Te encuentras en la páginas de Blogsperu, los resultados son los ultimos contenidos del blog. Este es un archivo temporal y puede no representar el contenido actual del mismo.

Comparte esta página:

Etiquetas: [alma]  [astral]  [conciencia]  [Desdoblamiento Astral]  [viaje astral]  
Fecha Publicación: 2022-01-31T10:39:00.006-05:00


El Fantasma Conversaciones con Elam


 1    EL REENCUENTRO

Antes de poner en práctica todo lo que Elam me había enseñado, pasaron un par de años. Lo poco que había tratado de practicar, sencillamente no funcionó. Lamentablemente, la impaciencia me estaba llevando por un camino que ya han recorrido tantos que tratan de desdoblarse en tres días. Tanta información en mi cabeza, hacía que estuviera fascinado tratando de vivir en una semana todo lo escuchado. Eso no es extraño cuando no se comprende lo profundo y complejo de un Desdoblamiento Astral.

La superficialidad de mi razonamiento no llegaba a comprender que todo lo que Elam me había dicho era tan abstracto y trascendental que sencillamente abandoné las pocas prácticas que había comenzado. Olvidé que esto del desdoblamiento, es un trabajo para toda la vida y que muchos de los cambios y avances que uno puede vivir, no ocurren en una semana, sino que son procesos que toman meses, incluso años.

La impaciencia y la pereza atraparon mi mundo. Entretanto, la vida me presentó a Sofía, mientras daba clases de programación Basic en un instituto de informática. De cabello corto graciosamente decorado con ganchitos de colores, personalidad reservada, risa de niña y ojos grandes rasgados, era el motivo de cierta intranquilidad que se instalaba en la clase apenas entraba. La primera vez que la vi, me sorprendió su parecido con Elam. Me enamoró su manera de caminar, parecía que flotaba sobre una nube invisible por encima del mundo cotidiano.

Sofía, hizo los tres cursos de programación Basic. En el transcurso de esos meses nos enamoramos. Nuestra relación fue armoniosa, pacífica y llena de momentos inolvidables. La primera vez que la besé fue cuando la acompañé a casa de una de sus compañeras de estudios a coordinar el último trabajo de programación de ese ciclo.

Me había pedido que la acompañe porque tenía la dirección y temía no poder encontrar la casa. Afortunadamente yo vivía por ese sector y conocía ese barrio; no me sería difícil encontrar la dirección exacta. Comenzamos a internarnos en calles estrechas que se dirigían hacia las afueras de la ciudad donde terrenos recién urbanizados comenzaban a cambiar el paisaje.

—Por si acaso te comento, sé karate —me dijo mientras me miraba seriamente. No supe cómo tomar esa frase ¿Era una advertencia?

—Si claro —le dije mientras reía.

—¿De qué te ríes?

—No sé si me estas amenazando o presumiendo tus habilidades con eso del karate —le dije sin mirarla.

—Es en serio. Sé karate —me respondió serenamente y continuamos caminando.

El tono de su voz me dejó claro que no estaba jugando, la advertencia era muy clara. Unos meses más tarde me enteré que ella sí sabía karate, y muy bien. Sus peleas en los juegos inter facultades de la Universidad me mostraron a una chica muy valiente y decidida.

Con Sofía, desde un principio noté que había un sentimiento mutuo de amor y fraternal compañía. Cuando la vi entrar a clases por primera vez, algo me dijo que con ella pasaría algo importante, y aunque éramos muy diferentes en cuanto a gustos y preferencias, lo que nos unió, fue que ambos teníamos temperamentos y caracteres similares.

Esa tarde, mientras ella caminaba con sus cuadernos sujetos contra el pecho, la miré y sentí que ella era la chica más hermosa del mundo. Seguimos avanzando sometidos por un silencio que se insinuaba incómodo; entonces me detuve, ella dio unos pasos más y también paró de caminar. Cuando volteó a mirarme me acerqué y la besé. No noté resistencia, y mientras ella tenía sus cuadernos apretados contra su pecho, me dijo:

—Quería que hicieras eso —no dijimos más. Solo recuerdo que tomé su mano y seguimos caminando.

Si alguna vez tuve una relación feliz, fue esa. Vivíamos el momento sin pensar en el futuro cobijados al amparo de un amor incondicional. La vida parecía un parque de diversiones a la que sin preocupaciones nos entregamos. Así, poco a poco el Desdoblamiento Astral fue quedando opacado por un sentimiento amoroso que hacía que mis ansias de desdoblarme se perdieran en la bruma del olvido.

Los días sumaban semanas, y las semanas meses. Sin darme cuenta, dos años, los más felices de mi vida se habían disuelto en una circunstancia romántica, excitante y nueva, hasta que un verano en que las torrenciales lluvias lo hicieron invivible, Sofía me dijo que se iba a vivir a Lima. Su padre, gerente en una distribuidora de carros, había sido promovido a la capital. Todos se irían, llevarían incluso a los empleados porque estaban con ellos hace muchos años y eran de confianza. Quedé desolado.

—Te llamaré todos los días —me dijo en tono consolador que no sirvió de mucho.

—Lo sé.

—En diciembre estaré aquí —fue su respuesta ante mi rostro invadido por la tristeza.

La lejanía de diciembre me decía que, la promesa de una visita no es consuelo cuando recién es marzo. Para un joven, una hora es un día, y un mes, un año.

Pasaron un par de semanas, el día que temía por fin llegó. La esperé en el aeropuerto para despedirme. Cuando la ví venir con sus padres, se acercó.

—No estés triste. Esto va a ser más doloroso de lo que está siendo. Si me amas como yo, estaremos juntos —su mano se deslizó por mi mejilla tratando de consolarme.

—Te amo y sé que un día estaremos juntos —respondí mientras tomaba sus manos. Estaban heladas.

—Lo siento, desde esta mañana están así.

—No importa.

Enmudecidos, caminamos por los pasillos del aeropuerto mirando los escaparates de las tiendas. No podía quitarme la idea de que en unos pocos minutos ella iba a desaparecer de mi vida. El recuerdo de su sonrisa y sus ojos marrones, harían mis noches imposibles.

Llegamos a una tienda especializada en artesanía de piedra labrada. Ella, se acercó a la vitrina y fijó su atención en unos pequeños búhos primorosamente tallados. Los compró y pidió que los empaquetaran para regalo.

Cuando no quieres perder algo, la vida confabula para hacerte sentir que a nada puedes aferrarte. De pronto, media hora se había desvanecido en un pequeño paseo. Era hora de ir a dejarla con sus padres para que pasaran a la sala de embarque.

—Ha llegado la hora y no puedo creer que esté sucediendo.

—Yo tampoco.

—Esto es para ti —me entregó el pequeño paquete que contenía los búhos.

—Siempre te amaré.

—Y yo a ti.

Nos abrazamos y nos dimos un último beso. Sus labios estaban secos y fríos. La vi alejarse entre la gente y llegar hasta donde la esperaban sus padres. La abrazaron, su madre sacó un pañuelo y le limpio los ojos. Ella me dio una última mirada, luego se dirigieron a la puerta que los llevaba a la sala de embarque.

Me quedé mirando hasta que su imagen desapareció de mi vista. Comencé a extrañarla terriblemente. Me dirigí a las escaleras mecánicas para abandonar el aeropuerto. Antes de llegar a la puerta, abrí el pequeño paquete. Allí estaban magníficamente tallados en piedra los dos pequeños búhos, eran una pareja. En el fondo de la caja había una nota:

 

“Tú y yo, para siempre. Te amo”

 

Me dolió el corazón. No pude más, bajé la mirada y lloré. Lloré porque con ella se iba la época más feliz de mi vida.

La partida de Sofía me dejó sin energía, fue como si me quitaran las baterías. Comencé a descuidar mis estudios, y mis prácticas de Desdoblamiento Astral que hace tiempo habían quedado en el total abandono, hicieron que en mi vida apareciera un gran vacío.

El hecho que me diera cuenta de ese proceso lo hacía más doloroso, porque estaba siendo consciente de cómo era que me estaba “yendo al diablo”, como solía decir Elam cuando algo irremediablemente tomaba el rumbo de la decadencia.

Con Sofía, nos llamábamos todos los días, además, nos escribíamos correos intensos e interminables que intercambiábamos a diario a cualquier hora. Pero esas alternativas no funcionaban. El comprender que ahora ella vivía en Lima permanentemente, derrumbaba mis pocas ilusiones y ganas de vivir.

De los dos, ella siempre fue la más optimista. Me fascinaba la ilusión con la que esperaba cada nuevo día, y su capacidad de ver el vaso con agua medio lleno, hacía que resolviera favorablemente situaciones difíciles. Me decía que esperaba con ansias el día en que nos uniríamos y seriamos felices. A su optimismo, se oponía mi visión fatal de la realidad. El comprender que en la vida las cosas son como son y no como uno quiere, me mostraba un futuro incierto en cuanto a nosotros.




Más allá de todo, las cosas parecían haber retrocedido en el tiempo a la época en que Elam no existía en mi vida. Cada día podía ver el sin sentido de mi existencia de una manera más evidente. Una vida intrascendente y monótona comenzaba a abalanzarse sobre mí inexorablemente.

El tiempo hizo que las llamadas telefónicas de Sofía menguaran. Pensé que estaba muy ocupada estudiando y que esa era la razón por la que raramente se comunicaba, y cuando yo lo hacía, su teléfono estaba apagado, o sencillamente no contestaba. Siempre he creído que la privacidad de las personas es algo muy serio y respetable, por ese motivo no insistía.

Una noche de octubre, luego de beber algunas cervezas en un bar, fui para mi casa. Estaba ligeramente ebrio y me recosté en la cama sin siquiera quitarme los zapatos. Tal era mi desgano y cansancio, que simplemente me arroje sobre el edredón azul agradeciéndole que estuviera frio y refrescante.

Recuerdo que estaba en un sueño. Caminaba plácidamente en una playa solitaria y soleada. A lo lejos, pequeñas cabañas asomaban tímidas sus techos en el horizonte. Aun cuando el sol brillaba deslúmbrate, no sentía esa combinación agobiante de humedad y calor propia de la costa.

Estaba muy a gusto, así que caminé hacia el pueblo jugando con las pequeñas olas que se formaban a la orilla del mar. El horizonte fue revelando pequeñas casitas de madera mientras algunas personas caminaban descuidadamente por las calles estrechas. Un ambiente de vida provinciana, simple y feliz, lo invadía todo.

De pronto, como a unos diez metros de mí, se abrió una puerta. Le presté atención a la escena porque oí la voz de Sofía. La vi salir de la pequeña casa riendo y hablando con alguien más. No pude ver la cara del chico, pero él también reía y hablaba de una manera muy familiar con ella. Inmediatamente sentí un dolor en el pecho. La certeza de que ese jóven era la nueva pareja de Sofía se apoderó de mi mente. Desperté desolado, sentí como si ese momento me hubieran arrancado el corazón.

Cuando estábamos juntos, podía sentirla. Es decir que, aunque no la viera, en mi pecho había un sentimiento conocido y cálido que provenía de ella. Esta vez, ese sentimiento había desaparecido, uno oscuro, denso y frío, los suplantaba.

Por la mañana, la duda estaba haciendo estragos con mi mente ¿Debía llamar a Sofía? El sonido del timbre del teléfono acabó con mi incertidumbre, era ella.

—¿Hola? —Pasaron algunos momentos hasta que me contestó.

—Hola. Soy Sofía —su voz sonaba pequeña y herida. No quise contarle que había soñado con ella.

—¿Cómo estás?

—No lo sé. Supongo que bien.

—Te llame muchas veces.

—Lo sé. Lo siento, he estado muy ocupada con los exámenes y ayudando a mi madre.

—Eso pensaba.

Mis ganas de preguntarle si es que algo estaba pasando entre nosotros me empujó a decirle:

—Dime, ¿está todo bien?

—Si —fue su respuesta, pero el tono de su voz revelaba un misterio que por unos segundos me dejó sin respiración.

—¿Sí?

—Si.

—¿Estás con alguien más Sofía? —Disparé mi pregunta.

—¿Que?

—Que si estás con alguien más.

—¡Nooo!

—No creo que puedas engañarme. Lo sé.

Sofía no sabía que mis sueños eran mi adivino particular. Cada vez que algo importante estaba sucediendo, ellos me daban el mensaje. Parecía que en algún lugar había alguien que se interesaba por mí y me informaba sobre los acontecimientos. Luego de una pausa incómoda me dijo:

—Yo, no sé qué me pasó. Lo siento —su voz sonaba trémula. Y aunque estaba destrozado porque sus palabras me anunciaban un final que ya había sentido y visto, le dije:

—No hay problema si estás saliendo con alguien más —la oí llorar.

—Lo siento Julius. Me desprecio por esto.

—Suponía que algo estaba pasando porque hace tiempo que te dejé de querer —Mi respuesta fue despiadada. Había en mis palabras un aire a venganza y desdén—. El que siente desprecio por sí mismo soy yo, por no habértelo dicho antes.

Luego, solo hubo silencio. Sofía había cortado la llamada. De cierta manera, me sentí bien. Le había dado una buena patada. Se lo merecía, pensé.

Comer poco y dormir mucho fue mi rutina durante las siguientes semanas. No quería saber absolutamente nada. Solo recuerdo que un dolor emocional que no había conocido antes me acompañaba todo el día. Con las semanas ese dolor emocional se hizo físico. Cuando salía a la calle, recuerdo que mi percepción de la realidad había sido tan distorsionada por la poca comida, que todo parecía ir en cámara lenta.

Una de esas caminatas me llevo a sentarme en el banco de una plaza.  Un árbol que languidecía por falta de agua me protegió con sus agonizantes ramas. Cansado me dormí. Transcurrido un tiempo comencé a escuchar el ruido de la ciudad mientras aún estaba dormido. De pronto sentí que unas manos se posaron sobre las mías mientras oía la voz de Elam:

—Debo venir —Abrí los ojos. Pensé en Elam ¿Cómo era que me había olvidado de ella? Entonces, recordé sus palabras: “Cuando no haya nada a que asirse en esta vida, en el Desdoblamiento Astral, encontrarás tu nueva razón de vivir”.

Nunca me puse a reflexionar en esa frase. Es más, nunca siquiera había imaginado que eso me ocurriría. El caso es que me levanté rápidamente, quería que la noche llegara para encontrarme con ella.

Mi apetito inesperadamente volvió. Una mirada en el espejo me mostró un rostro naufragante cubierto por una barba que había medrado al amparo del descuido y el abandono. Me bañé a gusto después de muchos días.

Esa noche cuando me puse los pijamas me sorprendió lo suaves que eran. Me eché en la cama de espaldas y me tapé con una manta delgada. Puse mis manos a los costados de mis piernas y esperé a que mi cuerpo se relajara naturalmente.

Al pasar los minutos mi mente y mi corazón fueron reconociendo la paz que había perdido cuando me metí al mundo de la mano de Sofía. Poco a poco, comencé a ver con los ojos cerrados multitud de nubes coloridas que cruzaban de lado a lado mi campo de visión. Finalmente, el sueño venció mi voluntad. En una escena vi a Sofía acercarse, estaba sonriendo, al parecer era muy feliz. Desperté, esa visión me hizo comprender que ella estaba bien, lo que me alegró.

—Nada perdura en la vida. No te aferres a nada ni nadie. Lo único que debe importarte, es tu propio plan de vida, tu sueño abstracto de ser libre —me dijo alguna vez Elam.

Ella, como siempre, tenía toda la razón ¿Qué podía ser más importante para mí que mis planes y proyectos personales? Y de ellos, el fundamental, ser libre.

—Una meta abstracta es lo mejor que puedes tener. Nunca hay un final para un proyecto así, y se pueden ir las personas, desaparecer las cosas, cambiar la economía, pero pase lo que pase, tu proyecto estará allí. Para una empresa de esa naturaleza no hay jubilación, ella, te mantendrá atento, ilusionado con un objetivo en la vida. Mientras los demás habrán perdido la ilusión de vivir, tu corazón vibrará fuertemente con los objetivos que aún no has logrado, y la búsqueda de los misterios que todavía no has descubierto te mantendrán atento y vital, porque el encanto de la vida, no es la meta, sino el viaje.

Cerré los ojos nuevamente para tratar de seguir concentrándome esta vez en mi corazón. Lo escuchaba latir lenta y armónicamente. Me agradaba ese sonido hechizante que me fue llevando a un lugar en el que me encontraba caminando por un paisaje arenado e irreal.

La ausencia de referencias hacía que mi andar en ese lugar fuera aleatorio. Ante mis ojos, el infinito se proyectaba en cualquier dirección donde mirara y eso me situaba en el centro de la nada. De pronto, una pequeña silueta hirió la visión. Un impulso sobrenatural movió mis pies uno delante del otro y con sorpresa, pero sin miedo, me dejé llevar hacia la figura. Cuando estuvo cerca, pude ver sus facciones en detalle, era Elam.

—¿Cómo estás? —me preguntó sonriente.

—¿Cómo me ves?

—Mal ¡Jajaja!

Elam, podía hacerme sentir pleno ni bien la veía, esa era su magia. Aunque sus palabras eran muchas veces duras y su trato huraño, si la conocieras, sabrías que, en el fondo, es un ser a quien realmente le importas. Su extraña manera de querer y hacerse querer es a veces controvertida, pero siempre he podido contar con ella, y su amistad incondicional es lo más grande que tengo en esta vida.

—Lo siento. Me salí del camino. Estoy pagando las consecuencias —fue mi respuesta.

—No importa lo que hayas hecho, o hagas. Debes comprender que siempre estaré contigo. Quiero que sepas que mi razón de ser eres tú.



Edición kindle


Edición tapa blanda

Copyright © 2021 Ivan Guevara

Todos los derechos reservados.

Safe Creative: 2109149248569

ISBN: 9798477750894

Todos los derechos reservados.




Etiquetas: [ataques de entidades]  [Desdoblamiento Astral]  [despertar de la conciencia]  [dios]  [divinidad]  [divino]  [entidades astrales]  [peligros del astral]  [vidas pasadas]  [virtudes y defectos]  
Fecha Publicación: 2021-09-14T10:07:00.017-05:00

 




DE VENTA EN AMAZON

Edición kindle
Edición tapa blanda



Este libro es el resultado de muchos años de experiencias astrales que me llevaron no solo a conocer ese increíble mundo, sino, a comprender el mensaje escondido en ellas. De nada sirve desdoblarse, si no hay una comprensión sincera y real de las circunstancias vividas allí.

No se puede llegar a tener experiencias astrales trascendentales arrastrando cadenas. Liberarnos de esas cadenas, es algo que debemos hacer si es que queremos conocer algún día el Astral. Hace falta ser más conscientes, más reflexivos, más serios, y más responsables.

Este libro no se enfoca en los métodos para desdoblarse, sino que, aborda lo que es más importante, la parte psicológica y emocional de alguien que está aprendiendo. No es posible tener desdoblamientos que contribuyan a nuestro desarrollo espiritual y humano, si solo nos dedicamos a salir al Astral.

Estar consciente en esa dimensión, implica cambiar nuestro viejo sistema de valores. Nuestra perspectiva del mundo tiene que evolucionar a otra donde los conceptos de desigualdad, bueno y malo, justo e injusto, desaparezcan. Solo así vamos a ser capaces de comprender el Astral y la trascendental enseñanza escondida allí.

Este libro está dedicado a todas las personas que no se han rendido ante la ilusión y la fantasía. Este libro, es para los que no se contentan con la teoría, sino que tienen el valor de buscar dentro de sí mismos, la libertad y la sabiduría. El Astral nos muestra nuestro mundo interior. La verdadera espiritualidad viene del conocimiento de nosotros mismos.

Este libro, no pretende ser un manual, solo expone de una manera amplia ciertos detalles importantes que muchas veces son obviados cuando se recorre el camino del Desdoblamiento Astral. Mi principal objetivo es crear en el lector cuestionamientos e inquietudes, que hagan que comience a develar la oscuridad aparente y lo lleven a encontrar su camino.

 El camino a la libertad y la sabiduría, ya ha sido explicado por todas las civilizaciones hace miles de años. Ese mensaje sigue vigente, y lo único hacemos, es renovarlo, para que sea comprendido por las nuevas generaciones.

Este mundo es perfecto, y todos los caminos son válidos. Bajo la mirada de eso que llamamos Dios, no hay un único sendero; lo que hay, es la divinidad experimentándose a si misma en infinidad de posibilidades. 


EL FANTASMA CONVERSACIONES CON ELAM, es un libro que viene  a complementar LA OTRA REALIDAD CONVERSACIONES CON ELAM.

Amazon Author Central


©Ivan Guevara