Te encuentras en la páginas de Blogsperu, los resultados son los ultimos contenidos del blog. Este es un archivo temporal y puede no representar el contenido actual del mismo.

Comparte esta página:

Etiquetas: [catolicismo]  [Iglesia]  [liberalismo]  [libre mercado]  [Thomas Woods]  
Fecha Publicación: 2015-07-21T19:05:00.000-05:00
Por Juan Ramón Rallo
Fuente: Libertad Digital

Por fortuna, desde La economía en una lección de Hazlitt han aparecido varias obras de divulgación de muy alto nivel. Lo que hace de Por qué el Estado sí es el problema un texto único es al público al que va dirigido: los católicos conservadores liberticidas, que son unos cuantos; lo cual no debería resultar extraño, si tenemos en cuenta que estamos hablando de una confesión religiosa con 1.100 millones de fieles y que la fobia al libre mercado está a la orden del día en nuestras sociedades.
 
Está muy extendida la idea de que, en materia económica, y debido a lo contenido en determinadas encíclicas papales, los católicos han de tener inclinaciones anticapitalistas e intervencionistas. Pues bien, Woods considera que se trata de una idea profundamente errónea. El catolicismo puede emitir juicios morales, pero no tiene la capacidad para marcar el rumbo de la ciencia. La realidad es aprehensible mediante el uso de la razón, y pretender obligar en conciencia con afirmaciones erróneas que corresponden al ámbito científico sólo va en detrimento de la fe y del objetivo católico de combinarla con la razón:
No puede ponerse objeción a que los clérigos digan que las iglesias deberían construirse con los materiales más sólidos para que puedan permanecer en pie el mayor tiempo posible. Pero van más allá de su competencia como clérigos y de su capacidad de comprometer las conciencias de los creyentes en cuanto dicen: "Los mejores materiales de construcción son A, B y C y las mejores técnicas que deben usarse son X, Y, Z".
Muchos papas y ministros de la Iglesia han querido asumir el rol de arquitectos sociales y hacer reinar la moral por medio de la legislación. Pero del mismo modo que no tiene sentido que legislen sobre ingeniería o matemáticas, tampoco lo tiene que lo hagan sobre economía. "Si unos cuantos papas hubieran dicho que dos más dos sumaban cinco, no habría tenido sentido llamar disidente a quien discutiera tal aseveración y dijera que sumaban cuatro", anota Woods. Y es que, como advertía Mises al final de su magistral La acción humana "la incapacidad de aplicar las enseñanzas de la ciencia económica no anulará la economía, sino que destruirá la sociedad y la raza humana". Pretender que las leyes de la economía pueden moldearse, o que son contingentes, es un error de primer orden que tiene consecuencias fatales.
 
Woods no dedica su libro a explicar a los católicos antiliberales por qué el capitalismo es moralmente superior a otros sistemas económicos, sino a enseñarles economía (de hecho, en algunas partes nos recuerda al mejor Hazlitt) y a cuestionar los resultados morales de las prescripciones intervencionistas.
 
Así, después de demostrar que las subidas salariales promovidas por los sindicatos no pueden incrementar el nivel de vida de toda la sociedad, Woods pregunta lo que sigue a aquellos católicos que consideran que los sindicatos son una herramienta adecuada para conseguir mejorar el bienestar familiar:
¿Qué podemos decir sobre las políticas cuyo resultado inevitable es el desempleo de muchos padres de familia, o que muchos otros se vean relegados a áreas de trabajo menos remuneradas que aquellas de las que han sido apartados debido al incremento artificial de los salarios (forzado por los sindicatos)?
Woods no se limita a exponer los principios y leyes de la ciencia económica, también recorre obras de católicos que llegaron a muy incisivas conclusiones en la materia, especialmente los escolásticos de Salamanca. El autor se pregunta retóricamente si cabría tildar de herejes a pensadores tan notables como Luis de Molina, Juan de Lugo, Martín de Azpilcueta o Juan de Mariana por haber alcanzado conclusiones acertadas que, en principio, van contra lo defendido en varios documentos de la Doctrina Social de la Iglesia. Y es que aún hoy los católicos socialistas pretenden extender la autoridad de Roma a materias, como la economía, que quedan por completo fuera del alcance de la fe.
 
Thomas Woods Jr
Nuestro autor no pretende demostrar que el catolicismo deba tender necesariamente hacia el liberalismo, y en particular hacia la Escuela Austriaca. Citando a Daniel Villey, sostiene que la teología católica "no excluye el pluralismo de opiniones sobre temas profanos", por lo que en principio podrían convivir diversas doctrinas dentro de los dogmas de fe católicos.
 
Con todo, este desideratum parece abrir las puertas al relativismo científico dentro de la Iglesia. La fe católica no debería tratar de insertarse en cualquier marco teórico sobre la realidad. La fe debe convivir con la evolución científica y aceptar que se desarrolla dentro de ella. En ese sentido, no cabe la compatibilidad de la fe con cualquier doctrina, precisamente porque la fe no puede ser un salvoconducto para la negación de la realidad.
 
Cuestión distinta es que la Iglesia deba adoptar una postura oficial sobre determinados temas que recaen fuera de sus competencias, como por ejemplo la economía. Aunque sólo las leyes económicas verdaderas sean compatibles con la aprehensión adecuada del mundo, la Iglesia no debería condenar los errores en materia económica, pues no nació con semejante propósito.
 
En cualquier caso, pese a que Por qué el Estado sí es el problema tenga como objetivo principal sacudir a los católicos intervencionistas, su lectura puede resultar muy placentera para cualquier persona, sea o no católica. Como digo, se trata de una muy buena combinación divulgativa de teoría económica e historia del pensamiento que puede resultar de gran utilidad para todos los profanos en esta ciencia social.
 
 Thomas Woods Jr: Por qué el Estado sí es el problema. Ciudadela, Madrid, 2008, 368 pp.
 
Etiquetas: [aborto]  [Iglesia catolica]  [matrimonio gay]  [religion en peru]  [vox populi]  
Fecha Publicación: 2015-07-20T11:53:00.000-05:00
La encuesta de la que nadie habla

Fuente: RPP Noticias
Autor:    Diana Seminario

La semana pasada se hizo pública una encuesta en la que se midió la situación de la religión católica en el Perú urbano y rural. Resultados sorprendentes, si se tiene en cuenta que mediáticamente pareciera que los fieles están perdiendo la batalla. Nada más lejano a la verdad. Existe una mayoría silenciosa que si bien no se expresa en Twitter ni en los medios de comunicación, sabe lo que quiere, y sobre todo lo que no quiere.

Según el sondeo de opinión realizado por Vox Populi, el 93% de peruanos encuestados se dice católico y/o cristiano, mientras que el 78% especifica ser católico romano. Es sabido que el Perú es un país mayoritariamente católico, por lo que esta cifra refleja lo que somos.

Lo que resulta llamativo es la percepción de la opinión pública nacional urbana y rural sobre temas como la despenalización del aborto y el denominado matrimonio entre personas del mismo sexo, teniendo en cuenta que estos asuntos estarán en la agenda de los candidatos en las próximas elecciones generales.

El 88% de la población encuestada no votaría por un candidato o candidata que apoye el aborto. Solo el 8% se inclinaría por esta opción. En cuanto al matrimonio homosexual, el 80% se expresa en contra y el 15% a favor.

Y parece que las cosas no han cambiado, sino recordemos lo que le pasó al candidato Alejandro Toledo en el 2011, cuando luego de pronunciarse abiertamente a favor de estos conceptos, se desplomó en las encuestas y, del primer puesto que ocupaba al momento de hacer esas declaraciones, pasó al cuarto puesto. Es decir, no llegó a la segunda vuelta. ¿Coincidencia?

Otro tema que debería incumbir a los candidatos es que el 71% considera que el Ministerio de la Mujer debería convertirse en el Ministerio de la Familia, concepto que está en concordancia con el hecho de que –según la misma encuesta–, para el 89% la familia resulta ser el concepto más importante de su vida. Teniendo en cuenta que hasta hace poco estuvo en debate la despenalización del aborto por violación, resulta significativo que el 89% exprese su desacuerdo con el aborto en general. Los niveles más altos de rechazo se dan en la zona rural y en los niveles socioeconómicos D y E.

Otra cifra importante es el hecho que el 63% considera que la Iglesia Católica influye mucho o bastante en la sociedad peruana. En cuanto al nivel de confianza de esta institución, el 79% sí confía en esta. Sobre el nivel de relevancia de la religión, el 76% la considera de mucha importancia.

Ante la pregunta de si la Iglesia debería opinar sobre política o no, el 48% dice que sí, y el 47%, que no. Si bien la Iglesia no es ni pretende ser un partido político, los valores que defiende y promueve –como la vida y la familia– son puestos sobre el tapete del debate político con frecuencia, y es la población la que es muy clara en manifestar su posición sobre estos temas.

Estos resultados no son simplemente números sueltos, son el reflejo de la realidad de un país, y nos guste o no, esta voz no debe ser descalificada ni mucho menos ignorada en un debate de ideas. Esto es democracia.
Etiquetas: [Agustin Laje]  [feminismo]  [marxismo]  [Marxismo Cultural]  [neomarxismo]  [postmarxismo]  
Fecha Publicación: 2015-07-17T16:40:00.001-05:00

Por Agustín Laje
Director del Centro de Estudios LIBRE

Neomarxismo es el neologismo que he acuñado para describir el aggiornamiento tanto político como teórico que siguió al derrumbe del marxismo que se diera, tanto en el terreno de la teoría como de la praxis, a fines del siglo pasado. Así, con neomarxismo debemos entender el viraje que en la práctica política llevó de la defunción del “socialismo del Siglo XX” (llamado en ese entonces “socialismo real”) al nacimiento del “socialismo del Siglo XXI”, y que en la teoría llevó de la ruina de las distintas variantes del marxismo tradicional, a la hegemonía del llamado postmarxismo que en otras columnas y alocuciones he descrito.

Estas líneas pretenden ser breves; busco que hagan las veces de llamado de atención más que de extensa descripción. Y es que la teoría feminista es tan variada y se ha ido modificando de tal manera con los años, que no podría ser abarcada en una columna necesariamente sucinta.

El neomarxismo es como un pulpo. Sus tentáculos representan la construcción de distintos conflictos sociales que son hegemonizados por una prédica que, en última instancia, dirige y concentra su ataque en las instituciones liberales y los valores occidentales y tradicionales.

Uno de esos tentáculos es hoy el feminismo que, por si hiciera falta aclarar, nada tiene que ver con el feminismo clásico representativo de legítimas demandas de derechos civiles y políticos para las mujeres. El feminismo hoy es algo bien distinto de aquéllo; es guerra de sexos; es ideología estructurada por el odio no simplemente hacia el hombre, sino específicamente hacia una cultura y un sistema político y económico que debe ser radicalmente arrasado en la visión de sus teóricas.

Chantal Mouffe, importante teórica del postmarxismo y el feminismo, ha dejado en claro que el feminismo no es simplemente la reivindicación de la mujer, sino que es el nombre de un movimiento inserto en un armado ideológico muy superior a él mismo. En “El retorno de lo político” aquélla escribía que “la política feminista debe ser entendida no como una forma de política, diseñada para la persecución de los intereses de las mujeres como mujeres, sino más bien como la persecución de las metas y aspiraciones feministas dentro del contexto de una más amplia articulación de demandas”. Es decir: el feminismo debe ser parte del proyecto del socialismo del Siglo XXI, y debe usar estos banderines como pantalla para ocultar esa “más amplia articulación” que no aparece frente a los ojos de los bienintencionados que apoyan sus causas.

El feminismo está radicalizando cada vez más su discurso y sus prácticas. La subversión ética y estética que encarna, no carente de altos grados de violencia simbólica, podría en cualquier momento convertirse en subversión de concreta violencia. El feminismo en particular, y el neomarxismo en general, ven a la política como una guerra entre amigos y enemigos.

En Buenos Aires, por ejemplo, un grupo feminista liderado por una mujer que se hace llamar “Leo Silvestri” brinda cursos de formación que se filman y luego se suben a YouTube, en los que se enseñan, entre otras cosas: “Construir una cultura nuestra, transfeministas, no implica simplemente acciones pacíficas (…) la construcción pacífica no es obstruida por estos ejemplos: matar a un policía… prenderle fuego a la oficina de una revista que conscientemente publicita un estándar de belleza… secuestrar al presidente de una empresa que trafica con mujeres: Pancho Doto por ejemplo. Atacar a los más incorregibles ejemplos del patriarcado es una manera de educar a la gente en la necesidad de una alternativa”.

De acá al terrorismo, hay un paso. Esto es el feminismo del Siglo XXI, ese que se disfraza de lindos eslóganes para los despistados y que se promociona como una causa noble. La lucha de clases marxista es ahora lucha de posiciones de sujeto, frente a los ingenuos que se creyeron el “fin de la historia” de Francis Fukuyama y el “fin de las ideologías” de Daniel Bell.

Advierto con gran pesar que el economicismo típicamente predominante en el liberalismo no puede entender estos peligros porque está preparado para ver lo que ocurre al nivel de la estructura productiva de la sociedad. Mientras ningunean la ideología y, aún más, niegan su propio carácter ideológico, la izquierda ya asumió su propia condición ideológica y ataca allí donde nosotros no tenemos defensas.

La pregunta que dejo planteada es: ¿qué anticuerpos teóricos (serios) tenemos frente a esta revolución al nivel superestructural?
Etiquetas: [fidel castro]  [Foro de Sao Pablo]  [Lula Da Silva]  [marxismo]  
Fecha Publicación: 2015-07-17T12:12:00.000-05:00
Por Ariel Eduardo Peña
Fuente: Minuto 30

La edición número 21 del Foro de Sao Pablo  se realizara en Ciudad de México del 29 de Julio al primero de agosto, recordando que dicho esperpento que ultraja la inteligencia de hombres y mujeres en Latinoamérica, fue creado por el genocida de Fidel Castro y  Luis Ignacio Lula da Silva en 1990, sacando del basurero de la historia al marxismo leninismo repudiado en Europa oriental tras la caída del muro de Berlín para implementarlo en los países de la región, cabalgando sobre el atraso y la ignorancia de algunos pueblos.
 
La perversidad ha  sido la mayor característica  de Fidel Castro, asesino de miles de personas no solo en Cuba, sino en toda Latinoamérica, ya que armó y financió a 26 grupos guerrilleros en 13 países,  también ha sido torturador de multitudes y un tirano implacable que descenderá cuando muera abruptamente del pedestal en donde lo han colocado sus esbirros, para volverse polvo histórico execrable, entonces no es raro que el sátrapa cubano haya fundado el Foro de Sao Pablo, pero lo que sí es extraño, es que lo acompañara en esa empresa  Lula da Silva, quien era dirigente sindical en Brasil y debía conocer la historia del movimiento obrero, que desenmascaró y repudió a Marx en la primera internacional de los trabajadores en el siglo XIX, por querer encadenarlos eternamente al Estado mediante una dictadura violenta, así que Lula cuando creó el Foro de Sao Pablo pecó de ingenuidad suma o de extrema picardía.
 
Es tan aberrante la creación del Foro de Sao Pablo en 1990, después de haberse derrotado el comunismo totalitario en Europa, porque siguiendo  analogías también  se hubieran formado  partidos y movimientos nazistas en Latinoamérica posterior a la segunda guerra mundial, sabiendo de la  claudicación de Hitler, o que con la caída del apartheid en Sudáfrica se trajera como novedad a nuestros países el racismo, lo cual demuestra  la desventura ideológica y la falta de identidad de los pueblos en  varias naciones hermanas que son susceptibles a imitar  lo malo que sucede en otras partes del planeta, recordando al poeta Julio Flórez que decía “todo nos llega tarde hasta la muerte”.
 
Álvaro Uribe brindando con uno de sus enemigos, Lula da Silva.
Latinoamérica no tiene porqué apelar al bodrio marxista para tener su propia identidad, con una concepción ideológica, política y filosófica, porque no solamente existen los usos y costumbres milenarios  de los aborígenes que no tienen nada que ver desde el punto de vista de la civilización  con el comunismo totalitario fundamentado en la burocracia estatal,  y que es antagónico a la cosmovisión de los pueblos ancestrales, sino que también han habido grandes adalides de la libertad y las trasformaciones como: Simón Bolívar ultrajado por Karl Marx en una biografía publicada en 1858, José Martí, San Martín, Miguel Hidalgo, Emiliano Zapata, Pancho Villa, Gaitán, Perón etc, que con sus luces indicaron el camino para un continente libre.
 
El marxismo leninismo es responsable de millones de crímenes en los dos últimos siglos, por ello se le puede considerar como el peor enemigo de la humanidad en toda la historia, de ahí que no se explica cómo Hugo Chávez  se puso  la máscara del socialismo del siglo XXI y buscó implementar en Venezuela los desechos del totalitarismo, repudiados en el viejo continente a finales de la década de los ochenta del siglo pasado, convirtiendo la tierra del libertador Bolívar en una cloaca del comunismo internacional, todo esa desgracia fue posible al amparo del foro de Sao Pablo.
 
En América Latina para montar la estrategia del foro de Sao Pablo, sus propiciadores tuvieron que mimetizar al comunismo totalitario, echándole mano al neomarxismo cuyo teórico fue el comunista Italiano Antonio  Gramsci muerto en 1937 quien de manera habilidosa, enseña unos métodos bastante ladinos fundamentados en el engaño para ganar y usar a los sectores más incultos de la sociedad, con el propósito de  que una camarilla  parasite a perpetuidad con la  burocracia del estado, eso es lo que  se conoce también como marxismo cultural.
 
Los puntos medulares que propone Gramsci para que el marxismo cultural alcance sus objetivos son: 1) no se necesita tener la razón, 2) convertir el partido o movimiento en una secta, teniendo un comportamiento de pandilla, 3) enajenar y adocenar a las masas para volverlas más  dúctiles  a los intereses del partido en el poder o fuera de él, 4) lumpenizar a la población para que se rechacen principios morales, éticos y naturales,  5) eludir el debate ideológico ya que los  obreros no deben de tener ideología, sino conciencia de clase, para que sean un rebaño o manada, porque al no tener el marxismo la razón no se puede engañar con facilidad,  6) anular la responsabilidad individual en  delitos, porque todos deben de pagar por los  fracasos  de otros, pues la situación de la sociedad capitalista es intrínsecamente injusta.
 
Dentro de la práctica insana del  comunismo, el neomarxismo debe enmarcarse dentro del populismo exhibiendo una democracia radical que demagógicamente permita ver el facilismo, el igualitarismo  con  una cultura que busca destruir a la familia como núcleo de la sociedad y así el estado pueda tomar su lugar, subrayando también que el cura comunista Brasileño Frei Betto autor del libro Fidel y la Religión no hace mucho tiempo dijo textualmente que no se debía de tener la razón, lo que coloca al marxismo leninismo en la irracionalidad y bestialidad,  practicas consuetudinarias  del foro de Sao Pablo.
 
Los partidos y movimientos del Foro de Sao Pablo, hacen presencia  en todos las naciones de Latinoamérica y en la actualidad gobiernan en 12 países, siendo el Polo Democrático afiliado a ese esperpento, lo cual demostraría que si Clara López gana la alcaldía de Bogotá sería una vergüenza para la ciudad en donde el masoquismo de una buena parte de los habitantes   es una enfermedad, pues son muy evidentes los fracasos de las tres últimas administraciones que usan el mote de izquierda,  ya que el marxismo solo o en alianza   gobernando es una  calamidad para los pueblos, sin pasar por alto que  los grupos terroristas de las Farc  y el Eln son parte de la entidad  creada por Fidel Castro y Lula da  Silva.
 
Son hijas del Foro de Sao Pablo la Comunidad de Estados Americanos y del Caribe (CELAC) la Unión de Naciones Suramericanas(UNASUR) y la Alianza para los Pueblos de nuestra América(ALBA) aparatos creados por Chávez para constituir la Unión Soviética Latinoamericana, ya que por su infantilismo comunista era un nostálgico de la guerra fría, pero además la hermandad del Foro de sao Pablo, se muestra eufórica por el triunfo del partido neomarxista Syryza en Grecia y el avance de Podemos en España, sin embargo esos son coletazos del comunismo totalitario que tarde o temprano los dos  países superaran, porque es indiscutible que el foro de Sao Pablo hace parte del basurero de la historia.

Etiquetas: [Agustina McWhite]  [derechos]  [Doctrina Social de la Iglesia]  [Iglesia]  [libertad]  [venezuela]  
Fecha Publicación: 2015-07-16T11:28:00.000-05:00



10644257_10205650639008975_7415283215563492357_o
Y si el despotismo levanta la voz…
En el siguiente trabajo se analizará la vicisitud que sufre un país cuando, por omisión, llega al máximo poder una persona sin la adecuada formación para cumplir con las medidas necesarias o, mejor dicho, políticas de Estado para llevar un país adelante, o al menos, intentar mantenerlo a flote y la relación que existe con el incumplimiento de algunos de los Principios de la Doctrina Social de la Iglesia que han sido minuciosamente seleccionados para el análisis.
A su vez, estará encabezado por máximas de célebres próceres universalmente conocidos como subtítulos y fragmentos del Himno Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, que nos servirán de guía mientras se avanza en la lectura este artículo  y al que recomendamos enfáticamente escuchar para encontrarnos con el asombro de un contraste que sólo puede generar la utopía de vivir en donde las excepciones son, casi por definición, la regla.
“Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó, la Ley respetando la virtud y honor, ¡abajo cadenas!”[1]
La crisis económica, política y social que padece la República Bolivariana de Venezuela alcanzó su éxtasis, su punto álgido con las manifestaciones de grupos de jóvenes universitarios que salieron a las calles a protestar contra el régimen de turno durante el año 2014.
El país del petróleo, bajo el mando Nicolás Maduro, se encuentra sumergido en una revuelta social por cuestiones relacionadas a la falta de libertad, escasez de productos de primera necesidad como es el caso de la alimentación: harina para pan, leche, pollo; en el caso de las necesidades básicas: papel higiénico, entre otros.
La inflación que alcanza casi el 70% [2], la indiferencia por la propiedad privada, el desaparecido libre mercado y circulación de productos, junto con las muertes de jóvenes manifestantes opositores al gobierno fueron los últimos gritos de ahogado que salieron de las bocas de muchachos y madres que fueron incapaces de aguantar la desigualdad al que habían sido sometidos.
Algunos de estos decidieron abandonar su país con la aflicción que conlleva el hecho de deber, y cuando hablamos del “deber” nos referimos a la “necesidad” de “tener” que hacerlo,  abandonar su familia, su tierra: su Patria, en busca de mejores oportunidades. Mientras que a las madres opositoras al régimen chavista, no les queda opción que formar largas filas durante horas para llegar a obtener un producto para llevar a su hogar para ser luego marcadas con un sello en su mano que no es otra cosa que un indicador que ya alcanzó el máximo permitido por la ley de “productos per cápita” en un sistema de racionalización de insumos o en palabras “chavistas”: “tarjeta de abastecimiento seguro”.
Alarmantes son estas cuestiones cuando las analizamos, desde los Principios de la Doctrina Social de la Iglesia y conocemos que “la dignidad objetiva es universal, se refiere a todos los seres humanos sin distinción de condición”.
La dignidad de la persona humana es lo más valioso que tiene un ser humano y está por encima de cualquier otra aptitud o facultad que se pueda poseer. Es una cualidad del que se hace valer como persona, se comporta con responsabilidad y con respeto hacia sí mismo y hacia los demás y no deja que lo humillen o lo degraden. Las largas filas “de más de cincuenta metros y de centenares de personas que esperan en las puertas de los centros de abastecimiento sin saber qué ni cuándo podrán acceder a un producto básico”. Se desprende la agresión a la cual es sometida la “dignidad objetiva y universal” que todos los seres humanos tienen como derecho desde el momento de la gestación por el simple hecho de ser persona comprendiéndola como suppositum naturae rationalis.[3] De la mano de este principio, encontramos que la Libertad como capacidad de elección, decisión y orientación hacia la verdad no es más que una utopía al servicio de un régimen en el que desde los maestros de escuelas primarias estatales hasta los funcionarios públicos son obligados a vestirse con una camisa color roja  para llevar a cabo su labor cotidiana, norma principal y elemental que los hijos –por omisión-  del Estado madurista deben cumplir sin rezongar, pues,  caso contrario podría dar lugar a una sanción poderosa y enérgica como es el hecho de perder el trabajo [4].
La participación con las demás personas en la edificación de la sociedad y la historia y la cooperación en la realización del Reino de Dios, es una afirmación de la Doctrina Social de la Iglesia a la que se deben atener los ciudadanos venezolanos para poder superarse a sí mismos y encontrar la paz que la sociedad con tanto anhelo pretende. Queda claro que desde la Cadena Nacional por el canal “Venezuela” desde el Estado de Miranda en el año 2013, el Presidente Maduro al referirse a las políticas educacionales de su país, con un inclemente error de dialéctica tras decir “la multiplicación de los penes y los panes”[5] no tiene ninguna relación con este principio que intenta edificar o construir desde el conjunto de las personas que conforman un pueblo, un Estado o una Nación, el Reino de Dios, que si se nos permite, podría interpretarse como el respeto por lo sagrado como es el don de la vida –y al cual expondremos más adelante en esta tesina como anteriormente nos hemos referido a la dignidad-, la valoración del y por el prójimo, el amor, la verdad y la Justicia, bajándolos a un plano terrenal.
“Maldito el soldado que apunta su arma contra su pueblo” [6]
Los Derechos Humanos encuentran gran resonancia en la actualidad y es una política internacional que se podría asociar su nacimiento con otro natalicio que fue el “Estatuto de Roma” de la Corte Penal Internacional en el año 1998. Desde entonces y en estos días, escuchamos a diario la frase “Derechos Humanos”, que son, paradójicamente otra excepción a la regla, pues el respeto por la vida está siendo vilmente bastardeado, en países de corte socialista, como es el caso de Argentina y Venezuela (seguido por Perú) encabezan el cinismo por excelencia a este respecto.
Para el cristianismo cada persona humana posee un valor sagrado, único e invalorable, nos advierte este Principio de la Doctrina, empero, no se trata simplemente de englobarlo o encasillarlo desde una lógica cristiana, puesto que si así fuera, todo aquello o aquellos que no comulguen con las prédicas de Jesús, simplemente estarían exceptuados de esta lógica, puesto que corresponderían –según un Imaginario Social- a la valoración, aprehensión o ejecución de principios o doctrinas de un simple personaje histórico que, según dicen, realizó milagros y fue crucificado, muerto y sepultado hace más de 2015 años. Convirtiendo, así, la razón del Todo a una simplificación superflua y sinrazón del nada.
Sumidos en la alta peligrosidad que podría ocasionar y acarrear la interpretación de la vida y la dignidad, ambas resignadas a una cuestión meramente dogmática, es imperativo transformarlo en una cuestión ontológica[7] para la sociedad.
Venezuela lastimosamente encabeza la lista –ocupando el cuarto lugar- de países con mayores homicidios en el mundo. Cuantitativamente el índice señala 74% de homicidios cada cien mil habitantes. En efecto, existe una relación entre este aumento considerable de asesinatos con el gobierno “dictatorial” socialista que hace más de 14 años gobierna al país petrolero.
Es importante en este punto volver a señalar a las protestas estudiantiles como el ojo del huracán, o el punto central de este dogma de la Doctrina Social. Ubicarlo, pues, en el centro de atención como mejor ejemplo.
La sublevación o el alzamiento de una gran parte de la sociedad venezolana contra el poder de turno rasgó las vestiduras de un gobierno que se hizo llamar a sí mismo: Bolivariano, Republicano y Democrático. Asimismo dejó un saldo de 43 jóvenes muertos por pronunciarse sin armas en discrepancia de una idea, como es el caso más resonante del asesinato de Bassil Da Costa que fue muerto por la Policía Militar con un balazo en la nuca cuando el joven retrocedía. Fácil y confortable sería involucrarnos en la mente de este estudiante venezolano y suponer que sus últimos pensamientos hayan sido: “Mírame madre, y por tu amor no llores, si esclavo de mi edad y mis doctrinas, tu mártir corazón llené de espinas, piensa que nacen… entre espinas, flores[8] Un gran paralelismo que podría comprenderse con una desambiguación de la fase de José Martí, si con “madre” nos referimos a la madre natural y biológica que se ha quedado sin lo más valioso de su vida: su hijo. O si con “madre” entendemos a la Patria, esa con la que soñaron los Libertadores José de San Martín y Simón Bolívar.
Cabe aquí, hacernos una pregunta tan válida como su necesidad de encontrar respuesta: ¿Existen verdaderamente los Derechos Humanos? ¿O son, meramente, una quimera descarada, una idea que flota por las regiones en las que en años anteriores fueron gobernados por Dictaduras Cívicas – Militares ¿Será, acaso, un arquetipo que única y exclusivamente adiciona sufragios? Es decir, en términos políticos y pedestres un caballito de batalla.
La solución no corresponderá a las ideologías políticas que cada ser humano, por su naturaleza de “Libre Albedrío, sea capaz de suministrar. La respuesta a semejante encrucijada ha de estar plasmada en la huella que deja en la sociedad, reflejada en las noticias que se puedan conocer y en las sillas y lugares vacíos que quedan en una mesa familiar. Mientras menos se trabaje y se congracie por una sociedad pacífica, en la que la Libertad de Expresión se signe como camino,  más injusticias que destrozan vidas y las anulan se llevarán a cabo.  En palabras de San Agustín “la organización y funcionamiento del Estado como garante y promotor del Bien Común; la vigencia plena del Estado de Derecho y la seguridad jurídica; las mismas oportunidades para acceder a los bienes materiales indispensables, los servicios de salud, una educación por excelencia; un trabajo digno; libertad para informarse y opinar; participar de las distintas actividades sociales y políticas”. Sin tener que dejar la vida tras intentarlo.
“El vil egoísmo que otra vez triunfó” (…) y si el despotismo levanta la voz (…)”[9]
Si ratificamos que “el Bien Común es unitario porque no es divisible, no consiste en conveniencias individuales, el beneficio de intereses corporativos, la razón de un Estado o el predominio de una ideología. Sino, pues, es un bien integral que concilia para llegar a su fin” no podemos, por otro lado, dejar de mencionar los dos Golpes de Estado que realizó el ex Presidente Hugo Chávez Frías para poder gobernar –luego logró su cometido- en plena vigencia de un gobierno constitucional. Pero a su vez, tampoco se puede pretender estar al servicio de grandes corporaciones que de migas y migajas alimenten al pueblo. Debe haber un punto medio en el que todos los actores, en cada área correspondiente ayuden y sirvan al desarrollo humano y social de las personas y éstas a su vez aporten al desarrollo de la totalidad.
El grave problema de los hermanos venezolanos –y que aquí en Argentina también sucede es que sólo se gobierna para un sector de la población que con dádivas se sustentan desde el Estado Nacional, regla fundamental de un gobierno de corte populista. No hay un diálogo entre privados y estatales que permitan establecer las reglas del juego para que los beneficiarios seamos todos –y al decir “seamos”, pues nos identificamos e involucramos como parte de la sociedad en la realidad política-.
Así como el empresariado no puede ser el todo, el Estado tampoco, puesto que, según el Principio de Subsidiaridad, “el Estado no es gendarme custodio de los intereses de los poderosos, ni el único poder que hace a los ciudadanos súbditos”.
He ahí una de las claves para entender el mundo de hoy, ésa es la cuestión que grandes filósofos, estadistas, políticos y economistas pierden la cabeza por intentar esclarecer el “mejor” o más conveniente camino a seguir. Sin embargo, la Doctrina Social de la Iglesia se hace presente, y pareciera que con cada vez más fuerza y nos recuerda que ella misma no está a favor de ninguna ideología; no pertenece a ningún partido político, empero, se inclinará por aquel que más se asemeje a sus doctrinas destinadas al Bien Común.
“Cuando la tiranía se hace Ley la rebelión es un derecho”[10]
Si por “Convención Social” se acepta que el Socialismo que gobierna Venezuela corresponde a un “Estado Paternalista”[11] no entendido como sofocador de libertades individuales sino como “auxiliar y garante” de Derechos de cada persona, con “subsidios y asistencias sociales” en todos sus ámbitos; pues se deberá exigir, al menos, la libertad para poder elegir qué estudiar, dónde estudiar y cómo estudiar; qué comprar y dónde comprarlo; la inserción en la vida política con pleno uso del Derecho de la Libertad de Expresión y de Pensamiento, entre otras cuestiones que sólo corresponderían al ámbito privado de las personas y de las cuales, por más legitimización que tenga el gobierno de turno no deberá nunca coartar. Y si bien hablamos de Derechos, es perenne embebernos, empaparnos, con la responsabilidad que eso conlleva. Pues no sólo se pueden pretender razones, sino también obligaciones. En efecto, el correlato de la Libertad es indudablemente su responsabilidad. Son dos principios fundamentales y concomitantes que, en su justa medida, podrían aproximarnos, alguna vez, a la idea casi utópica de que es posible un Bien Común. Intrínseco, pues, y en palabras del filósofo José Martí: “y América y el hombre digno sean”.[12]


* Agustina McWhite es Periodista Profesional de Córdoba, Argentina, recibida en CUP. Actualmente cursa la Lic. en Comunicación Social. 
 Citas referenciales
[1] Primera estrofa del Himno Nacional de la República Bolivariana de Venezuela. (Versión completa).
[2] La inflación no se puede calcular con datos certeros pues ya no se brinda esa información precisa. Pero analizando años anteriores, la inflación actual es de 68,5%.
[3] “Sustancia individual de naturaleza racional” término que Santo Tomás de Aquino tomó de Boecio para explicar el significado de Persona.
[4] Entendiendo al “trabajo” como alimento moral, espiritual e intelectual para el hombre.
[5] “Multiplicar los penes y los panes” fueron las palabras del Primer Mandatario venezolano en un acto en el Estado de Miranda, televisado por Cadena Nacional y transmitido por el canal “Venezuela” el día miércoles 28 de agosto de 2013.
[6] Máxima del General venezolano y político Libertador Simón Bolívar.
[7] Ontológico en sentido filosófico, en yuxtaposición del dogmatismo.
[8] “Yo soy un hombre sincero”  Versos de José Martí
[9] Estribillo del Himno Nacional de la República Bolivariana de Venezuela. (Versión completa).
[10] Máxima del General venezolano y político Libertador Simón Bolívar.
[11] Entendido, pues, como Derecho Constitucional.
[12] “Yo soy un hombre sincero” José Martí.

Etiquetas: [cristianismo]  [evo morales]  [marxismo]  [papa francisco]  
Fecha Publicación: 2015-07-15T12:30:00.000-05:00
Por José Miguel Arráiz
Fuente: Infocatólica


-Oye José, ¿has visto el regalo que dio Evo Morales al Papa?
-No, vengo llegando del trabajo, ¿qué ha sido?
-Un Cristo “comunista”, míralo…
-¿En serio?
-Claro. Y lo ha aceptado he…
-Déjame averiguar bien primero
-El portavoz del Papa ha confirmado que el Papa no ha tenido ninguna reacción particular, y que dicho símbolo no tiene una interpretación ideológica específica. 
 
Luego de investigar mejor la noticia vi que distintos medios la habían presentado de distinto modo. Unos de corte oficialista intentaron suavizar la situación afirmando que el Papa había dicho que eso no estaba bien. Posteriormente otros medios presentaron el vídeo con más detalle donde en la conversación se escucha que cuando Evo Morales explica al Papa quien fabricó el objeto blasfemo, este le dice “no lo sabía”, a lo que Evo contesta “Pues ya lo sabe”.
En ese momento sentí mucha indignación, pero ya pasado el enojo comparto unas reflexiones.
 
- Lo que ha hecho el presidente de Bolivia ha sido un insulto premeditado por el cual ha intentado sacar provecho político. No es la primera vez que un presidente comunistoide insulta de esta manera. El presidente Hugo Chávez hizo algo similar cuando regaló al presidente Obama el libro “Venas abiertas de América Latina”. Recordemos que Evo Morales ha declarado que la Iglesia Católica debía desaparecer de Bolivia por ser un símbolo del colonialismo europeo, por lo que ganas de hacer algo así no le habrían de faltar.
 
- Aunque los símbolos pueden interpretarse de varias maneras, en mi opinión vincular a Cristo con el comunismo, una ideología atea que ha destruido la vida de millones de personas, es una blasfemia que ningún católico debería aceptar.
 
- Por esto último creo que ha sido un error que el Papa aceptara ese regalo. ¿Que lo han tomado desprevenido? Es evidente… ¿Que procede de un sacerdote católico que luchó por reivindicaciones sociales que fue torturado y martirizado?… Pues, aunque lo hubiese fabricado la madre Teresa de Calcuta no por eso el objeto se haría menos blasfemo. Que ha habido y habrán curas “revolucionarios” es algo que sé muy bien dado el país en que vivo. Mi antiguo confesor era un cura comunista, quien me dio la primera comunión también. ¿Eso hace al comunismo bueno o a ese símbolo menos blasfemo? No lo creo.
 
- Las declaraciones el portavoz de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi tratando de suavizar el hecho diciendo que “el símbolo no tiene una interpretación ideológica específica” me han parecido penosas. En pleno siglo XXI no creo que alguien crea que la hoz y el martillo no tienen una interpretación ideológica específica, y menos viniendo de un regalo de Evo Morales. No es sensato subestimar la inteligencia de las personas.
 
- Aprovecho de recordar que el comunismo ha sido condenado por el Magisterio de la Iglesia en las encíclicas Divini Redemptoris de Pío XI (19 de marzo de 1937), Ad Apostolorum Principis de Pío XII (29 de junio de 1958), Mater el Magistra de Juan XXIII (15 de mayo de 1961) y Ecclesiam suam de Pablo VI (6 de agosto de 1964). El Concilio Vaticano II aunque no explícitamente ratificó estas condenas en su constitución pastoral Gaudium Et Spes.
 
Y más allá de lo que ha dicho el Magisterio, yo he experimentado en carne propia lo que puede hacer la ideología comunista a un país. Vivo en una Venezuela donde el sueldo de un trabajador es menor a 14 dólares mensuales, que tiene la mayor tasa de asesinatos del mundo y donde la impunidad en los delitos sobrepasa el 95%. También tenemos la inflación más alta del mundo y la más alta escacés, al punto de que tenemos que hacer largas colas para todo y generalmente nos vamos con las manos vacías. Un país que se dice democrático pero donde no hay separación de poderes y se discrimina y encarcela a los opositores. Las empresas, antes prósperas ahora se han reducido más de la mitad y están en crisis, porque las que fueron expropiadas ahora están baldías y las que no, no producen ni la mitad de cuando eran privadas. No sé lo que nos espera o hasta donde vamos a llegar, pero es nada en comparación con lo que le ha pasado a otros países que han visto el experimento completo: La Unión Soviética de Stalin, la China de Mao, la Cuba de Fidel, la Camboya de Pol Pot, la Corea del Norte de Kim Jong-un, etc.
 
Sé que rechazar ese obsequio hubiera sido “políticamente” incorrecto, pero yo prefiero un Papa políticamente incorrecto a uno muy popular por más que llegue a la portada de la revista The Rolling Stone. Por supuesto, esto es sólo mi opinión personal.
 
Etiquetas: [chavismo]  [elecciones 2016]  [izquierda]  [merecemos más]  [nueva izquierda]  [socialismo del siglo xxi]  
Fecha Publicación: 2015-07-14T13:07:00.003-05:00
Por: Iván Budinich Castro
Y cuando la izquierda peruana parecía que ya no podía sorprendernos, volvió con más de lo mismo, un novísimo colectivo de jóvenes y no tan jóvenes figuras algunas y algunas ya ostentando varios reciclajes de por medio, que pretenden una vez más apelar al sentimentalismo barato y a la justa indignación que sentimos contra las hordas de bandoleros que solo por caridad, tacto e hipocresía solemos llamar clase política en nuestro país para montarse en el erario público.

Merecemos más es el nombre de la mentada agrupación y al verlos me queda claro que merecemos más que una bandada cualquiera de wachiturros pretendiéndose colocar como la reserva moral del país sin que nadie los haya nombrado,  merecemos más que la mera apelación al miedo y al odio, merecemos más que la persecución interminable a los que no comparte el paradigma socialistoide, merecemos más que palabras huecas, merecemos más que jóvenes viejos de espíritu reencauchando consignas añejas que creen que el elector es un idiota consumado que les va a creer el mismo cuento las veces que quiera tal cual cree cualquier politiquero tradicional a los que dicen denunciar; merecemos más que apelaciones huecas a una honestidad que no es tal, merecemos más que pseudo dirigentes con cabezas huecas, vacios de propuesta, sin genio y sin ingenio.

 Merecemos más es verdad y no me cabe duda, es en lo único que puedo estar de acuerdo con aquellas y aquellos señoras y señores, merecemos mucho más que esos aspirantes a la ubre del aparato estatal, merecemos más que ellos y más que los que ya están…


Dicho esto damas y caballeros, les agradezco el esfuerzo, al menos me dio risa, pero tienen toda la razón del mundo en lo que afirman y eso mismo los incapacita, sencillamente merecemos más, pero algo nuevo y mejor. Les agradezco por no insistir porque ustedes ya tuvieron su oportunidad con Villarán y el Humalismo y fracasaron igual que sus padres, no nos vengan a contar cuentos que ya estamos viejos para eso. 
Etiquetas: [fascismo]  [hitler]  [marxismo]  [nacionalsocialismo]  [socialismo]  
Fecha Publicación: 2015-07-11T15:58:00.000-05:00
Fuente: Nueva Europa-Nueva Eurabia

Uno de los grandes mitos políticos que surgieron en la segunda mitad del siglo 20 y persiste en el 21 es el mito de que el fascismo es una doctrina de la derecha política y que los conservadores son en realidad proto-fascistas que podrían, a la menor provocación, deslizarse en los camisas marrones y botas negras  y comenzar a exterminar  personas. La izquierda política use este gran mito como un instrumento contundente para golpear en silencio aquellos que toman una posición en contra de la inmigración, la preservación de la cultura, la identidad y el patrimonio en Occidente, acusándolos de ser racista, fascista y / o nazis.
 
Este breve artículo presenta pruebas que demuestran más allá de toda duda razonable que el fascismo es en realidad un producto del socialismo, especialmente los socialistas-derecha y no tiene nada que ver con el derecho político o “derecha” en absoluto. Me he dado referencias y recomiendo leer más sobre este tema para los que quieren saber más.
 
Una breve reseña de la política de “izquierda” y “derecha”
Los términos «la izquierda» y «derecha» en el sentido político surgió de la disposición bastante arbitraria de los miembros que se sientan en el parlamento de Francia durante el período de la Revolución Francesa (1789-1799) [1]. Los que tenían el poder y por lo tanto el status quo se sentaron en el lado derecho de la cámara, y los que estaban sentados a la izquierda, los “progresistas”, querían el cambio. Se opusieron a la situación actual y los ideales defendidos como los “derechos universales del hombre.
 
Desde entonces, esas posiciones arbitrarias se han endurecido en “alas” políticos formales, por lo que en Australia, por ejemplo, el Partido Laborista representa el “ala izquierda” (socialista) y el Partido Liberal (conservador) representa el “ala derecha” de la política convencional .
 
Entonces ¿qué es el fascismo?
En pocas palabras, el fascismo [2] es en general un estado de partido único totalitario que incorpora los ideales socialistas, permite que, en diversos grados, la propiedad privada y la empresa privada en una economía dirigida por el Estado y promueve el nacionalismo como fuerza vinculante para la comunidad. Uno de los derivados más conocidos del fascismo es el nacionalsocialismo, según lo practicado por el régimen Nacional Socialista (Nazi) en Alemania justo antes y durante la Segunda Guerra Mundial.
 
Entonces ¿qué es el marxismo?
Marxismo [3] es el nombre de su teórico principal Karl Marx quien postuló una teoría económica que el trabajador es el dueño del producto de su trabajo (no los denominados “capitalistas” que los emplean) y donde la propiedad privada es “colectivizada” . Esto llevó al desarrollo del comunismo, que consistía en un Estado de partido único totalitario, no muy diferente a un estado nacional socialista. La principal diferencia es que los estados comunistas tienen economías dirigidas que son controlados firmemente y promover su “internacionalismo” y la unidad de los trabajadores (la solidaridad) en todo el mundo. Se puede decir que iban a ser “socialistas internacionales”, en oposición a la “socialistas nacionales".
 
¿No es el fascismo una ideología de "extrema derecha"?
Antes de la Segunda Guerra Mundial, el fascismo fue la causa célebre entre los principales intelectuales socialistas de la época. En efecto, el teórico más destacado fascista Benito Mussolini era de Italia. Mussolini era también el líder socialista de Italia en el tiempo y también el redactor de su prominente periódico socialista L’Avanti. Una fracción desarrolló en el socialismo italiano sobre la participación de Italia en la Primera Guerra Mundial, por  lo que Mussolini decidió romper y empezar su propio periódico socialista Il Popolo d’Italia (El pueblo de Italia). Al igual que los socialistas de hoy en día, que arremetió contra la burguesía, la democracia y el capitalismo. Incluso su Manifiesto fascista contenía muchos ideales socialistas generales:
 
-La nacionalización de las fábricas de armas y explosivos.
-Un fuerte impuesto progresivo sobre el capital que realmente iba a expropiar una parte de toda la riqueza.
-La confiscación de todos los bienes de las congregaciones religiosas y la abolición de todos los obispados, que constituyen una enorme responsabilidad en la Nación y de los privilegios de los pobres.
-La formación del Consejo Nacional de expertos para el trabajo, para la industria, el transporte, la salud pública, las comunicaciones etc,. selecciones que se hacen de los profesionales o colectivos de comerciantes con poderes legislativos, y eligieron directamente a una Comisión General con poderes  ministeriales .
-Un salario mínimo.
-La participación de los representantes de los trabajadores en las funciones de las comisiones de la industria. [4]
 
Los socialistas Adolfo Hitler y Lenin
 
Oswald Mosley fue otro líder socialista, antes de que él se convirtiera en principal promotor de la causa del fascismo británico. Mosley incluso se peleó con su padre, un conservador acérrimo, sobre el hecho de que Mosley se había convertido en un socialista: "Mi relación con mi padre se mantuvo bien hasta que me uní al Partido Laborista en 1924.Nuestras relaciones tranquilas explotaron cuando a su juicio entré en servicio del diablo por ser un socialista". [5]
 
Mucho se ha hablado del hecho de que Mosley entró en el parlamento británico como conservador (o Tory) MP, por lo cual se clasifica como "de derecha". Sin embargo, como Mosley admitió en sus memorias, que sólo se involucró en el Partido Conservador, ya que representa la forma más fácil para él para entrar en el Parlamento. Poco después de ser elegido, pasó oficialmente al Partido Laborista y continuó defendiendo la causa del socialismo: "Durante este periodo hablé con frecuencia en los debates universitarios y creo que yo era el responsable de realizar el primer movimiento en favor del socialismo por veinte votos a uno de ellos y sólo perdió por cuatro votos más o menos al mismo tiempo en el otro". [6 ]
 
Mosley también era un socialista fabiano [7] y su nombre fue publicado en los informes anuales. Él conocía muy bien los fundadores de la London School of Economics, también se lo conoce como La Sociedad Fabiana. Así que dos prominentes fascistas han demostrado que han sido los socialistas de una banda u otra. Eso deja a considerar otro fascista prominente de la misma época.
 
Hitler era un socialista [8]
Hitler, por supuesto, es considerado el epítome de extremismo de derecha ya que la izquierda a menudo cobra que Hitler era de derechas  y ellos tienen  parte de razón que, al igual que Mussolini y Mosley, Hitler representaba el lado  derecho socialista. Al igual que el Partido Laborista Australiano tiene facciones "izquierda" y "derecha", también lo hace el socialismo (y el conservadurismo para el caso). Esencialmente el marxismo representa la izquierda socialista y el fascismo representa la derecha socialista.
 
Los socialistas de hoy no quieren, y en algunos casos no pueden, admitir que el fascismo es una doctrina socialista. La idea de que el fascismo es un credo político “de derecha” está firmemente arraigado en la cultura popular y es una de las mentiras más grandes de los siglos XX y XXI.
 
A pesar del nombre del partido de Hitler, el Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes (en alemán, Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei) –los socialistas insisten en que la palabra “socialista” en el nombre no estaba destinado realmente para significar “socialista”, pero lo que no se dan cuenta fue que los nazis eran genuinamente socialistas pero  de la variedad "de derechas". De hecho, hubo diferentes matices del socialismo dentro del Partido Nazi, desde socialistas extremos socialistas a moderados. Sin duda, hay algunos socialistas de hoy en día que reconocen que el fascismo es una especie de socialismo, pero retroceden ante las consecuencias políticas y sociales de admitirlo públicamente. Nos dirigimos a las propias palabras de Hitler como prueba de que en realidad era un socialista de derecha: “No es más lo que nos une al bolchevismo que lo que nos separa de él. Hay, sobre todo, genuino, sentimiento revolucionario, que está vivo en todas partes, excepto en Rusia, donde hay marxistas judíos. Siempre me ha hecho provisión para esta circunstancia, y dado órdenes de que los ex comunistas han de ser admitidos a la fiesta a la vez. El pequeño burgués socialdemócrata y el jefe de los sindicatos nunca harán un nacionalsocialista, pero los comunistas siempre lo harán". [10]
 
“¿Qué importancia tiene todo eso, si yo amalgamo firmemente a  los hombres dentro de una disciplina de la  que no pueden escapar? Deja que posean tierras o fábricas tanto como les plazca. El factor decisivo es que el Estado, a través del Partido, es supremo sobre ellos, independientemente de si son propietarios o trabajadores. Todo lo que no es esencial, nuestro socialismo es mucho más profundo. Se establece una relación del individuo con el Estado, la comunidad nacional. ¿Por qué necesitamos que nos molestemos para socializar a  los bancos y las fábricas? Nos relacionamos con los seres humanos". [11]
 
Una de las objeciones planteadas habitualmente por los socialistas en contra de la idea de que Hitler era, de hecho, uno de ellos es la creencia de que el comunismo y el nacionalsocialismo difieren sobre quién era el dueño de los medios de producción. Su objeción es trivial, sin embargo, desde que el gobierno Nazi extendió los controles sobre tantas empresas privadas alemanas que, en esencia, de  hecho  las empresas eran parte de su estructura nacional-socialista. La burocracia creó enormes gremios laborales y dictó a los negocios que podían y no podían emplear. Si una empresa no lo hizo al ‘pie de la letra “, se encontraría bajo el control de los burócratas nazis. Leonard Peikoff [11] expone la falsedad de sus argumentos:
“Al contrario de los marxistas, los nazis no abogaban por la propiedad pública de los medios de producción. Ellos hicieron la demanda que el gobierno supervise y ejecute la economía del país. La cuestión de la propiedad legal, explicaron, es secundario, lo que cuenta es el tema del control. Los ciudadanos privados, por lo tanto, pueden seguir celebrando títulos de propiedad – siempre y cuando el Estado se reserva para sí el derecho incondicional a regular el uso de sus bienes".
Postura antijudía del nazi era también un producto del pensamiento socialista del día. El antisemitismo está profundamente arraigado en el marxismo. Los primeros partidos socialistas alemanes de la época publicaron folletos antisemitas, que tenían claramente una influencia sobre el pensamiento de Hitler. Es una sorpresa que ahora estamos viendo un aumento en el pensamiento anti-semita y anti-blanco dentro de los grupos socialistas de todo el mundo y en Australia hoy. También es una de las razones por las que los socialistas  apoyo para el Islam.
 
Las acciones genocidas de los socialistas soviéticos contra los ucranianos, de la NKVD y el bosque de Katyn, de los nacionalsocialistas contra los judíos, de la Khmer Rouge contra los comunistas de Cham, de los comunistas vietnamitas contra los montañeses y Hmong y de los chinos Stephane Courtois ha dicho del socialismo soviético y el nacionalsocialismo, se considera “una parte de la humanidad digna de la existencia”.
 
En efecto, Jonah Goldberg ha señalado la similitud: “Muchos de los talk izquierdistas [tratan] de destruir la blancura de una manera que es más que superficialmente recuerda el esfuerzo nacional-socialista” de des-judaizar “la sociedad alemana.”
 
En última instancia la mayor parte de la matanza en los últimos cien años o más ha sido causado por el socialismo de una forma u otra: Tenga en cuenta los millones de personas asesinadas por el régimen Socialista Soviético en (Rusia / URSS), incluyendo los gulags, el régimen nacional-socialista (Germany/WW2) incluyendo los campos de concentración, la reubicación de los comunistas polacos ‘masa de etnia alemana, el Partido Comunista de China, incluso durante el “Gran Salto Adelante”, el Khmer Rouge (Camboya), los comunistas en Vietnam, el primer KKK (Ku Klux Klan), que ha servido a los intereses del Partido Demócrata (Siglo XIX América) y otros.
 
La distinción entre el socialismo y el fascismo no es uno de los opuestos atacando unos a otros, sino más bien de dos hermanos que luchan sobre un terreno común. El odio entre dos personas cercanas entre sí puede ser más virulento que el que existe entre dos desconocidos, como puede ocurrir con un final desagradable para una relación estrecha con anterioridad. La relación entre el socialismo y el fascismo era muy estrecha, con un origen común y personal que iguale. El ignorar generalizada de los orígenes socialistas del fascismo, y sus ideales socialistas compartidos, es una de las mayores falsedades políticas de nuestro tiempo. Sin embargo, es la era moderna del nuevo estilo del fascismo que es de mayor preocupación.
 
Como todos sabemos, la política no es una situación estática, con muchos cambios que ocurren con el tiempo. Fascismo moderno no se encuentra con las travesuras de paso de ganso de personajes al estilo de Hollywood, pero con la nueva versión de los que buscan cada vez un mayor control sobre nuestra vida cotidiana. No es casualidad que los socialistas de hoy en día han sido la fuerza impulsora detrás de las montañas de las nuevas normas y reglamentos que controlan las acciones de los ciudadanos, incluso al  minuto. El llamado “Estado niñera” ha estado imponiendo controles más sobre nuestras vidas diarias de lo que los primeros fascistas podrían haber imaginado. “La corrección política”, también se ha vuelto tan omnipresente, que también tiene el control de nuestras vidas en gran medida: el control de lo que leemos o escuchamos en los medios de comunicación, sus despidos para las palabras habladas, e incluso dándole el poder de castigos o en la cárcel por  “herejes” – de nuevo, aunque sólo sea por palabras o por  imprimirse. Y la verdad es que no hay defensa en tales procesos.
 
Los socialistas radicales políticamente correctos de hoy han engañado a muchos con una gran estafa, diciéndole al público que ellos están allí para promover la libertad y luchar contra el fascismo – cuando, en realidad, lo contrario es el caso. El símbolo de los socialistas Fabianos es un lobo con piel de oveja y se optó por él por una buena razón, ya que su objetivo es engañar a la gente en cuanto a sus intenciones.
 
En este artículo se han puesto de manifiesto algunas de las conexiones profundas entre el fascismo y el socialismo. Sin embargo, esto no es solo por razones académicas. Si queremos tener una sociedad más democrática, entonces tenemos que estar preparados para luchar contra el alcance omnipresente del fascismo y para ello hay que reconocer que los fascistas de hoy son – el Estado socialista Niñera, los  izquierdistas radicales y los de todos tonos que impondrían la corrección política por la fuerza.
 
Lecturas recomendadas:
Referencias:
  1. Izquierdismo moderno como el fascismo reciclado ~ John J. Ray (http://jonjayray.tripod.com/musso.html )
  2. My Life ~ Oswald Mosley.
  3. Ibid.
  4. Fabian Sociedad Informe Anual 1929-1931.
  5. Hitler era un socialista, John J. Ray ( http://jonjayray.tripod.com/hitler.html )
  6. Hitler Habla ~ T. Butterworth
  7. Ibid.
  8. Ibid.
 
Etiquetas: [Arica]  [Bolivia]  [chile]  [La Haya]  [peru]  [Tacna]  
Fecha Publicación: 2015-06-30T16:19:00.003-05:00
Bolivia: Salida al mar rompería el vínculo comercial entre Tacna y Arica



El internacionalista Oscar Vidarte y Elena Conterno, de presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería, analizan las consecuencias de que el país del altiplano obtenga la deseada salida al mar .


Mía Ríos

Chile enfrenta un juicio en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya por exigencia de Bolivia de un acceso soberano al mar. Y es que tal parece que el país altiplánico no desistirá hasta conseguir su objetivo.

Sin embargo, el internacionalista Óscar Vidarte, indicó queBolivia no puede pedirle a Chile una salida soberana.

“No hay con exactitud una ruta con la que Bolivia pueda tener salida al mar. No podría pedir una salida soberana en tanto que sería cuestionar el acuerdo limítrofe del inicios del siglo XX”, comentó.

No obstante, explicó que el único espacio ‘medianamente racional’ que Chile podría entregar a Bolivia es por el norte del país sureño. “De lo contrario no podría haber una franja soberana que divida a Chile en dos territorios”.

Pero la salida de Bolivia al mar no solo perjudicaría a Chile, sino también a Perú. Según Vidarte, se romperían las relaciones de Tacna (Perú) y Arica (Chile)

“Una cosa es que Perú sea solidario con Bolivia que es un país que perdió su acceso al mar y otra cosa es que apoye su causa. Si ponen un corredor en medio de Tacna y Arica pueden romper la dinámica económica”, precisó.

Bajo ese contexto, manifestó que las relaciones bilaterales de Perú con Chile podrían verse interrumpidas si se apoya el pedido de Bolivia. “Hay una agenda muy rica entre ambos países como para que se vea afectada por esta situación”, sostuvo el internacionalista.

Acceso por Perú

Por su parte, Elena Conterno, presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP) señaló que si Bolivia quisiera pescar en nuestro territorio, tendría que solicitar permisos y cumplir las normas establecidas.

“Nuestras pesquerías están plenamente explotadas y ya se agotaron los permisos de pesca. En su caso (Bolivia) tendría que comprar permisos de asistentes”, comentó.

Asimismo, Conterno agregó que más allá de la ruta que solicite Bolivia para realizar actividades de pesca, la empresa que quiera realizar actividades de pesca deberá solicitar los permisos al Ministerio de la Producción (Produce).
Etiquetas: [derechos humanos]  [liberalismo]  [matrimonio gay]  [rol del Estado]  
Fecha Publicación: 2015-06-30T12:43:00.000-05:00
Por: Erick Yonatan Flores Serrano
Coordinador General del Instituto Amagi - Huánuco


“El liberalismo no se encarga solamente de las cuestiones puramente económicas, el liberalismo se encarga de la acción humana, individuos tomando elecciones en función de la preferencia temporal de su demanda, es decir, anticipando una decisión u otra. Una sociedad basada en contratos libres y voluntarios entre personas que son iguales ante la ley y no mediante esta”. 
Fernando Díaz Villanueva, un halo de razón en medio de la podredumbre colectivista. Participación en Fort Apache.

El pasado 26 de junio la corte suprema de los Estados Unidos decidió aprobar el matrimonio gay como un derecho constitucional en todos los estados del país, esto quiere decir que todas las uniones entre personas del mismo sexo deben gozar de reconocimiento estatal a lo largo de todo el territorio norteamericano. Este es el contexto. Los detalles y antecedentes se pueden encontrar con facilidad en la web y estaría demás mencionarlos aquí. Así que en adelante, fiel a mi estilo, analizaré el asunto desde un enfoque genuinamente liberal.

¿Qué dice el liberalismo de esto? Antes de responder la pregunta hay que poner al liberalismo en contexto, puesto que existe gran confusión cuando se habla de los liberales norteamericanos. En los Estados Unidos existen dos fuerzas políticas, dos partidos poderosos que dominan la escena política de una forma avasallante, los republicanos y los demócratas. Los primeros considerados como la derecha conservadora y los segundos, como la izquierda “liberal”. Dicho esto, el liberal norteamericano es el equivalente político del progresista latino, defensor de la libertad personal y muy cercano al relativismo cultural. Y, ¿por qué es importante decir esto?, bien, es importante porque la diferencia sustancial entre un liberal genuino y un “liberal” progresista será el cordón umbilical de este artículo.

Antes de pasar al argumento es oportuno mencionar que la homosexualidad no es algo nuevo, es bien sabido que en la antigua Grecia existían estas conductas, de igual forma en el imperio romano y en varias otras culturas del pasado. Pese a la antigüedad de este fenómeno, su lucha se remonta recién al siglo pasado, formalmente se inició en New York en 1969. Desde entonces se considera que el movimiento de liberación LGTB (no LGTBI, esto es más reciente) se ha dotado de una dimensión no sólo reaccionaria, sino también política. Es aquí donde se encuentra el gran problema, la lucha por el reconocimiento de derechos parece ser muy justa ya que varios liberales le han dado su aprobación, y en lo particular no tengo ningún problema en que estas personas tengan los mismos derechos que cualquier otra, no me interesa si se trata de un transexual, un homosexual, un bisexual o cualquier otra presentación distinta al heterosexual común y corriente, las personas se merecen el mismo trato, no importa que sean de tal o cual “tendencia”, se merecen el mismo trato por el sólo hecho de ser personas. Y es esto lo que parecen olvidar varios liberales.

Uno de los principios básicos de los liberales genuinos, es el principio de igualdad ante la ley. Este principio consiste, tal cual lo dice Fernando Díaz Villanueva en la cita que dio inicio a estas líneas, en la existencia de una sociedad basada en contratos libres y voluntarios entre personas que son iguales ante la ley y no mediante esta. Y esta es la piedra angular que hace posible una crítica a los ideales “liberales” de la comunidad LGTBI. Lo ocurrido en Estados Unidos es el objetivo central de toda lucha que tiene que ver con este tema y nuestro país claro que no es la excepción. Desde el famoso fallo, no han dejado de aparecer mensajes de orgullo y celebración en todas las redes sociales, Facebook y Twitter se han saturado de festejos ante tal acontecimiento. Casi todo el mundo celebrando al unísono el reconocimiento estatal de ciertos derechos para cierta minoría.

Dicho todo esto la pregunta se cae de madura: ¿se trata esto de igualdad ante la ley?, ¿los liberales debemos celebrar este hecho? Aunque varios lo hacen, la verdad es que no hay razones para celebrar, todo lo contrario, hay muchas más razones para preocuparse. En lo personal me preocupa que la lógica detrás de la plataforma de los derechos siga siendo la misma, la instrumentalización del Estado para el “reconocimiento” de los derechos, derechos que cada vez son más y cada vez más positivos. Pretender que el Estado sea el que “garantice” derechos, no es más que darle más poder al poder. El Estado usando la ley para determinados grupos es todo lo contrario al principio de igualdad ante la ley. Aquí el problema no pasa por “las buenas intenciones” del Estado de reconocer derechos, el problema está en la misma acción. Creer que la expansión de más y “mejores” derechos por parte del Estado es un camino hacia un mundo más justo es una fantasía propia de la inocencia más ridícula (claro, esto va dirigido para mis amigos liberales).

Y antes de finalizar, dejo una recomendación sobre lo que en verdad deberían hacer los activistas LGTBI, entre los cuales cuento a varias de mis amistades. ¿Si un liberal genuino no celebra esto, entonces, qué es lo que debe hacer? Pues bien, mi humilde opinión sobre el tema gira en torno al rol del Estado. En primer lugar hay que decir que el verdadero liberal protege y defiende las libertades individuales (tan igual que las económicas), y lo hace con mucha convicción. Cada ser humano es libre e independiente de unir su vida con la persona que elija, sinceramente me importan poco las formas, claro, siempre y cuando la unión surja de un convenio contractual libre y voluntario. Y el matrimonio es eso, un contrato privado entre dos personas y lo demás son pamplinas. En segundo lugar, ¿qué demonios tiene que ver el Estado en la unión de dos personas?, pues nada de nada. El Estado tiene cosas más importantes que hacer (como la provisión de seguridad y la administración de justicia, eso SI, estas dos cosas para todos). Y por último, si el proceder de los colectivos pro-LGTBI está mal, ¿qué es lo que deben hacer?, sencillo, los activistas lo peor que pueden hacer es pedir que el Estado les reconozca tales o cuales derechos, lo cuerdo y razonable, es que la idea central sea la expulsión del Estado de la vida de las personas. Como diría Enrique Ghersi: “Hay que sacar al Estado de la cama de las personas”.

¡Ah! Casi lo olvido, quiero aclarar que no soy homofóbico ni tampoco pro-gay. Esto, anticipando cualquier interpretación tendenciosa y antojadiza del artículo. Sigo pensando que en el mundo y en especial en nuestro país, hay cosas mucho más importantes que esto, sin embargo, la fiebre de colores que he tenido que ver en las redes sociales y en la vida real, me han empujado a escribir sobre el tema. No es más que algo circunstancial..

Etiquetas: [APRODEH]  [CEJIL]  [cidh]  [Comandos Chavin de Huantar]  [Corte IDH]  [derechos humanos]  [Eduardo Cruz Sánchez]  [MRTA]  [operacion chavin de huantar]  [Terrorismo Peru]  
Fecha Publicación: 2015-06-30T11:43:00.000-05:00
Chavín de Huántar: Perú deberá pagar 
gastos a Aprodeh y Cejil


El Estado Peruano deberá pagar un promedio de US$30 mil por labores en tribunales de justicia en el Perú y el extranjero



La Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) públicó hoy la sentencia del Caso Chavín de Huántar. En el operativo militar -llevado a cabo en abril de 1997- comandos intervinieron la embajada de Japón en Perú para rescatar a 72 rehenes secuestrados por el grupo terrorista Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA). 

El fallo de 145 folios reconoce que el Estado Peruano utilizó la fuerza, en el marco de una operación militar, con el objetivo de lograr la liberación de personas retenidas por una agrupación criminal. 

De la misma forma, indica que el Perú tuvo "responsabilidad parcial", neurálgicamente, respecto a que no investigó con anterioridad el caso de la supuesta ejecución extrajudicial del terrorista Eduardo Cruz Sánchez 'Tito'.

Asimismo, la Corte IDH no ordena al Perú a pagar una reparación económica a los deudos de los terroristas del MRTA implicados en elCaso Chavín de Huántar; no obstante, el fallo indica que sí hay quienes recibirán un pago.

El Perú deberá reembolsar los gastos que la Asociación Pro Derechos Humanos (Aprodeh) tuvo (US$10 mil), así como los del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (US$20 mil), por las labores realizadas en el litigio del Caso a nivel nacional e internacional.

Los deudos señalaron que en la mayor parte de los procesos legales internos relativos al caso contaron con el apoyo de Aprodeh, que siendo una organización sin ánimo de lucro “no ha cobrado honorarios de tipo alguno a la familia”.

"Con base en ello, los representantes solicitaron a la Corte que fijara en equidad una cantidad, por concepto de los gastos incurridos por Aprodeh, en calidad de representantes legales de las víctimas en los procesos internos e internacionales", especifica el fallo.

Asimismo, los deudos manifestaron que en el caso de Cejil esta organización había acompañado la documentación del caso desde el año 2001, y luego se incorporó al litigio del caso en el proceso internacional.

"Todo lo anterior supuso, según los representantes, que Cejil incurriera en gastos que incluyen viajes, pago de hoteles, gastos de comunicaciones, fotocopias, papelería y
envíos, a los que habría que añadir los gastos correspondientes al tiempo de trabajo jurídico dedicado a la atención específica del caso y a la investigación, la recopilación y presentación de pruebas, realización de entrevistas y preparación de escritos", se menciona.

Por último, la Corte IDH indica que el Estado Peruano deberá efectuar el pago de las indemnizaciones "por reintegro de costas y gastos establecidos" en sentencia directamente a las organizaciones indicadas dentro del plazo de un año, "contado a partir de la notificación del presente fallo.
Etiquetas: [comunismo]  [gramsci]  [políticamente correcto]  
Fecha Publicación: 2015-06-25T11:42:00.000-05:00
Por Viviana Padelin
Fuente: Periodismo sin Fronteras

Desde el inicio de la expansión neocomunista en Latam, sólo dos países lograron erradicarlo del poder: Honduras y Paraguay. Ninguno de ellos lo hizo por la vía electoral. Chile regresó al socialismo del siglo XXI luego del gobierno liberal de Sebastián Piñera.
 
Desde hace más de 10 años vemos como el proceso de implantación neocomunista avanza sin mayores contratiempos en toda la región: oposiciones débiles, medios de comunicación masivos cooptados con pauta oficial, democracias que se padecen pero a las que “hay que defender de un golpe de estado”, ciudadanos que esperan un milagro en los comicios con un resultado que nunca llega ni llegará.
 
En los últimos años advertimos cambios y decadencias, asistimos todos los días al baño de bronce que estos gobiernos les otorgan a guerrilleros y terroristas propios y ajenos.  No resulta difícil darse cuenta a quienes favorece esta “democracia”. Aún así, las reacciones contrarias son insuficientes y extemporáneas: sólo estupor  inicial incapaz de una contraofensiva eficaz.
 
Quizá una de las razones de esa ineficacia, sea el complaciente pero inconsciente sometimiento al nuevo paradigma gramsciano: el neocomunismo ha utilizado como arma psicopolítica el marxismo cultural, y éste como herramienta sensibilizadora al neolenguaje: “Políticamente Correcto”.
 
Desde el siglo XIX, el filósofo Gustave Le Bon, advertía que una característica importante de la democracia era la manipulación de la mente por medio de la propaganda y que la mayoría de las revoluciones se han hecho cambiando el significado de las palabras. Hoy podemos dar cuenta de esto con el lenguaje políticamente correcto.
 
Nuestros queridos negros latinoamericanos se han convertido en pocos años en: “gente de color” y el posterior y actual “afrodescendientes”. Nuestros indios en “indígenas”, “aborígenes” y el neogramsciano “pueblos originarios” otorgándoles como símbolo una bandera muy ajena creada por algunos muy poco “originarios”. El aborto se ha convertido en “interrupción voluntaria del embarazo”; el ciego ha mutado desde “no vidente” hasta “persona con capacidades diferentes” pasando por “incapacidad”; el travesti como “la” travesti hasta “identidad sexual autopercibida” y nuestros viejos pasaron a ser denominados “adultos mayores”.
 
Cómo ávidos consumidores, devoramos sin discriminación el lenguaje de la industria cultural gramsciana: ya no somos “subdesarrollados”; sino en “vías de desarrollo” para implantarnos: “toda dictadura es de un gobierno militar” y “todo militar es un golpista” (impulsando el antimilitarismo y pacifismo), la “derecha ignorante”: el gorila, el cipayo, la mano negra;  la feminización de todas las palabras (“todos y todas”) , la dictadura de la “transparencia” (socialización de la información, los datos personales son casi públicos),  la “redistribución de la riqueza”, la “democratización” (igualar hacia abajo), la “igualdad”,  “inclusión”, “diversidad”, “tolerancia”, “paz”, “diálogo”, “consenso”, “derechos humanos” etc.  Es notable la connotación negativa que se le impuso al verbo “discriminar” (distinguir, discernir). No resulta casual.
 
Vemos también como algunas palabras caen en desuso: belleza, vanguardia, honor, orden, pertenencia, tradición, folklore, individualidad, intransigencia, entre otras. Su significado no forma parte del lenguaje políticamente correcto, como tampoco la palabra COMUNISMO, que a muchos opositores les cuesta pronunciar, al que ingenuamente tildan de “populismo” o “gobierno corrupto”. Es muy común escuchar: “El comunismo terminó…ya no existe”.
 
El establishment político adecua la legislación a lo políticamente correcto y al marxismo cultural.: matrimonio homosexual, familia homoparental, pareja, conviviente, violencia de género, consumo de cannabis; creando delitos penales como el feminicidio: el extremo de la discriminación positiva.
 
La receptividad a este lenguaje de eufemismos que promueve la autocensura se sostiene en la manipulación de emociones como la culpa (El neo/comunismo recluta adeptos que convierte en grupos de víctimas. Siendo gobierno, las víctimas, obviamente, serán de otro gobierno, del pasado reciente o lejano (ej. falso genocidio en Guatemala). Infunden a los “victimarios” (opositores, “enemigos de la paz” en Colombia) un sentimiento de culpa; miedo a humillar u ofender a otros; miedo al aislamiento (al no cumplir los estándares de pensamiento único que manifiesta la mayoría); miedo a la descalificación personal (demonización de la inadaptabilidad a los cambios. Descalificativos como “egoísta”, “reaccionario”, “insolidario”).
 
Para el neocomunismo, la verdad ofende; la mentira los incluye. Como inclusión utiliza todos los recursos, entre ellos a esas minorías oprimidas por su propio resentimiento fomentando un sentimiento vindicativo legitimado por lo políticamente correcto, resignificando la condición de una minoría en detrimento de valores de la mayoría y la erige como modelo de ascenso económico y reconocimiento social.
 
– Este lenguaje totalitario del cinismo genera también un comportamiento políticamente correcto; ejemplo de esto son los medios masivos de comunicación y la fascinación que ejerce ante el mundo el peronista Bergoglio, ocupante del Vaticano.
 
– Un nuevo lenguaje para los viejos conceptos, con la construcción de una “paz” mundial que no requiere deponer armas. Hoy son otras.  
 
 
Etiquetas: [cidh]  [Comandos Chavin de Huantar]  [Corte IDH]  [derechos humanos]  [diario la razon]  [Francisco Eguiguren]  [Lourdes Alcorta]  
Fecha Publicación: 2015-06-17T15:38:00.003-05:00


    Eguiguren dice que no defenderá a Perú en la CIDH

    Fuente de imagen: Diario Correo

    Fuente: Diario La Razón (17/06/2015)

    El exministro de Justicia, Francisco Eguiguren, fue elegidonuevo miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para el período 2016-2019.

    El peruano fue elegido en reñidas elecciones con 26 votos de países de América reunidos en el marco de la XLV Asamblea General de la Organización de los EstadosAmericanos (OEA).

    Junto a Eguiguren, fueron también elegidos por los Estados miembros de la OEA los candidatos Esmeralda Arosemena(Panamá), Enrique Gil Botero (Colombia) y Margarette May Macaulay (Jamaica).

    En sus primeras declaraciones Eguiguren dejó en claro su posición. “No voy a defender al Perú, yo he sido una persona independiente y así me voy a mantener en la CIDH”, señaló.

    Asimismo, no se pronunció con firmeza en torno a la manera en que dicha instancia ha venido aceptando desde hace años las numerosas demandas entabladas por ONG, en representación o defensa de terroristas y sus familiares, contra el Estado peruano.

    Por su parte, la congresista Lourdes Alcorta lamentó esta noticia. “Dudo que la presencia de Eguiguren en la CIDH implique una mejor defensa para el Perú frente a las demandas (de terroristas) contra el Estado”, aseveró.

    Recordó que cuando Eguiguren era ministro de Justicia y se presentó en el Congreso, ella le preguntó directamente qué se iba a hacer en el caso de los comandos Chavín de Huántar, que se deliberaba en dicha instancia, “y él me dijo: ‘yo no defiendo a violadores de derechos humanos. Ante ello le dije que le estaba preguntando por los comandos y él me reitero lo señalado”.

    “No entiendo cómo un militar (como Humala) puede haber propuesto a una persona como él para este cargo”, añadió.
    Etiquetas: [APRODEH]  [baguazo]  [derechos humanos]  [Luis del Carpio]  [Policia Nacional]  [Terrorismo Peru]  
    Fecha Publicación: 2015-06-17T10:00:00.000-05:00


      Baguazo: Aprodeh enjuicia a policías y pide US$ 5 millones


      Fuente: Diario La Razón (08/06/2015)

      Los policías que participaron en el llamado ‘Baguazo’, donde una turba asesinó a 23 efectivos, se encuentran actualmente enjuiciados por la ONG Aprodeh, organismo que exige una reparación civil de US$ 5 millones, denunció el comandante PNP (r), Luis del Carpio, quien es uno de los afectados.

      “Ahorita estamos enjuiciados y no hay apoyo de la institución (policial)“, señaló el oficial retirado en entrevista con un medio de comunicación local.

      Precisó que los policías actuaron en defensa propia porque por un lado tenían una quebrada o barranco y por el otro lado tenían a los indígenas enfurecidos. “Prácticamente estábamos perdidos”, dijo. Refirió que como parte de su defensa, hicieron uso legítimo de sus armas, por lo que fallecieron 10 miembros de la turba que los atacaba salvajemente.

      Sin embargo, por esta situación, Aprodeh los denunció por homicidio culposo y solicitó más de 5 millones de dólares.

      Refirió que lo más indignante es que el procurador del Estado, en vez de darles una defensa adecuada, “lo único que ha hecho es presentar un escrito indicando que en el tema de reparaciones civiles la responsabilidad es personal”.

      En otro momento reveló la situación del mayor Bazán, quien a la fecha sigue desaparecido a pesar de que se han hecho todos los esfuerzos para ubicar su cuerpo.

      “A su costado había una quebrada donde los indígenas subían y al ver que nos estaban rodeando y se subían por la parte de la quebrada, el mayor empezó a escalar hacia arriba”, señaló.

      Asimismo, aseguró que lo presenciado en Bagua es algo que jamás podrá olvidar e indicó que aún recuerda a sus compañeros, varios de los cuales algunos fallecieron víctima de la violencia de los indígenas.
      Etiquetas: [dictadura]  [Economia Ecuador]  [Escuela Austriaca]  [impuestos]  [José Isidro Morante Erazo]  [liberalismo]  [Rafael Correa]  [socialismo]  
      Fecha Publicación: 2015-06-11T13:31:00.000-05:00
      Ecuador siempre ha sido un país conflictivo y estos más de 8 años de gobierno de Rafael Correa han demostrado que la paz interna está lejos de ser alcanzada, la revolución ciudadana alimento a la pobreza, delincuencia y al narcotráfico, haciendo que la sociedad se vuelque a solucionar o impedir que estos males toquen su puerta.

      Sobrevivir sigue siendo una de las principales actividades de los Ecuatorianos, el llamado milagro ecuatoriano de Correa nunca existió, lo que si ha existido es un constante acoso a la propiedad privada, tanto a la primaria que es la vida como a la derivada del esfuerzo del individuo, y es ahí donde tenemos una suerte de espada que cuelga sobre los cuellos de los ecuatorianos.

      La moneda fue una de las primeras en ser atacadas, la dolarización siempre ha sido la piedra en el zapato de Correa, y por eso ha dado pasos firmes a eliminarla, las regulaciones al encaje bancario y su posterior conversión en bonos, el cambio de metodología para el cálculo de tasa de interés, la segmentación de las tasas, el constante y astronómico déficit fiscal producto del voraz apetito económico del obeso estado que han creado, el impuesto a la salida de divisas y demás medidas hasta llegar al dinero electrónico, medio con el cual se coloca la primera piedra para la lápida de la dolarización. Y es que el dinero electrónico no solo es un juguete nuevo para los socialistas quienes han hablado de que es una opción más de liquidez y seguridad, también es un instrumento de curso forzoso tal como lo detalla su reglamento de aplicación en cual obliga a la Banca Privada a usarlo.

      Pero porque se afirma esto primero el ISD más que un impuesto es un instrumento para devaluar artificialmente el dólar es decir los exportadores tienen un costo de dólar de $1 = 1 y los importadores tienen un costo de dólar de $1 = 1.05 esto gracias al 5% de ISD, hasta ahí funciona el mundo mágico del Gobierno, sin embargo lo que aparentemente está bien hecho ha causado distorsiones en el sistema de precios.

      Pues un bien exportado tiene algún componente material o humano que proviene de un bien importado, ejemplo: El cartón de las cajas de banano, las materias primas para protegerlo de las plagas y eso solo hablando de 2 componentes de un producto exportado.

      Ahora si lo vemos desde la visión del individuo el bananero, tiene cartón más costos, materias primas más costosas por lo tanto se disparan los costos y en esos incrementos ha sido golpeado el bolsillo de otros individuos ya que si suben los costos de producción subirán también los precios de esta sean para el mercado nacional como al internacional.

      Ahora supongamos desde la visión del individuo importador de insumos agropecuarios, el decide no aumentar los precios y el asumir los costos de los nuevos impuestos, seguro venderá mucho más, pero eso no garantiza tener una rentabilidad lo suficientemente grande para igualar lo que el estado le quito el año pasado por impuesto a la renta. Vemos ahí como el estado se golpeó solo el bolsillo al devaluar artificialmente la moneda.

      Lo mismo ocurre con las salvaguardas arancelarias, los cupos de importación y las demás trabas que en el futuro ingeniaran, todos estos impuesto hacen que haya menor cantidad de emprendimientos nuevos y que las empresas establecidas bajen sus ventas y por ende su impuesto a la renta a final del año.

      Esto no solo es un golpe en el propio bolsillo del estado sino a la sociedad desde la óptica del individuo trabajador podemos apreciarnos con menores utilidades, menores oportunidades de opciones laborales y por último el desempleo.

      Pero porque están preocupante que el estado tenga el control del dinero, hay que entender los siguientes elementos:

      - El estado no genera riqueza pues su naturaleza es la extracción de recursos a los individuos.

      - Los políticos son seres llenos de buenas intenciones, el problema es que esas buenas intenciones las quieren materializar con dinero ajeno y para el beneficio propio.
        
      - No es un problema de administración, el estado ha sido empresario y ha quebrado o ha sido tan ineficiente que traslado los costos de esta a los usuarios (ejemplos: empresas públicas de electricidad, agua potable y telefonía).

      - Las buenas intenciones del Estado y los socialistas nos han llevado a perder el pasado, el presente y el futuro, eso se resume en el constante acecho a los dineros privados de los fondos de pensiones sean privados o públicos. Los fondos siempre serán de los individuos aportantes.

      - La corrupción siempre será una herramienta útil de los socialistas, se llenan los bolsillos y otros deben solucionar los problemas que causa el saqueo indiscriminado de la sociedad.

      Ante todo esto ¿debemos confiar en un ser abstracto e imaginario como el estado? ¿Puede alguien extraño a su familia saber sus necesidades y solventarlas? Es ahí donde entra la lógica del individuo, quien mejor que uno mismo para saber sus necesidades, lo cual se fundamenta en lo escasa que es la información y como su uso correcto reduce la incertidumbre.

      Ya luego de esta amplia explicación les invito a reflexionar sobre el rol del estado en la economía, y el rol suyo como individuo ¿es necesario que el estado controle su vida? ¿Los socialistas se llenan la boca diciendo que usted es el mandante, en realidad lo es? Haga respetar lo que usted le entrega al Estado en impuestos, pídale cuentas, no deje que el Estado abuse de su dinero.

      Pueden verlo tambien en:
      http://ec.globedia.com/dinero-privado-manos-publicas

      Etiquetas: [campos de muerte]  [comunismo]  [Igor Shafarevich]  [karl marx]  [marxismo]  [socialismo]  
      Fecha Publicación: 2015-06-09T12:12:00.001-05:00
      Por Mauricio Rojas
      Fuente: Fundación para el Progreso

      Una introducción a El fenómeno socialista de Igor Shafarevich. Un gran libro olvidado.

      La editorial Sepha de España acaba de publicar El fenómeno socialista del gran disidente ruso Igor Shafarevich. El libro fue escrito clandestinamente en los años 70, en plena lucha contra el totalitarismo soviético, y a pesar de una temprana traducción de 1978 es completamente desconocido en el mundo de habla hispana, como también lo es su autor. Por ello es que sentí como un honor y un deber responder afirmativamente a la petición de la editorial de escribir una introducción a una obra tan trascendente como El fenómeno socialista. A continuación he preparado para los lectores de El Líbero una versión abreviada de esa introducción.
       
      Basta iniciar la lectura de El fenómeno socialista para darse cuenta de que se trata de un gran libro que invita a emprender un viaje intelectual absolutamente necesario para comprender las ideologías que proponen la subordinación o incluso la supresión de la individualidad en aras de un poder que se erige en representante de intereses colectivos supuestamente superiores. Eso es el socialismo en sus diversas variantes, desde sus propuestas abiertamente totalitarias hasta aquellas que de manera gradual y subrepticia van engrandeciendo el poder del Estado hasta reducir la autonomía individual a un cascarón vacío.
       
      Comprender las raíces del fenómeno socialista y el secreto de su fuerza de atracción es vital para quienes aman la libertad y aceptan la responsabilidad de defenderla frente a sus enemigos. Para ello contamos con obras imprescindibles como Camino de servidumbre de Friedrich Hayek, La sociedad abierta y sus enemigos de Karl Popper y El hombre rebelde de Albert Camus. A ellas podemos ahora agregar este gran ensayo de Igor Shafarevich, que presenta no solo un notable abanico de reflexiones sobre el socialismo como realidad histórica e ideológica, sino también una interpretación de conjunto del impulso colectivista que amerita sentar escuela dada su novedad y profundidad.
       
      Las grandes cualidades de la obra así como su tajante conclusión fueron destacadas con fuerza por el premio nobel Aleksandr Solzhenitsyn en un célebre discurso en la Universidad de Harvard en junio de 1978: “El matemático Igor Shafarevich, miembro de la Academia Soviética de Ciencias, ha escrito un libro brillantemente argumentado titulado Socialismo, en el cual realiza un penetrante análisis histórico y demuestra que el socialismo, de cualquier tipo o matiz, conduce a la destrucción total del espíritu humano y a la nivelación de la humanidad en la muerte.”
       
      El fenómeno socialista es una obra que debiera estar llamada a traspasar su tiempo y sus circunstancias, pero también es un testimonio de un tiempo y unas circunstancias que llevan el sello del totalitarismo. Fue una de las obras más significativas de aquella literatura clandestina conocida como samizdat (“autopublicación”), que con altos riesgos desafiaba el monopolio ideológico y comunicativo del régimen comunista. La lucha contra el sistema totalitario fue el aguijón que impulsó a un matemático de fama mundial a dedicarse al estudio de temas fuera de su ámbito profesional, pero también le impuso limitaciones en cuanto al acceso a fuentes para tratar el tema. Así, quien conozca la extensa bibliografía existente sobre muchos de los temas tratados por Shafarevich echará de menos referencias a algunas obras ya clásicas en estas materias. Sin embargo, esto no devalúa en absoluto el trabajo de Shafarevich, sino que incluso le da un frescor y una independencia notables.
       
      A fin de introducir la obra de Shafarevich abordaré primero las circunstancias que marcaron la vida del autor, destacando algunos hitos significativos de la misma que finalmente lo llevaron a engrosar la resistencia al régimen soviético, para luego pasar a resumir sus planteamientos básicos acerca del fenómeno socialista.
       
      CRECER EN LAS ENTRAÑAS DEL TOTALITARISMO
      Pocos podrían como Igor Shafarevich repetir de manera tan pertinente las famosas palabras de José Martí: “Viví en el monstruo y le conozco las entrañas, y mi honda es la de David”. Su vida discurre en paralelo con el auge y desplome del régimen soviético, y su honda, junto a las de muchos otros David, terminó asestándole un golpe del cual nunca pudo recuperarse. Su vida nos instruye acerca de las bestialidades del régimen comunista, pero también sobre la grandeza de aquellos que no sólo no se doblegaron sino que terminaron derrotando a un sistema que parecía imbatible.
       
      Igor Rostislavovich Shafarevich nació en Zhitomir, Ucrania, el 3 de junio de 1923. Por entonces amainaba la larga guerra civil que siguió al golpe de Estado bolchevique de 1917 y éstos afianzaban su poder. El terror inicial se había hecho más sistemático pero menos visible que durante los años del así llamado Comunismo de Guerra (1918-1921). La brutal política de requisas militarizadas de ese tiempo fue suavizada y se aplicó una serie de reformas económicas, conocidas como Nueva Política Económica, a fin de distender las tensas relaciones existentes entre el poder comunista y las masas campesinas. Sin embargo, pronto cambiaría todo. La infancia de Shafarevich coincide con las luchas dentro de la cúpula del Partido Comunista que llevaron a la consolidación del poder omnímodo de Stalin, que ya a fines de los años 20 se sintió con fuerzas suficientes como para lanzar la política de industrialización forzada que desencadenó el cambio más trascendental de toda la historia rusa: la destrucción violenta y definitiva de sus comunidades campesinas y de la figura, tanto real como mítica, del campesino ruso. Así, Shafarevich, que ya vivía en Moscú, cumpliría diez años en un país en plena guerra genocida contra su propio pueblo, que soportaba hambrunas y un terrorismo de Estado sin límites.
       
      Moría así el alma de la vieja Rusia, ese pueblo campesino portador de tradiciones ancestrales que habían hecho de Rusia lo que era. Stalin culminaba de esta manera lo que Lenin había iniciado durante el Comunismo de Guerra. Junto a ello, se lanzaban feroces campañas contra la Iglesia Ortodoxa, que incluían la destrucción física de las iglesias (en 1939 quedaba apenas un centenar de iglesias en pie en toda Rusia). En sus años mozos, Shafarevich presenció el cierre de la iglesia ubicada frente a su casa y en su retina quedó grabada la terrible imagen del cuidador de la misma ahorcado en el pórtico de entrada. Poco después, esta iglesia fue, como tantas otras, dinamitada. Corría el año 1938 en el que culminaban las grandes purgas o el Gran Terror, con su millón y medio de ejecuciones mediante las cuales se aniquiló a una parte significativa de la así llamada intelligentsia rusa. Por doquier desaparecían los escritores, académicos, científicos, ingenieros y artistas acusados de ser elementos burgueses contrarrevolucionarios, agentes alemanes o temibles “conspiradores trotskistas-bujarinistas” (habitualmente se los acusaba de las tres cosas a la vez), para ser pronto ejecutados o pasar a engrosar el vasto sistema de campos de concentración y trabajo forzado oficialmente inaugurado en 1930 y conocido posteriormente con el nombre de Gulag.
       
      Mediante este ataque simultáneo a sus estructuras sociales tradicionales, a los portadores de sus creencias y costumbres y a los representantes de su vida intelectual, el régimen buscaba cortar de raíz toda relación del pueblo ruso con su historia. La sociedad soviética quería ser un mundo totalmente nuevo, una tabla rasa o un lienzo sin mancha, para usar la célebre metáfora de Platón, en el cual poder plasmar con plena libertad el designio utópico-totalitario. Para ello se debía destruir el pasado en todas sus manifestaciones. El “hombre soviético”, el hombre nuevo del comunismo, podría de esta manera ser integralmente moldeado por sus nuevos amos.
       
      SOBREVIVIR Y LUCHAR BAJO EL COMUNISMO
      Igor Shafarevich pertenece a la primera generación de rusos totalmente en manos del poder totalitario. Sus padres eran típicos miembros de la intelligentsia rusa: cultos, amantes de la historia, la música y, además, creyentes. Pero también reducidos –como Shafarevich dice de su padre según reporta Krista Berglund en The Vexing Case of Igor Shafarevich– a aquella apatía que fue el refugio de tantos frente al terror y la brutalidad imperantes. Su biblioteca, arrumbada en un clóset, fue la primera tabla de salvación del joven y precoz Shafarevich. Allí encontró obras clásicas tanto de filosofía como de historia y literatura que no tardó en devorar con avidez. Soñó entonces con ser historiador, pero muy pronto cambió de idea al encontrar su gran pasión: las matemáticas, un mundo absolutamente no ideológico en el cual refugiarse, un monasterio, como él mismo lo ha dicho, donde poder ser libre y darle rienda suelta a su creatividad.
       
      A los 12 o 13 años, durante un período de enfermedad, se entregó al estudio de los textos escolares de matemáticas que pronto dejó atrás para adentrarse en la lectura de obras más avanzadas. A los 14 años se presentó a la prestigiosa Facultad de Matemática Mecánica de la Universidad de Moscú para que se le permitiese ingresar a la misma como “alumno externo”. Tres académicos lo examinaron y constataron que estaban frente a un genio. A los 16 años estaba ya en el quinto curso de la universidad y a los 17, en 1940, se graduaba. Defendió su primera tesis doctoral a los 19 años y en 1946, con 23 años, presentó su disertación para optar al título superior de doctor, que muy pocos llegaban a obtener. Era un “genio socialista” y el régimen no tardó en exhibirlo como ejemplo del hombre nuevo soviético. En una película de propaganda se lo muestra estudiando y esquiando. La rúbrica dice: “Un estudiante del 5º curso de la universidad de 16 años, Igor Shafarevich, ha sido nominado para recibir la beca Lenin”.
       
      La matemática fue su refugio no solo espiritual sino que también le dio una cierta protección frente a las tropelías del régimen: era demasiado valioso para aplastarlo por no ser militante comunista o por ser creyente, lo que no impidió que fuese expulsado de la universidad entre 1949 y 1953, un tiempo de persecuciones delirantes que, entre muchos otros, le costó la vida a innumerables médicos y académicos judíos. Pronto vinieron sus grandes descubrimientos matemáticos –la Encyclopedia of Mathematics, contiene 124 entradas acerca de los aportes de nuestro autor– y alcanzó la fama tanto dentro de la Unión Soviética (Premio Lenin en 1959) como a nivel internacional y las academias más distinguidas del mundo lo hicieron miembro honorario (en el Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, Italia, etc.).
       
      Así podría haber culminado la vida de Igor Shafarevich, como una gran estrella del firmamento soviético homenajeada por todas partes. Pero no fue así. Su conciencia, tal como la de otros grandes científicos (como Andréi Sájarov) y escritores (como Aleksandr Solzhenitsyn), lo impulsó a la resistencia abierta al totalitarismo, pasando en los años 70 a integrar las filas de aquellos célebres disidentes que con su enorme coraje fueron uno de los protagonistas fundamentales de la caída de la dictadura comunista. Esa fue la circunstancia que hizo que Shafarevich volviese a su vieja pasión: la historia. Para recuperarla y usarla como lanza y escudo en la lucha contra quienes tiranizaban al pueblo ruso.
       
      EL FENÓMENO SOCIALISTA: IDEOLOGÍA Y REALIDAD
      El fenómeno socialista nace de la colaboración de Shafarevich con Solzhenitsyn a comienzos de los años 70, publicando clandestinamente un embrión del mismo en el libro Rusia bajo de los escombros, que tiene a Solzhenitsyn como editor. Este libro apareció en inglés ya en 1975 bajo el título From under the Rubble y el aporte de Shafarevich lleva por rúbrica El socialismo en nuestro pasado y futuro (Socialism in our Past and Future, accesible en: http://www.savageleft.com/poli/hoc.html).
       
      El fenómeno socialista es una obra de combate contra el régimen soviético y para entender su estructura argumental es menester familiarizarse con los postulados fundamentales que sustentaban la ideología y el poder de la dictadura comunista. Estos postulados pueden ser resumidos en dos puntos:
      • El marxismo es una concepción científica de la historia, totalmente diferente y opuesta a cualquier creencia religiosa, especulación metafísica o voluntarismo moralista. El marxismo o “socialismo científico” simplemente estudia la leyes que rigen la evolución de la historia y de ello deduce la inevitabilidad del socialismo y su paso final al comunismo.
      • El socialismo, como realidad social y política plasmada en el régimen soviético, es un tipo de sociedad radicalmente nueva, sin precendentes en la historia y superador de toda opresión del hombre por el hombre. Como tal, expresa el paso del ser humano a una etapa superior de su existencia que lo libera de sus egoísmos y antagonismos, permitiendo su realización plena en una sociedad de abundancia ilimitada.
      Estos dos postulados explican la doble vertiente por la que fluye el análisis crítico de Shafarevich. Primero se aboca a estudiar la historia de la idea socialista y luego la historia del socialismo como realidad social o socialismo de Estado, aspectos que paso a exponer sucintamente.
       
      UNA FE REVOLUCIONARIA
      Tenemos primero el estudio que Shafarevich hace de los antecedentes, raigambre y estructura del pensamiento socialista moderno (marxista) que saca a la luz su arquetipo religioso y desmiente, de manera contundente, su pretendida cientificidad. Para demostrarlo, Shafarevich realiza un notable recorrido por la historia del pensamiento utópico y mesiánico occidental, que parte de Platón y llega hasta el socialismo contemporáneo.
       
      En su periplo, nuestro autor se detiene largamente en el estudio del “socialismo milenarista”, es decir, de las sectas heréticas cristianas que durante siglos proclamaron el advenimiento inminente del Reino de Cristo sobre la tierra anunciado por el Apocalipsis y que duraría mil años (de allí la expresiones “milenio” o “quiliasmo”, que definen ese Reino y, por derivación, a los movimientos que lo predican). Es en el desarrollo de esos movimientos que se crean todos los arquetipos ideales –renovación apocalíptica de la humanidad, hombre nuevo, comunidad plena, vanguardia iluminada, subordinación absoluta de la individualidad al colectivo– que luego se plasmarían en las utopías renacentistas y, finalmente, en el socialismo-comunismo moderno y sus vanguardias revolucionarias, pero en este caso eliminando toda referencia a la creencia religiosa que les dio origen y arropándose bajo el manto de una supuesta cientificidad.
       
      Marx, Engels, Lenin, Stalin y Hitler: socialistas
      Shafarevich constata así que lo que pretendía ser un análisis científico “producto de muchos años de concienzuda investigación”, para decirlo con las engañosas palabras de Marx, no es más que una repetición de antiguos arquetipos y de esa búsqueda del paraíso terrenal que siempre, cuando se ha llevado a la práctica, ha terminado sembrando el terror.
       
      Esta falta de cientificidad se hace evidente al analizar más detenidamente la obra de Marx, caracterizada por una obstinada búsqueda de confirmar todo aquello que ya había afirmado desde muy joven. La biografía intelectual de Marx es palmaria en este sentido: todos los fundamentos de la ideología marxista –la concepción teleológica de la historia, la necesidad del derrumbe del capitalismo y el surgimiento del comunismo, la polarización siempre mayor entre proletarios pauperizados y unos pocos burgueses cada vez más opulentos, la inevitabilidad de la revolución violenta y su papel creador del hombre nuevo, la idea del proletariado como mesías colectivo, el determinismo económico– fueron ya desarrollados por aquel joven Marx que aún distaba de haber cumplido los treinta años. Sus fuentes no fueron exhaustivas investigaciones en la realidad social de su época ni los ricos anaqueles de las bibliotecas. Su camino fue muy distinto y pasa por la filosofía especulativa de Hegel, el ateísmo radical de Feuerbach y el mesianismo socialista-comunista en boga por entonces.
       
      Como bien lo muestra Shafarevich, la relación de Marx y sus discípulos con la ciencia es absolutamente inversa a aquella que caracteriza a la verdadera actitud científica: no van a buscar la verdad sino a confirmar sus expectativas revolucionas. Por ello es que Shafarevich, con toda razón, afirma que “las obras básicas del marxismo carecen completamente de la característica fundamental de la actividad científica: la búsqueda desinteresada de la verdad por la verdad”.
       
      Esto se expresa en forma de múltiples contradicciones lógicas y predicciones en nada coincidentes con el desarrollo real (todo el desarrollo del capitalismo desde que Marx hiciese sus pronósticos apocalípticos es la refutación más evidente de los mismos), pero ello no obsta para que sus seguidores sigan profesando su fe revolucionaria ya que precisamente se trata de eso, una fe.
       
      Esto es importante, no solo porque explica esa ceguera tan propia de los marxistas y otros creyentes revolucionarios frente a todo aquello que contradice su fe sino porque diferencia el credo de los revolucionarios del simple engaño o la manipulación. Se trata de verdaderos creyentes, imbuidos de su fe y dispuestos a darlo todo por ella. Shafarevich subraya esta perspectiva: “Un movimiento tan gigantesco como el socialismo no puede basarse en principio en un engaño. A pesar de su demagogia superficial, estos movimientos son en el fondo honestos, es decir, proclaman sus principios fundamentales claramente para que todos les oigan”.
       
      RAÍCES Y REALIDAD DEL SOCIALISMO
      La segunda vertiente crítica que desarrolla Shafarevich trata del socialismo en la realidad, es decir, en cuanto sistema social o socialismo de Estado. Aquí, nuestro autor nos invita a un fascinante recorrido por diversas experiencias socialistas que precedieron al experimento soviético y a sus réplicas contemporáneas, poniendo de manifiesto sus similitudes esenciales y cuestionando, por tanto, la pretendida novedad histórica de los regímenes de tipo soviético.
       
      Como muestra Shafarevich, la Unión Soviética no fue de ninguna manera el primer régimen social basado en la subordinación completa del individuo al colectivo y la abolición de la propiedad privada. Las experiencias socialistas de Estado, es decir, colectivistas, han sido muchas. Se trata, en realidad, de la forma más común que tienden a adoptar los imperios tempranos, desde los del Oriente antiguo al de los incas. Este fenómeno, así como sus similitudes con el socialismo del siglo XX, fue detenidamente estudiado por Karl Wittfogel en su célebre obra de 1957 titulada Despotismo oriental: Un estudio comparativo sobre el poder total, que Shafarevich usa con frecuencia.
       
      La inexistencia de la libertad individual y de la propiedad privada que la expresa en lo económico son rasgos comunes a todos esos regímenes. También lo son el trabajo forzado, las grandes planificaciones, la manipulación de la historia que es reescrita para ponerla al servicio del poder, el monopolio ideológico (ya sea teocrático o ateo), los abundantes privilegios de los escalones superiores de la jerarquía social y la falta de todo derecho que restrinja o limite al poder central. Todo ello y mucho más revela el notable parentesco existente entre todos estos regímenes que expresan tendencias claramente totalitarias. El socialismo es, con otras palabras, un fenómeno universal, tal como lo es la ideología que lo nutre. Nada hay de nuevo en el socialismo moderno, excepto su ateísmo y su posibilidad de usar unas tecnologías de opresión antes desconocidas.
       
      SOCIALISMO Y RELIGIÓN
      De esta amplia investigación en el terreno de las ideas y la historia surge la respuesta que Shafarevich dará a la pregunta que guía todo su trabajo: ¿Cuál es la esencia y fuerza motriz del fenómeno socialista? No se trata en absoluto de una pregunta nueva pero sí de una respuesta sorprendentemente novedosa.
       
      Shafarevich pone especial énfasis en distanciarse de la respuesta más cercana a su propio análisis, aquella que ve en el socialismo una especie de religión basada, por contradictorio que parezca, en el ateísmo. Esta respuesta fue dada ya antes del golpe de Estado bolchevique por el pensador ruso Sergéi Bulgákov, que en 1906 publicó su Karl Marx como tipo religioso. El mismo punto de vista fue desarrollado, un par de décadas después, por otro notable intelectual ruso, Nikolái Berdiáev, autor de Marxismo y religión. En Occidente, esta perspectiva ha sido desarrollada por diversos autores, siendo la obra Robert Tucker Filosofía y mito en Karl Marx de 1972 un ejemplo muy destacado. Yo también he trabajado en esta dirección, tal como se puede constatar en mi libro Las desventuras de la bondad extrema.
       
      Shafarevich, que se mueve muy cerca de esta interpretación, subraya tanto sus méritos como muchas de las innegables similitudes entre religión y socialismo: “Esta postura puede apoyarse en fuertes argumentos. Por ejemplo, los aspectos religiosos del socialismo podrían explicar tanto la extraordinaria atracción de las doctrinas socialistas como su capacidad para inflamar a los individuos e inspirar movimientos populares. Son precisamente estos aspectos del socialismo los que no pueden ser explicados cuando se le contempla como categoría política o económica. Las pretensiones del socialismo de ser una visión global del mundo, que abarca y explica todo, también lo hacen análogo a la religión. Una característica religiosa es la visión socialista de la historia no como un fenómeno caótico sino como una entidad con un objetivo, un sentido y una justificación. En otras palabras, tanto el socialismo como la religión contemplan la historia teleológicamente.”
       
      A pesar de estas coincidencias entre socialismo y religión Shafarevich rechaza las conclusiones de esta interpretación. A su juicio, el impulso socialista es, más allá de las apariencias, radicalmente opuesto a aquel representado por una religión como el cristianismo y no puede por ello, bajo ningún respecto, ser visto como una suerte de realización atea y terrenalizada de las promesas y expectativas cristianas de una vida radicalmente diferente y liberada de los pesares de la existencia mundana. Shafarevich observa, de manera absolutamente certera, que la esencia del socialismo es la búsqueda de “la supresión de la individualidad” y como tal esta doctrina “es hostil hacia la personalidad humana no sólo como categoría sino, en última instancia, hacia su existencia misma”. Esto se expresa como un impulso homogeneizador, que quiere destruir toda base, expresión y resguardo de la diferenciación humana (propiedad privada, familia, libertades individuales, etc.). El socialismo busca crear un nuevo tipo de ser humano que solo existe como parte del colectivo y no como una persona con atributos únicos, una voluntad distintiva y derechos inviolables. El cristianismo, por el contrario, se basa en el desarrollo y fortalecimiento de la individualidad y la responsabilidad personal. La persona es su eje, con su relación esencial, irremplazable y profundamente moral con su Creador. El impulso religioso encarnado por el cristianismo es la afirmación y protección más rotunda de la vida y su diversidad, a la vez que actúa como un freno a la soberbia humana y a todo intento de endiosar al hombre recordándole, sin cesar, sus carencias y limitaciones.
       
      TÁNATOS Y EL SECRETO DEL FENÓMENO SOCIALISTA
      ¿Qué es entonces el socialismo? ¿Qué impulso representa su búsqueda de la disolución del individuo en el colectivo y el fin de la diferenciación humana? La respuesta de Shafarevich se mueve aquí en una dirección inesperada y novedosa, donde los sugerentes planteamientos de Sigmund Freud sobre una gran lucha entre el “instinto de vida” y el “instinto de muerte” hacen su entrada. Si la religión expresa el impulso vital o instinto de vida, que busca el desarrollo y la diversificación de lo humano, el socialismo expresa un impulso contrario, hacia su nivelación homogeneizadora, lo que implica la negación de la vida misma, que no es otra cosa que constante diferenciación. Como tal, representa un impulso destructivo de la vida existente, un instinto de muerte o Tánatos, como lo llamó Freud. El socialismo habla de la creación de otro mundo, superior y perfecto, y del surgimiento de un hombre nuevo que solo existe para entregarse a los demás, pero estas ideas no son sino la coartada de una idea subyacente, “subconsciente y emocional”: destruir todo lo que existe, incluido el ser humano tal y como es. Lo que se busca es, de hecho, un genocidio, el fin apocalíptico de la vida humana tal como la conocemos. Eso es lo concreto y a lo único a lo que se han acercado los socialismos reales. Esta propensión destructiva explica, además, la voluntad de autoinmolación revolucionaria, esa búsqueda y exaltación de la muerte por la causa a la que siempre han llamado los profetas milenaristas o marxistas (o nazistas o islamistas, podríamos agregar, llámense Adolf Hitler, Che Guevara u Osama bin Laden).
       
      Para Shafarevich, el socialismo es un fenómeno paradójico que “solo puede ser entendido si se admite que la idea de la extinción de la humanidad puede resultar atractiva para el hombre y que el impulso de autodestrucción (incluso si es una entre varias tendencias) juega un papel en la historia humana”. Se trata de una afirmación que el autor ejemplifica de múltiples maneras: desde las sectas maniqueistas, que predicaban la autoextinción mediante la abstinencia sexual, y el budismo, con su búsqueda del Nirvana o extinción completa de la existencia, hasta el nihilismo anarquista y las organizaciones revolucionarias marxistas, con sus militantes que se autoaniquilan como personas y están dispuestos a sacrificar a cuantos sea necesario para que, supuestamente, nazca el mundo nuevo.
       
      Ese es, muy apretadamente, el diagnóstico de Shafarevich sobre el fenómeno socialista. Se trata de un largo camino para llegar a la conclusión de que el socialismo expresa una amenaza para la vida misma, pero merece la pena seguirlo ya que, después de todo, el autor tiene la evidencia empírica de su parte: el intento de crear el bienaventurado paraíso socialista siempre ha terminado en los Campos de la Muerte.
      Etiquetas: [Día D]  [historia]  [segunda guerra mundial]  
      Fecha Publicación: 2015-06-07T11:18:00.001-05:00
      La batalla de Normandía en 1944, denominada en clave Operación Overlord, fue la invasión de Europa llevada a cabo por los Aliados en el noroeste de Francia, entonces ocupada por la Alemania nazi. El desembarco fue ejecutado por las fuerzas aliadas en la II Guerra Mundial. El esfuerzo aliado se concentró en desembarcar en Europa un ejército que, después de liberar Francia, llegara hasta el mismo corazón del Tercer Reich. Los preparativos de la operación Overlord se iniciaron en Gran Bretaña.


      En 1943 el principal escenario de operaciones aliado estaba en Italia, así que la proyectada invasión tuvo que posponerse otro año más, a pesar de las reiteradas protestas de Stalin, que abogaba por la apertura de un «segundo frente» en Europa que comprometiese a más tropas alemanas en el oeste y aliviase la situación de la Unión Soviética.



      En 1944 la Wehrmacht tenía diseminadas sus fuerzas en una gran guerra de varios frentes; se había perdido África ante los Aliados, que luego habían saltado a Sicilia y de allí al resto de Italia, donde se libraban fuertes combates. En el frente del este la situación era desesperada ante el irresistible empuje del Ejército Rojo, que ya estaba llegando a Polonia.
      La Operación Overlord involucraba al grueso de los ejércitos estadounidense e imperial británico, apoyados por tropas auxiliares francesas, polacas y de otras nacionalidades, para asaltar las playas de Normandía por medio de desembarcos anfibios.



      Originalmente la misión iba a comenzar el día 5 de junio pero debido a inclemencias meteorológicas se debió trasladar al siguiente día. En la madrugada del 6 de junio diez divisiones estadounidenses, británicas y canadienses pusieron pie entre el río Orne y el Vire. Aunque no se lograron todos los objetivos previstos y se conquistó muchísimo menos terreno que el esperado, se instalaron sólidas cabezas de playa donde a lo largo de los siguientes días desembarcarían 250.000 hombres y 50.000 vehículos. Se desarrolló desde el 6 de junio (Día D) hasta el 25 de agosto (Liberación de París). Después de 68 años, el desembarco de Normandía continúa siendo la mayor operación de invasión por mar en la historia, ya que casi tres millones de soldados cruzaron el canal de la Mancha desde Gran Bretaña a la región de Normandía en la Francia ocupada.


      Etiquetas: [foro de sao paulo]  [José Luis Vásquez Rosas]  [Tabaré Vásquez Rosas]  
      Fecha Publicación: 2015-06-04T21:11:00.000-05:00
      Por Alexander Torres Mega
      Fuente: La botella al mar
      Noviembre 12 de 2004
       

      Damos respuesta a las consultas que se nos formulan con respecto a Jorge Luis Vásquez Rosas, alias 'El Perro' o 'Marcelo'.

      Se trata del hermano de Tabaré Vázquez y actual responsable de su aparato de seguridad.

      Adelantamos que, hasta donde hemos podido saber, nunca fue profesor de Secundaria ni tampoco sacerdote jesuita.

      Aquí va una reseña de diversos datos que hemos recogido de diferentes fuentes, entre las cuales destacamos un reciente artículo de Gustavo Hernández Baratta.
      Tabaré Vásquez Rosas

      Integrantes de la denominada Organización Popular Revolucionaria-33 Orientales, más conocida como OPR-33, fueron quienes en 1972, más concretamente el 11 de marzo de ese año, secuestraron al joven Sergio Molaguero, hijo de un importante industrial del calzado, radicado en la localidad de Santa Lucía, quien, en aquellos días, estaba enfrentado con el sindicato de su fábrica.

      En momentos que se trasladaba en su auto, Molaguero fue interceptado por un comando liderado por un tal 'Marcelo' o 'El Perro'. Estuvo 69 días prisionero. Al otro día de su liberación, en una conferencia de prensa a la que debió asistir en silla de ruedas, Molaguero denunció feroces golpizas a las que se vio sometido durante su cautiverio a manos, principalmente, de 'Marcelo', las que fueron de tal magnitud que debió ser trasladado varias veces hasta un "hospital de campaña" para ser atendido por personal paramédico de la organización terrorista.

      El responsable del secuestro y las golpizas que casi terminan con la vida de Molaguero no era otro que Jorge Luis Vásquez Rosas, alias 'El Perro' o 'Marcelo', hermano de Tabaré Ramón Vázquez.

      Jorge Luis Vázquez fue capturado 11 días después que las FF.AA., liberaron a Molaguero. Fue procesado y condenado a 16 años de prisión por Asociación Ilícita y Coautoría de Privación de Libertad, entre otros cargos, pero fue liberado tras la Ley de Amnistía de 1985 con que los políticos obsequiaron a los terroristas sin atreverse a consultar a la población.

      Hoy, Jorge Luis Vázquez es el responsable del aparato de seguridad de su hermano Tabaré Vázquez.

      Etiquetas: [aje group]  [big cola]  [capitalismo peruano]  [empresas peruanas]  
      Fecha Publicación: 2015-06-03T16:30:00.000-05:00
      La inusual historia de una bebida peruana que consumen millones en Asia



      Fuente: Diario La Nacion (Argentina)

      Muchos peruanos aseguran que su bebida más famosa es el pisco sour, del que se disputan la paternidad con Chile. Otros opinan que es la Inca Kola, un refresco de color y sabor inusual que se consigue en restaurantes peruanos de todo el mundo, ahora que el ceviche y demás especialidades de la cocina peruana han conseguido un lugar estelar en la gastronomía internacional.

      Pero la realidad es que pocas bebidas "made in Perú" o el cualquier otra parte de América Latina han conseguido la expansión global de Big Cola, un refresco consumido rutinariamente por aproximadamente 100 millones de personas en Indonesia, Tailandia, Vietnam, India y otras naciones asiáticas, según dicen sus fabricantes.

      Es la bebida más consumida entre los 250 millones de habitantes de Indonesia y empieza a hacer entradas en el gigantesco mercado de India. Probablemente en su gran mayoría no tienen idea que el refresco es manufacturado por una empresa peruana, pero se volvieron leales a una bebida que representa un inusual reto en un mercado global dominado por multinacionales estadounidenses.

      Sendero Luminoso ayudó La empresa detrás de la Big Cola, Aje, surgió en Perú en la década de 1980. Y tal vez no habría existido nunca si no fuera por un movimiento guerrillero maoista.

      La violencia en torno a Sendero Luminoso había dejado a partes del país virtualmente incomunicadas por lo que los distribuidores de Coca Cola y Pepsi no llegaban hasta varias provincias en los Andes peruanos.

      La firma estima que llegan a 100 millones de consumidores.. 

      Los fundadores de Aje, cinco hermanos peruanos de apellido Añaños, decidieron entonces embotellar en Ayacucho una bebida gaseosa que años después se expandió en ventas a América Latina y a varios otros continentes.

      Grande en Asia ¿Cómo puede competir una empresa que tuvo sus orígenes en la provincia peruana con gigantes multinacionales de millonarios presupuestos?

      "Esto muestra el nuevo mundo en el que estamos viviendo. En los mercados emergentes hay una población joven, el 70% en los mercados emergentes, que quiere algo nuevo y distinto", dice a BBC Mundo Jorge López−Doriga, jefe de comunicaciones y sostenibilidad de Aje.

      "Entendemos mucho mejor al público joven de los países emergentes que estas grandes marcas que llevan 70 o 100 años en el mercado", asegura.

      También es cuestión de dinero. Gran parte de su estrategia comercial se centra en alcanzar a sectores que no podían consumir las gaseosas tradicionales.

      "El público joven en estos mercados no podía pagar una gasesosa porque estaba muy caro", reconoce López−Dóriga, quien señala que mientras en Estados Unidos el comsumo anual de gaseosas per cápita se acerca a 160 litros, en Indonesia apenas era de 2 litros cuando llegó Aje.

      Precio correcto Tal vez el reto más grande que emprende esta empresa peruana es buscar entrar al mercado de India, una nación de 1200 millones de personas y potenciales consumidores.

      Ya entraron en el estado de Maharashtra, alrededor de la capital comercial del país, Bombay.

      Esta zona del país, por sí sola, tiene 110 millones de habitantes. Y Big Cola ya controla el 8% del mercado ahí, señala Rengaraj Viswanathan, ex embajador de India en Argentina y comentarista de Gateway House, un centro de estudios internacionales basado en India.

      "Ellos no pueden competir con presupuestos de publicidad de Pepsi y Coca Cola. Su fortaleza es el precio. Tienen como objetivo la clase media baja. Gente que está empezando a salir de la pobreza", le dice Viswanathan a BBC Mundo.

      "En India, las propagandas de Coca Cola y Pepsi muestran a la gente en la playa, con estilos de vida muy altos. Big Cola es más para la gente con menos recursos, que no puede imaginarse en las playas de las propagandas estadounidenses", señala el comentarista.

      Nadie sugiere que los millones de consumidores de Big Cola en todo el mundo vayan detrás de un estilo de vida peruano, o asocien siquiera esta bebida con el país sudamericano.

      Los consumidores asiáticos en su mayoría "no saben dónde está Peru. Pero ven en Big Cola una alternativa global. Una marca global", sugiere López−Dóriga.

      Igual piensa el exembajador Viswanathan. "La gente no sabe que ésta bebida viene de Perú. Solo ve una botella grande y más barata", le dice a BBC Mundo.

      La firma productora de Big Cola empezó en Perú en la década de 1980. 

      Culturas empresariales ¿Hay algo en la cultura empresarial peruana que los prepare para tener éxito en Asia?

      Viswanathan le dice a BBC Mundo que hay tantas diferencias como similitudes en el ambiente empresarial de India y América Latina. "En ambos se observan casos de corrupción y tráfico de influencias", dice.

      Para el ex diplomático, en India el ecosistema de negocios es más difícil, más complejo, y tal vez por eso "hay un espíritu más competitivo" entre las empresas que luchan por sobrevivir.

      Pero en momentos en que los gobiernos de Asia y América Latina se esfuerzan por establecer más lazos comerciales, no será raro que se vean más ejemplos como este, de empresas regionales volviéndose globales.

      "Es un nuevo mundo. Hoy una empresa de India es la dueña de Jaguar y una firma brasileña compró Budweiser y Burger King", recuerda López−Dóriga. . 



      Con Información de La Nacion
      Etiquetas: [Belaunde Lossio]  [martin santivañez vivanco]  [Nadine Heredia]  [ollanta humala]  
      Fecha Publicación: 2015-06-03T10:30:00.000-05:00


      Según palabras de Martín Santivañez Vivanco en su artículo en Diario Correo: "La fuga rocambolesca del primer amigo de la Nación ha convertido toda acción política del humalismo en una grosera farsa que desestabiliza al país. El presidente Humala es el responsable político de este grave problema, porque él y su entorno más cercano son los que han creado a Martín Belaunde Lossio, llevándolo a la primera línea de la vida pública. Los Humala son los autores directos de Belaunde Lossio. Ellos lo inventaron, ellos lo hicieron crecer y de la mano de la pareja presidencial Belaunde Lossio ingresó en los círculos del poder. Tu mano meció esa cuna, Presidente. Ahora el destino de semejante engendro está unido al de tu gobierno."

      Fuente: Diario La República

      Etiquetas: [Hugo Neira]  [juan jose garrido koechlin]  [politica peruana]  
      Fecha Publicación: 2015-06-02T18:30:00.001-05:00
      Hugo Neira: “Los peruanos nos detestamos profundamente”




      Entrevistador: Juan José Garrido Koechlin

      La categorización de izquierda y derecha es de valor planetario. no significa que quienes se llamen de izquierda sean fuertes en un sistema político y los de derecha también. La prueba está en el Perú.

      Hugo Neira nos habla de las situaciones que atraviesan la izquierda y la derecha en nuestro país, a las que considera “débiles”. Presenta un panorama sobre el contexto político y social del Perú actual.

      Para muchos hoy en día hablar de izquierda y derecha es anacrónico, la modernidad no calza en un sistema dual. Para otros, facilita la comprensión de paradigmas. ¿Cuál es tu opinión sobre el uso de izquierda y derecha?

      Es extraño porque la categorización de izquierda y derecha es de valor planetario. No significa que quienes se llamen de izquierda sean fuertes en un sistema político y los de derecha también, la prueba está en el Perú. Sabemos que la izquierda es extremadamente débil en este momento, tanto que recurre a candidatos que no son suyos, como el caso del Presidente Humala. La derecha no se declara derecha, no hay un partido liberal ni uno conservador. Hay que salir de una visión de peruanizar el mundo. ¿Por qué querríamos jugar a ser más modernos que los modernos?

      ¿Existe una derecha liberal o una izquierda liberal?

      No la hay. La pregunta debería ser otra. Yo he conocido liberales en el Perú, Raúl Porras era uno de ellos, pero no había partidos liberales en el Perú. ¿Por qué no? Porque estamos viviendo una situación excepcional y extraña. Para tener una izquierda democrática, como la chilena o española, se necesita una sociedad ordenada con clases sociales que necesiten representación. Esta no es la situación peruana. ¿Por qué una izquierda no puede ser izquierda en el Perú? ¿Cómo va a serlo si la gran masa de personas pobres o clases emergentes están en las PYME? Dos millones de personas que trabajan en las PYME y que pertenecen a ese vasto sector de informales con mucho éxito.

      …que viven en un sistema más capitalista que colectivista o sindicalista, que es lo que quisiera la izquierda.

      Puedes estar en un sistema capitalista y ser de izquierda como los sindicatos de las fuerzas en Europa, los que están detrás de la social democracia. ¿Por qué no se puede en el Perú? Porque el sistema de trabajo los divide de tal manera que no puedes decir que hay una clase social de PYMES. No tienes una estructura clasista a quién representar. ¿Cómo vas a ir con una idea de izquierda heredera de Marx o de Proudhon que decía que la propiedad es un robo a quienes quieren propiedad? ¡A quienes quieren ascenso social a través del mercado y sus propios beneficios! Hay una masa atomizada de fuerzas sociales que es extremadamente difícil de entender desde el punto de vista electoral y clasista.

      O sea, ¿la izquierda le sigue hablando al agricultor, al obrero, al sindicalista cuando el Perú hoy día es uno más de productores, de empresarios y propietarios?

      Yo participé en el gobierno de Velasco. Cuando hicimos la reforma agraria pensábamos que los campesinos iban a administrar a través de cooperativas. Lo que hicieron es –y tienen una lógica social a la cual me inclino- después de la reforma agraria, en el Valle de Anta, por la acción de vanguardia revolucionaria, invadieron después que ya no había propietarios las entidades cooperativas, se lotizaron la tierra y aparecieron pequeños propietarios. Es probable que tuvieran razón, el campesino siempre prefiere tener su propiedad que trabajar cooperativamente.

      Es lo que pasó en China, en 1978 con Deng Xiao Ping cuando aparecen campesinos que decidieron, contra la ley, emprender unidades de propiedad individuales.

      Claro. Yo creo que es muy difícil para ellos (NdE: para la izquierda) porque las clases sociales no se han estructurado por la velocidad del mercado. Forman grupos completamente independientes y autónomos, donde además se crean rivalidades, porque un pequeño empresario es rival del otro, lo que va en contra de todo principio de clase. Al no haberse industrializado el país, al haberse convertido en un país de pequeños burgueses, hay un gran desorden porque en cada sitio del Perú, estos grupos sociales prefieren las marchas, la presión, el tomar las carreteras. Tienen personajes políticos que Carlos Meléndez describió muy bien como “brockers”, intermediarios que reemplazan a los políticos…

      O sea, para bien o para mal, el Perú se ha convertido en un país de acción y pensamiento individualista.

      Individual y grupal, lo que yo llamo anomia de descomposición. No puedo decir que esté mal. Funciona así y tiene una propia lógica.

      ¿Y la derecha? 

      En todas partes, la derecha defiende no sólo a grupos dominantes sino también a las clases medias, pero las nuestras son débiles. Una derecha tiene razón en ser prudente, en tener una política reservada de las cosas, no soñar en grandes reformas sino administrar lo que hay. Pero, si no tenemos una sociedad estructurada en clases –que podría venir por el empleo o la educación–, la derecha tampoco tendrá aliados en las clases medias o bajas. El resultado es que tampoco serán populares. Con todo mi respeto, conozco a personas en el PPC y muy pequeño. ¿Por qué? Porque faltan clases medias anchas. Si las tuviéramos seríamos un país con tendencia social demócrata.

      De ahí que la principal ideología de la política peruana sea el pragmatismo.

      Claro, mientras no quede otra. El problema con eso es ¿quién te representa? Las carreras políticas son cortas. Los personajes que aparecen son de poco tiempo y si es así, tienes la tentación de robar, aprovechar el puesto porque no va a quedar mucho tiempo para ser congresista, por ejemplo. Se crea una situación de corto plazo que hace daño a todos.

      ¿Cuál sería la izquierda que debe tener el Perú?

      La de Chile, España o Francia. Una izquierda democrática.

      Pero hoy la izquierda, en su gran mayoría, es democrática: participa de elecciones, no plantean la toma del poder por las armas…

      ¿Sí? ¿Era democrático apostar por alguien que en el 2006 era un chavista con un programa que hubiera sido autoritario?

      En mi opinión no, pero en el Perú, el oportunismo es tanto de izquierda como de derecha...

      Si tuviéramos que pensar en qué momento la izquierda comenzó a perder fuerzas después de Barrantes, fue cuando el compromiso con la democracia no se hizo a fondo. No lo critico. Yo también pensé durante un lapso muy largo de vida que no era necesaria la democracia. Lo reconozco. Me reconvertí cuando vi la transición española. Incluso en los años 80, la izquierda decía con Diez Canseco que la democracia servía para la acumulación de fuerzas. ¿Cómo? El sueño de la toma de poder seguía ahí. ¿Qué es eso de acumulación de fuerzas? La democracia no es ninguna acumulación de nadie, ni de derecha ni de izquierda.

      ¿Y qué tipo de derecha te gustaría ver en el Perú?

      La colombiana. Muy culta e inteligente. Pese al tremendo reto que ha sido las FARC, no hubo golpe de Estado. Me hubiera gustado saber qué país del mundo europeo soportaba los ataques de las FARC durante 40 años. Han matado gente a propósito para provocar un golpe de estado y no ha habido. Colombia es admirable.

      Hablaste de España; ahí la transición fue posible porque hubo comunicación entre los diversos sectores (que años antes se habían estado matando a balazos), pudieron crear consensos. Estamos en el 2015 y, cuando uno mira el ambiente político, académico e intelectual en el Perú, hay un debate feroz, una guerra sangrienta en donde las posibilidades de lograr un consenso (para hacer, por ejemplo, reformas institucionales) parece más que lejano, imposible. ¿Es correcta esta reflexión? ¿A qué se debe?

      Sí. Comencemos por España. Aunque parezca obvio, ahí había la conciencia de que eran españoles. Sabían que era un país de una muy vieja civilización y que unos a otros les daba vergüenza que España fuera el turco de Europa. Eso sentía Carrillo (el secretario general del partido comunista que ha vivido toda su vida en la Unión Soviética), el rey Juan Carlos o Felipe Gonzáles (que era socialista). Tenían vergüenza y básicamente la idea era: nunca más volvemos a enfrentarnos en una guerra civil. Le llamaron “enterrar el hacha de la guerra”. Cualquier pacto era posible para salir de eso, que era un paréntesis. Cuando Carrillo llega a Madrid una entrevistadora le pregunta: “Don Santiago, ¿regresa a España para establecer la dictadura del proletariado?” y Santiago le responde: “¿Dictadura? Ni la del proletariado”. 

      Lo que estaba claro era que no querían volver a hacer eso (NdE: a una dictadura). El segundo elemento era que –un tanto cínico- hubo un pacto para no pasar revista a ministros, a hombres fuertes del Franquismo. Enterraron al franquismo y los 12mil presos injustos que tuvo Franco salieron en libertad. No se tomaron casi cuentas. Hicieron algo más inteligente. Enviaron al búnker –jueces, militares y un poco después, a la universidad– a su casa. A los 40, 45 años comenzaron a jubilarlos. No hubo un preso o juicio, como en el que nos hemos enredado en Chile, Argentina y Perú hasta el día de hoy. El pueblo lo entendía. Aunque era muy incómodo, había que reconocer que el pueblo había querido mucho a Franco y habían salido de la pobreza, había habido un desarrollo económico bajo Franco sobre todo los últimos 15 años. ¿Cómo negarle eso? Industrializó, señalaron los sitios donde tenía que hacerse la inversión…

      ¿Por qué un pacto así no se puede replicar aquí?

      Porque todavía no somos suficientemente patriotas. No hemos construido una nación y no pasamos el interés general de la patria –aunque parezca tonto- por encima de los intereses particulares.

      Con la atomización de los intereses y la forma cómo está estructurado el sistema político electoral, esto solo puede ir para peor.

      ¿Qué tienen en común los peruanos? ¿Han hecho servicio militar juntos? No. ¿Pagan impuesto todos? No. ¿Tienen el mismo tipo de escuela? No. ¿Qué hace que seamos una nación? No la hay. Cuando la hay se construye por el impuesto, la educación, la gente cede sus intereses a pensar en el país. Acá no pasa eso. Nos detestamos profundamente. Hay odios feroces gratuitos. Entonces, la nación se construye a largo plazo. Que haya colegios públicos y privados, eso pasa en todas partes. Que tengan los mismos cursos no nos pasa ahora. Están formando un cierto ciudadano. Sartori dice que la democracia es el mejor sistema a condición que el ciudadano sea uno informado y consciente. ¿Cómo va a serlo si no le han enseñado a leer y tenemos una masa enorme de iletrados que no saben leer y escribir, y jamás leen un libro?

      Para algunos analistas –pienso en Alberto Vergara– el modelo económico “neoliberal” –si se quiere llamar así- ha estado a las expectativas de su oferta, ha cumplido su promesa. Sin embargo, el modelo de “izquierda”, del estado fuerte que provee servicios, ha fracasado estrepitosamente. ¿Es una clave del por qué la alta informalidad y dispersión entre los ciudadanos, en no poder conformar una nación?

      Claro. La nación es una posibilidad necesaria a mediano plazo. Creo que estamos pasando por una situación extremadamente grave porque se están juntando varias crisis. Una crisis de régimen, una institucional y una social. Es mucho. Digo “crisis de régimen”, y no de gobierno, porque el tema de Belaúnde Lossio y otros más hacen que la popularidad del Presidente Humala sea muy baja. Con ese descrédito, ya no se le puede creer.

      Eso ocurrió también con Toledo y García…

      Se ha ido desacreditando no sólo a quien está de presidente, sino a la figura presidencial. Existe una sensación de pérdida de la credibilidad (de la figura presidencial) al punto que a la gente no le interesa quién va a ganar en el 2016. Cada uno va a seguir haciendo lo suyo. Por otro lado, la crisis institucional. Y esto es más grave que Sendero, me refiero al ingreso de las mafias. Comenzó en el norte y no se hizo nada.

      Y el Poder Judicial, la Fiscalía, la Procuraduría, las instituciones no funcionan…

      Imagínate. Hacen un concurso para la PNP y tienen que rechazar a veinte personas porque tenían antecedentes delincuenciales. Es decir, han entrado al aparato judicial, policial, político, parlamentario, hay leyes que se dan –como esa de la policía para que no trabaje todo el tiempo- que están hechas por abogados de la mafia. Estamos siendo copados desde arriba y abajo. Además, la crisis social es tremenda. El mayor problema que no puedo perdonar es, ¿cómo hizo el Perú un suicidio pedagógico? ¿Cómo pudieron retirar cursos de los colegios nacionales –no de los privados que no se han dejado– de historia, geografía, física y química en los años noventa? Por una situación de emergencia, sí. Cuando Fujimori llega al poder se encuentra con que el país estaba como lo había dejado García, el peor gobierno que hubo fue el suyo (aunque hizo un estupendo gobierno en la segunda vez). Una medida de restricción fue reducir las horas de clase a solamente las mañanas. Pero, ¿por qué sacaron cursos? Al hacerlo, yo sostengo que en nuestro país la educación secundaria no existe. Ha salido una cantidad de gente sin formación para nada. Ni pueden entrar a la universidad ni tienen carreras propias. El Banco Mundial dice que de diez jóvenes, siete ni estudia ni trabaja. Tres estudian, dos de ellos trabajan y estudian y uno estudia. ¿Cómo no nos va a sorprender que aparezcan mafias con jóvenes?

      Dentro del actual panorama político, ¿sientes que hay alguna oportunidad de salir de la crisis con esta clase política?

      En la coyuntura hay tres candidatos que serían los formales, que dejarían de improvisar: PPK, García y Keiko. Me da igual quien gane. Soy amigo de García, pero cualquier de ellos haría un gobierno en el que se trataría de hacer reformas y no saldríamos de la economía neoliberal.

      Más de lo mismo…

      ¿Y por qué no? Si está funcionando. Pero hay un problema. Si esta economía liberal continúa con la mala educación estamos formando los soldados de la mafia, legiones de muchachos que no saben qué hacer con la vida.

      Y peor que eso, no hay ninguna intención de reformas institucionales tampoco…

      Claro. Si dentro de las tres posibilidades, gana uno de ellos, o bien continúa como hasta ahora –en el mejor de los mundos- o bien hace reformas, o bien aparece un outsider.

      ¿Ves posibilidades de un outsider?

      No ahora, pero si esto continúa al 2016, cualquier cosa puede ser posible.

      ¿En estas elecciones no ves las posibilidades de un candidato, por ejemplo, de extrema izquierda que capture ese veinte porciento de peruanos que están hartos de todo?

      Tengo la intuición de que Sendero le hizo un gran daño a la izquierda. Al punto que aquella izquierda que no tomó las armas y no mató a nadie, cuando le dices a alguien del pueblo: “izquierda”, te dice “terruco”.

      ¿Cómo calificarías ideológicamente a Keiko?

      Derecha popular.

      ¿Sientes que el fujimorismo hoy en día está integrado en el sistema democrático? Te lo digo porque para muchos, como MVLL, hay que ponerle una muralla china porque no se han reformado…

      Creo que hay una vieja guardia –Martha Chávez sigue ahí– que piensa en lo mucho que han hecho y no quiere reconocer lo mucho mal que han hecho también. Es un ala autoritaria. Sin embargo, a su vez, Keiko se da sus vueltas por provincia, tiene contactos con jóvenes y puede representar otra tendencia sin preocuparse de esas corrientes policiacas. ¿Por qué tendría que ser el fujimorismo un gobierno centralista con militares si no hay sendero?

      ¿No crees entonces en la posibilidad de una Keiko presidenta regresando a las épocas de Montesinos?

      Para nada. Es una muchacha peruana educada en Estados Unidos. No tiene por qué repetir lo del padre. Yo le preguntaría a MVLL, si las herencias son tan fuertes ¿por qué es tan amigo del Rey Juan Carlos? Quien era una hechura de Franco. Puede que Keiko haga la desfujimorización del fujimorismo.

      PPK está segundo con alrededor de 15%. Para muchos es la esperanza de, ya no una continuidad, sino de hacer reformas. ¿Lo ves así?

      Yo creo que sí, y por una razón: es un hombre liberal (en el sentido de reconocer la existencia del otro). Podría llamar gente muy diversa. Incluso sectores de izquierda no tienen ningún empacho en eso. Es un pragmático, es muy competente, ha sido prácticamente el presidente económico que le hizo las cosas a Toledo. Sin embargo, por motivos distintos, Keiko tendría más cercanía al pueblo, mientras PPK a las elites. No haría un mal gobierno.

      Alan García está tercero con cerca del 10%. ¿Cómo verías un tercer gobierno?

      Primero quisiera saber si se va a presentar, porque tengo mis dudas. Si él ve que no puede entrar ni siquiera a segunda vuelta, no se presenta. Si llega a segunda vuelta, sería mucho pedir, porque todos los escándalos que ha habido le manchan la pechera. Pero por ser su tercer y último gobierno, podría ser capaz de hacer las grandes reformas que se necesitan. Tocar el sector judicial, la policía, los sistemas carcelarios. ¿Quién se va a atrever a tomar las medidas impopulares que introduzcan el orden al estado de derecho? Solamente una persona que ya no tenga nada más que aspirar.

      Sin tomar en consideración si son de izquierdas o derechas, ¿cuáles serían las tres grandes reformas que te gustaría ver en el Perú?

      La primera, la administración de justicia (poder judicial y policial). La segunda, la educación en masa. Volver a la educación secundaria con buenos cursos; y la tercera, darle más democracia a las representaciones regionales. Yo le he preguntado a mis alumnos bolivianos, ¿por qué no hay antimineros en Bolivia? No es por la represión. ¿Bolivia es un país más campesino que el Perú? Sí. ¿Las masas campesinas están al borde de la ciudad? Sí. Y sin embargo, todo el país está catastrado de trabajos mineros. ¿Por qué no hay conflictos? Primero porque el gobierno es fuerte. Evo intervino y cambió la relación con las empresas. Del 83% que la empresa se llevaba de las ganancias de las minas y 17% que iba para el Estado, pasó a 17% para la empresa y 83% al Estado. Protestaron, se fueron, y regresaron. La vinculación –lo que se llamaría el canon- de los ingresos va directo a los alcaldes, a las comunidades, a los barrios. ¿Cómo van a protestar si están incluidos? No es sólo una inclusión social, sino política. Tenemos que armonizar el poder con la base. Fíjate los antecedentes del Perú. Cuando Belaunde llega, inventa Cooperación Popular. ¿Cómo se relacionaba el APRA de Haya de la Torre? Había el Buró de Conjunciones. Cuando nosotros estuvimos con los militares, inventamos el SINAMOS. Fujimori tomaba el helicóptero. Hoy no hay nada que vincule. Tiene que haber algo que sustituya al partido. El partido es un aparato que lleva información de gobierno y recoge información también con lealtad. Es un canal que hoy no hay. Hay que remodelar por completo la institucionalidad de los gobiernos regionales.

      ¿Cuál es tu balance del gobierno de Ollanta Humala?

      Él ha continuado la economía como ha podido. Hay que ser justos: le ha tocado una época más difícil desde el punto de vista de cobertura internacional. Hasta el momento es un demócrata. No ha habido intención de quedarse a hacer un golpe de estado. Tampoco sabemos que haya presión sobre los medios. Aunque hay muchas cosas que no ha hecho, no se ha comunicado, ha creado una gran desilusión –ya son varias que se acumulan, la del aprismo, Fujimori–. Si hay elecciones sin interrupción, porque yo no lo creo hasta que no pase…

      ¿Consideras que tiene un ánimo anti-democrático? ¿Representa aún un riesgo?

      Puede tener una lógica bastante justificada por nuestras manías persecutorias.

      Hacernos vivir bajo esa amenaza le ha funcionado, mal que bien, en estos cuatro años. 
      Bien, no. Ha funcionado.

      ¿Consideras que todavía estamos en riesgo hasta 28 de julio de 2016?

      Sí, porque además hay una situación nacional en que la gente está pidiendo a gritos mano dura. Una señal muy mala sería que Cateriano –que resulta un gran político– se fuera. Es un demócrata y un hombre de confianza. Creo que el peso de Vargas Llosa hace que esté ahí. Yo haría un pacto político para que el Presidente Humala se retire, diciéndole que no va a haber persecución… porque francamente, esta costumbre de perseguir al que ha gobernado es como para no irse.
      Etiquetas: [cementos lima]  [diario altavoz]  [movimiento revolucionario tupac amaru]  [MRTA]  [Terrorismo Peru]  [Victor de la Torre]  [Víctor de la Torre Romero]  
      Fecha Publicación: 2015-06-02T16:30:00.000-05:00
      Historia de un secuestro

      Fuente de imagen: CVR

      Autor:    Victor de la Torre

      Hay cosas que no debemos olvidar

      En fecha 11 de setiembre del año 1990 el vehículo donde iba mi padre Víctor de la Torre Romero en ese entonces Presidente del Directorio de Cementos Lima, fue interceptado en la Av. Javier Prado a la altura de Tecnillantas Calle Párraga, cerca de ADEX a las 09:30 am por un comando del MRTA. Al ser amenazado por la armas de guerra del comando mi padre se bajó del vehículo y tras pedir que no se le haga daño a su chofer, el Sr. Mario Quicaño, subió a una camioneta van que no tenía lunas y salió por la Av. Bailetti que es paralela a la Av. Javier Prado con dirección a la Carretera Panamericana en donde se perdió de vista. Este fue el inicio de un secuestro realizado por el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru que duró 15 meses hasta el 24 de diciembre del 1991, fecha que nos fuera devuelto mi padre, previo pago del rescate respectivo.

      Antecedentes

      Mi padre, en ese tiempo, era Presidente del Directorio de Cementos Lima, empresa a la que había ingresado a trabajar a los 21 años con el cargo de controlador de ingreso de camiones, habiendo llegado después de una exitosa carrera dentro de la empresa a ocupar la Presidencia del Directorio. Anteriormente ya mi padre había tenido que soportar la pérdida de sus acciones y su trabajo por el Gobierno Dictatorial del General Juan Velazco Alvarado quien confiscó Cementos Lima a favor del Estado. Restituida la empresa, mi padre entra al directorio de Cementos Lima, en donde años después fue nombrado por la Junta de Accionistas de la empresa como su Presidente, fue una época muy difícil para la compañía ya que esta tuvo que afrontar los problemas económicos en ese entonces tuvo el Perú, como la hiperinflación.

      Por razones de haber hecho carrera en la compañía, él era una persona muy conocida y apreciada por todos los trabajadores de la empresa y era reconocido por su bonhomía, cortesía para tratar a los demás y su espíritu abierto para recibir a cualquier trabajador de la compañía. La puerta de su oficina nunca estuvo cerrada.

      Se casó con María Gabriela de la Piedra, somos cinco hermanos, todos casados y de los que han nacido dieciséis nietos y tendría ahora cinco bisnietos.

      El Secuestro

      El 11 de setiembre de 1990 luego de ser secuestrado, mi padre fue llevado y depositado en una cisterna de 1.5 mts. de alto por 2 mts. de largo y 1 mts. de ancho contando solamente con un colchón viejo, un foco de luz de 100 kw prendido las 24 horas del día y con música a todo volumen también durante las 24 horas del día, que tenía como objeto que no pudiera escuchar las conversaciones que pudieran estar teniendo sus captores del MRTA. Como curiosidad, mi padre siempre sostuvo después del secuestro que alguno de sus secuestradores tenía acento extranjero, y efectivamente, después nos enteramos de la participación de terroristas chilenos dentro del MRTA. Las condiciones del encierro fueron terribles, nunca se le permitió cambiarse de ropa, ni siquiera de ropa interior, se le alcanzaba una vez por semana una lata de Nescafé para que hiciera sus necesidades, se le alcanzaba la comida en raciones ralas una vez al día, no se le permitió asearse; lo que me permite calificar el caso de mi padre, como un caso de tortura extrema, muy similar a la que estuvieron expuestos los soldados norteamericanos que eran capturados por los miembros del Vietkong en la guerra de Vietnam que eran introducidos en pozos subterráneos por años y en condiciones que ni a los animales se les da. Producto de este secuestro y tortura, mi padre salió de su secuestro con trastornos psicológicos y psiquiátricos derivados de la descompensación total de la parte química de su organismo, lo que lo llevó a un cuadro maniaco-depresivo al haber consumido durante este sádico secuestro todo el litio de su organismo.

      El psiquiatra que lo trató al salir del secuestro, fue su compañero de clase Saúl Peña, quien nos informó a la familia que mi padre estuvo sujeto a un stress equivalente al que tiene un ejecutivo que trabaja las 24 horas del día a toda presión. Las consecuencias de esta enfermedad fueron que mi padre se auto recluyó en su habitación durante tres años, tenía miedo de caminar por el jardín de su propia casa, despertando a la familia muchas madrugadas para que lo fueran a acompañar. De la noche a la mañana pasaba a estados de euforia llevados a extremos que preferiría no detallar, pero les podría mencionar dos botellas de whisky en tres horas sin emborracharse, pueden imaginarse el sufrimiento de toda su familia, esposa, hijos y nietos al ver en ese estado a un ser tan querido.

      Esta situación, psiquiátricamente muy difícil, nos llevó a contratar en Estados Unidos al Doctor Pérez Nué, especializado precisamente en los casos de los soldados americanos que estuvieron en circunstancias parecidas a las de mi padre, el mismo que por suerte logró que llegara a cierta estabilización emocional, que le permitió que en sus últimos años de vida llevar un comportamiento cercano a la normalidad.

      En los 15 meses que estuvo secuestrado, la única posibilidad de tener una aproximación con mi padre, fue a través de nuestras constantes solicitudes fueron de prueba de vida, para lo cual lo torturaban para que emitiera gemidos solicitando los pagos prontos del rescate solicitados por ellos. Durante el secuestro se produjeron constantes amenazas hacia la familia en especial a los nietos de mi padre, quienes estaban en el nido, en una ocasión el mismo señor Serpa Cartolini se identificó como Mario García: (a raíz de la toma del Embajada del Japón, reconocí perfectamente la voz de este terrorista del MRTA) él era quien nos informaba del grave estado de salud de mi padre y que en caso el muriera durante secuestro, el siguiente que iba a morir iba a ser mi pequeño hijo Víctor de la Torre o los hijos de algunas de mis hermanas, dando datos precisos de los centros de educación inicial donde estudiaban. Como podrán ustedes comprender, no solamente torturaban a mi padre, sino también a toda la familia.

      Espero que este somero recuerdo de lo que pasó en aproximadamente 15 años de vida de nuestra familia les haga tener una idea de que el secuestrado más que un secuestrado es un torturado y que la familia también es secuestrada y torturada. Desde aquí, expreso mi solidaridad a quienes como los comandos del Operativo Chavín de Huántar abrieron las luces al final del túnel con la magnífica y extraordinaria operación que liberó a los rehenes de la Embajada de Japón y que creó un nuevo día para todos los Peruanos; igualmente manifiesto mi solidaridad a todos los militares, policías, autoridades, campesinos, obreros, estudiantes que fueron asesinados y torturados, mutilados, etc. por estas monstruosas organizaciones terroristas como son Sendero Luminoso y el MRTA; en mi caso particular, ruego a Dios que estas organizaciones no vuelvan a resurgir jamás en el Perú.

      Consecuencias físicas del secuestro

      1. Insuficiencia cardiaca, que lo llevó a la muerte poco más de una década después, el 06 de agosto del 2003, mi padre murió a la edad de 71 años siendo hijo de familia de longevos ya que su padre murió a los 87 años y su madre a los 92 años.

      2. Enfermedades de la piel de todo tipo, hongos, acarosis, pruritos, etc., como consecuencia de la insalubridad de la cisterna en donde fue recluido.

      3. El tener el foco de luz permanentemente prendido hizo que tuviera problemas en las retinas, obligándolo a usar anteojos el resto de su vida.

      4. Por la pésima alimentación recibida, se le descubrió enfermedades que ya habían desaparecido en el Perú desde la época de la conquista, tales como el escorbuto (falta de vitamina C) y Beri Beri (falta de vitamina B), estas enfermedades fueron muy difíciles de detectar ya que en la actualidad no existen pacientes que las hayan contraído.

      5. Mi padre el día de su secuestro pesaba 98 kgs. cuando salió de su encierro, con las justas llegaba a los 50 kgs. La suerte que nosotros tuvimos como familia, fue que estos individuos nunca pudieron doblegar su espíritu, habiendo conseguido salir con vida de su secuestro y tortura que no fue el caso, por ejemplo, del Ing. David Bayón, quien también fue secuestrado un 11 de Setiembre pero apareció muerto en la calle con decenas de kilos de menos y un balazo.

      La familia durante el secuestro

      Hubo muchos secuestrados que han vivido las mismas torturas sufridas por mi padre y su familia, los mismos que nos sentimos secuestrados hasta el día de hoy al haber sido testigos de tanta barbaridad y sadismo.

      Mi madre, soportó de manera admirable todas estas barbaridades, entre los hermanos nos turnábamos para acompañarla mudándonos con ella para no dejarla sola, tuvimos la asistencia anímica de amigos inolvidables como mis tíos Alberto y Elsa Benavides quienes iban todas las semanas a visitarla, pero también tuvimos que sufrir el rechazo de muchos amigos que no se acercaban a nosotros por miedo al contagio del secuestro.

      Mi abuela, la mamá de mi padre, murió a los 92 años un mes antes que salga mi padre de su tortura; lo primero que me dice mi padre al salir es “ya sé que se me murió mi mamá” por suerte, para mi abuelita, estando tan viejita, había perdido la noción del tiempo lo que nos permitía decirle que mi papá ya iba a ir a verla en cualquier momento.

      Conclusiones

      Quiero presentar la más enérgica protesta de parte mía y de mi familia por la forma tan especialmente blanda como las autoridades han tratado a estos criminales, muchos de ellos están libres circulando por las calles ya sea organizando “Congas”, “Tías Marías” o “Curvas del Diablo”, pero siempre haciendo lo que saben hacer bien: Destruir nuestra patria, el Perú.

      Finalmente, decirles a los señores comandos del Operativo Chavín de Huántar, que su acción heroica nunca será olvidada porque como alguna vez escuché de alguien, “no hay mayor acto de amor que aquel que da la vida para salvar la vida de otro”. Ustedes señores, dieron su vida para salvar la vida de los rehenes de la Embajada de Japón, hago la atingencia que también considero Héroes de la Patria a los rehenes como el Almirante Luis Giampietri Rojas, y otros rehenes que arriesgaron su vida para el éxito del operativo.

      Quiero aprovechar la oportunidad de este foro para plantear se investigue y se averigüe, en dónde se encuentran ubicados las decenas de millones de Dólares pagados por los secuestrados y la gente que ha sido extorsionada por estos malhechores. Sabemos que hay cuentas en el exterior y la gente que está purgando condena por Terrorismo, saben dónde están estas cuentas. Yo quisiera solicitar a las autoridades de este país, que se encuentren estas cuentas y que no se les permita la salida de la cárcel a ningún terrorista hasta que se encuentren en esas cuentas y cuando se encuentren y se recobre el dinero de ellas, sugiero que ese dinero sea entregado a las familias de militares y policías que sacaron la cara por nosotros, nos defendieron y que han sufrido las consecuencias físicas y emocionales de haber enfrentado a estos perversos asesinos, torturadores y secuestradores. No creo que ninguna de las familias que sufrimos los secuestros de nuestros seres queridos estaría en desacuerdo, que el uso de esos fondos sea para estos fines; creo que llega el tiempo en que los militares y policías que se enfrentaron al terrorismo sin importarles sus vidas y las de sus familias, tengan un reconocimiento por parte del Perú y de todos los Peruanos.
      Etiquetas: [alberto fujimori]  [antifujimorismo]  [eliana carlin]  [frank krklec]  [Fuerza Popular]  [fujimorismo]  [giancarlo navarro]  [keiko fujimori]  [nak]  [no a keiko]  [patricia zevallos]  
      Fecha Publicación: 2015-06-02T09:41:00.000-05:00


      Autor: Frank Krklec Torres*

      No a Keiko fue un grupo de Facebook creado el 23 de mayo del 2009 por Giancarlo Navarro y Patricia Zevallos con el objetivo de impedir que el fujimorismo gane las elecciones presidenciales del año 2011.  Posteriormente los seguidores del grupo pasaron a una página de Facebook, la cual en septiembre del 2009 tuvo más de 11 mil fans. 

      El crecimiento de "No a Keiko" continuó durante el 2010 y el 2011 alcanzando su punto máximo en plena campaña electoral a fines de ese año (198 mil fans según Navarro), cuando perdió Keiko Fujimori en segundo vuelta contra Ollanta Humala Tasso. Sin embargo, a pesar de ese éxito en los años siguientes (ver gráfico) esta página de Facebook no solo se estancó, sino que perdió una significativa cantidad de seguidores... prueba de ello es que a la fecha (02/06/2015) tiene 189,743 fans (9 mil menos que en el 2011).

      Estadísticas de seguidores de Facebook de "No a Keiko"

      ¿A que se debió ese congelamiento de su crecimiento en redes sociales? Podemos ensayar algunas explicaciones.

      Lo primero, es que en noviembre del 2011 los otros administradores de No a Keiko expulsaron a Giancarlo Navarro y Patricia Zevallos (fundadores de NAK) por supuestamente haber defendido a Yanacocha durante el Conflicto Social sobre Conga. Ahi comenzó una primera división en la página. Resulta que la facción de Jimena Sánchez y Máximo Kinast se quedaron con la página de Facebook original mientras que Giancarlo Navarro se adueñó de la página web, youtube y twitter (actualmente con 19,200 seguidores) originales de NAK. Asimismo, ese mismo año Eliana Carlín renunció al colectivo porque comenzó a trabajar en el gobierno de Ollanta HumalaEsto definitivamente tuvo un impacto en la manera de administrar el Facebook.

      Equipo original de "No a Keiko", antes de las peleas... Fuente: www.noakeiko.com
      Lo segundo, es que después de las elecciones presidenciales del 2011, en las que ganó Ollanta Humala Tasso, el ambiente extremadamente polarizado del país disminuyó, por lo cual la interacción de las contra campañas se redujeron.  Asimismo los escándalos durante el gobierno de Humala (Conga, Antalsis, Antauro, Belaunde Lossio, Oropeza, etc.) hicieron que los internautas lo critiquen mas a él que a los políticos de oposición.

      Lo tercero, en marzo del 2015 Facebook inició una "Limpieza de Trolls", lo cual quiere decir que se iban a borrar los "me gusta" de las cuentas inactivas en las páginas de esa red social. Esto afectó gravemente a "No a Keiko" (que al parecer tenía gran cantidad de trolls como seguidores), en febrero del 2015 tenía 197,100 mientras que ahora tiene 189,741. Casi 8 mil seguidores menos en 60 días.

      Y finalmente lo cuarto, es que las calidad de las publicaciones actuales distan mucho de las publicaciones originales las cuales eran mucho más creativas y generaban más interacción con sus seguidores, actualmente sus publicaciones son monótonas y repetitivas salvo raras excepciones.


      ¿Tiene futuro el antifujimorismo virtual en Perú, con su página emblema estancada hace 4 años y en pleno decrecimiento este año? 

      El tiempo lo dirá...

      Mientras tanto, la página oficial de Keiko Fujmori tiene más de 674,600 seguidores y la página "Frente Fujimori Libertad" que busca la libertad de Alberto Fujimori tiene 407,532 seguidores.

      Las cosas en el "mundo real" tampoco no van nada bien para los antifujimoristas. De acuerdo a las últimas encuestas un tercio de peruanos votaría por Keiko Fujimori en las elecciones presidenciales del 2016, y en una hipotética segunda vuelta, podría vencer sobradamente a PPK y a Alan García, sus competidores más cercanos.



      *Director del blog político Catarsis y Harakiri
      Etiquetas: [aborto]  [aborto terapeutico]  [derechos humanos]  [despenalización del aborto]  [Sergio Tapia Tapia]  
      Fecha Publicación: 2015-06-01T18:00:00.000-05:00
      La unidad del sistema jurídico



      Autor:    Dr. Sergio Tapia Tapia

      El Parlamento Nacional o Congreso de la República, es el poder el Estado cuya atribución principal es dar las leyes que regirán las conductas de los ciudadanos dentro del territorio de la República.

      En primer lugar, esto de las leyes que nos rigen se convierte en un problema, y el modo como provienen los legisladores no forma parte de la solución, cuando ellos -los congresistas- son elegidos cada cinco años (dentro de la normalidad democrática, la que a veces padece interrupciones de diversa temporalidad).

      Nuestros congresistas son electos según el vaivén ideológico y los ritmos pendulares de las orientaciones y preferencias de los múltiples electores.

      A ello, se suma, el signo ideológico que podrían tener las mayorías parlamentarias, inestables en la continuidad. Inestabilidad que felizmente gozamos, al no padecer el régimen totalitario del castrismo ni del chavismo, ni la moda re-eleccionaria a la boliviana, argentina, brasilera, etc.

      El Congreso se ha abocado a discutir un nuevo Código Penal, pues, son tan numerosos los pedidos para modificar el actual Código Penal, que se consideró mejor hacer uno nuevo.

      En estas discusiones y planteamientos, se observa la necesidad de guardar coherencia dentro del propio sistema jurídico nacional: La constitución defiende la vida del concebido, el Código Civil legaliza los derechos del que está por nacer. Por lo que no es propio que mediante el Código Penal se trastoque la figura delictiva del aborto, que es la interrupción de la vida del que está por nacer.

      Aquí, en este tema, los defensores cabales de la vida del ser humano juegan un rol importante, frente a las posiciones feministas y socialistas.
      Etiquetas: [abimael guzman]  [ACI Prensa]  [Alessandro Dordi]  [luis bambaren]  [Miguel Tomaszek]  [odio religioso]  [SENDERO LUMINOSO]  [Terrorismo Peru]  [Zbigniew Strzalkowski]  
      Fecha Publicación: 2015-06-01T16:00:00.000-05:00
      Perú: Líder terrorista confesó que ordenó asesinar a tres sacerdotes por odio a la fe

      P. Alessandro Dordi, P. Miguel Tomaszek y P. Zbigniew Strzalkowski. Foto: Comisión Central de Beatificación de los Mártires / Diócesis de Chimbote.

      Fuente: ACI Prensa

      REDACCIÓN CENTRAL, 27 May. 15 / 02:05 pm (ACI).- Los sacerdotes franciscanos polacos Miguel Tomaszek y Zbigniew Strzalkowski y el sacerdote italiano Alessandro Dordi serán beatificados como mártires en diciembre próximo. Fue el propio líder del grupo terrorista Sendero Luminoso (SL) quien confirmó que fueron asesinados por odio a la fe.

      El Obispo Emérito de Chimbote e iniciador del proceso de beatificación de los tres presbíteros, Mons. Luis Bambarén, reveló a ACI Prensa que desde la cárcel donde purga cadena perpetua, Abimael Guzmán, fundador de SL, admitió que él mismo ordenó la ejecución.

      Según Mons. Bambarén, el terrorista incluso pidió perdón por el asesinato y arguyó que la labor de evangelización de los presbíteros era obstáculo para el adoctrinamiento del grupo terrorista sobre la población.

      La declaración de Guzmán se convirtió en “testimonio fundamental” para el reconocimiento de su martirio, según reconoció el Prelado en entrevista con ACI Prensa.

      Los sacerdotes Tomaszek y Stralkowski fueron asesinados en Pariacoto, distrito de la sierra norte de Perú. El 9 de agosto de 1981, un grupo de Sendero Luminoso ingresó a la casa parroquial, sacó a los dos sacerdotes y los llevó al cementerio del poblado. Al P. Miguel lo mataron con un disparo a la nuca, mientras que al P. Zbigniew lo mataron con un disparo en la espalda y otro en la cabeza.

      A algunos kilómetros de ahí, en el poblado de Vinzos, fue asesinado el P. Alessandro el 25 de agosto de 1991.

      La causa de beatificación de los tres comenzó a mediados de la década de 1990 y culminó oficialmente el 3 de febrero de 2015, cuando el Papa Francisco aprobó que se promulgara los decretos en los que se reconocía que los tres fueron asesinados por “odio a la fe”. Ese mismo día fue reconocido el martirio del hoy Beato Óscar Romero.

      Los tres sacerdotes asesinados por Sendero Luminoso serán beatificados el 5 de diciembre de este año en la diócesis de Chimbote en el norte del Perú.

      “La religión es el opio del pueblo”, frase acuñada por el filósofo comunista Karl Marx, fue eje central del odio contra el cristianismo de los terroristas peruanos, dijo Mons. Bambarén.

      Polémico sacerdote negó martirio

      Las palabras del Obispo echan por tierra las polémicas declaraciones del sacerdote Gastón Garatea –perteneciente a la Congregación de los Sagrados Corazones– a una radio peruana, en las que insinuó que el asesinato a los sacerdotes no se debió al odio a la fe sino a razones sociales.

      El P. Garatea dijo a inicios de abril a RPP que “Sendero no tenía como enemigo principal a la Iglesia, la Iglesia formaba parte de todo un mecanismo, que era el mecanismo de poder del Perú, y eso sí, por eso el Estado peruano era el enemigo principal”.

      Asegurando que el asesinato no tuvo un “objetivo propiamente religioso”, el sacerdote peruano dijo que “a estos tres sacerdotes los matan porque eran personas importantes, que estaban organizando al pueblo para defenderse de Sendero”.

      En diálogo con ACI Prensa, Mons. Bambarén indicó que “quien ha dado testimonio fundamental, esencial, para declararlos mártires en el proceso, ¿sabe quién ha sido? Abimael Guzmán”.

      Guzmán, con el seudónimo de “presidente Gonzalo”, encabezó el grupo terrorista más sanguinario en la historia peruana, Sendero Luminoso. Con una ideología “marxista-leninista-maoísta-pensamiento Gonzalo” encendió la violencia en Perú que acabó con alrededor de 70 mil vidas entre las décadas de 1980 y 1990.

      Mons. Bambarén reiteró que Guzmán “es el que dio la orden” de asesinar a los sacerdotes.

      “Para que se abra el proceso (de beatificación) por martirio tiene que quedar muy claro la causa por qué los mataron. Entonces, si los mataron por diversas razones, no son mártires, si los mataron por odio a la fe en Jesucristo sí”.

      El Prelado peruano indicó que “en una entrevista que tuve con Abimael, después de una reflexión larga con todos los que están en la Base (Base Naval de Chorrillos, cárcel de máxima seguridad para cabecillas terroristas en Perú), nos quedamos conversando, él pidió hablar en privado”.

      En ese momento, recordó, el terrorista “se desahogó de todo. Y ahí me pidió perdón, perdón por todo”.

      Para los terroristas “con la Misa, la Biblia, el Catecismo, la Eucaristía, lossacramentos, la evangelización”, los sacerdotes impedían “que el mensaje de la lucha armada sea aceptado por los jóvenes y el pueblo, porque la religión es ‘el opio del pueblo’”.

      A los sacerdotes, indicó, los miembros de Sendero Luminoso “los acusaron que con Cáritas y con las obras sociales levantaban como una muralla, que impedía que las masas avanzaran a la toma del poder ‘porque la religión es el opio del pueblo’, me volvió a decir”.

      En su diálogo con Abimael Guzmán, este aseguró que el asesinato de los sacerdotes no se debió a razones políticas ni sociales, sino por “motivos religiosos, porque la religión es el opio del pueblo”.

      Guzmán, dijo el Prelado, señaló que “por eso le pido perdón a usted y a la Iglesia”.

      Consultado por el particular odio que manifiesta el marxismo –que dice ayudar a los pobres– frente a la labor de la Iglesia, Mons. Bambarén señaló que “simplemente hay que ver, en el Perú ¿quiénes han sido las víctimas del terrorismo? Unos cuantos políticos, unas cuantas autoridades, pero el número tan grande de 70 mil han sido analfabetos, quechua parlantes”.