, hacia un animal; yo lo he volcado hacia los canarios, que me encantan. Por supuesto pobre de aquél, sobre todo un jubilado, que no tenga Jovi porque entonces como tiene tiempo sus amigos, lo llevarán por otros caminos que cada uno ya puede imaginarse, pero como realidad tiene su mascota tiene sus animales, entonces allí para con gusto es el sentido que en realidad pobre de aquel que pierdo la sensibilidad por eso decía, por ejemplo nada menos uno de los más grandes escritores "Un pueblo se juzga nada menos que por el amor que tiene a sus animales", y si en realidad nosotros vemos si los peruanos amamos a los animales, es para morirse de pena tienen un perro para ponerlo en el balcón, en el techo y ni siquiera un cuartito una casita, la comida le importa un pepino y ni un veterinario ni nada, para que me cuide para que yo cuide sino para que ellos me cuide.

Yo tengo canarios, no solo para aquellos me canten, sino para que ellos me inspiren, necesite una terapia psicológica y yo digo cómo se cuidan, cómo una pajarita da de comer al pajarito, como el pájaro macho sabe que sus polluelos enfermo, cómo lo trata hermanos queridos, tener una regla sensibilidad y lo volcamos hacia los malos.

Los premios que ha conseguido en Arequipa

A por supuesto, Arequipa, nada nadie dado un título mundial sin embargo, yo tengo el orgullo de haber ganado el título mundial cuando salí campeón mundial en el Campeonato Mundial que se realizó hace 4 años en Lima.

Ya se las ha ido el tiempo, me gustaría qué diera un mensaje final y una bendición para todos los que nos están escuchando.

Mis queridos hermanos, que tienen esa gracia de poder escuchar a este pobre sacerdote, que ya está prácticamente en sus cuarteles de invierno, y próximo a dar seguramente sus cuentas al Señor, que sean siempre hombres cristianos de fe, aviven su fe porque sin fe estamos perdidos, no solamente fe en el aspecto espiritual sino en todo y así el Señor siempre los bendecirá: "Yo estoy con ustedes hasta el fin del mundo, no teman a los que los persigan , a los que los calumnien, a los que nombre mío les hagan mucho daño, porque yo estoy con ustedes y vuestro celo, será muy grande, amemos a la Virgen a San José, al ángel de nuestra guarda", que la bendición del Padre, del hijo y del Espíritu Santo descienda sobre todos y cada uno de ustedes queridos hermanos, que Dios los bendiga, los proteja y que la Virgen siempre los ayude.

Muchísimas gracias Padre Carlos

Gracias mi querido hermano.

 



[1] Agradezco la transcripción de Angélica Carazas, 18 febrero 2022


Fecha Publicación: 2022-02-15T13:16:00.000-08:00

REDONDO, M. Lourdes Desafío profético. Vigencia de los Institutos seculares Fundación Universitaria Española, Madrid, 2021, 242 pp

 

Vaya que es un desafío profético escribir una obra como la presente. Se necesita conocer muy bien nuestro complejo y cambiante mundo, tan sorprendente; requiere entender las claves de esta todavía poco conocida e incomprendida forma de vida consagrada como la presentan los Institutos Seculares; no basta con asomarse a su mundo paradójico y fascinante, hay vivir y conocer por profesión, misión y convicción su belleza. Y su autora, por profesión, doctora en filosofía y docente universitaria; por vocación, del Instituto secular Cruzadas de Santa María, fundado por el Venerable P. Tomás Morales, S.I.; por dedicación, ha estudiado todo el rico magisterio teológico pontificio -especialmente el de nuestro actual Papa Francisco-; por misión, le ha tocado dialogar con la cultura actual en foros y congresos, viviendo como misionera en Cuba, Uruguay, ahora en el Perú.

 

Y como muy bien nos advierte en el prólogo Mons. José Rodríguez Carballo, OFM, Arzobispo Secretario de la CIVCSVA: "La autora ha logrado mostrarnos la belleza de la consagración secular, vitalmente insertada en la tierra fértil de la Iglesia, sus potencialidades y sus retos en nuestro presente y futuro. Por eso, considero de utilidad estas páginas para el discernimiento de las vocaciones a este estado de vida, así como para la formación inicial y permanente de cada una de vuestras instituciones".  P.17

De igual modo me parecen muy significativas las palabras de presentación de Dª Lydia Jiménez Vicepresidenta de la Fundación Universitaria Española y directora general de las Cruzadas de Santa María: "Vivimos una época marcada por grandes desafíos en todos los ámbitos, desafíos que afectan también a la Iglesia, la secularización, la crisis de vocaciones en todos los estados de vida, entre otros. Tales retos urgen una gran renovación eclesial que requiere, sin duda, una profunda conversión pastoral en la línea de lo que ya anunciaba el papa Francisco en Evangelii gaudium… Los Institutos seculares han sido suscitados por el Espíritu Santo para introducirse como fermento nuevo en medio de un mundo adverso, como el de Jonás y todos los profetas. La portada de este libro lo expresa bien. La vida consagrada en los Institutos seculares está llamada a ser luz del mundo por medio de la fe, esperanza y amor. Así Dios hará brillar la luz continuamente de modo que sea, "a la vez consuelo y advertencia: certeza consoladora de que la luz del mundo se ha encendido ya en la noche oscura de Belén y ha cambiado la noche del pecado humano en la noche santa del perdón divino. La novedad siempre presente de esta fuerza del Amor de Cristo, es la base de la actualidad de los Institutos seculares fieles a la misión que el Espíritu les ha concedido... El libro se publica en el Año dedicado a San José, a él encomendamos sus frutos". p.11

Antecede la obra un bello capítulo que comenta la acertada portada y que nos da las claves del libro: "Comentario iconográfico: La Sagrada Familia de Barcelona: una belleza que permanece" de doctora María Rodríguez Velasco, de la Universidad CEU de Madrid (pp.19-28)

En la Introducción nos explica la razón del libro: dar a conocer y animar a todos los consagrados seculares "a vivir a fondo nuestra vocación, sabiendo que es nuestra 'hora' y siempre lo será por ser 'seculares" p. 35

 

La obra se articula en diez apartados a modo de decálogo, acompañados de una profusa bibliografía y prácticas abreviaturas de los documentos más importantes sobre el tema.

 

Capítulo 1. ¿QUÉ ES "CONSAGRACIÓN"? CONSAGRACIÓN

Y CONSAGRACIONES................................................................... 37

1.1. La Consagración de Cristo................................................. 38

1.2. Las consagraciones sacramentales. La consagración bautismal ............................................................................. 40

1.3. Consagración especial y plena en la vida consagrada ....... 42

1.4. Consagración definitiva y eterna ....................................... 43

 

Capítulo 2. SECULAR, SECULARISMO, SECULARIZACIÓN. 45

2.1. Distintas acepciones de "mundo" y "secular" ................... 45

2.2. Autonomía relativa de lo temporal .................................... 47

2.3. Proceso de secularización .................................................. 50

2.4. Los Institutos seculares y su desafío profético hoy. .......... 57

 

Capítulo 3. BREVE HISTORIA DE LOS INSTITUTOS

SECULARES ............................................................................... 59

3.1. "Tan antigua como la Iglesia". La secularidad

consagrada de los primeros cristianos ................................. 59

3.2. La lenta gestación de la consagración secular ................... 61

3.3. Provida Mater Ecclesia ...................................................... 64

3.4. De la Provida Mater al Vaticano II ................................... 66

3.5. El Concilio Vaticano II...................................................... 67

3.6. Después del Concilio Vaticano II ...................................... 68

 

Capítulo 4. IDENTIDAD DE LOS INSTITUTOS SECULARES.. 73

4.1. La Encarnación: raíz teológica de los Institutos seculares. 74

4.2. Plena consagración y plena secularidad. Coesencialidad,

síntesis ................................................................................. 80

 

Capítulo 5. LA PROFECÍA DE LOS CONSEJOS EVANGÉLICOS EN LA CONSAGRACIÓN SECULAR: DON Y TAREA PARA AMAR EN PLENITUD...................... 95

5.1. Castidad virginal, don, signo y profecía en un mundo

sexolátrico............................................................................ 98

5.2. Pobreza virginal, don, signo y profecía en un mundo

consumista y pobre .............................................................. 108

5.3. Obediencia virginal, don, signo y profecía en un mundo

individualista ....................................................................... 118

 

Capítulo 6. PROFECÍA MÍSTICA LA VIDA ESPIRITUAL

SECULAR.................................................................................... 129

6.1. "Contempladlo" .......................................................... 129

6.2. Ascesis y combate......................................................... 134

6.3. Gozamos con el encuentro. La unión por la Palabra, la

oración, la Eucaristía, la caridad.......................................... 138

6.4. Contagiamos el gozo verdadero. Contemplación

profética y misionera secular............................................... 142

 

Capítulo 7. APOSTOLADO. LA MISIÓN EN LOS

INSTITUTOS SECULARES....................................................... 145

7.1. El apostolado específico del laico consagrado: "dentro y desde" el mundo. La inculturación misionera ..................... 145

7.2. Evangelizar "todo lo humano" ........................................... 156

7.3. Exigencias y modo de evangelizar de un consagrado secular........................... 167

 

Capítulo 8. ESPIRITUALIDAD DE COMUNIÓN. UN DESAFÍO

PARA EL LAICO CONSAGRADO .......................................... 173

8.1. La vida consagrada y los Institutos seculares: don para la

comunión ............................................................................. 173

8.2. Comunión con la Iglesia local. Relaciones mutuas

adecuadas............................................................................. 185

8.3. Comunión con toda la Iglesia ............................................ 189

 

Capítulo 9. LA FORMACIÓN EN LOS INSTITUTOS

SECULARES ............................................................................... 197

9.1. Necesidad de una formación renovada en los Institutos

seculares....... 197

9.2. Por una formación integral: los "cuatro pilares" ............... 203

9.3. Desafíos para la formación en los Institutos seculares ...... 209

9.4. Sugerencias para preparar un plan de formación en los

Institutos seculares...................... 213

 

Capítulo 10. LA "HORA" DE LA MUJER Y LA "HORA" DE

MARÍA, PRIMERA CONSAGRADA SECULAR................... 215

10.1. La hora de la mujer ................................. 215

10.2. El genio femenino: la maternidad, creadora de vida,

cultura, paz ....................................... 217

10.3. La hora de María. La Virgen, la mujer, la Iglesia y el

alma .................................................... 218

10.4. María, en nuestra "hora", modelo de consagración secular.................................................................................. 220

 

En las "conclusiones", la autora se confidencia con el lector, constatando la minoría numeral de las vocaciones consagradas, pero anima a vivir la bienaventuranza del pobre, que se ha ganado el pleito del Papa Francisco de no dejarse robar la esperanza, de responder con coraje a su sueño de una Iglesia en salida, siempre confiados y entusiastas con Cristo y María siempre en el corazón (p.229)

Como incentivo para acceder a la lectura les comparto la presentación de la obra por parte de la autora https://www.youtube.com/watch?v=gtQ5rWOCjbU

Quien desee adquirirla de modo impreso o electrónico puede dirigirse a http://www.fuesp.com/pedido.asp

En el Perú, a través de las Cruzadas de Santa María https://www.cruzadasdesantamaria.org/cruzadasdesantamaria o de la FENIS (Federación de Institutos Seculares del Perú) http://www.fenisperu.org/

Sólo me queda felicitar a la autora y al Instituto CSM y FENIS por la magnífica presentación realizada en el ISET "Juan XXIII", de Lima, este lunes 14 de febrero del 2022.

Yo comencé a leer el libro y puedo asegurarles que es de lo mejor que se ha escrito sobre el tema. Sin querer me ha venido al recuerdo Monseñor José Gea Escolano (+) quien aparece mencionado a propósito de un tema precioso como es la virginidad en los votos, nota 58, p. 108, y su obra "Fermento en la masa. Los Institutos Seculares", PPC, Madrid, 1986; edición actualizada en Lima, FENIS. 2012


Fecha Publicación: 2022-02-13T19:50:00.001-08:00

INAUGURADO PABELLÓN DE PEDIATRÍA "VENERABLE PADRE TOMÁS MORALES" EN EL HOSPITAL PROVINCIAL BELÉN DE CHICLAYO

José Antonio Benito

EL pasado sábado 12 de febrero, en la ciudad de Chiclayo, se inauguró el pabellón de pediatría con el nombre de VENERABLE PADRE TOMÁS MORALES en el Hospital Provincial Docente Belén de Lambayeque.

La iniciativa brotó del matrimonio del Instituto BERIT de las Cruzadas de Santa María, formado por la Dra. Karina Paredes Flores y el Dr. Jolber Barrantes Medina, jefe de pediatría del Hospital. Fueron acompañados por la Dra. Katerine Sánchez Morón (Jefe Del Departamento de Pediatría y Neonatología) y Mg. Adriana Wong Chung (Coordinadora de Enfermería Del Servicio De Pediatría) quienes representaron al director general del Hospital  DR. RUBÉN ROJAS RUIZ, quien se hizo presente a través de la resolución directoral Nº 000038-2022-GR.LAMB/GERESA/HB.L/DE, donde se resuelve "DENOMINAR EL PABELLÓN DE SERVICIO DE HOSPITALIZACIÓN DE PEDIATRÍA, CON EL NOMBRE "PABELLÓN DE PEDIATRÍA VENERABLE P. TOMAS MORALES PÉREZ, S.J." CON FECHA 11 DE FEBRERO 2022.  Cabe resaltar que el matrimonio Barrantes Paredes junto con su hijo Giácomo de cinco años donaron una preciosa imagen de Fátima para que -en palabras del Dr. Jolber Barrantes- "ESTE PRESENTE TAMBIÉN COMO MADRE, CON ESA MIRADA DULCE, SIENDO CONSUELO DE SUS HIJOS MÁS PEQUEÑOS, E INTERCEDIENDO ANTE SU HIJO NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, POR LA SALUD FISICA, EMOCIONAL Y ESPIRITUAL DE TODOS LOS QUE COMPARTIMOS UN MOMENTO DE NUESTRA VIDA EN ESTE NUESTRO SERVICIO DE PEDIATRÍA".

 

Como representantes de las Cruzadas estuvieron presentes Lydia Jiménez, directora general, Le acompañaba la Dra. Maria Monserrat Martin, Directora Regional para America y la Dra. Karen Picon Gomez (Directora Local en Chiclayo). Los Cruzados de Santa María estuvieron representados por José Antonio Benito, quien viajó desde Lima.

Como maestra de ceremonias fungió la Mgr. Maribel Díaz Vázquez, cruzada de Santa María y responsable del Instituto BERIT en Chiclayo, quien dio las palabras de bienvenida, resaltando la iniciativa en el marco de la nueva evangelización, brindó una breve semblanza del P. Tomás Morales y agradeciendo la presencia de los miembros de las obras fundadas por él (Cruzados y Cruzadas de Santa María), el personal sanitario, así como los familiares y niños hospitalizados.

El Dr. Jolber Barrantes nos brindó su entrañable testimonio agradecido al Venerable P. Tomás Morales por su obra en favor del prójimo que le llevó a dedicarle el pabellón con la gozosa aprobación de las Cruzadas de Santa María y de sus autoridades médicas. A continuación, doña Lidya Jiménez, agradeció la iniciativa y compartió la preocupación del P. Tomás Morales, S.J. por la salud al fundar un Sanatorio para tuberculosos para los enfermos del Hogar del Empleado en Madrid. Posteriormente se develó el busto y se entronizó la imagen de la Virgen de Fátima, con la bendición a cargo del Padre Edwuar Tocto Meza, Director Del Preseminario Santo Toribio De Mogrovejo- Chiclayo, en representación del obispo de la diócesis, Mons. Robert Prevost, en Roma. A continuación se repartieron recordatorios con la estampa del Venerable P. Tomás Morales y la oración para obtener gracias. Por último, la Mg. Adriana Wong Chung, en nombre del Director del Hospital, agradeció y clausuró el histórico evento.

Crónica audiovisual: https://www.youtube.com/watch?v=RLfFHlHv6tA

 


Fecha Publicación: 2022-01-26T09:03:00.001-08:00

Alfonso TAPIA: AGUCHITA. La muerte no se improvisa. El Amor es nuestra vocación. Beata María Agustina de Jesús Rivas López. (1920-1990)

(Sociedad de San Pablo, Lima 2022, pp.295)

El autor, egresado de la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima, vicario general de San Ramón, no olvida que es burgalés y matemático pero manifiesta que es peruano de derecho y de hecho, teólogo, historiador y, sobre todo, pastor. Ha bebido de las fuentes más seguras como son las actas del proceso de beatificación y los archivos de la congregación; ha leído todo lo publicado especialmente la obra de L. Mujica, ha conversado con las personas que la trataron y, sobre todo, ha meditado y orado esta obra que desborda vida en todas sus páginas. Vaya, por tanto, de entrada mi felicitación y gratitud por haber logrado precisión, hondura y gracia en la redacción. Sin duda que será el libro-regalo como preparación y celebración de la gozosa beatificación el 7 de mayo del 2022.

Comienza con la presentación del arzobispo de Ayacucho, Mons. Salvador Piñeiro, quien resalta que la nueva Beata es "hija de nuestros Andes ayacuchanos (Coracora), quien con su sencillez mostró siempre la misericordia y generosidad de Dios al estilo del Buen Pastor, especialmente a la oveja abandonada" (p.5).

La estructura de la obra es muy clara: Contexto, vida familiar, trayectoria vocacional, espiritualidad, fruto apostólico. Arranca con la "introducción" y un bello texto de guión de película: "Una bala estalló en el cerebro de la Hermana Aguchita un 27 de septiembre de 1990, pero fue el amor el que estalló en su corazón: el amor acumulado y vivido durante sus 70 años de vida; amor recibido y entregado con las manos y el corazón abierto" (p.7).

El primer capítulo lo dedica al contexto histórico y eclesial del Perú partiendo de la ciudad de Coracora, donde nació, pasando por el Vicariato Apostólico de San Ramón y el contexto particular de La Florida donde sirvió los últimos años hasta su martirio. Revisa después la situación general en Perú, especialmente y en referencia a los acontecimientos históricos de la segunda mitad del siglo XX.

El segundo capítulo da cuenta del ambiente familiar, sus primeros pasos en la vida de su Coracora natal, primeros estudios, su adolescencia y juventud (1920-1940). Los abuelos maternos de Aguchita - Blas López Ruiz de Castro y Florencia Rojas Meza-  eran emigrantes de España, de mediados del siglo XIX; tuvieron 4 hijos, una de ellos fue Modesta López, la madre de Aguchita. Parece que al anunciar a sus padres que quería casarse con Dámaso Rivas, indígena, la amenazaron con desheredarla. Sin embargo, prevaleció el amor, se casaron, la desheredaron, pero fue un matrimonio fecundo, once hijos en veintidós años. Como señala en argot deportivo el autor de la obra: "La alineación de este selecto equipo es la siguiente: Damaso Delfin César (1922), Priscila Justina (1924), Carlos Vidal (1926), Jorge Adalberto (1929), Secundina Isidora (1931), Alejandrina (1933), Luz Beatriz (1935), Rómulo Isaías (1937), María Antonieta (1939) y Maximiliano Alfonso (1942). Hubo también una hermana anterior, Elisa Florinda Rivas Navarrete, hija de D. Dámaso, nacida en 1917, y de quien no sabemos más" p.42.

 El capítulo tercero tiene sabor a florecilla franciscana: "De cómo Antonia pasó a ser Agustina,  y de oveja a pastora (1940-1949)". Al hilo de su trayectoria vocacional, se da cuenta de la historia, carisma y espiritualidad de la congregación de las Hermanas del Buen Pastor con la que Aguchita se identifica totalmente: La ternura y el amor misericordioso. La justicia evangélica entendida como signo del amor de Dios. La tolerancia y el respeto. La acogida y la no discriminación.  La opción por la vida y la ecología.

El capítulo cuatro "servicio que se multiplica" agiganta la figura menudita de Aguchita que tanto nos recuerda a Madre Teresa de Calcuta.  Se nos brinda el panorama de las "Casas de la Congregación del Buen Pastor en Lima donde vivió", para pasar a relatarnos con singular gracia "de cómo ser empresaria, educadora y madre, sin dejar de ser religiosa"; "aventuras y apostolados en La Parada" (realmente imperdible); "entre los pucheros también anda el Señor" sobre su habilidad y servicialidad culinarias, "aprendiendo para la vida y para enseñar a vivir" en el que se nos da cuenta de su formación permanente en bordados, enfermería, cocina, todo lo que mejoraría la calidad de su misión; "maestra y madre" especialmente con las alumnas más difíciles en la Escuela Nuestra Señora de la Caridad  o en el Reina de la Paz o en la Comunidad del Noviciado, ; Escuela de Madres para la vida, dedicada a fortalecer a las mamás en el desempeño de cada día; Contemplativa entre las contemplativas, deliciosas vivencias de sus cinco años (1970-75) vividos en apoyo de sus hermanas del barrio de Salamanca.

El capítulo quinto "buceando en el interior" es como el santa sanctórum del libro. Si en La Parada y en sus apostolados nos recuerda a Madre Teresa de Calcuta, en este apartado vemos mucho de Santa Teresita, por su vivencia de la infancia espiritual, en la confianza y abandono en Dios. Sin esta dimensión, Aguchita sería una activista social -excelente- pero reducida a una voluntaria social. Aquí se revela la clave de su caridad y santidad. Primeramente, se nos acerca a comprender su vida religiosa y los cuatro votos: pobreza, castidad, obediencia y el cuarto voto del celo por la salvación de las personas. Sigue después el valor y el sentido del sufrimiento con el sentido oblativo de la vida, como ofrenda de amor a Dios que empieza por las acciones y sacrificios más pequeños de cada día. Conmueven siempre su humildad, sencillez, alegría y caridad; "profundizamos un poco en su amor a Dios y a los demás, amor que ahonda y que se desborda" p. 123. De modo personal me ha impactado la familiar intimidad de su devoción por san José y el maternal amor por los sacerdotes, potenciado por el hecho de que su hermano César lo fuese.

Los capítulos sexto y séptimo nos describen los momentos centrales de su entrega: "Floreciendo en La Florida 1988-1990", "Fruto maduro" (27 setiembre). El autor ha sintetizado los diferentes testimonios para brindarnos un relato estremecedor como podemos comprobar: "Una vez que todos se fueron, ellos se quedaron ahí. Comenzaron a disparar, primero al señor Juan Pérez por la espalda, pero ese disparo también le dio a su hijo Lucho, quien abriendo sus brazos se desplomó. Las dos hermanas se abrazaron y también a ellas les dispararon; una cayó por un lado y la otra por el otro lado en un banco; luego siguieron con Roberto Pizarro y con la Hermana Agustina. La Hermana, desde el momento en que estuvo en la fila, se puso en posición de mirar al cielo, llegando a ponerse negra del puro calor del sol. La Hermana -en todo momento- oraba por todos. Así acabó su vida y la de todos los pobladores que murieron en ese día trágico. Los terroristas le decían "Que te salve tu Dios" y le dispararon en la cabeza. Ella, antes de ser asesinada, rezaba a Dios para que protegiera a todos los del pueblo, para que no les hicieran ningún daño. No hubo resistencia de parte de Aguchita, aceptó la voluntad de Dios, se iba a arrodillar y cae desmayada; allí viene una mujer de color negro y le da tres balazos" p.247

El último capítulo "El grano que cae en tierra y muere da mucho fruto" respira esperanza y tiene sabor a triunfo. Porque "la sangre de los mártires es semilla de nuevos cristianos". Lo resalta el autor en la introducción a este capítulo 8: "Desde las primeras manifestaciones y condolencias, pero especialmente en el ambiente eucarístico, aparecieron dos palabras unidas: Martirio y resurrección. El martirio para el creyente no es algo que termina, sino que se multiplica, pues la palabra martirio significa testimonio. La muerte de Aguchita y de los miles de peruanos inocentes que murieron injustamente se convierte en testimonio de paz y libertad. Ya no son muertes absurdas, sino que han tomado un sentido de reivindicación por la justicia y la paz, por un Perú más justo y más fraterno" p.261.

Se constata por los testimonios directos de conversiones o de acercamiento a la Iglesia por intercesión de Aguchita. Dentro y fuera del Perú han surgido diversas obras e iniciativas inspiradas en Aguchita o que llevan su nombre. Una buena muestra de su fruto son numerosos comunicados, cartas y notas de prensa recibidos a la muerte de Aguchita que en el libro se reseñan. De igual manera, hay que ponderar las celebraciones con motivo de su aniversario, cada 27 de septiembre, que han ido creciendo en número y calidad, tanto por las oraciones, peregrinaciones, publicaciones y hasta canciones como las entrañables del Grupo Siembra "Sigo viviendo".

Culmina la obra con la vibrante homilía de Monseñor Gerardo Zerdin con motivo del regreso de los restos mortales de Aguchita a La Florida, el 27 de septiembre del 2020. Convertida en oración le pide a Aguchita que ayude al Perú "para que desaparezcan las flores del mal y florezcan las flores del bien.  Amén" (p.282)

Como adenda una útil cronología desde el 22 de agosto de 1919, matrimonio de los padres de Aguchita, hasta el 7 de mayo del 2022, beatificación. Le sigue la bibliografía con los títulos citados y una selecta galería con las fotos más representativas. 


Fecha Publicación: 2022-01-24T04:48:00.001-08:00

                      SINODALIDAD Y HERMANDAD EN SANTO TORIBIO

José Antonio Benito, 23 de enero del 2022

(En la ceremonia de incorporación como hermano honorario en el IV aniversario de la Hermandad)

https://www.facebook.com/SanLorenzoParroquiadelRimac/videos/293400015993950

 

"En todo caso, desde el punto a donde hemos llegado, avancemos unidos" Así nos anima san Pablo en su carta a los Filipenses 3, 16. Un nuevo Pentecostés de la Iglesia de América, justo en el inicio del Adviento del nuevo año litúrgico, a punto de concluir el año de San José, en pleno año de la familia y el del Bicentenario del Perú. Un momento estelar para orar, reflexionar y compartir. La sinodalidad no es una operación de márketing, es ahondar en la esencia del propio ser de la Iglesia (cuerpo de Cristo, pueblo de Dios, comunión y misión) en el aquí y ahora, con el calor de Aparecida y el desborde gozoso de una Iglesia en salida que se compromete desde el corazón maternal de Santa María de Guadalupe.

En concreto:

Con gran gratitud y alegría reafirmamos en esta Asamblea Eclesial que el camino para vivir la conversión pastoral discernida en Aparecida, es el de la sinodalidad. La Iglesia es sinodal en sí misma, la sinodalidad pertenece a su esencia; por tanto, no es una moda pasajera o un lema vacío. Con la sinodalidad estamos aprendiendo a caminar juntos como Iglesia Pueblo de Dios involucrando a todos sin exclusión, en la tarea de comunicar a todos la alegría del Evangelio, como discípulos misioneros en salida.

 

Y es mi mensaje para la Hermandad de santo Toribio- Vivan la sinodalidad, caminen siempre juntos, como hermanos.

Ese fue el testamento de Jesús: el mandamiento nuevo, el del amor, que todos sean uno para que el mundo crea.

Toribio lo vivió de diferentes modos y en las diferentes etapas de su vida.

Santo Toribio no sólo tuno un grupo sino varios. Y no sólo en el tiempo en que vivió sino que su memoria atraviesa más de 4 siglos, incrementándose en la cantidad y en la calidad de los que conforman su Grupo. Dos botones de muestra. Allá por el 5 de agosto de 1631, el secretario del Cabildo Catedralicio de Lima, Diego Morales, dirá que "se aficionó de él, de manera que, siendo muchacho, deseó entrar a servir esta iglesia de monaguillo para tener ocasión de verle cada día y tener entrada con él [...] y a todos los pobres e indios que encontraba los abrazaba y acariciaba". Otro de los 100 informantes, Bernardo Díez de Alcocer, que le acompañó en las visitas generales como notario y que fue fiscal general del Arzobispado de Lima desde 1596, declaró que "mientras el mundo durare le parece a este testigo que durare esta memoria y [...] que ha quedado muy corto en esta declaración por lo mucho más que había que decir de la santidad y vida inculpable del dicho santo Arzobispo".

 

1. SU FAMILIA

Es el grupo natural en el que, como toda persona, él vivió. Fueron los padres de Toribio, don Luis Mogrovejo, Regidor perpetuo de la Villa de Mayorga (Valladolid-ESPAÑA) desde 1550 a 1568 y doña Ana de Robledo y Morán. Tuvieron 5 hijos: Luis, el mayor y el del mayorazgo, Lupercio, Toribio -nacido el 16 de noviembre de 1538-, Grimanesa y María Coco, religiosa dominica en el convento "San Pedro Mártir" de Mayorga. En este grupo familiar hay que ponderar la estrecha amistad con sus hermanas, la dominica de Mayorga, y Grimanesa que le acompañó junto a su ido y primo, Francisco de Quiñones; todas las sobrinas habidas del matrimonio tendrán un particular afecto por tío tan querido y santo. Tal relación cordial se ha mantenido entre todos sus sucesores que llega hasta la actualidad en un familiar en Cannalonga-Salerno (Italia) y los dueños del castillo Mogrovejo en Potes (Santander).

En Mayorga pasa los trece primeros años donde estudia sus primeras letras con los Franciscanos. De esta tierra saldrán hacia las Indias en compañía del Santo, Antonio Lebrato, Juan de Villacé, Bernardino Castellanos.

Además de los familiares carnales, el santo consideró como familiares a sus fieles escuderos como Sancho Dávila y los sacerdotes su provisor Antonio Valcázar y todo el equipo pastoral que le acompaña.

 

2. COLEGIALES QUE CONVIVIERON CON EL SANTO

a. Infancia en Mayorga. Los compañeros de juego, de colegio, de calle.

b. Valladolid, en sus estudios de secundaria y en la Facultad de Derecho

c. Salamanca: COLEGIO San Salvador de Oviedo; es la etapa que mejor conocemos y de la que podemos dar una lista completa de sus compañeros, hombres selectos del mundo cultural español. De acuerdo con el índice de las recepciones de los colegiales del Colegio Mayor de San Salvador de Oviedo de la Universidad de Salamanca, en el arco cronológico cado por su estancia -febrero de 1571 a 1575- nos encontramos los siguientes:

1. Simón González, de León, canónigo de León y Salamanca.

2. Diego de Monreal, de Zaragoza, de la misma promoción, visitador del obispado de Segovia, canónigo en Zaragoza y obispo de Jaca y Huesca.

3. Lope Rodríguez, sevillano, visitador del obispado de Salamanca, Encargado de Artes, prebendado en Segovia.

4. Alonso de Vargas Peña, de Covarrubias (Burgos); colega también de los dos anteriores, fue prebendado de Sagrada Escritura en Coria.

5. Juan de Pineda, obtuvo la beca y entró en el Colegio en la misma promoción de santo Toribio, el 3 de febrero de 1571. Natural de Piedrahita (Ávila), ingresó en la Compañía de Jesús en 1576.

6. Francisco de Contreras, natural de Segovia, de la misma promoción, en 1576 fue oidor de Navarra y años más tarde de Granada. Será miembro del Consejo de Órdenes, Castilla y Hacienda, alcanzando la suprema categoría de Presidente del Consejo de Castilla. Será uno de los principales gestores ante la Corte para informar favorablemente de Toribio. Prueba de la amistad nos la ofrece la peregrinación que efectuaron juntos hasta Compostela.

7. Diego de Zapata de Arellano, Préxamo (Calahorra), ingresó el 9-II-1574 y permanece hasta 1576. Fue prebendado de Coria, visitador del Colegio y Universidad de Oñate, de Canarias, encomendándole tareas eclesiales en Valladolid.

8. Pedro de Subiza, Lecan (Navarra), ingresó en la misma fecha y fue miembro del Supremo Consejo de Navarra.

9. García Cervantes de Gaeta, Trujillo (Extremadura), de la misma promoción, asesor del Conde de Monterrey en virtud de ser el mejor expediente de todo el Colegio, fue oidor de Granada.

10. Pedro López de Alday, Vitoria (Calahorra), oidor de Granada y Canarias; regente de Sevilla, Consejo de Hacienda y Diputado por Álava.

11. Francisco Ximénez, de Bienvenida (Orden de Santiago), ingresa también en febrero de 1574, permaneciendo hasta 1576. Fue nombrado prebendado doctoral de Segovia.

Años más tarde obtendrá beca para una plaza en el Colegio, el sobrino del Arzobispo Pedro de Villagómez, de 3 de agosto de 1586 a 1591.

En este Colegio estudia Derecho Canónico  ("in utroque"=el otro derecho) y Teología. Tras las bromas típicas de este difícil mundillo universitario, Toribio se ganará el respeto de sus compañeros llevando una vida limpia y espiritual. Los testimonios de estos tres años lo describen como "hombre de muy buena condición, buen entendimiento y mues estudioso". Uno de los colegiales en quien más impresión causó fue Diego de Zúñiga que al ser Oidor de la Audiencia de Granada le propondrá como inquisidor y más tarde, como Presidente del Consejo de Castilla, interviene ante el Rey para nominarle como arzobispo de Lima. Huella indeleble dejará en el santo los años vividos aquí; lo demuestra el hecho de fundar una misa a perpetuidad desde Lima "en tiempo que puedan hallarse todos los colegiales presentes...Hame movido a hacer esto la afición grande que tengo a esa santa casa, como es justo que así se haga y todos tengamos el reconocimiento que es razón como hijos de ella. A vuestras mercedes suplico se me encomiende a Dios en esta santa casa, para que me tenga de su mano y acierte en todo a servirle con ardentísimo amor. Yo hago lo mismo, aunque indigno, muy de ordinario, por esta santa casa, colegiales y hermanos de ella". Salamanca correspondió de forma sobresaliente a esta "afición". Para festejar su canonización organizó un octavario solemne acompañado de cohetes artificiales en 1727 y hasta dos corridas de toros en la Plaza Mayor. El cronista Guerrero dirá: "Con ser Salamanca la que dispone las más magníficas fiestas de España, preparó el Colegio de Oviedo una nunca vista...Parecía la plaza una encendida Roma".

 

3. ACTIVIDAD PASTORAL

 

Entre las personas que formarán parte de su grupo, figuran obispos y sacerdotes prominentes que intervienen en los concilios. Veamos, como ejemplo, los del Tercer Concilio Limense. Los prelados son fray Antonio de San Miguel OFM (La Imperial de Chile), don Sebastián de Lartaún (Cuzco), fray Diego de Medellín OFM (Santiago de Chile), fray Francisco de Vitoria OP (Tucumán), don Alonso Granero de Ávalos (La Plata), fray Alonso Guerra OP (Asunción o Río de la Plata), recientemente consagrado en Lima, y fray Pedro de la Peña (Quito), que se incorporó en octubre. El de Popayán, fray Agustín de la Coruña, estaba detenido en Quito. La diócesis de Panamá estaba vacante, al igual que la de Nicaragua, pero ésta envió a su representante fray Pedro Ortiz OFM. Asistieron asimismo 9 procuradores de los cabildos eclesiásticos, entre ellos el Dr. Juan de Balboa por el de Los Reyes. Entre los 8 provinciales y superiores regulares figuraban fray Jerónimo de Villacarrillo, OFM, y fray Nicolás de Ovalle (Mercedario). Entre los 5 teólogos seleccionados cabe mencionar al agustino fray Luis López y el jesuita José de Acosta. Igualmente entraron tres letrados juristas, uno de los cuales fue fray Pedro Gutiérrez Flores y 5 oficiales como el Dr. Antonio de Balcázar, provisor y vicario general de Los Reyes, secretario del concilio, junto con el arcediano de Paraguay Barco de Centenera; como fiscal estuvo el Dr. Juan de la Roca.

Otra faceta fundamental será su constante relación con los sacerdotes, seminaristas y religiosos. En carta de 30 de abril de 1602 podrá escribir a Felipe III el auténtico "boom" de vocaciones: "Hay tantos hijos de esta tierra, legítimos descendientes de los conquistadores, que no aspiran a nada más que a ser misioneros de doctrina". Tuvo tiempo además de restaurar la catedral y de organizar definitivamente el Cabildo Eclesiástico. Apoyó la creación de las parroquias del Cercado de San Lázaro y San celo. Fundó también un hospital para sacerdotes a través de la cofradía de san Pedro. Favoreció la creación de la ermita de Nuestra Señora de Copacabana para los indios del Cercado de Lima, siendo testigo el 28 de diciembre de 1591 junto con su provisor Antonio Balcázar, sacerdotes y fieles, de ver sudar milagrosamente a la imagen. En 1605 se fundaba el monasterio de Santa Clara con el apoyo del arzobispo, tanto que en su testamento dispuso que su corazón le fuese donado a las monjas clarisas.

 

Dentro de su actividad pastoral, descuellan sus visitas, en las que conviven con los párrocos doctrineros, se hace acompañar de sacerdotes y laicos comprometidos, que hicieron de estos viajes jornadas de familiar amistad. Algo se deja traslucir en su carta dirigida al Rey Felipe II, desde Trujillo, el 10 de marzo de 1594:"...sin atender a más que al servicio de Nuestro Señor [...]visitando mis ovejas y confirmando y ejerciendo el oficio Pontifical por caminos muy trabajosos y fragosos, con fríos y calores, y ríos y aguas, no perdonando ningún trabajo, habiendo andado más de tres mil leguas y confirmado quinientas mil ánimas, y distribuyendo mi renta a pobres con ánimo de hacer lo mismo si mucha más tuviera, aborreciendo el atesorar hacienda...".

De hecho, en los procesos de beatificación, de 1631 y 1659, los testigos declaran invariablemente con sumo gozo el haber tenido la suerte de hablar con su Arzobispo, quien les confirió el sacramento de la confirmación.

 

4. BEATIFICACIÓN.

El sucesor en la silla arzobispal, colegial también de San Salvador de Oviedo en Salamanca, natural de Castroverde de Campos (Zamora) y sobrino del santo, Pedro Villagómez, tuvo la suerte de tramitar la beatificación, para la que escribió una "Vida de Santo Toribio" en verso heroico.

En el proceso de beatificación se interrogan cientos de testigos que conocieron y trataron personalmente al santo. Otros informantes le conocieron a través los informes de familiares y amigos. Todos ellos se consideran con una amistad particular hacia el Santo.

Dentro del Grupo del santo podemos incluir toda Lima. Así, en 1679, el Papa Inocencio XI lo beatifica el 28 de junio aunque la solemnidad se celebra el dos de julio. En cuanto las campanas voltearon para comunicar la noticia Lima se convirtió en una fiesta. Por coincidir con la Semana Santa -miércoles santo- hubo que postergarlo para 10 días después. De este modo el sábado 27 amaneció con las calles tapizadas de flores y el retumbar de campanas, clamor de clarines, trompetas u chirimías. Todos los tribunales, cuerpos colegiados, cabildos, órdenes religiosas, pueblo en general, presididos por el arzobispo virrey Melchor de Liñán y Cisneros y la Real Audiencia, se dieron cita para el magno acontecimiento. Comenzó con el "Te Deum Laudamus" al que siguió la misa solemne cantada por el deán del cabildo D. Juan Santoyo de Palma. En el mes de noviembre se celebró el solemne octavario en el que la Catedral lució sus mejores galas. La estatua del nuevo beato fue colocada en la capilla mayor sobre hermosas andas de plata y la bula de beatificación se puso en el altar mayor sobre un cojín de raso carmesí y encajes. El primer día cantó la misa el arzobispo virrey y predicó el canónigo teologal D. Pedro de Córdoba y Arbieto. En la noche se celebró con fuegos y música en la plaza mayor. El último día, tes 19, se responsabilizó del festejo el Cabildo, la Justicia y el Regimiento de la ciudad, predicando el Licenciado Antonio Garcés de Cartagena. No faltaron los fuegos y culminó todo con la procesión del nuevo beato. Abría la misma y portaba el guión Toribio Calderón de Loaisa y Quiñones, sobrino del arzobispo junto a sus familiares. A continuación, el cabildo secular con la Real Audiencia, el arzobispo virrey, las órdenes religiosas, los cabildos, las cofradías. La comitiva discurrió por las plazas y calles circundantes deteniéndose en numerosos altares levantados por las instituciones religiosas.

Esto mismo sucedió con Mayorga, Salamanca y Zaña (Trujillo). Pronto, además, se concedió el Oficio y Misa propios del Beato a la ciudad y diócesis de Lima, a la ciudad de Mayorga y al colegio mayor de San Salvador de Oviedo, en Salamanca. Pensamos por el sermón encontrado para Guamanga, la actual Ayacucho, que la fiesta fue celebrada por todo el territorio peruano.

La fama del Santo fue cosechando nuevos amigos, particularmente por las biografías que se escriben sobre su figura y por los milagros obrados por su intercesión. Tanto los beneficiados como sus familiares y amigos constituyen otro buen número entre los círculos de amigos del santo.

 

5. CANONIZACIÓN

El 10 de diciembre de 1726 es canonizado por Benedicto XIII, en compañía -entre otros- de san Francisco Solano, san Luis Gonzaga y san Juan de la Cruz. Se publicaron dos vidas del santo, una escrita por el oratoriano Giacomo Laderechi y una segunda edición que dispuso el obispo de Isauria, de la escrita por Anastasio Nicoselli. La Bula de Canonización se recibió en Lima en la primavera de 1727 con una solemne procesión presidida por el arzobispo Diego Morcillo yendo todos los asistentes en mulas muy bien enjaezadas. El mes de mayo se celebró un solemne octavario en la catedral que terminó el domingo 22 con la solemne procesión en que fue conducida la imagen del santo con más aparato y concurso de fieles si cabe que con motivo de la beatificación.

En Salamanca se organizó un octavario solemne acompañado de cohetes artificiales en 1727 y hasta dos corridas de toros en la Plaza Mayor. El 21 de julio de 1727 -fue canonizado en diciembre de 1726- Salamanca organizó el más espléndido espectáculo académico de carácter religioso. Todos los colegios mayores, la Universidad, el clero secular, las órdenes religiosas se unieron para aclamar al santo en la iglesia de la Purísima. Durante dos horas y media cuatro pirotécnicos ayudados de espontáneos estuvieron disparando cohetes. Se trasladó la imagen del santo colegial desde su capilla del Colegio Mayor de Oviedo hasta las Madres Agustinas frente al Palacio Monterrey. Fue una profesión solemne en la que todas las fuerzas vivas de la ciudad tomaron parte. La estatua de santo Toribio, en hábito de colegial con la beca morada de terciopelo fue precedida por las de san Juan de Sahagún y santo Tomás de Villanueva.

 

6. DOS HERMANDADES O COFRADÍAS

La primera se formó por la colonia castellano-leonesa de altos funcionarios de la Corona y dignatarios de la Iglesia, en Madrid, en la iglesia de los PP. Trinitarios. El origen de la misma se nos narra en el prólogo de la obra: "Constituciones de la Congregación nacional de naturales de los Reinos de Castilla y León erigida en esta Corte y dedicada a Santo Toribio Alfonso Mogrovejo...". "No satisfechos los piadosos afectos de muchos naturales de los reinos de Castilla y León hasta perpetuar su culto, determinaron en el año de 1727, unirse en fraternidad y congregación nacional en esta corte, con el título de Santo Toribio Alfonso Mogrovejo eligiéndole [...]su tutelar y patrono" El objetivo perseguido es venerarle para que "se siguiese el aumento de las virtudes en todos sus alumnos imitándole, especialmente en el ejercicio de la caridad, animados por el ejemplo de la devoción de los naturales de Lima que se unieron antes en Asociación aprobada por el Consejo de Castilla el 9 de enero de 1730. El rey Felipe V, el 29 de abril de 1732, condescendió en aceptar su patronazgo para la nueva congregación, hasta que, en 1750, el nuevo rey Fernando VI se sirvió constituirse como "Hermano Mayor, perpetuamente e igualmente todos los reyes", y la aprueba por Real Decreto de 1º de octubre de 1750. Juan Nieto y Zúñiga, doctor, colegial y rector del Colegio Mayor San Salvador de Oviedo, catedrático de Filosofía, canónigo de Palencia y de Toledo, pronunció la Oración panegírica con una breve descripción de la fiesta que celebró...a Santo Toribio...Mogrovejo...su Real Congregación nacional el día de la fiesta 27 de abril de 1730. En el texto de aprobación de la publicación del mismo, Fr. Juan de San Antonio se detiene a analizar un aspecto que quiero destacar: por qué esta congregación elige a santo Toribio como patrono de los naturales de los reinos de Castilla y de León. El escritor sagrado se retrotrae al consejo del Libro de Job según el cual había que escoger un santo por patrón para convertirse a él y en su intercesión hallase patrocinio y defensa constantes. Cita a Domingo de Guzmán por su excelsitud doctrinal, Teresa de Jesús la mística, un mártir como san Marcelo o san Juan de Prado, además de Juan de la Cruz y Juan de Sahagún. Y concluye: "Mas con altísima providencia de Dios se robó las atenciones todas, quien, por voto universal de los naturales de los reinos de Castilla y León, fue el escogido para único titular y patrón de su nueva congregación erigida en la Corte de nuestros católicos Reyes" El fin como el de todas las cofradías e instituciones católicas era el amor a Dios por encima de todo, para lo que estipulaban como medios: el amor a la Virgen María, el culto a santo Toribio y la unión de los congregantes. Entre los ejercicios o actividades las hay netamente espirituales como la oración y la asistencia a la Misa con motivo de la fiesta, el voto o juramento en defensa de la Inmaculada Concepción de María; otro segundo bloque se dirige a la vida corporativa social: "entre sí y con los del territorio y bienhechores mucha caridad; atendiendo a cada uno conforme a su calidad y necesidad, socorriéndoles, consolándoles y dirigiéndoles con gran piedad y amor, principalmente a los enfermos, presos y párvulos". Como medida práctica se prevé la creación de una Casa de huérfanos para los hijos de los congregantes. En cuanto a los componentes se especifica que sean nacidos o lo hayan sido padres o abuelos en Castilla y León que gozaren por derecho de sangre estados, mayorazgos, vínculos o patronatos, los limeños o del archidiócesis de Lima, Trujillo y Guamanga. Se fija como cuota de ingreso 66 reales y cada mes 4 reales; se exceptúan los pobres y los religiosos. Importancia capital se dará a la fiesta del 27 de abril a la que deben asistir obligatoriamente todos los congregantes a la Misa en la que comulgarán. Se escoge como iglesia Nuestra Señora de Porta Coeli, de Clérigos Menores. Celebraba sus solemnidades anuales con una misa solemne y sermón de campanillas e imprimió un libro litúrgico para sus cultos a raíz de la canonización. Conocemos también la Lista de los señores individuos de Nuestra Real Congregación de naturales de los Reinos de Castilla y León, erigida a su titular Toribio Alfonso Mogrovejo en la que el secretario primero D. Vicente Barba, nos da cuenta de 214 miembros de la misma congregación, el 31 de enero de 1832. Figura como congreganta más antigua desde 1772 la Duquesa de Osuna y Condesa de Benavente y Mayorga, le siguen el obispo de Almería Antonio Pérez Minayo de 1776, Clemente Cavia y Díez de 1778. La Junta Particular y de Gobierno está encabezada por el rey como hermano mayor, un vice hermano mayor, 2 consiliarios antiguos, dos modernos, un padre espiritual, 2 secretarios, 1 contadores, 1 tesorero, 4 celadores, 4 celadores pupilos, 2 asesores, 2 enfermeros eclesiásticos y 3 seculares, 1 capiller, 4 comisarios de fiestas, 3 maestros de ceremonias, 2 procuradores, 2 agentes.

Por su parte, la Congregación de Santo Toribio nace en Mayorga. En 1728, a los dos años de la canonización, el Ayuntamiento de Mayorga formuló el voto de la villa de atender a todos los menesteres de la fiesta. Así lo reconocen las Ordenanzas Municipales de 1742: "Asiste dicho Ayuntamiento a la función que se celebra en la iglesia de nuestro Santo Toribio el día 27 de abril, y el día antes, a vísperas, y dicho día misa y sermón, y por la tarde procesión con asistencia de todo el Clero y cruces de las parroquias. Encarga la villa el sermón y paga todos los gastos de la función. Es voto de clero y villa, que dio principio el año de 1728, sobre que hay escritura que se aprobó por el ilustrísimo Sr. Obispo de este obispado". En 1733 se fundó la Congregación de 24 caballeros, y el jueves 16 de mayo de 1737 se bendecía e inauguraba solemnemente la ermita. La nueva reliquia consistió en un peroné montado verticalmente dentro de un relicario piramidal de cristal sobre monturas de plata, que desde entonces sale en procesión, en un ostensorio monumental sobre andas, junto a la estatua del santo. Desde entonces, todos los 27 de septiembre, aniversario de la Reliquia, sale en procesión. Asimismo, se saca una asta, a modo de estandarte, el vítor, que la villa dedica a su mejor héroe. La Congregación de Caballeros tomó a su cargo la fiesta. El Ayuntamiento y Clero tomaron la del 27de abril. En este día se prohibió toda clase de trabajos serviles, como en los días de precepto. En el Archivo Parroquial de Mayorga se guardan 3 libros de actas de la Congregación el primero, que abarca los años 1733-1912; el segundo, de 1913 a 1952; y el 3º y último, de1953 al presente. En ellos se informa de todas las fiestas de la "función de la reliquia", popularmente denominada "fiesta del vítor".

 

La de Lima, nace al calor del impulso del P. Óscar Aquino, el popular fundador del entrañable coro de los toribianitos y director del colegio externado "Santo Toribio". Con la presencia del P. Luis Ayala, vicario de la caridad en representación del Sr. Arzobispo, y numerosos ex-alumnos, muchos de ellos convertidos en cofrades y hermanos, se celebró en el 2018 la primera Misa en honor al Santo, seguida de una fervorosa procesión. Salvo la Congregación de seglares de Santo Toribio en su patria natal, y la tenida en Madrid para los "naturales de Castilla en León" que también le eligieron por patrono, es la primera de la historia y del mundo, que sepamos. Un sueño, por tanto tiempo acariciado, se hace realidad. Que el ejemplo de santidad sencilla, solidaria, inculturada, cunda especialmente entre los fieles

 

7. SUS BIÓGRAFOS VOCES DE CUATRO SIGLOS

 

Comenzamos por ofrecer el testimonio de compañeros de Toribio, biógrafos e instituciones a lo largo de más de 400 años. Cada uno de ellos nos aporta un matiz, un aspecto de la personalidad de nuestro protagonista; muchos de ellos corresponden con el título dado a sus obras escritas.

 

2006 Benedicto XVI "su abnegada entrega a la edificación y consolidación de las comunidades eclesiales de su época…El profundo espíritu misionero de santo Toribio se pone de manifiesto en algunos detalles significativos, como su esfuerzo por aprender diversas lenguas, con el fin de predicar personalmente a todos los que estaban encomendados a sus cuidados pastorales. Pero era también una muestra del respeto por la dignidad de toda persona humana, cualquiera que fuere su condición, en la que trataba de suscitar siempre la dicha de sentirse verdadero hijo de Dios".

 

2007: P. Fidel González Fernández:  Director DHIAL

Su gran figura no solamentre hay que equipararla con algunso santos contemporáneos suyos, como Carlos Borromeo o Juan de Ribera, creo que algunas de las figuras a lasl que él más nos recuerda son aquellas del tipo de San Ambrosio (no solamente por la modalidad inesperada y sorprendente de su elección), aquellas que han construido la çEuropa cristiana wen momento sde convulsión, como San Benito, San Isidoro de Sevilla, los Santos Hermanos Cirilo y Metodio, o las grands figuras misioneras de su época, como san Francisco Javier o Don Vasco de Quirora en México y otras muchas a las lque llamamos Padres en la fe de nuestra edad moderna".

 

2018: Papa Francisco: En su visita al Perú, destaca especialmente su pasión misionera, de empedernido itinerante, "nuevo Moisés" que supo cruzar orillas geográficas y existenciales, roturando una tierra en la que germinan santos y, por ello, la denominará "Tierra ensantada". 

 

2019 Monseñor Carlos Castillo: La figura de Santo Toribio es muy importante porque supo mirar la grandeza de este país, de su arquidiócesis enorme y supo ir resolviendo problema por problema caminando en un éxodo permanente en todo el territorio del arquidiócesis

 

2020 "El anuncio indispensable en la Amazonia es el que nos ayuda a reconocemos a Cristo en ellos y porque descubrimos la inmensa dignidad que les otorga el Padre Dios que los ama infinitamente. Así, el kerygma y el amor fraterno conforman la gran síntesis de todo el contenido del Evangelio que no puede dejar de ser propuesta en la Amazonia. Es lo que vivieron grandes evangelizadores de América Latina como santo Toribio de Mogrovejo o san José de Anchieta.(Papa Francisco Querida Amazonía nn.62-65)

2020 Paradigma y modelo de catequistas: "Por un hecho completamente fortuito, la aprobación del presente Directorio tuvo lugar en la memoria litúrgica de SANTO TORIBIO DE MOGROVEJO (1538-1606). Entendió su ministerio episcopal como evangelizador y catequista

2020 José Antonio Benito. Santo Toribio padre y forjador de América (Sinergia, Madrid)

2020: Cardenal, Mons. Ricardo Blázquez, Arzobispo de Valladolid, 27 de abril del 2020: "Santo Toribio estuvo marcado por un celo apostólico pastoral incontenible".

Saludo cordialmente al Sr. Arzobispo de Lima, Monseñor Carlos Castillo, y a la diócesis entera, y también quiero saludar al párroco de Mayorga y a la diócesis de Valladolid. Hoy nos une en la distancia de un océano una figura realmente formidable Santo Toribio de Mogrovejo nacido en Mayorga que murió en Zaña y yo tengo que reconocer que es una de las figuras que me resulta más admirable y a la que me encomiendo con frecuencia; de hecho, aquí tenemos una representación de Santo Toribio de Mogrovejo y tuve también la suerte de visitar su sepulcro dos veces en la catedral de Lima. Es realmente para mí una figura señera, un espejo espléndido de pastores. Él nació el año 1538 en Mayorga y murió e año 1606 en Zaña durante la tercera visita pastoral a la inmensa diócesis de Lima. La oración colecta que rezamos aquí en la memoria litúrgica de nuestra diócesis, especialmente subrayamos dos dimensiones del ministerio pastoral de Santo Toribio de Mogrovejo.

Cuando se ve la figura de Santo Toribio de Mogrovejo a mí me viene constantemente aquella imagen del papa Francisco, fue un obispo que olía o veja, él estuvo siempre en medio de su pueblo, entregando su vida sin condiciones, cerca de los pobres; fue, sin duda, la catequesis una de las ocupaciones en la pastoral de Santo Toribio; fue como como la niña de sus ojos.

Santo Toribio de Mogrovejo fue un pastor que sin duda pue3de ser incluido entre los doce grandes misioneros y grandes pastores. 


Fecha Publicación: 2022-01-22T12:07:00.001-08:00

ARANA QUIROZ, Pedro

Vivan como ciudadanos dignos. Una lectura de la carta a los Filipenses (Editorial:Presbiterio Juan Calvino, Lima, 2021, pp-322)

Nuestro Perú, azotado por la pandemia y un desencuentro político que no termina de ver soluciones, requiere como nunca de luces de esperanza. Por esta razón agradezco el aporte del autor del presente libro que da en el clavo y nos da la clave. Su lectura sosegada, en profundidad, orada, de la palabra de Dios y su compromiso con la realidad del Perú actual; en concreto un versículo de la carta paulina a los filipenses "Lo importante es que vosotros llevéis una vida digna del Evangelio de Cristo" (Fil 1, 27) y que ha llevado al título de su libro "Vivan como ciudadanos dignos…" nos da todo un programa de vida personal, familiar y social. El mismo que sugirió al Papa Francisco, cuando al conversar con él en el Vaticano, en el marco del sínodo de los obispos de la Amazonía le compartió que el documento de trabajo (Instrumentum laboris) se enriquecería con el término de "ciudadanos", que estaba en la citada carta paulina. El Papa hizo su tarea en la versión griega y tres días después se acercó al autor de la presente obra con gozo comunicándole: "¡La palabra está, la palabra está!". Era como el "eureka" de Arquímedes, la palabra que el Espíritu soplaba y que ha alentado en esta honda reflexión de más de 300 páginas.

La presente obra comienza con una introducción en la que se nos cuenta el por qué y el cómo del escrito, una reflexión sobre "biblia y ciudadanía" y una contextualización del término en la vida de los primeros cristianos, especialmente referida a la vida de las comunidades animadas por Pablo. Culmina con un texto personal pronunciado el 24 de abril de 1979 en que participó como miembro de la Asamblea constituyente de 1979 del Congreso del Perú: "El Estado debe garantizar a la nación una paz basada en la justicia, la iglesia como fuerza moral y espiritual debe proveer al Estado y a la Nación los recursos de la gracia del Trino Dios, a través de su predicación, de su enseñanza y de su ejemplo…En lo fundamental, unidad; en lo no fundamental, libertad; en todo, caridad" ( p.51)

El cuerpo del texto lo componen 42 homilías correspondientes a otros tantos capítulos. De entrada nos hace ver cómo la carta de un prisionero -Pablo-  nos enriquece con un mensaje liberador, revolucionario, que apela a la santidad personal y a la fraternidad universal. Paso a paso, a cámara lenta, meditando, contemplando, dialogando, contextualizando, aterrizando, el autor nos brinda como si se tratase de un nuevo fierabrás para los caballeros andantes a lo Quijote que quieran acometer de modo audaz, combativo, los gigantes del egoísmo, la indiferencia, la apatía… Apelando a la santidad en Cristo, al fervor de Pablo, nos urge a darlo todo en el Perú nuestro del Bicentenario porque "somos ciudadanos del cielo, de donde aguardamos un Salvador: el Señor Jesucristo" (Fil 3, 20)

Su autor frisa los 84 años de edadingeniero químico y pastor de la Iglesia Presbiteriana desde 1980, es un referente del ecumenismo en el Perú. Inserta una entrañable reflexión que titula "religiosidad, fe y desafío en el Perú actual" al calor de la devoción al Cristo Morado, agradecido por la invitación del Papa Francisco y por el cuidado recibido en el Hospital "Sacro Cuore" por su neumonía, así como por la encíclica "Fratelli tutti". Apunta certeramente que el ecumenismo no invita a "la gente que cambie de religión, sino que el Cristo Vivo cambie nuestras vidas" (pp.223-227).

En todo tiempo y en especial en días de crisis sanitaria, social, política y personal, somos llamados a vivir como "ciudadanos dignos del evangelio de Cristo" (Fil 3, 20). Este libro es una lectura a la Carta de los Filipenses, muy contextual y oportuna, para no perdérsela

Fecha Publicación: 2022-01-20T14:06:00.001-08:00

Los Obispos del Perú, en el marco de su 121° Asamblea Plenaria, han elegido, además de los integrantes de la Presidencia, a los miembros de sus diversos organismos de gobierno y de estructura institucional tras una jornada larga, transparente y democrática.

El Consejo Permanente, órgano ejecutivo integrado por 12 Obispos, es el encargado de asegurar la continuidad del trabajo de la Conferencia Episcopal. Está integrado por:

  • Mons. Miguel Cabrejos, Presidente de la CEP.
  • Cardenal Pedro Barreto, primer vicepresidente.
  • Mons. Robert Prevost, segundo vicepresidente.
  • Mons. Norberto Strotmann, secretario general.
  • Mons. Antonio Santarsiero, presidente de consejo económico.

En las votaciones del miércoles 19 salieron elegidos como otros miembros del Consejo Permanente:

  • Mons. Carlos Castillo, Arzobispo de Lima, representante por la Costa.
  • Mons. Javier Del Río, Arzobispo de Arequipa, representante por la Sierra.
  • Mons. Alfredo Vizcarra, Obispo de Jaén, representante por la Selva.
  • Mons. Luis Alberto Barrera, Obispo del Callao, representante por Libre Elección.
  • Mons. Carlos García, Obispo de Lurín, representante por Libre Elección.
  • Mons. Marco Antonio Cortez, Obispo de Tacna y Moquegua, representante por Libre Elección.
  • Mons. Jorge Carrión, Obispo de Puno, Presidente de la Comisión de Doctrina de la Fe.

De otro lado, se eligieron, por sufragio secreto, a los presidentes de las Comisiones Episcopales para el periodo 2022-2025.

Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe
Presidente: Mons. Jorge Carrión, Obispo de Puno.

Comisión Episcopal de Catequesis y Pastoral Bíblica
Presidente: Mons. Gerardo Zerdín, Obispo de San Ramón.

Comisión Episcopal de Misiones y Pastoral Indígena
Presidente: Mons. David Martínez, Obispo de Puerto Maldonado.

Comisión Episcopal para la Educación, Cultura y Bienes Culturales
Presidente: Mons. Ricardo García, Obispo de Yauyos.

Comisión Episcopal para el Clero, Seminarios y Vocaciones
Presidente: Mons. Carlos García, Obispo de Lurín.

Comisión Episcopal de Vida Consagrada
Presidente: Mons. Lizardo Estrada, Obispo Auxiliar del Cusco

Comisión Episcopal de Familia, Infancia y Vida
Presidente: Mons. Luis Alberto Barrera, Obispo del Callao.

Comisión Episcopal para los Medios de Comunicación Social
Presidente: Mons. Edinson Farfán, Obispo de Chuquibambilla.

Comisión Episcopal para Laicos y Juventud
Presidente: Mons. Alfredo Vizcarra, Obispo de Jaén.

Comisión Episcopal de Liturgia
Presidente: Mons. Richard Alarcón, Arzobispo del Cusco.

Comisión Episcopal de Acción Social – CEAS (DEPASA y Movilidad Humana)
Presidente: Mons. Jorge Izaguirre, Obispo de Chuquibamba.

Comisión Episcopal de Protección del Menor
Presidente: Mons. Pascual Rivera, Obispo de Huamachuco

Se eligieron a los presidentes de los siguientes organismos de la CEP:

Cáritas del Perú
Presidente: Mons. Reinaldo Nann, Obispo de Caravelí.

Sociedad Sacerdotal Santa Rosa
Presidente: Mons. Antonio Santarsiero, Obispo de Huacho.
Vicepresidente: Mons. Raúl Chau, Obispo Auxiliar de Arequipa.

Los Obispos también eligieron como delegado suplente ante el Consejo Episcopal Latinoamericano – CELAM (el titular es el Presidente de la CEP, Monseñor Miguel Cabrejos) al Cardenal Pedro Barreto.

Los representantes del Episcopado ante la Asamblea Universitaria de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) que fueron elegidosson:

Mons. Miguel Cabrejos, en su calidad de Presidente de la CEP, que ocupa el cargo de Vice Gran Canciller, y los siguientes obispos:

Mons. Carlos Castillo, Arzobispo de Lima
Mons. Juan José Salaverry, Obispo Auxiliar de Lima
Mons. Javier del Río, Arzobispo de Arequipa
Mons. Robert Prevost, Obispo de Chiclayo


Los miembros accesitarios ante la PUCP elegidos son:

Mons. Ricardo García, Obispo de Yauyos.
Mons. Carlos García, Obispo de Lurín.


Fecha Publicación: 2022-01-20T04:39:00.001-08:00

LA CONFERENCIA EPISCOPAL PERUANA, UN ORGANISMO QUE LATE POR LA PATRIA EN EL BICENTENARIO

José Antonio Benito

 

La Encarnación es el mayor don que la humanidad ha recibido de Dios. Sólo el Cristianismo es la religión que cree que Dios se ha hecho hombre, se ha encarnado. Éste Dios es Cristo que fue hombre en todo menos en el pecado. En sólo 33 años revoluciona y cambia la historia. Ya hay un antes y un después. El después es la vida de la humanidad con Dios en la Tierra, anunciando y viviendo su mensaje de salvación. Y tras su muerte llega lo decisivo, la resurrección, Cristo sigue viviendo y la Iglesia -Cuerpo Místico de Cristo- nos lo hace presente en su koinonía -comunión-, eucaristía -acción de gracias-, diakonía -servicio. El primer milenio se extiende por Asia y Europa, desde el siglo XVI por América, África y Extremo Oriente. Precisamente, desde entonces -ya va para cinco siglos- vive en el Perú como nación y dos siglos si lo consideramos como Estado independiente.

¡Qué gozo sentimos al ver a todos sus obispos reunidos -de modo presencial- en esta Asamblea Plenaria -la nº 121 la Conferencia Episcopal Peruana. Son 54 obispos que corresponden a las 46 jurisdicciones eclesiásticas del Perú, quienes este año acaban de ree legir a sus principales autoridades: Presidente, Mons. Miguel Cabrejos -por cuarta vez-, dos vicepresidentes – Mons. Pedro Barreto y Mons. Roberto Prevost- y los presidentes de las 14 Comisiones Episcopales y otros organismos, para el periodo 2022-2025.

Como se muestra en su web https://iglesia.org.pe/ la CEP es la institución de carácter permanente, conformada por  la Asamblea de los Obispos del Perú que como prescribe el can. 447 del Código de Derecho Canónico ejercen unidos algunas funciones pastorales respecto de los fieles de dicho país, para promover conforme a la norma del derecho el mayor bien que la Iglesia proporciona a los hombres, sobre todo mediante formas y modos de apostolado convenientemente acomodados a las peculiares circunstancias de tiempo y de lugar. También emite opiniones como representante del clero católico a nivel nacional, sobre asuntos que por su alcance social o económico inciden en los fieles católicos de Perú.

El pasado 10 de octubre de 2021 se inauguró  en Roma el sínodo sobre la sinodalidad que culminará en la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, en octubre de 2023. Una palabra, sinodalidad, caminar juntos, trabajo en equipo, koinonía, que marca un estilo de vida en los dos mil años de historia católica mundial y en los doscientos de la iglesia del Perú.

Como en toda la historia de la iglesia universal, en América, y en concreto en el Perú, la sinodalidad se ha vivido gracias a diferentes medios como los concilios, sínodos y asambleas eclesiales. Siempre será un referente santo Toribio Mogrovejo como impulsor de estas reuniones eclesiales. En la etapa contemporánea debemos contar con el Concilio Plenario Latinoamericano en el umbral del siglo XIX (1899-1900) y que tuvo como presidente al peruano Monseñor Manuel Tovar, arzobispo de Lima. Este Concilio prescribirá la celebración de asambleas episcopales nacionales cada 2 ó 3 años

En el estudio La Iglesia contemporánea en el Perú (1900-1934). Asambleas eclesiásticas y concilios provinciales (Lima, 2010) de Josep-Ignasi Saranyana y Fernando Armas Asín, se nos habla de la recepción en el Perú del Concilio Plenario de América Latina de 1899 en las iglesias particulares, y las reuniones de 1899, 1902 y 1905. El VII Concilio Provincial de 1909 estará enmarcado en las Asamblea episcopales de 1909 y 1911, que impulsó la fundación del Seminario Central para toda la iglesia peruana. Las asambleas de 1915 y 1917 están vinculadas con dos acontecimientos decisivos, el VII Concilio Provincial de 1912 y el Codex Iuris Canonici de 1917, que, aunque universal, contó para su codificación con la participación de obispos del Perú. La asamblea episcopal vinculada con el VIII Concilio provincial de 1927, no puede prescindir del contexto político-eclesiástico del Oncenio de Leguía y el singular protagonismo de Monseñor Lissón que le lleva a extraña renuncia solicitada por el Vaticano. En la histórica asamblea conciliar, cabe resaltar como asuntos más debatidos: el influjo del protestantismo la prensa católica, las relaciones de los obispos con los capítulos catedrales, el Santuario de Santa Rosa, los católicos y la política, el matrimonio canónico y civil, las iniciativas financieras, Santo Tomás de Aquino, la vida común de los sacerdotes seculares. Asimismo, este trabajo nos muestra la rica relación que la Iglesia tuvo con el mundo político y social de su época, algo evidenciado en hechos como la fundación de la Universidad Católica en 1917, la Consagración al Sagrado Corazón de Jesús de 1923, los debates sobre la creciente de una asociación para el clero diocesano o el apoyo de la jerarquía episcopal a un hipotético partido católico confesional, la discusión sobre la tolerancia de cultos en el marco de la Consti6tución de 1860 y la ambigua solución desde 1915, la buena prensa, la extraña renuncia de Monseñor Lissón, las dificultades de la aprobación del VII Concilio Provincial.

La primera asamblea tuvo lugar en la sala capitular de la Iglesia Catedral de Lima, los días 20, 21 y 26 de setiembre de 1899. Entre los acuerdos hay dos instrucciones, firmadas colectivamente por el Arzobispo de Lima, Mons. Tovar y los cinco sufragáneos asistentes, que versaron respectivamente sobre la guarda de descanso dominical y sobre la campaña proselitista de algunas sectas protestantes. Desde 1899 a 1943 se celebraron en Lima catorce Asambleas episcopales provinciales en un intervalo de dos a tres años. Las seis primeras fueron presididas por el Arzobispo de Lima, Mons. Manuel Tovar; la séptima la presidió el Delegado Apostólico Mons. Jacinto Scapardini; la octava Mons. Pedro M. García Naranjo; la novena y décima Mons. Emilio Lissón; las cuatro últimas Mons. Pedro Pascual Farfán. El Perú, hasta el año 1943, en que fueron creados los arzobispados de Arequipa, Cusco y Trujillo, constituía una sola Provincia eclesiástica, bajo la presidencia del Arzobispado Metropolitano de Lima. El día 23 de mayo de 1943, el Papa Pío XII, firmaba la Constitución Apostólica "Inter praecipua", que creaba los tres nuevos Arzobispados de Arequipa, Cusco y Trujillo, y establecía las correspondientes provincias eclesiásticas. El Perú quedaba así dividido en cuatro provincias eclesiásticas. El Perú quedaba así dividido en cuatro provincias eclesiásticas. Al mismo tiempo se elevaba la Sede de Lima a la categoría de Primada.

Las Asambleas se reiniciaron en 1935 con ocasión de los Congresos Eucarísticos Nacionales (1935 Lima, 1940 Arequipa, 1943 Trujillo, 1948 Cuzco) y luego cada 2 años hasta 1956 en que se volvieron anuales. En 1955, con ocasión de la Primera Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, celebrada en Río de Janeiro, surge el CELAM, o Consejo Episcopal Latinoamericano, a base de las Conferencias Episcopales. Las Asambleas generales del Episcopado adquiere su carácter actual y definitivo, sancionado por el Vaticano II; que les otorga carácter legislativo en determinados casos. En las Asambleas de 1956 y 1957, los Estatutos de la Conferencia Episcopal se van modificando y perfeccionando, conforme lo va indicando la experiencia. Estos Estatutos son aprobados por la Santa Sede, por Decreto de la Sda. Congregación Consistorial (hoy para los Obispos), de 31 de julio de 1957, por cinco años, y ad experimentum.

Esto ha permitido un mayor enlace entre los prelados para mejor tratar los problemas nacionales. Algunas veces ha habido dos Asambleas al año y en 1983 una en Roma para tratar el delicado asunto de la teología de la liberación.

Dado que las provincias eclesiásticas no son homogéneas pastoralmente, a partir de 1969 se establecieron las Regiones: Selva (que ya funcionaba), Costa Norte, Sierra Norte, Costa Centro, Sierra Centro, Sur Andino y Costa Sur. Al calor de la motivación del Papa Francisco por el cuidado de la naturaleza y la casa común, el sínodo de la Amazonía, la Santa Sede ha erigido en octubre del 2021 la Conferencia Eclesial de la Amazonía  (CEAMA) de la que forman parte los países amazónicos; en nuestro caso, los ocho Vicariatos Apostólicos de la selva peruana: San José del Amazonas, Iquitos, Yurimaguas, Jaén, Requena, Pucallpa, San Ramón y Puerto Maldonado.

La Conferencia Episcopal Peruana se estableció en 1957 bajo la presidencia del Arzobispo de Lima, Juan Landázuri Ricketts OFM, quien recibió el 31 julio la aprobación pontificia de los estatutos. Fue acompañado por los secretarios Luciano Metzinger y Augusto Vargas Alzamora por el dilatado espacio de tiempo de 33 años (1988). Le sucede Monseñor Ricardo Durand Flórez, SJ, ayudado en la secretaría por S.J. Augusto Vargas Alzamora  y  Miguel Cabrejos Vidarte. De 1992 a 1993 Mons. José Dammert Bellido Mons. Miguel Cabrejos Vidarte. De 1993 a 1999 el Card. Augusto Vargas Alzamora  con Mons. Miguel Irizar Campos y Mons. Luis Bambarén Gastelumendi. De 1999 al 2006, Mons. Luis Bambarén Gastelumendi con Mons. Miguel Irizar Campos y Mons. Juan José Larrañeta Olleta. Del 2006 al 2012 Mons. Miguel Cabrejos Vidarte con Mons. Juan José Larrañeta Olleta y Mons. Lino Panizza Richero. Del 2012 al 2017 Mons. Salvador Piñeiro García-Calderón acompañado de Mons. Lino Panizza Richero, Mons. Fortunato Pablo Urcey y Mons. Norberto Strotmann Hoppe. Del 2018 al 2021 Mons. Héctor Miguel Cabrejos Vidarte con Mons. Norberto Strotmann Hoppe.

La CEP se reúne al menos una vez al año y, aparte de la Asamblea Plenaria, está representada por el Consejo Permanente. Cabe señalar que la CEP no es una instancia jerárquica, sino de coordinación. Sus acuerdos y documentos no obligan a los obispos que la integran, salvo cuando el Reglamento lo estipula así. La Conferencia Episcopal Peruana consta de 25 Comisiones Episcopales y Organismos. El obispo Presidente de la Conferencia Episcopal o episcopado no "manda" a los demás obispos; por lo tanto no puede ser considerado como "Jefe de la Iglesia peruana"; el que sí es "jefe" de esa Iglesia local es cada Obispo en su diócesis.

La sola enumeración de sus comisiones (catequesis y pastoral bíblica, educación, cultura y bienes culturales, clero y vocaciones, familia-infancia y vida, medios de comunicación, liturgia, CEAS y movilidad humana, laicos y juventud, misiones y pastoral indígena, vida consagrada…), así como el responsable compromiso frente a desafíos como la covid-19 (respira Perú, resucita Perú)…nos habla del generoso y efectivo aporte a la sociedad peruana.

Como toda razón, San Pío X pudo escribir a los obispos del Perú, el 13 de septiembre de 1910: "Si entre las provincias eclesiásticas de América hay alguna que deba aventajarse y resplandecer ante Dios y ante los hombres con los fulgores de la perfección evangélica, seguramente es la Iglesia Peruana, por ser una de las más antiguas de toda la América, por contar entre sus hijos tantos valores ilustres en santidad, y por haber sido desde sus principios cultivada y fecundizada con los trabajos apostólicos del gran Santo Toribio".

Vaya, pues, nuestra gratitud por su acción y nuestra oración para acompañar estos días de Asamblea. 


Fecha Publicación: 2022-01-12T04:51:00.000-08:00

En la Catedral de Arequipa figura la significativa lápida de portada que da cuenta del momento en que ostentó la responsabilidad suprema del Perú.

Emilio Holguín Maldonado, hijo de Manuel Holguín y Manuela Maldonado, nació en Lambramani, Arequipa. Inició sus estudios en el Seminario Conciliar de San Jerónimo de su ciudad natal; gracias al misionero franciscano de La Recoleta, Fray Mariano Arruga, sintió el llamado a la vida claustral, ingresando el 25 de marzo de 1881 y profesando solemnemente el 28 de mayo de 1882. Se ordenó de sacerdote, el día 25 de febrero de 1886.

Desde que abrazó la vida eclesiástica, cambió el nombre de Emilio por el de Mariano de la Concepción. Elegido guardián de su convento en 1891 y luego reelegido en 1897, pasó a ser comisario de la provincia franciscana de los XII Apóstoles.

Fundó el 19 de marzo de 1896 el Círculo de Obreros Católicos de Arequipa.

En 1899 fue consultor de la asamblea episcopal reunida en Lima en 1901. Viajó a Roma para concurrir al capítulo general de su orden y en ella fue designado definidor general (1903). Cumplía allí las obligaciones pertinentes cuando fue nombrado obispo de Huaraz, el 2 de julio de 1904, siendo consagrado por el arzobispo de Lima Manuel Tovar y Chamorro.

El 30 de mayo de 1906 fue promovido al obispado de Arequipa, de cuya sede tomó posesión el 13 de noviembre de ese mismo año, cargo en el que se mantendría hasta su muerte. 

En 1925 participó en la creación de la Acción Católica arequipeña y excitó la instalación de un local separado para las mujeres detenidas, que hasta entonces estaban precariamente separadas de los varones en la cárcel; y, fundamentalmente, defendió los fueros de su jurisdicción eclesiástica en las provincias de Tacna y Arica, cuya posesión prolongaba Chile de modo arbitrario. Apoyó decididamente a los diarios «La Unión», «La Tradición» y «El Deber».

Entre 1931 fue designado como Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Lima, debido a la renuncia del arzobispo, monseñor Emilio Lissón. Ejerciendo dicho cargo y asesorado por José de la Riva Agüero y Osma, le tocó presidir una junta de notables ante la cual renunció la Junta Militar de Gobierno presidida por el teniente coronel Luis Sánchez Cerro (1 de marzo de 1931); acto seguido, dicha junta de notables eligió un gobierno provisorio encabezado por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Leoncio Elías. A monseñor Holguín le correspondió pues, ejercer el cargo de Presidente de la República por brevísimo tiempo, conociéndose a este período como el «gobierno de pocas horas».

Entre 1931 fue designado como Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Lima, debido a la renuncia del arzobispo, monseñor Emilio Lissón. Ejerciendo dicho cargo y asesorado por José de la Riva Agüero y Osma, le tocó presidir una junta de notables ante la cual renunció la Junta Militar de Gobierno presidida por el teniente coronel Luis Sánchez Cerro (1 de marzo de 1931); acto seguido, dicha junta de notables eligió un gobierno provisorio encabezado por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Leoncio Elías. A monseñor Holguín le correspondió pues, ejercer el cargo de Presidente de la República por brevísimo tiempo, conociéndose a este período como el «gobierno de pocas horas».

Al conmemorarse el cuatricentenario de la ciudad de Arequipa (1940), organizó el Segundo Congreso Nacional Eucarístico. En este mismo año, para honra de Arequipa, y para su digno representante espiritual, el Papa Pío XII elevó a la categoría de Basílica la Santa Iglesia Catedral, y el año de 1943, fue erigido en Arquidiócesis el Obispado de Arequipa siendo nombrado como primer Arzobispo, Monseñor Mariano Holguín desde el 23 de mayo de ese año hasta su muerte en 1945.

Monseñor Holguín, arequipeño ilustre, fue uno de los fundadores del diario católico "El Deber", así como el Círculo de Obrero» Católicos y la Acción Social Católica. Falleció  el 23 de diciembre de 1945.

Víctor Andrés Belaunde dijo de él: "El Perú ha perdido a su más grande personalidad y a una de sus más fuertes columnas, y Arequipa a su más respetado pastor y una de sus más legítimas glorias".

El 7 de abril de 1946 se hizo la colocación del retrato de Monseñor Mariano Holguín en la Galería de Arequipeños Ilustres, obra del artista Prieto de la Jara.

 

MÁS DATOS

https://arequipatradicional2.blogspot.com/2020/10/mariano-holguin-maldonado.html

Biografía del Excmo. y Rvdmo. Mon. Fr. Mariano Holguín, O.F.M., primer arzobispo de Arequipa (Perú), 1860-1945.


Fecha Publicación: 2022-01-12T03:03:00.000-08:00

Presidentes y gobernantes del Perú Republicano Municipalidad Metropolitana de Lima (Lima, 2020, 416 pp)

La amplia lista de 75 personajes abarca desde don José de San Martín hasta Pedro Pablo Kuczynski, desde1821 hasta 2016, cuando el último de los reseñados asumió el poder; a la fecha podíamos añadir tres más.

Quien expone, se expone. Y queda claro que, quien lo hace, cuenta con mi aplauso por su iniciativa, su creatividad, su decisión. Del no ser al ser hay todo un camino. Y reunir en un solo libro todos los personajes que han ostentado -aunque sea por días o algunas horas- el gobierno supremo del Perú, merece nuestra felicitación. Así lo hago a la Municipalidad de Lima que ha editado una publicación en la que se incluyen pequeñas biografías -de una a cuatro páginas- de todos los presidentes y gobernantes del Perú. A pesar de la heterogeneidad de los autores, tanto por su profesionalidad (historiadores, abogados, literatos, comunicadores…) como por su edad (desde veteranos a jóvenes egresados), todos peruanos, se ha logrado una obra coherente, con síntesis fundamentadas, selecta y actualizada bibliografía;  cada autor se ha centrado en un personaje y, aunque se perciben pautas generales, deja su huella personal como investigador y escritor. Lógicamente, las biografías de personajes vivos o recientes han suscitado polémica y debate. Siempre hay aspectos susceptibles de mejora y en ello están los miembros del equipo editorial que ya lo vienen preparando para su versión on line.

Las ilustraciones se deben a Javier Rodríguez, el diseño de la portada y diagramación a Alfredo Puccini. El equipo ha sido liderado por Juan Pablo de la Guerra, Renata Teodori y Rafael de la Piedra.

Claro que publicaciones como las del diario GESTIÓN aumenta en 55 hasta dar una cifra de 130, contando las diferentes veces que una misma persona ha ocupado el cargo en varias oportunidades o con diferentes denominaciones; es el caso del primer mandatario José de San Martín, quien tuvo la denominación inicial de General en Jefe del Ejército Libertador y luego Protector (Jefe del Ejército Libertador).

En el elenco no figuran el tristemente célebre golpista Tomás Gutiérrez (22.07.1872), Monseñor Mariano Holguín Presidente de la Asamblea de Notables del Perú el 1 de marzo de 1931, durante unas horas

Zenón Noriega Agüero (10.05.1950, quien fue Presidente por sucesión de la Junta Militar de Gobierno tras el gobierno de Odría.

Vaya, pues, mi felicitación por el gran acopio documental que pone en vitrina a los máximos responsables (presidentes o asimilados) del gobierno del Perú ya bicentenario. Ojalá sigan perfeccionando la obra y nos brinden nuevas ediciones con nuevos datos. De igual modo, se mejore la didáctica indicando en el índice el número de la sucesión, los años de su mandato. No estaría de más, enfatizar gestos éticos que marquen pauta de un líder responsable al servicio del Perú.

Les comparto la completa lista publicada en            GESTIÓN: https://gestion.pe/peru/politica/ano-del-bicentenario-conozca-los-130-presidentes-del-peru-noticia/

 

 

PERIODO 2021 – 2000

- Francisco Rafael Sagasti Hochhausler (17.11.2020 - 28.07.2021) *Presidente por sucesión.

-Manuel Arturo Merino De Lama (10.11.2020 - 15.11.2020) *Presidente por sucesión

-Martín Alberto Vizcarra Cornejo (23.03.2018 - 09.11.2020) *Presidente por sucesión

- Pedro Pablo Kuczynski Godard (28.07.2016 - 23.03.2018)

-Ollanta Moisés Humala Tasso (28.07.2011 - 28.07.2016)

-Alan García Pérez (28.07.2006 - 28.07.2011)

-Alejandro Toledo Manrique (28.07.2001 - 28.07.2006)

-Valentín Paniagua Corazao (22.11.2000 - 28.08.2001) *Presidente por sucesión

-Alberto Fujimori Fujimori (28.07.2000 - 21.11.2000)

 

PERIODO 2000 – 1950

-Alberto Fujimori Fujimori (28.05.1995 - 28.07.2000)

-Alberto Fujimori Fujimori (05.04.1992 - 28.07.1995) *Presidente de Gobierno de emergencia tras golpe de Estado

- Alberto Fujimori Fujimori (28.07.1990 - 05.04.1992)

-Alan García Pérez (28.07.1985 - 28.07.1990)

-Fernando Belaúnde Terry (28.07.1980 - 28.07.1985)

-Francisco Morales Bermúdez Cerruti (29.08.1975 - 28.07.1980) *Presidente del Gobierno de las Fuerzas Armadas tras encabezar un golpe de Estado.

-Juan Velasco Alvarado (03.10.1968 - 29.08.1975) *Presidente del Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas tras encabezar un golpe de Estado

-Fernando Belaúnde Terry (28.07.1963 - 03.10.1968)

-Nicolás Lindley López (03.07.1963 - 28.07.1963) *Presidente por sucesión de la Junta Militar de Gobierno

-Ricardo Pérez Godoy (18.07.1962 - 03.07.1963) *Presidente de la Junta Militar de Gobierno que perpetró un golpe de Estado.

-Manuel Prado y Ugarteche (28.07.1956 - 18.07.1962)

-Manuel Apolinario Odría Amoretti (28.07.1950 - 28.07.1956)

-Zenón Noriega Agüero (10.05.1950 - 28.07.1950) *Presidente por sucesión de la Junta Militar de Gobierno

 

PERIODO 1950 – 1900

-Manuel Apolinario Odría Amoretti (27.10.1948 - 10.05.1950) *Presidente de la Junta Militar de Gobierno tras encabezar un golpe de Estado

-José Luis Bustamante y Rivero (28.07.1945 - 27.10.1948)

-Manuel Prado y Ugarteche (08.12.1939 - 28.07.1945)

-Óscar Raymundo Benavides Larrea (30.04.1933 - 08.12.1939) *Presidente designado por el Congreso

-Luis Miguel Sánchez Cerro (08.12.1931 - 30.04.1933)

- Gustavo Adolfo Jiménez Saldías11.03.1933

-David Samanez Ocampo y Sobrino (11.03.1931 - 08.12.1931) *Presidente de la Junta de Gobierno designada por una junta de notables

 

-Ricardo Leoncio Elías Arias (01.03.1931 - 05.03.1931) *Presidente de la Junta Provisoria designada por una junta de notables

- Monseñor Mariano Holguín Presidente de la Asamblea de Notables del Perú el 1 de marzo de 1931, durante unas horas

-Luis Miguel Sánchez Cerro (28.08.1930 - 01.03.1931) *Presidente de la Junta de Gobierno tras encabezar un golpe de Estado

-Manuel María Ponce Brousset (25.08.1930 - 28.08.1930) *Presidente de la Junta de Gobierno tras un golpe de Estado

-Augusto Bernardino Leguía Salcedo (12.10.1919 - 25.08.1930)

-Augusto Bernandino Leguía Salcedo (04.07.1919 - 12.10.1919) *Presidente provisorio tras un golpe de Estado

-José Pardo y Barrera (24.09.1915 - 04.07.1919)

-Óscar Raymundo Benavides Larrea (15.05.1914 - 18.08.1915) *Presidente provisorio designado por el Congreso

-Óscar Raymundo Benavides Larrea (04.02.1914 - 15.05.1914) *Presidente de la Junta de Gobierno tras un golpe de Estado

-Guillermo Billinghurst Angulo (24.09.1912 - 04.02.1914) *Presidente designado por el Congreso

-Augusto Bernandino Leguía Salcedo (24.09.1908 - 24.09.1912)

-José Pardo y Barrera (24.09.1904 - 24.09.1908)

-Serapio Calderón Chirinos (18.04.1904 - 24.09.1904) *Presidente por sucesión legal (Segundo vicepresidente)

-Manuel Candamo Iriarte (08.09.1903 - 18.04.1904)

-Eduardo López de Romaña Alvizurí (08.09.1899 - 03.09.1903)

 

PERIODO 1900 – 1850

-Nicolás de Piérola Villena (08.09.1895 - 08.09.1899)

-Manuel Candamo Iriarte (20.03.1895 - 08.09.1895) *Presidente por sucesión de la Junta de Gobierno

-Andrés Avelino Cáceres Dorregaray (10.08.1894 - 20.03.1895)

-Justiniano Borgoño Castañeda (01.04.1894 - 10.08.1894) *Presidente por sucesión legal (Segundo Vicepresidente)

-Remigio Morales Bermúdez (10.08.1890 - 01.04.1894)

-Andrés Avelino Cáceres Dorregaray (03.06.1886 - 10.08.1890)

-Antonio Arenas Merino (03.12.1885 - 03.06.1886) *Presidente por sucesión (Presidente del Consejo de Ministros)

-Miguel Iglesias Pino (01.03.1884 - 03.12.1885) *Presidente provisorio designado desde la Asamblea Legislativa

-Miguel Iglesias Pino (25.12.1882 - 01.03.1884) *Presidente Regenerador designado desde la Asamblea Legislativa

-Lizardo Montero Flores (09.11.1881 - 25.12.1882) *Presidente por sucesión (Primer Vicepresidente)

-Francisco García Calderón Landa (10.07.1881 - 06.11.1881) *Presidente designado por el Congreso

-Francisco García Calderón Landa (12.03.1881 - 10.07.1881) *Presidente designado por el Congreso

-Nicolás de Piérola Villena (23.12.1879 - 28.11.1881) *Jefe Supremo de gobierno tras golpe de Estado

-Luis La Puerta Mendoza (18.12.1879 - 23.12.1879) *Presidente por sucesión legal (Primer Vicepresidente)

-Mariano Ignacio Prado (02.08.1876 - 18.12.1879) *Presidente Constitucional de la República designado por el Congreso

-Manuel Pardo Lavalle (18.01.1875 - 02.08.1876) *Presidente por sucesión legal

-Manuel Costas Arce (28.11.1874 - 17.01.1875) *Presidente por sucesión legal (Primer Vicepresidente)

-Manuel Pardo Lavalle (02.08.1872 - 28.11.1874) *Presidente designado por el Congreso (Vicepresidente)

-Manuel Herencia Zevallos (23.07.1872 - 02.08.1872) *Presidente por sucesión legal (Primer Vicepresidente)

-Tomás Gutiérrez (22.07.1872 - 23.07.1872) *Jefe Supremo de gobierno tras golpe de Estado

-José Balta Montero (02.08.1868 - 22.07.1872) *Presidente Constitucional de la República designado por el Congreso

-Pedro Diez Canseco Corbacho (07.01.1868 - 02.08.1868) *Presidente Provisorio tras golpe de Estado

-Luis La Puerta Mendoza (12.10.1867 - 07.11.1868) *Presidente por sucesión legal (Vicepresidente)

-Mariano Ignacio Prado (31.08.1867 - 31.08.1872) *Presidente del Congreso Constituyente

-Mariano Ignacio Prado (28.11.1865 - 12.10.1867) *Jefe Supremo Provisorio tras golpe de Estado

-Pedro Diez Canseco Corbacho (25.06.1865 - 28.11.1865) *Presidente por sucesión legal (Segundo Vicepresidente)

-Juan Antonio Pezet y Rodríguez de la Piedra (05.08.1863 - 06.11.1865) *Presidente por sucesión legal (Primer Vicepresidente)

-Pedro Diez Canseco Corbacho (03.04.1863 - 05.08.1863) *Presidente por sucesión legal (Segundo Vicepresidente)

-Miguel San Román y Meza (24.10.1862 - 03.04.1863) *Presidente nombrado por el Congreso

-Ramón Castilla y Marquesado (22.03.1860 - 24.10.1862) *Presidente por sucesión legal

-Ramón Castilla y Marquesado (22.03.1860 -) *Presidente encargado del mando

-Juan Manuel del Mar (29.09.1859 - 22.03.1860) *Presidente por sucesión (Vicepresidente)

-Ramón Castilla y Marquesado (25.10.1858 - 29.09.1859)

-José María Raygada (01.04.1857 - 25.10.1858) *Presidente por sucesión (Presidente del Consejo de Ministros)

-Ramón Castilla y Marquesado (05.01.1855 - 01.04.1857) *Presidente Provisorio tras un golpe de Estado

-José Miguel Medina (17.07.1854 - 05.01.1855) *Presidente por sucesión del Consejo de Estado

-José Rufino Echenique Benavente (20.04.1851 - 17.07.1854) *Presidente nombrado por el Congreso

 

PERIODO 1850 – 1821

-Ramón Castilla y Marquesado (20.04.1845 - 20.04.1851) *Presidente de la República designado por el Congreso

-Manuel Menéndez Gorozabel (07.10.1844 - 20.04.1845) *Presidente por sucesión del Consejo de Estado

-Justo Modesto Figuerola de Estrada (11.08.1844 - 07.10.1844) *Presidente por sucesión del Consejo de Gobierno

-Manuel Menéndez Gorozabel (10.08.1844 - 11.08.1844) *Presidente por sucesión del Consejo de Gobierno

-Domingo Elías Carbajo (17.06.1844 - 10.08.1844) *Prefecto encargado del Mando del Norte tras golpe de Estado

-Domingo Nieto y Márquez (03.09.1843 - 17.02.1844) *Presidente de la Junta Provisoria de Gobierno tras golpe de Estado

-Manuel Ignacio Vivanco Iturralde (17.04.1843 - 17.06.1844) *Supremo Delegado tras golpe de Estado

-Justo Figuerola Estrada (16.03.1843 - 19.03.1843) *Presidente por sucesión (Vicepresidente encargado del mando)

-Juan Francisco de Vidal la Hoz (28.07.1842 - 15.03.1843) *Segundo Vicepresidente encargado del mando tras golpe de Estado

-Juan Crisóstomo Torrico González (16.08.1842 - 17.10.1842) *Segundo Vicepresidente encargado del mando tras golpe de Estado

-Manuel Menéndez Gorozabel (14.07.1841 - 16.08.1842) *Presidente del Consejo de Estado

-Manuel Menéndez Gorozabel (28.08.1840 -) *Presidente del Consejo de Estado

-Agustín Gamarra Messia (24.08.1838 - 18.11.1841)

-Agustín Gamarra Messia (15.08.1839 -) *Presidente Provisorio de la República designado por el Congreso

-Pío Tristán y Moscoso (24.01.1837 - 04.1837) *Presidente del Consejo de Gobierno (Delegado por Andrés de Santa Cruz)

-Andrés de Santa Cruz Calaumana (28.10.1836 - 20.02.1839) *Protector de la Confederación Peruano Boliviana, tras golpe de Estado

-Juan Bautista de Lavalle Zugasti (10.10.1835 - 27.12.1835) *Presidente del Consejo de Gobierno (elegido por Felipe Salaverry)

-Agustín Gamarra Messia (12.09.1835 - 10.10.1835) *Presidente del Consejo de Gobierno (elegido por Felipe Salaverry)

-Manuel José de Salazar y Baquijano (20.03.1835 -) *Presidente del Consejo del Estado designado por el Congreso

-Felipe Santiago Salaverry del Solar (22.02.1835 - 08.01.1836) *Jefe Supremo de la República tras golpe de Estado

-Manuel José de Salazar y Baquíjano (10.11.1834 - 22.02.1835) *Supremo Delegado (designado por Luis de Orbegoso)

-Manuel José de Salazar y Baquíjano (20.03.1834 - 03.05.1834) *Supremo Delegado (designado por Luis de Orbegoso)

-Pedro Pablo Bermúdez Ascarza (04.01.1834 - 28.01.1834) *Jefe Supremo provisorio reconocido en Cusco, Puno, Ayacucho y Huancavelica tras golpe de Estado.

-Luis José de Orbegoso y Moncada (20.12.1833 - 22.02.1835) *Presidente Provisorio designado por el Congreso

-José Braulio del Campo Redondo (30.07.1833 - 22.11.1833) *Vicepresidente del Consejo de Gobierno (delegado por Agustín Gamarra)

-Manuel Tellería Vicuña (27.09.1832 - 01.11.1832) *Presidente del Senado (delegado por Agustín Gamarra)

-Andrés Reyes y Buitrón (18.04.1831 - 21.12.1831) *Presidente del Senado (Delegado por el Consejo de Estado)

-Antonio Gutiérrez de la Fuente (04.09.1830 - 16.04.1831) *Vicepresidente encargado del mando (delegado por Agustín Gamarra

-Agustín Gamarra Messia (31.08.1829 - 19.12.1833) *Presidente Provisorio tras golpe de Estado

-Antonio Gutiérrez de la Fuente (06.06.1829 - 07.06.1829) *Jefe Supremo tras golpe de Estado

-José Domingo de la Mar Cortázar (10.06.1827 - 07.06.1829) *Presidente de la República designado por el Congreso

-Andrés de Santa Cruz Calaumana (28.06.1826 - 04.06.1827) *Presidente del Consejo de Gobierno (elegido por Simón Bolívar)

-José Hipólito Unanue Pavón (25.02.1826 - 28.06.1826) *Presidente del Consejo de Gobierno (elegido por Simón Bolívar)

-José Domingo de la Mar Cortázar (05.01.1826 - 25.02.1826) *Presidente del Consejo de Gobierno (elegido por Simón Bolívar)

-José Hipólito Unanue Pavón (01.04.1825 - 05.01.1826) *Presidente del Consejo de Gobierno (elegido por Simón Bolívar)

-José Domingo de la Mar Cortázar (24.02.1825 - 01.04.1825) *Presidente del Consejo de Ministros (elegido por Simón Bolívar)

-Simón Bolívar Palacios (02.09.1824 - 16.02.1826) *Supremo mando Político y Militar (designado por el Congreso)

-José Bernardo de la Torre Tagle y Portocarrero (18.11.1823 -) *Presidente de la República designado por el Congreso

-José Bernardo de la Torre Tagle y Portocarrero (17.07.1823 - 02.09.1824) *Presidente de la República designado por el Congreso

-José Bernardo de la Torre Tagle y Portocarrero (20.07.1823 -) *Encargado del Ejecutivo

-Antonio José Francisco de Sucre y Alcalá (23.06.1823 - 17.07.1823) *Jefe Supremo Militar

-Francisco Valdivieso y Prada (23.06.1823 -) *Encargado del Despacho de Gobierno tras la dimisión de José de la Riva Agüero

-José Mariano de la Cruz de la Riva Agüero y Sánchez Boquete (28.02.1823 - 23.06.1823) *Presidente de la República designado por el Congreso

-José Bernardo de la Torre Tagle y Portocarrero (27.02.1823 - 28.02.1823) *Jefe Interino / Jefe Supremo Político y Militar designado por el Congreso

-José Domingo de la Mar Cortázar (20.09.1822 - 27.02.1823) *Presidente del Consejo de Ministros (designado por el Congreso)

-José Bernardo de la Torre Tagle y Portocarrero (19.01.1822 - 19.08.1822) *Supremo Delegado (designado por el Congreso)

-Francisco Javier de Luna Pizarro Pacheco (20.09.1822 - 22.09.1822) *Presidente del Congreso Constituyente

-José de San Martín Matorras (03.08.1821 - 20.09.1822) *Protector (Jefe del Ejército Libertador)

-José de San Martín Matorras (28.07.1821 - 03.08.1821) *General en Jefe del Ejército Libertador

 

De manera más didáctica y resumida puede verse: https://historiadelperu.info/presidentes-del-peru/

De igual manera https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Presidentes_del_Per%C3%BA


Fecha Publicación: 2022-01-11T07:17:00.000-08:00

Entrevista publicada en la revista FE para EDUCAR de la ONDEC, Lima, Sept-octubre, 2021, n.40 pp.5-8

Inmersos en el histórico año del Bicentenario acudimos al historiador José Antonio Benito Rodríguez, doctor de la Universidad de Valladolid, docente en la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima, coordinador de la Comisión Bicentenario de la Conferencia Episcopal Peruana para que nos comparta su reflexión y su participación sobre acontecimiento de tanta trascendencia, especialmente para nuestros docentes y alumnos.

1. En este año tan significativo para nosotros como peruanos y usted como investigador de la historia de la iglesia en el Perú, ¿cómo observa el panorama de estudios de historia de la Iglesia del Perú? ¿existen nuevas iniciativas?

Destaco, en primer lugar, la participación de varios historiadores de la APHE (Academia Peruana de Historia Eclesiástica) en congresos internacionales como el de LA IGLESIA CATÓLICA ANTE LA INDEPENDENCIA DE LA AMÉRICA ESPAÑOLA, celebrado en el Vaticano, del 19 al 22 de abril del 2010. El evento tuvo su réplica cuatro meses después en el Perú con el respaldo de varias instituciones académicas superiores y llevadas a cabo en el SUM del ISET "Juan XXIII". Más recientemente, el 8 de octubre del 2019, organizó un simposio en la PUCP acerca de "Los desafíos de la Iglesia ante la Independencia" que contó con la presencia del Arzobispo de Lima y diez ponentes como dio cuenta la propia revista de la ONDEC. Instituciones como la Universidad de Piura (UDEP), el Instituto Riva Agüero, la Universidad Ricardo Palma, San Marcos, ha venido organizando simposios periódicos sobre el tema, dejando algún espacio al tema religioso. De igual manera ha sucedido con los congresos convocados por la Comisión Bicentenario del Gobierno REPENSAR LA REPÚBLICA que contó con dos mesas de las 60 dedicadas a la religión, la Academia Nacional de Historia …

 De todas maneras, aunque no faltan iniciativas personales y de alguna congregación en congresos nacionales o simposios, la presencia es muy escasa si la comparamos con la importancia que tuvo la Iglesia en la historia y tiene en este momento. Quiero destacar -por último- los trabajos de la congregación salesiana que ha organizado sus fondos documentales, ha promovido la celebración de eventos académicos y religiosos, ganando la denominación de patrimonio cultural  nacional su basílica y la publicación de un libro magnífico sobre su basílica de María Auxiliadora.  

2.      ¿Cómo fue el panorama político en esos años previos a la Independencia en Lima y las principales ciudades del interior? ¿Había afinidad a las ideas independentistas? ¿O solo fue un sector de la sociedad?

Nos encontramos ante un cambio de época, el tránsito del Antiguo al Nuevo Régimen, se inicia la Edad Contemporánea con las revoluciones atlánticas (Independencia de Estados Unidos, Revolución Industrial -sobre todo en Inglaterra-  Revolución Francesa), la crisis monárquica de España y la invasión de Napoleón. El virreinato del Perú no es una burbuja, está totalmente relacionado con los otros tres virreinatos hispanoamericanos, con la propia España y el resto del mundo. A fines del siglo XVIII son decenas las rebeliones antifiscales, tanto indígenas como criollas. Toda la sociedad vive el clima de cambio aunque de modo diferente. Creo acertada la reflexión del historiador J.A. de la Puente: "El hombre peruano vive el tema de la Emancipación; no lo ignora. Unos luchan, conspiran, mueren defendiendo el ideal de la ruptura; otros dudan o están en contra de ese afán…no se puede hablar de un contenido religioso en la lucha por la Emancipación. Partidarios de uno y otro bando afirman por igual en textos y actitudes su adhesión a la Iglesia".

3.En los libros de historia que estudiamos en la secundaria, se escribe que el ejército "libertador" luchaba contra el ejército "realista", ¿quiénes conformaban este ejercito realista?

El ejército libertador es el que se va conformando con la expedición libertadora del general José de San Martín y que está integrado por unos 4.000 hombres (argentinos en un 70 por ciento y chilenos), a los que se incorporan peruanos de todos los grupos sociales (criollos, montoneros o guerrilleros, indios, negros) como -más adelante- neogranadinos y españoles. El Ejército realista está conformado por españoles, peruanos y americanos de todas las clases sociales también, desde los primeros presidentes del Perú como José de la Mar o Ramón Castilla hasta los campesinos iquichanos de Ayacucho. En realidad, fue una guerra civil en la que -como hemos comentado- se van cambiando las opciones como fue el caso de estos generales La Mar y Castilla que, siendo realistas, terminaron en el bando patriota. 

Al respecto, me impresionó el estremecedor relato de J. de la Riva-Agüero al rememorar in situ la victoria definitiva independentista en Ayacucho, 1824: "Mi sentimiento patrio, que se exaltó con las visiones del Cuzco y las orillas del Apurímac, no sacó del campo de Ayacucho, tan celebrado en la literatura americana, sino una perplejidad inquieta y triste. En este rincón famoso, un ejército realista, compuesto en su totalidad de soldados naturales del Alto y del Bajo Perú, indios, mestizos y criollos blancos, y cuyos jefes y oficiales peninsulares no llegaban a la décima octava parte del efectivo, luchó con un ejército independiente, del que los colombianos constituían las tres cuartas partes, los peruanos menos de una cuarta, y los chilenos y porteños una escasa fracción. De ambos lados corrió sangre peruana".

4. ¿Cuál cree que debería ser la forma de integrar los nuevos conocimientos en el currículo de Educación religiosa?

Insertar de modo transversal los nuevos aportes de los santos, beatos, siervos de Dios y cristianos ejemplares del Perú, así como de sus  congregaciones, institutos, hermandades; textos, anécdotas, acciones de modo adecuado y coherente.

5. ¿Existieron líderes religiosos o curas que empuñaron las armas?

Son célebres en la rebelión del Cuzco de 1814, el P. Juan Angulo, hermano de los protagonistas, así como el P. Ildefonso Muñecas; en 1821, el franciscano y coronel P. Bruno Terreros, y los párrocos rurales Gavino Uribe, Sebastián Guillén, Tadeo Téllez, José Estanislao Cárdenas, Manuel Arancibia…

6. ¿Los religiosos tuvieron un rol importante en el primer Congreso?

El primer Congreso Constituyente del Perú (1822-1825) estuvo conformado por 91 diputados, de los que 24 eran eclesiásticos. Destacan Francisco Javier de Luna Pizarro, su primer presidente, futuro arzobispo de Lima; así como Toribio Rodríguez Mendoza, rector del Convictorio de San Carlos, maestro de un tercio de los diputados, ente clérigos y civiles.  

7. ¿Cuál fue la postura de la Santa Sede a la independencia del Perú?

Nunca hay que olvidar que el régimen regulador de las relaciones Iglesia-Estado en ese tiempo era el denominado "Patronato Regio", según el cual el Rey y Virrey eran los "patronos" o representantes del Papa en América y que eran quienes proponían a los obispos. En una primera etapa, que se puede denominar «legitimismo antirrevolucionario» (1814-1822), tanto el Papado como los obispos favorecen la fidelidad al Rey mediante los breves  Etsi longissimo (Pío VII, 1816) y Etsi iam diu (León XII, 1824); la segunda sería de «acercamiento pastoral» (1822-1827); tercera, «detención prudencial» (1828-1830) y, por último, «opción americanista» (desde 1831) para afrontar los dos retos principales: el del nombramiento de obispos y el reconocimiento de las nuevas naciones. En uno de nuestros congresos, el Dr. Emilio Martínez, siguiendo al célebre P. Leturia, propone cinco claves para comprender el gradualismo en la postura de la Santa Sede: la presión de la diplomacia española, la coyuntura eclesial universal de desorganización eclesiástica tras el embate de la Revolución francesa y napoleónica, el contexto internacional político del legitimismo restauracionista, la tradición regalista de la mentalidad hispanoamericana, las reservas del liberalismo iluminista a la relación con el Papado y la inestabilidad política de los nuevos Estados.

8. ¿Qué enseñanzas nos traen como iglesia las guerras de independencia del Perú y América Latina?

Me parece esclarecedora la reflexión del clásico referente para el estudio de la historia religiosa peruana como es el P. R. Vargas: "La continuidad de nuestra historia no se interrumpe con el movimiento libertador ni pierde nuestra cultura su raigambre hispánica por el hecho de desvincularnos políticamente de España. No, el hecho de la emancipación no fue una ruptura con el pasado, ni mechos menos una abjuración de nuestra fe religiosa, antes, por el contrario, él se produjo, precisamente, desde los comienzos de la Conquista, con el cristianismo y la civilización hispana se trasplantaron en nuestro suelo un pronunciado individualismo y un ferviente amor a la libertad".  

De todos modos fue una guerra civil, por tanto entre hermanos, unos partidarios de mantenerse unidos a España -los fidelistas o realistas- y los que buscaban -y lograron- la autonomía e independencia. Me impresionó en la visita al Real Felipe el cuadro "Los estragos de la guerra" en el que se si visibiliza la miseria y la muerte.

 

9. ¿Qué líneas de investigación histórica se pueden abrir desde la enseñanza de la historia en la escuela y universidades?

Más allá de la tradicional historia fragmentada país por país, sectores, ideologías, necesitamos manuales completos que integren tiempos, espacios, perspectivas, pero sin perder la poderosa personalidad del Perú. La historia es vida y debe ser afrontada de modo integral. El fenómeno religioso, y en concreto el protagonizado por la Iglesia Católica, debe ser estudiado como algo central y no como algo secundario. No basta con estudiar "aportes de la Iglesia", sino que debemos considerar el hecho central de que la Iglesia ha sido la forjadora del Perú como lo fue el cristianismo con Europa.

En este sentido quiere caminar la Comisión Bicentenario de la CEP, impulsando la investigación crítica y creativa de todas las realidades vinculadas con el tema. Como aspecto fundamental se ha de catalogar e inventariar los archivos (diocesanos, parroquiales, asociaciones…), propiciar tesis y monografías sobre sus protagonistas, analizar el rol de los cabildos catedralicios, las congregaciones, las parroquias, la vida religiosa cotidiana, los aportes educativos-sociales-benéficos… Fomentar las publicaciones, la difusión de su historia, la organización de congresos y simposios. Propiciar exposiciones, concursos, documentales… Fomentar la presencia pública de nombres y estatuas en parques, calles, plazas de personajes ilustres como F.J. de Luna Pizarro, Bartolomé de las Heras…

 

10. ¿Qué mensaje final puede dar a los profesores católicos en este bicentenario?

Un aniversario como el que recordamos de 200 años es una gran oportunidad que nos debe llevar a dar gracias por el legado recibido, cuestionarnos críticamente cómo ha respondido la Iglesia, comprometernos a conocer y difundirlo, responder a los desafíos presentes rescatando los ideales de promesa y de esperanza, caminando juntos -sinodalmente- por un Perú unido y esperanzado. Cierto que no podemos todo, pero hay un bien que sí se puede y si no lo hago quedará por hacer. Que el ejemplo de San José, a quienes nuestros padres de la Patria proclamaron patrono del Perú en 1828, nos sirva de aliento y estímulo.