Te encuentras en la páginas de Blogsperu, los resultados son los ultimos contenidos del blog. Este es un archivo temporal y puede no representar el contenido actual del mismo.

Comparte esta página:


Fecha Publicación: 2015-04-18T19:36:00.000-07:00
Una chica se acercó a mi mesa en un comedor ubicado frente a la universidad. El lugar estaba copado por estudiantes y alguno que otro profesor acostumbrados a compartir las mesas durante el almuerzo. Aquí hay asiento. Sí, pero dónde está la dueña. De repente la moza se acercó y saludó a la muchacha con familiaridad y cariño. Tendrás que compartir la mesa porque está repleto. El señor ya termina. Debe tener 19 años. Lleva el cabello lacio, la cara redonda y las mejillas rosadas. ¿Qué estudias? Derecho. Su sonrisa amplia lucía una perfecta dentadura ¿Qué ciclo? El último. Fijé mis ojos en los suyos y advertí ese destello de mirada andina que ostentan algunas mujeres. Recuerdo a un profesor de Derecho que quiso ser presidente. Ñique. Sí. La anécdota nos ayudó a compartir un almuerzo agradable. En un momento privé mi mirada en su escote y me sentí huérfano. Como ya debía largar tenté una respuesta a mi curiosidad. Borges, durante una conferencia, confesó que veía fundamentalmente un color: el amarillo. Debió haberlo visto cuando veía. Sí, él encegueció ya grande. Entonces sonrió: yo perdí la vista a los dos años… Yo no conozco los colores.   

Fecha Publicación: 2015-04-03T12:04:00.001-07:00
En los seres extraños, el primer beso suele ser tardío, fugaz, sórdido; pero también inesperado, eterno, radiante... amargo y dulce a la vez.






Fecha Publicación: 2015-01-31T14:20:00.000-08:00
Tú debes tener las manos fuertes y la mirada despejada. Llevar el cabello recogido y ostentar el obsceno escote. Debes haberte encallado las manos contra el árbol. Extender el mantel a cuadros angostado cielo. Debes ser aire extraviado entre los dedos vacuos. Llevar un dolor antiguo que a tu paso asciende. Tú, cogerías el rifle ante la fiera hambrienta. Debes ser leche ardiente sobre el fuego eterno. Tu leve pliegue observaría impávido al hombre atrevido. ¿Tan solo agua caliente ante el mayor agravio para ser la misma? Mujer de manos fuertes y mirada despejada, por qué divagas en un tiempo espacio en el que me hallo muerto. Seguro que eres aire extraviado entre los dedos vacuos...

San Juan de Lurigancho, enero de 2015



Fecha Publicación: 2015-01-27T20:46:00.001-08:00
La mayor parte de mi producción poética resultó fallida. Sobre el papel deteriorado, tan solo una letra o quizás una palabra. Y entre trazo y garabato, los escombros de una guerra rezagada. Vacíos tercamente silenciosos. Algún escaso acierto. Tachaduras que grafican el fracaso: el estancado caudal de un lector aburguesado. Sobre un mugriento soporte, la obstinación de un poema desmembrado, como el lodo que salpica al aletazo del ahogado. ¡Pobres versos incompletos, transgredidos, violentados! Poesía fallida: hijos malparidos o abortados. 

San Juan de Lurigancho, 14 de enero de 2014




Fecha Publicación: 2015-01-26T21:47:00.002-08:00

¿Diciembre? Cuídate del furor superficial de los reencuentros. Cuídate de los consensos. De la promesa embriagada, altisonante. De parodiar alegremente una verdad que ofende. Cuídate de los abrazos vacuos y de besar al aire. Del ruido que enceguece y de sus promotores. Cuídate de los objetos. De la gula que llena de más hambre al hambre. De buscar el calor sobre la loza. ¡Cuídate del sabotaje! De la mentira decembrina que enajena cauta y brilla. Cuídate, que todavía no termina… 

Lima, diciembre de 2013





Fecha Publicación: 2015-01-19T08:06:00.000-08:00
Los micrófonos de Radio Libertad. Instrumentos desvalidos por esos cables sin protección cuyo usuario ya no sabía cómo ocultar. ¿Algún reportero habría usado uno de esos micrófonos cuando se encontraban aptos... es decir, con un plug adaptable a una grabadora? Cuando recuerdo esos penosos aparatos recuerdo también el transfuguismo del propietario de esa emisora: despotismo del capataz, miseria de los feudos.






Fecha Publicación: 2014-11-01T16:18:00.001-07:00
No sabría describir cabalmente a la patria. No conozco al Perú completo ni mínimamente. Y respecto a la sangre, mi ascendencia negra es relativa; lo son también la indígena y la blanca. Sé de Nazca y Chiquián como cunas de mis abuelos, pero no crecí en ninguna de esas provincias, apenas conozco alguna de ellas. Si debiera hablar acerca de la patria tendría que referirme al espacio de tierra en el que nací: Lima; y no precisamente al departamento sino a la provincia. Y de aquella, tendría que considerar contundentes líneas al distrito en el que crecí: San Martín de Porres. Y de ese enconado y antiguo distrito, tan solo escenarios que soportaron las experiencias que retornarán en la antesala de la muerte: una herida sobre la rodilla, un par de puñetes desatinados, el dolor del enamoramiento. Sí, objetivamente, esa es mi matria.



Fecha Publicación: 2014-10-29T21:33:00.001-07:00
Veo las fotografías que se le tomaron a Martín Adán durante las entrevistas que el poeta concedió a la revista Caretas y al diario La República. Tan solo la miseria humana pudo atreverse a registrar esas imágenes; específicamente, uno de sus móviles: la ignorancia. Lo que yo ignoro es si aquella ignorancia fue supina. Es decir, se supone que un periodista que recibe el encargo de entrevistar a un vate de esa talla, no es un reportero del montón. Sin embargo, ahí están, ahí estuvieron, permitiendo la intromisión al más íntimo rincón que la muerte nos concede. “No todo crimen es vulgar- dijo Óscar Wilde- pero la vulgaridad es un crimen”. Un crimen...



Fecha Publicación: 2014-10-28T09:07:00.001-07:00
El creyente llora, el ladrón saliva, el comerciante suda, el tocador eyacula. Una procesión es un mar de secretaciones.

Fecha Publicación: 2014-10-25T23:36:00.002-07:00
Una profesora me dijo acerca de un cuento de Óscar Wilde: "Es una historia terrible, pero líricamente insuperable." Y suspiró. Y sonreí.





Fecha Publicación: 2014-10-25T23:27:00.002-07:00
O puedes llorar el mar entero del verano ante la orilla del otoño.

Fecha Publicación: 2014-10-25T23:26:00.001-07:00
La obstinación por celebrar los cumpleaños puede evidenciar una alarmante soledad. Curiosamente, esa alarmante soledad puede encarnarse si el día en que se cumple años no se es abrazado por nadie.




Fecha Publicación: 2014-10-24T23:07:00.001-07:00
Literatura Clásica por cuarta oportunidad. ¡Asignatura oceánica! El dictado de una materia cuyo estrés ha permanecido en la trinchera del docente. Reflexiono y concluyo horrorizado que la Academia promueve este tipo de utopías: encargos violentados desde su génesis debido a su imposibilidad. Podré haber aprendido que Andrómaca llora diariamente, que la frontalidad de la Gorgona representa el miedo en su estado natural, que Antígona significa "en contra de"; pero jamás me sentiré ni medianamente curtido ante el universo de lo imposible. (Marzo de 2014)

Fecha Publicación: 2014-10-24T22:46:00.001-07:00
Me gustaría ejercer el "periodismo de investigación", pero me sentiría extraño si me dedicara a destapar la miseria ajena mientras esté ocultando la mía.



Fecha Publicación: 2014-10-17T20:11:00.001-07:00
Uno de los eventos más contradictorios que viví aconteció aquella tarde en la que el editor del área de Entretenimiento de ese periódico digital cantaba enardecido la sagrada letra de una canción contracultural.



Fecha Publicación: 2014-10-04T09:45:00.002-07:00
Si es que aún me siento joven es porque me moviliza una natural incapacidad de adaptación. Jamás me adapté a nada. Siempre sentí una intestina resistencia ante el aburguesamiento que ponderaban y ponderan los más de los hombres. Ante esa vida corriente y correcta, mediana y mediocre que persiguen y protegen los repelentes ciudadanos de a pie.







Fecha Publicación: 2014-09-20T23:31:00.004-07:00
Abrazos, besos, cosquillas, caricias, arrullos: los primeros tocamientos que debieron haber recibido los tocadores furtivos. Un tocador equivale a una rata de laboratorio que no fue lamida por la madre y que se extravía torpemente en el laberinto. Sin encontrar salida, el roedor violentará las murallas de su distorsionado mundo. Su único camino sin retorno: la violencia del tocamiento no consentido.




Fecha Publicación: 2014-08-25T21:14:00.003-07:00
Esa mujer que daba todo por uno y que rechazamos de manera escandalosa y abusiva. ¡Cómo y cuánto a veces se le extraña! El encuentro cotidiano con cada mujer sin nombre la reactualiza en un perfil, un cabello, una voz que se diluye en el espacio. Esa mujer reaparece tan perfecta que hasta su nombre contemplamos absortos y embrutecidos, como el asno extraviado que permanece en el camino. La nostalgia por lo que ya no existe nos golpea; pero la nostalgia por lo que supimos arruinar a veces gira y nos sonríe. Esa duele más.





Fecha Publicación: 2014-08-16T20:17:00.005-07:00
Visito a mi madre y me quedo a dormir en su casa un par de días. Miro mi cuarto y el abandono físico es notorio; pero el sopor de otro abandono me persigue, el del espíritu. El cuarto en el que me asilaba se ha convertido en el cuarto de un extraño. Ropa ajena, libros que me repelen y un álbum de fotos cuya apertura me suspendería en el tiempo. El aserrín, el polvo, la maraña... la misma telaraña de cada visita. Me siento sobre la cama y la siento rígida ¿Sobre este suelo he dormido? Abro las cortinas, miro a través de la ventana y antes de que llegue la noche ¡cómo extraño mi propia habitación! La penúltima habitación en la que vivo. La añoro. Añoro su lejanía, sus colores tierra, su aire denso y su atmósfera pesada; pero, sobre todo, sus espacios laxos: cada centímetro de un mundo desconocido y por conocer en tan reducido espacio. Una vez me dijeron que las personas son como los animales, que existen diferentes especies de personas. Pensé en un animal cuya naturaleza requiera de la evasión e imaginé un oso. Enorme, pardo, hosco. "El oso no anda en manada", me dijeron... Lo que ignoro hasta la fecha es si es que hay osos en la estepa.





Fecha Publicación: 2014-08-11T21:13:00.005-07:00
El sex appeal no merece una interpretación literal. O merece que en su definición se agregue el complemento de la sutileza; complemento que se adueña del concepto y trasciende como requisito. Dudo de que el sex appeal esté determinado por la proporcionalidad. Siempre el "complemento" de la sutileza determinará si una persona es sexi o si no lo es. Esa atracción sexual que depende de elementos que requieren de una observación detallista. Ni en su fotografía menos afortunada, Amy Winehouse deja de ser sexi. ¿Pero es proporcionada? Ni en el plano menos certero, Joan Fontaine deja de ser bonita; ¿pero en alguno es sexi? El sex appeal se determina, inclusive, por elementos extra-físicos como una mirada cómplice, el temperamento o la voz. No será el aspecto físico el que determine el sex appeal sino el hecho de que la persona en cuestión se convierta en una presencia que atraiga no solo la atención, sino una extraña y permanente curiosidad.



Fecha Publicación: 2014-08-11T18:50:00.001-07:00
La asociación mental entre sonido y color se denomina sinestesia. Esta familiaridad entre sensorialidades diferentes también se identifica entre el olor, el sabor, la imagen y la consistencia. En el quehacer clínico, el psicoanalista identifica la sinestesia en el trauma de su paciente para modificar una emoción o pensamiento nocivo. El terapeuta apuesta porque la escena traumática estuvo acompañada por un color que, acaso, permanece. En el quehacer artístico, la techné del simbolista recrea un mundo alternativo al captado por nuestros sentidos. Verde chillón es una sinestesia. Una voz de color azul podría estar asociada a la frialdad, lo que no ocurre con una voz roja, relacionada más bien con la calidez. Eso percibo en la voz de Mari Trini: calidez, fuego, encono, temperamento; una voz lacerada que grita libertad y ostenta una dolorosa sabiduría. ¿Qué decir entonces acerca del color de la voz de María Callas, Édith Piaf o Billie Holiday? Pregunta totalitaria. Cada uno ve colores en las voces a partir de su experiencia.




Fecha Publicación: 2014-08-11T18:48:00.003-07:00
Así como la hipocresía media relaciones entre integrantes de la familia, la sobrestimación lo puede hacer entre amistades. Durante la adolescencia compartí con Alfredo Bryce la idea de que la amistad debería soportarlo todo. Hoy pienso que eso es insostenible. Algunas amistades son tan espeluznantes que en circunstancias apremiantes revelan su verdadera identidad: interés, egoísmo, superficialidad. Como la de ese amigo que nos utiliza como accesorio en una fiesta de desconocidos.








Fecha Publicación: 2014-08-08T22:14:00.002-07:00
He vivido pero no me basta. 
Me atreví a conversar con la desconocida pero no me basta. 
He sentido el amor enardecido y su enajenación pero no me basta. 
Derramé lágrimas en las que se me fue la vida entera pero no me basta. 
He resucitado a través del sexo pero no me basta. 
Y hasta me enamoré de nuevo pero no me basta. 
He entendido, por fin, porqué he sido tan malo con la gente pero no me basta. 
He arropado a un niño, le he cantado nanas y lo he visto dormir sobre mi pecho pero no me basta. 
Renuncié al trabajo innumerables veces pero no me basta. 
Logré componer un verso, fluí durante la noticia, dicté una clase atrevida pero no me basta. 
He tomado todos los medicamentos. 
Me entregué a sendas terapias como un conejillo de Indias pero no me basta. 
Bebí el extraño brebaje y me dejé caer desde la cima hasta la llanura pero no me basta. 
He recuperado el entusiasmo por el día siguiente pero no me basta. 
He vivido poco, a medias… Esto no me basta.


Fecha Publicación: 2014-08-08T14:38:00.002-07:00
Armábamos con mi padre y mi cuñado una silla para escritorio. Mi sobrino de cinco años se acercó y me dijo: ¿yo también puedo ayudar, no? Sí, hijo, le respondí. Entonces colocó sus pequeñas manos sobre la silla mientras los grandotes la sosteníamos. Me miró a los ojos y le ofrecí una sonrisa. Pero él me la devolvió y apoyo su mejilla sobre la aspereza de mi mano y la acarició con la infinita delicadeza de su rostro... y sentí de repente que había recibido flores por primera vez.






Fecha Publicación: 2014-08-08T14:33:00.003-07:00
Dos carreras. Veinte semestres académicos. Cuatro centenas de créditos. Una vida en la que la ocupación y la vocación encontraron solamente una oscilante sintonía. Pasajes en los que las circunstancias completaron un sentido insuficiente o asfixiante. Y bajo estas experiencias, la convicción de no haber alcanzado jamás la plenitud. ¿Cuántas materias hechas polvo, cuántos haceres insubstanciales coparon este camino incierto, itinerante e insatisfactorio? Algunas personas vivimos como animales: en constante abandono y transformación, en un incesante y doloroso cambio de piel, en la necesidad de encontrarse sorprendido cada vez. Algunos vivimos como nómadas porque hacemos lo que somos.