Te encuentras en la páginas de Blogsperu, los resultados son los ultimos contenidos del blog. Este es un archivo temporal y puede no representar el contenido actual del mismo.

Comparte esta página:


Fecha Publicación: 2016-05-13T18:39:00.000-07:00

Entrevista al director y escritor de "TEMPESTADES"
Jefferson G. Arcila


Lima, 2 de abril del 2016.



Escribo luego existo.

Fecha Publicación: 2016-04-30T15:43:00.000-07:00

Empecé a contarnos la misma historia,
empecé por las lágrimas de antaño,
empecé a recordarte con una composición de Chopin.
Nocturno, en mi Bemol, op. 9, para ser más exacto.

Ahora no soy yo el que tartamudea, ni el que se impacienta.
Ahora somos dos al jugar el mismo juego: ¿a qué sueño
utópico nos aferramos a la hora de recordarnos?

¿Dónde te puedo encontrar en un mismo lugar donde
seamos iguales? ¿En dónde podré entrar a tus labios?
¿Es que aún existe el miedo en el paraíso?

Suspiro tras suspiro recorren mi ser, las notas de Chopin
me agudizan los sentidos... me rasgan el alma, me rompe el cuerpo.
Seguimos con la misma historia sin saber cuál era el final.

Esa sensación de espasmos y endorfina,
esa sensación de escribirte cartas y poemas hasta
que mis palabras se vuelvan etéreas... no tiene final.

Empecé a contarnos la misma historia,
empecé por las lágrimas de antaño, añoranzas de lo vivido.
empecé a recordarte como en una composición de F. Chopin:
melancólico, lleno de arpegios, un final tan silencioso como su inicio.
Nocturno, en mi Bemol, op. 9, para ser más exacto.


Escribo luego existo.

Fecha Publicación: 2016-04-21T22:44:00.000-07:00

No sé quién soy, ni recuerdo cuando me olvidé de mí.
De alma en alma nos fuimos descubriendo, ya no sé.
El triste murmullo de las vocales de espuma tras
la simbiosis que actúa desde la cloaca de lo vivido.

¿Qué sería de la vida sin esas mentiras que llamamos placeres?
¿Qué sería de la vida sin esos actos amorales que llamamos complicidad?
Des-construyo mi yo interno, la intuición perfecta actúa con total certeza.
Nada nos destruye más y es mejor de lo que se ama.

Fiel soy a mi silencio porque no hay caos sin buenos recuerdos.
Fiel soy a mi adicción de querer matarte y enseñarte más.
Aprenderás a hacer simbiosis con la intención de la existencia.
Aprenderás que los incendios no tienen dueño.

Mientras me acaricias me ves envejecer,
dejas disolver mi memoria en tu memoria,
de infiernos más hermosos he sobrevivido,
pero la verdad no sabe de suicidios de tercer grado.

No le temo al silencio, soy y me sé parte de él.
Así ibas encontrando mi ser, tras tu mirada del amor.
La pasión añejada lo pagaste con resaca, a veces la vida
te invita una ronda para romper las cadenas de lo mundano.


Escribo luego existo.

Fecha Publicación: 2016-04-20T21:07:00.002-07:00



Escrita y dirigida por Jefferson G. Arcila
INTRO para la película "Añoranzas".
Escribo luego existo.

Fecha Publicación: 2016-04-20T20:42:00.002-07:00

No recuerdo quién me dijo que olvidar a alguien,
es una manera limpia de matarla en el tiempo.
Aquí me tienes delante de estas líneas:
escribo para matarte, escribo para olvidarte,
escribo para ser libre. La vida es eterna.

Odio o amo, duele o agrada,
te escribo porque huele bien o sabe mal,
porque escribir es vivir y al que conoce
la total nostalgia, la alegría le asusta.

Me miro tanto a mí mismo que ya no puedo
percibir mis reflejos, tengo un silencio tan lleno
de ilusiones y de la noche que socavó nuestro adiós.
Te recuerdo (y será la última vez que lo haga)
con una exquisita embriaguez para sacarme
los clavos mentales que me atan a tu cruz.

Muere desangrada la esperanza en el
despertar de un ángel oscuro, no sé si
sea la muerte pero vive en mi pecho.
No es contigo que rompí mi promesa:
Yo... yo me lo había roto a mí mismo.

Quien no conoce la oscuridad, no puede conocer
la luz de la Alquimia. He sido y soy el gran lector de
mi destino: sé que amo, sé que sufro, sé que te extraño
cuando todos mis sentidos se vuelven poetas.

No recuerdo quién me dijo que olvidar a alguien,
es una manera limpia de matarla en el tiempo, pero
tu recuerdo es una pequeña muerte renaciendo constantemente.
Y, hoy te he escrito porque le pregunté al tarot por ti:
a veces hay que tomar juicios que duelen al corazón,
pero que tranquilizan el Alma afligido.
La vida es eterna más cuando estás en ella...
entonces recordé que nunca te había olvidado.


    
Escribo luego existo.

Fecha Publicación: 2016-03-09T20:14:00.002-08:00
“A la segunda noche llamé a mi alma y le dije: -“Estoy cansado alma mía, demasiado duró mi andar, la búsqueda de mi fuera de mí. Ahora he atravesado las cosas y te encontré a ti detrás de todo, sin embargo en mi odisea a través de las cosas descubrí humanidad y mundo. He encontrado hombres y a ti alma mía te reencontré primero en la imagen que está en el hombre y luego en ti misma. Te encontré allí donde menos te esperaba. Allí ascendiste a mí desde una fosa oscura. Te habías anunciado por anticipado en mis sueños, ellos ardían en mi corazón y me empujaban a todo lo más atrevido y audaz, me forzaron a ascender por sobre mí mismo. Tú me hiciste ver verdades de las cuales yo antes nada entreveía, me hiciste recorrer caminos cuya infinita longitud me hubiera asustado si el saber sobre ellos no hubiera estado guardado en ti".


Carl Gustav Jung.

Conversaciones entre Jung, la simbología, la alquimia y su alma, en este extracto de su obra que no he parado de leerlo desde que llegó a mi manos. Un libro rojo que Jung mantuvo guardado, casi escondido, de sus lectores y de los especialistas durante muchos años. En este libro Jung escribe y dibuja las visiones que lo sacudieron durante años de crisis, que era también la crisis no solamente personal, sino la crisis de todo un continente y de toda una civilización. Estamos hablando de la Primera Guerra Mundial. El psicoanalista suizo se acerca a su alma, le habla, convive con ella; pero él es superior a su misma alma. Yo diría que mi alma es superior en todos los sentidos, y que trato de generar conciencia a través de ella en esa búsqueda de una belleza nueva creativa. Interesante debate para acompañar mis largas jornadas de lectura a medianoche. 

Escribo luego existo.

Fecha Publicación: 2016-01-24T19:18:00.000-08:00
Por: Oscar Ramirez.
EDICIONES OREM

SOBRE LAS AZOTEAS, LA POESÍA Y LOS LÍQUIDOS ORGASMOS DE LA LUNA.
Miércoles 06 de enero. Casi son las seis de la tarde y bajo del ómnibus en la calle Cristal. Peculiar nombre. Tengo la seguridad del lugar pero me afirmo en la certeza de la llamada. "Aló Jefferson, estoy fuera de la casa de Julio". "Bacán, ya bajo". Desde el cuarto piso se asoma Parix Cruzado y sonríe en las eternas bromas que nos hacemos. Tantos metros y la tentación de la caída. La puerta se abre, vienen los abrazos, las buenas nuevas y luego subir.
Días antes había recibido la invitación vía mensaje de Ivan Espinales para compartir con la gente de Poesía de Viernes una tarde entre lecturas, tragos y las infinitas conversaciones que llevan a la emoción del tiempo. "Invitaremos a otros amigos más". "Cuenten conmigo" y separando la agenda para la fiesta del té.
Una vez arriba, Iván y Julio César Díaz ya estaban en el aire poético. La azotea estaba propicia: las sillas en semicírculo, las luces adecuadas, la música que fluía (luego todos la hicimos de dj. Tres canciones por un sol!). En el desfile de la tarde, mientras el mago "Harry" hacía aparecer botella tras botellas, habano tras habano, fueron llegando los amigos: primero Luc Vigo y Elda Delgado; luego Claudia Chávez, y así la noche se hacía propia, y los nombres se me extravían.
Y luego de ese comienzo, en el principio de todo, el maestro Julio puso a rodar la cámara, para que las cosas interesantes y las que no lo fueran (que al final son siempre muchas) quedasen registradas, sin mayor intención de figuración, sino más natural, como suelen ser las conversaciones de amigos: un viaje de la palabra al principio de la palabra. Aquí un breve extracto de ello (Clic en el vídeo al final del post).
Ya por la noche, fuimos primero a comer algo para bajar la efusión del cuerpo producto de los tragos. Ya el tiempo hacía lo suyo. Luego regresamos y la fiesta del té se hizo poesía. Para más recuerdos, aquí toda la carpeta de gráficas a cargo del maestro Julio César (ver album / facebook del grupo Poesía de viernes).

La noche y la poesía, el tiempo y los conflictos de la palabra. 
Gracias por la buena velada, en el deseo que se repita. ¡Salud!


Escribo luego existo.

Fecha Publicación: 2016-01-14T20:18:00.002-08:00

El ser humano como el universo es un esclavo enjaulado,
estoy en la búsqueda de la verdad que sane mi existencia.
El éxtasis creativo es la libertad del fulgor de mis ojos
que se desprende de mi ataúd de carne de todos los días.

El arte,
El arte,
El arte,

 es mi terapia sagrada que me hace aprender a vivir, a experimentar;
 dulce mutación interior para enriquecer con mi Arte al cosmos.
Las aves nacidas en jaula creen que volar es un trastorno,
introduje fuego a mi visión para aprender a elevarme sin saber

Volar,
Volar,
Volar,

La primera caída siempre es dolorosa y vuelvo al vuelo,
qué felicidad escribir para sanarme, para liberarme,
para desnudar el cuerpo y el alma en busca del alba
entre todo lo que me nace y muere eternamente está

La poesía,
La poesía,
La poesía,

en ella la humanidad es realmente formidable y hedonista;
se puede cambiar la orbe con un verso en el espíritu de la gente,
donde ser poeta es un pecado que reclaman los Dioses prófugos
en busca de toda belleza como finalidad hecha por el ser humano,

El cine,
El cine,
El cine,

como toda inspiración suprema es una pasión desenfrenada de la luz,
de los movimientos y de imágenes que nunca olvidas en la mente
para iluminar un punto de la escena, una esperanza, un conocimiento de belleza
porque en las sombras puede reinar el resto pero más y siempre un Arte mayor.




Escribo luego existo.

Fecha Publicación: 2016-01-05T22:06:00.000-08:00


Este es el eco que me dice mi instinto:
despegué tus ojos de mis ojos,
lo que no me diste, yo me los doy;
caigo como mil luciérnagas acariciando
el vacío de un mundo que se derrumba.

Quien no conoce la oscuridad,
no puede apreciar la luz que viene
dentro de tus sábanas. He visto
muchas veces el amor morir,
sobre todo cuando merecía vivir.

Este es el eco que me dice mi instinto:
Que mis palabras mueran en tus oídos,
y renazcan en las gemas de tus dedos,
y como un puñal feroz el acercamiento con 
tus ojos cambien el color de mi vida.

El desierto es una mente con una palabra
poética en medio de la nada, a causa
del espíritu, y el espíritu es lo más sagrado,
donde el poeta se encuentra en medio
de su propia conciencia en un desierto acantilado.

Este es el eco que me dice mi instinto:
cuán difícil es poder alimentar todos
los días con un poco de tu luz a mis venas,
y como venas las ramas de un árbol unen mi despertar.








Escribo luego existo.

Fecha Publicación: 2016-01-05T20:09:00.000-08:00

Sinfonía de adrenalina, espejismos, 
fuente de frenesí absoluta,
espasmos que tengan la fuerza
de un balazo que me hacen
creer nuevamente en la libertad.

Buscarás la verdad, subiendo
en silencio aquellas escaleras
mientras van cayendo de tu cuerpo
todo el pudor y la inocencia perdida.

El proceso del despertar es surreal,
violento y culposo. Estoy solo
en este mundo pero libre con
mis alas al vuelo, pues ahora bailo
en la inmensidad del universo.

Lo que doy lo regalo sin mis huellas,
no dejo evidencia alguna en un campo
profundo entre dos seres que está creado
en un abismo que parece cuerpo, te acaricio.

Uno aprende a ver cuando se libera
de lo que aprendió y vuelve el deseo
que se desnuda en sueños paganos.
Amar fue el remedio más eficiente
contra la muerte, mi muerte.







Escribo luego existo.

Fecha Publicación: 2015-11-22T15:46:00.000-08:00

Andes peruanos, en un día a tus tierras llegó
un ilustre combatiente, héroe nacional quien fuera
Laurel de mi patrio escudo, a ti, mi gran Mariscal Cáceres:
Líneas de honor de este gran cultivador del arte en sus versos.

En el altar resplandeciente de los grandes hijos
ilustres del Perú, contigo Miguel Grau y Bolognesi.
Hoy, te recordamos y nos toca a nosotros continuar
esa misión patriótica de honrar a nuestro suelo patrio.

Antes de luchar ya eras vencedor en la sierra y en el
corazón peruano, venciste al invasor chileno con la
luz de la victoria, con la luz de la valentía, con la luz…
de un gran excelso Sinchi desde Tarapacá hasta Huamachuco.

 Como no recordarte ahora en todo este tiempo, 
como no admirarte ahora donde ser peruano
sea nuestra felicidad, como no escribir
por tus grandes epopeyas de la Resistencia Nacional.

Marcavalle, Pucará, Concepción y Huamachuco son evidencia
que el Perú nunca se rindió y lo prueba tu obstinación,
y tu legado de estoico Brujo de los Andes.
Oh, espartano incomparable, tal cual Leonidas…

Y, brillará más que el sol tu eterna inmortalidad
levantando por los siglos futuros de tu memoria
posará inquietante, flameante, la virtud y la victoria
como leones sedientos a defender nuestra gloria.



Escribo luego existo.

Fecha Publicación: 2015-09-29T18:37:00.003-07:00
Admiro mucho a Andrés Caicedo, creo que su influencia me ha permitido desenvolverme en la literatura y en el cine tan plácidamente. Y es que, en una luminosa revelación, Caicedo llega a una conclusión que podría suscribit, palabra por palabra: “La cantidad de horas pasadas en el cine me hizo pensar en que la vida contemplativa ya no es como la describieron los antiguos, en el campo, observando mañanas y atardeceres, etc. el ruido de los pájaros y la pureza de la sangre: la vida contemplativa del siglo XX se encuentra dentro de la atmósfera confortable de una sala de cine”. Su vida tan agitada, luchando por vender y grabar sus guiones, sacar adelante sus proyectos, editar su revista y sus publicaciones. Emprende, además una lucha contra las adicciones y depresiones.  Una lucha en la que Andrés siempre lleva las de perder: “ya no soporto la compañía de las personas, porque implica raciocinio, conversación, y no estoy dispuesto para ninguna de las dos”. Suelo preguntarme porqué a veces puedo ser asocial y sumergirme en el cine o en la literatura sin necesitar compañía de los demás. Creo que ahora te entiendo muy bien, Andrés.

Para los que no conocen su legado. Andrés Caicedo fue un gran escritor y cineasta. Aunque sólo haya publicado en vida ¡Que viva la música!tiene una variedad extensa de libros póstumos editados en su mayoría por su padre y su hemana Rosario. Acá publicamos las dos últimas cartas que escribió el mismo día de su muerte. La primera es la que le escribe a su amigo Miguel Marías, corresponsal de la revista Ojo al cine en Madrid, en respuesta a una suya recibida el 4 de marzo de 1977. Esta carta se encontraba en el rodillo de la máquina de escribir. La otra es una carta final a Patricia, que siempre guardó su hermana Pilar y que recogió de la mesa del comedor del apartamento de Andrés, el día en que se encontró su cuerpo sin vida.
Estas cartas han sido copiadas fielmente de las cartas originales que se tienen en la Colección Andrés Caicedo de la Biblioteca Luis Ángel Arango, en Bogotá.

Carta de Andrés Caicedo a Miguel Marías

Cali, 4 de marzo de 1977
Querido Miguel:
Te respondo a vuelta de correo, y con una prisa demente, pues mi mujer se acaba de ir (una vez más, y nunca sé para dónde), vengándose de algo que le he hecho y que ignoro. Me alegra tu carta. No vaciles en escribir (favorablemente) sobre Taxi Driver, ya que la revista se va a demorar un poco más de lo que pensamos. Este año no voy a Cartagena, y aunque en El pueblo, no me aceptaron el presupuesto que pasé por la corresponsalía, y yo no le voy a trabajar gratis a los millonarios. Tampoco lo lamento mucho. Considero que realizo un acto de rebeldía. Espero también (ansiosamente) tu crítica a Family Plot, como se te dé la gana hacerla. Acepto alarguesAlfredo García y que hables de Killer Elite, y, de ser posible, referencias a sus primeros films: para ver si podemos meter al texto en calidad de artículo. No he leído el libro de Spoto (Esputo) en su totalidad, pero se me hace, en general un tanto mal escrito y exageradamente complaciente. La traducción tiene algunos errores, y además la hice antes de ver la película.
De Baroja (que es uno de mis escritores predilectos) he leído Las inquietudes de Shanti AndíaEl laberinto de las sirenasLos pilotos de altura y La estrella del Capitan Chimista. Adoro los libros que tratan sobre el mar. Últimamente he leído toda la obra narrativa de Gombrowicz y tres novelas de Virginia Woolf, además de algunos capítulos de la autobiografía de su esposo; releo cada vez que puedo, apartes del magnífico Oficio de tinieblas 5. He visto The Great Sinner, de Robert Siodmak (5); Dial M of Murder (5), Fantasma del paraíso (B. de palma, 0), Jules et film (5),Reed, de Paul Leduc (1), El padre de la novia, Minelli, 0, Un americano en Paris (1), Cantando bajo la lluvia (5: el mejor film sobre el cine que se haya hecho nunca); The Hireling, Alan Bridges (3);The Big Scout & Cathouse Thursday, Don Taylor (2); Cannonball, Paul Barter (1), y varias revisiones, varias. Aquí te mando un esbozo de artículo a The Mossouri Breaks, que espero sea de tu agrado.
Un abrazo. Tú También contesta rápido. Pronto te voy a mandar un paco de libros y algunos discos de los Stones. Ya me llegó el primer ejemplar de mi novela ¡Que viva la música! Con suerte, espero estarte enviando el tuyo en unos ocho días. Adiós.
Andrés.

Carta de Andrés Caicedo a Patricia Restrepo

Cali, 4 de marzo de 1977

De nuevo te llamo Patricita, mi amor único, mi vida entera, mi redención y mi agonía:
Con el horror y la expectativa de que ésta sea la última carta correspondiente al último día de vivienda juntos, después de que a lo largo de dos años hemos intercambiado, modificado por el gozo o por el sufrimiento nuestras vidas, después de que he llegado a un grado de dependencia de tu cuerpo, de tu alma, que difícilmente podría haber llegado a imaginar en años más tempranos de mi existencia Patricia, te espero; ya hice todas las vueltas correspondientes al día de hoy; con el corazón en vilo me vine hasta acá, corriendo, pendiente de la alternativa de la dicha, el alivio, que hubiera significado verte, mas veo solo tu ausencia, o si no de que ya te hubieras marchado del todo, de que (una vez, una vez más) hubieras empacado libros (hay, tantos que aún no he leído) y equipaje, dejándome, para mi eterna tristeza y vergüenza, la camiseta en cuyo frente está inscrito mi nombre. Mas no lo has hecho; he llamado insistentemente a la casa de Ospina a ver si estás allá; unas veces me ha contestado Eduardo (¿te has negado?), otras veces no me contesta nadie (¿te has negado a contestar el teléfono?); y he llamado también a mi mamá, y ella, como siempre, ha quedado de nuevo preocupada, al sabernos en otro acceso de nuestra continua pugna. Finalmente he recorrido la Sexta de arriba abajo, el centro, y partes de la Quince. Oigo sonido de llaves y creo, faltándome la respiración, que eres tú, mas no, es la bruja de al lado. He pensado, se me ha ocurrido la loca idea de llevarme todo tu equipaje para mi casa (mi mamá dice que nos ha preparado un almuerzo rico), pero pensándolo mejor he creído que eso te ofendería y que entonces mayores serían tus motivos para abandonarme. No lo hagas. He recorrido las líneas de aviación, pero en ninguna están autorizadas para dar nombres de las personas que han reservado pasaje, así que, Patricita, vida mía, ¿dónde estás? Veo que te has llevado la plata que había en el escritorio ¿Qué estás haciendo con ella? ¿Has podido desayunar? ¿Estás comprando pasaje para Bogotá? ¿Estás en Telecom hablando con el hombre a quien aborrezco con toda mi alma? ¿Estás en la imprenta Gutiérrez pagando la deuda de los afiches? Vida mía ¿dónde, dónde estás?
No creas que la satisfacción de haber recibido hoy el primer ejemplar de mi novela pueda compararse a la absoluta infelicidad que siento por el desprecio que has alcanzado a tenerme. “¡Te aborrezco- me has dicho- , no sabes el asco que te tengo!” Mi amor, ¿es eso verdad? Ay, apenas son las once y media y quién sabe que clase de actividad será buena para ti a estas horas. Por favor, ven, ven a verme, aunque sea para decirme que has aceptado la propuesta del hombre que odio, que te vas esta misma tarde a dormir con él y que le vas a decir a tu mamá lo degenerado que soy. Yo estaba dispuesto a dejar de hacer todo lo que te producía sufrimiento, mi amor. Pero tu conducta intransigente, antipática, odiosa, me llevo de nuevo al camino de los tranquilizantes. Si no, ¿cómo hubiera hecho para poder dormir, para poder pensar, para poder alcanzar hasta hoy, el día en que iba a recibir el libro?
Patricita, te lo suplico, por favor, créeme, el acto, los movimientos, los gestos que yo hice con H.A. Tenorio no fueron de homosexualismo, yo no soy homosexual. Fue que se me fue contagiando la locura de él, y lo que hice fue para probarle que yo podía hacer cosas mucho más chifladas, mucho más incoherentes, quería pasmarlo y confundirlo, y de hecho lo logré, y así me sentí bien. De resto no es nada más vida mía, por favor, sácate esa obsesión, esa terquedad de la cabeza, ese empecinamiento que te caracteriza. Patricita, ¿y que si llegaras ahora mismo? Voy a pararme, voy a salir, voy a llamar a la casa de Ospina a ver si estás allá, y después voy a llamar de nuevo a mi mamá. Ojalá que este movimiento que me apresto a hacer produzca otro en dirección contraria protagonizado por tu bella, única personita.
Hice todo, y fue infructuoso. Acaba de llegar una carta de Miguel Marías. Dice que sí (ya) a las críticas de Taxi DriverFamily Plot, y ampliar Alfredo García; la crítica de Spoto se le hizo muy mala. Me he encontrado con Bernardo. Ahora me ha entrado, no sé, cierta apatía, cierta no tanto inexplicable como inmovilizadora tristeza, cauda también de que a lo mejor todas estas líneas sean en vano y que ya mi amor no tenga nadie que lo reciba, y que hojees semejantes palabras y pienses, simplemente, con el desprecio que te caracteriza. “Ja”. De todos modos no lo sé.
He hablado con mi mamá otra vez, y me propuso que me fuera para allá inmediatamente, que allá me consentía. Pero no, voy a quedarme aquí todo el día, esperándote. Me encontré con Hernán N., él iba en jeep y paró y yo le mostré ¡Qué viva la música! y se puso, la verdad, bastante contento, y me invitó a que fuera esta tarde a su oficina, para que planeáramos la celebración. Pero yo no quiero hacerlo. Yo solamente querría celebrarlo contigo. Y no haciendo una rumba ni llevándote a comer, sino congraciándonos. Patricita, contentándonos de nuevo. Sería tanta la dicha, sería tanta mi felicidad. No sé, francamente, lo que empezaría a hacer de no estar más a mi lado. Pero no lo vas a estar, lo sé. Qué ironía. Dime, ¿te vas a quedar al menos para la función de esta medianoche? Si llegamos al teatro puedes irte así con algo de plata, y ya tienes la mensualidad de tu mamá asegurada, al menos por un tiempo. Quédate esta noche, por favor. ¿Cómo te vas a ir sin el equipaje?
Dame algo de alegría, porque tú eres mi alegría y yo tengo en estos momentos el corazón en pedazos y ya no sé dónde recogerlos, o no sé qué hacer con ellos. Me deprime también la posición tan inestable mía en este apartamento. Si tú te vas yo me iré, claro, al lado de mi mamá, a intentar crear de nuevo un mecanismo de soledad que sea casi perfecto. Tengo necesidad de ti, amor mío. Puedo acostumbrarme a estar sin ti, pero nunca a olvidarte. Cuánto trasteos, cuántos cambios, cuántos altibajos de estados de ánimo. Ya van a ser la una (o ¿ya son? ¿ Será posible que se haya parado mi reloj? ) Ahora me acabo de cruzar con el León (Cerdo) Corkidi, y no me dijo nada, a pesar de que esta mañana bien temprano le entregué la carta. Mi mamá me dijo (¡ ay, qué lío!) que hoy por la tarde me traían la nevera. Ya no me negué, a mí de todos modos me sirve, en caso (Dios no lo quiera) conozca alguien con la cual merece la pena formar rancho aparte. Creo que no voy a escribir nada más. No tengo otra cosa que decir además de que no me dejes, no me dejes, no me dejes, no me dejes, no me dejes, no me dejes, no me dejes, no te vayas, no te vayas, no te vayas, no te vayas, no te vayas ¿ Será posible que a esta hora estés almorzando en Los Turcos? ¿ En Los Mellizos? Dentro de un momentico voy a ver, mejor dicho ya no sé qué hacer, no tengo ni idea de a dónde puedas estar y eso me mata, me mata la indecisión, la inseguridad, quiero verte, Patricia, entregaría mi vida a cambio del privilegio enloquecedor de abrazarte, de recostar mi cabeza en tu pecho, y abrazarte, encontrar la seguridad en ti. Alto ¿ Será que te has ido para ,el campo? ¿ Para Pance?
Ahora vino H.A Tenorio con la idea de sacar una revista trimestral sobre arte en general y quiere que yo colabore y yo claro que con mucho gusto. Pero antes necesito verte, vida mía, amor mío, mi dulce, mi bella, mi placenteramente insoportable perdición. Aparece, Patricia, ven a mí, vente conmigo nuevamente, aunque sea la última. Yo te necesito, ya te lo he repetido mil veces, no soy nada sin tus besos, no me dejes solo, no me dejes solo, vienen a mi mente miles de canciones cursis, pero ninguna alcanza a expresar mis ansias, mis sentimientos. O déjame, está bien, pero concédeme la tranquilidad de no volver a pensar en ti jamás.
Te adoro, te idolatro, si no puedo vivir sin ti llevaré, supongo, una especie de anti-vida, de vida en reverso, de negativo de la felicidad, una vida con luz negra. Pero brilla el sol, tú puedes estar cerca. Ahora salgo a buscarte, amor mío.

Andrés Caicedo (Cali. 29 setiembre 1951 – 4 de marzo 1977) Escritor colombiano nacido en Valle del Cauca, ciudad en la que pasó la mayor parte de su vida. A pesar de su prematura muerte, su obra es considerada como una de las más originales de la literatura colombiana. Caicedo lideró diferentes movimientos culturales en la ciudad vallecaucana como el grupo literario losDialogantes, el Cineclub de Cali y la revista Ojo al Cine.
Uno de sus primeros libros; Calicalabozo, contiene uno de los cuentos más significativos de Andrés; Infección. En 1970 ganó el I Concurso Literario de Cuento de Caracas con su obra “Los dientes de caperucita“, lo que le abriría las puertas a un reconocimiento intelectual. Luego escribiría  En su obra ¡Que viva la música! es en donde asegura que vivir más de 25 años era una vergüenza, lo que es visto por muchos como la razón principal de su suicidio el 4 de marzo de 1977 cuando tenía tan sólo 25 años de edad y había recibido una copia del libro editado por una editorial argentina. Además, Andrés Caicedo era un gran aficionado del cine, ha producido varios cortometrajes y escribió varias obras teatrales

Escribo luego existo.

Fecha Publicación: 2015-08-20T13:13:00.000-07:00

Hacia dónde va la respiración
que grita en el silencio.
Usted no sabe cuánto
pesa el sudor
de una cicatriz
de una ampolla
de un sueño.

Tiempo en que el día
vuelve a nacer, entre sus luces
cubre mi llanto... sin olvidar
el hígado destrozado
el nervio inflamado
el intestino acecha a la espera.

De día a día, de noche a noche
mirar o no mirar, tomar o no tomar
pidiendo auxilio
al vaso vacío de agua.

El cuerpo padece como un
casto violín desparramado
porque es la octava nota
de mi sangre
de mi llaga
de mi cosmos

Hay una silla vacía que me mira
desde todos los ángulos oscuros
me cuida desde el cerebro
hasta el ojo legañoso. 

No le pidas paciencia
al vaso ni a la silla...
que las ojeras se oscurecen más
que las gotas violetas hierven el rostro
que puede que sea contagioso
que el dolor se infla en el
pentagrama sinfónico de un cuento sinfín.

Debe comprender también
que si llenas el vaso vacío,
me verás (si es que sigo ahí)
dormido entre dormido
sobre la cama de madera.

Trapos musgosos que cubren
mi ser y mi sexo entre huesos
con sedientas palpitaciones de
mis manos
mis dedos
mis yemas.

Todo lo sufrido en el tiempo,
luz en el alma, camarada en el cielo.



Escribo luego existo.

Fecha Publicación: 2015-08-20T12:40:00.001-07:00

Escribo luego existo.

Fecha Publicación: 2015-06-01T17:18:00.001-07:00

Si bien es cierto, en la época del siglo XXI, el público cinematográfico es muy exigente. Los géneros de animación, de fantasía, de superhéroes, han tomado por asalto las taquillas del cine comercial. Esto con el propósito de extender la producción del cine digital se da la gran transformación del cine hollywoodense y del consumo cultural a causa de la digitalización. Hace un par de años atrás, la animación se tendía a identificar con la audiencia infantil. Sin embargo, no hay que olvidar que, pese a la notoria primacía de filmes de superhéroes y/o de animación están orientados al este tipo de público, también hay películas del género hechas para jóvenes y adultos. Esto tiene su inicio efímero desde la II Guerra Mundial. Se da el gran desarrollo del cine de animación, que consolidó totalmente con los largometrajes de Disney y los cortometrajes de Warner Bros. 

Hay un cambio clave en la industria cinematográfica en el que todos sus sectores enfrentan a transformaciones –en los diversos géneros audiovisuales- profundas y notorias. Lo que se expresa en esta nueva etapa cinematográfica contemporánea es la nueva ola del cine en 3D. Ha sido, y eso lo sabe todo el mundo, que estamos ante un nuevo boom tecnológico. Esto demanda una plétora visual irreal con monstruos fantásticos como en El Señor de los Anillos o Piratas del Caribe, mundos sorprendentes como 300, Avatar o Alicia en el País de las Maravillas; y estos mundos son posibles gracias a los efectos de la nueva tecnología, que ha permitido cruzar la frontera de los géneros mencionados y convivir mano a mano y día con día con actores de carne y hueso. Es pues, una visión conjunta del uso transformado de películas en la primera década del siglo XXI, a través de películas filmadas en 3D.

Ante todo, nos encontramos con una dicotomía cuando se piensa en el cine es que si se puede hablar de arte o tan sólo de espectáculo. Cada bando pone sobre el tapete sus argumentos: los defensores del cine como espectáculo lo consideran como un mero entretenimiento desprovisto de cualquier pretensión intelectual, mientras que los defensores del cine como arte le atribuyen unos valores artísticos y un afán o voluntad de trascendencia. Por un lado, uno se caracteriza por utilizar efectos especiales y animaciones para su narración y, por el otro, se enfrenta más enfocado en el género del drama -ya sin muchos efectos- y que es la sombra del cine clásico hollywoodense que aún produce los grandes estudios para consumo masivo. Así, hoy por hoy nos encontramos con un cine más enfocado a efectos narrativos que aumentan la inmersión del espectador. El espectador es pasivo pero su aparato psicólogo trabaja activamente en recibir el cine de espectáculo como una nueva corriente o movimiento del cine de la posmodernidad del siglo XXI.

Drama vs. Sci-fi:

Confieso que el relato dramático me ha ofrecido varios de mis filmes favoritos como El ladrón de bicicletas, Los cuatrocientos golpes o El ciudadano Kane. Es pues, un género que le he tomado mucho cariño. Puedo decir que, hasta nuestros días, ha sobrevivido al boom tecnológico de la ciencia ficción. Por ende, el cine digital toma mayor relevancia en todos los procesos de la realización cinematográfica. En este contexto es posible hablar de la inmersión del espectador a un cierto producto mediático, aquí el filme, que determina tanto una actitud de recepción como también los caracteres de un medio. La percepción de la impresión del género de ciencia ficción juega un papel importante por la inclusión del espectador. La más exitosa inmersión se produce cuando todos los sentidos humanos son estimulados de manera que el usuario puede estar completamente concentrado en su nueva identidad y situación. Concluyendo que la realidad virtual produce y reproduce la inmersión, involucrando al consumidor en su mundo y dejándole pensar que está completamente adentro de la narración.

Me atrevo a decir, que disfruté mucho de la última película de Christopher Nolan –que ha sido la gran ausente en los últimos premios de la Academia-. Interestelar ofrece aquella exitosa inmersión de la que hablo líneas arriba. Pero, tiene secuencias dramáticas bien logradas, haciendo un híbrido entre estos tipos de géneros. Creo que para el espectador no fue fácil entender que, gracias a la evolución a la era digital y con la revolución de la información, se abrió una nueva gran laguna para la industria cinematográfica. Por lo tanto, sentimos en el cine un momento de realidad e irrealidad al mismo tiempo, solamente separado por un interfaz que representa un lugar de conexión entre estos dos mundos. Encontramos tanto la ficción metafóricamente representada así como el tiempo, el futuro como la ciencia representada en el espacio, la racionalidad transformada en nuevas tecnologías. 


Es obvio que estamos viviendo un cambio tecnológico al respecto de los medios de comunicación, en especial en el campo del consumo de filmes, que asimismo transforma la producción cinematográfica. En este contexto la estética fílmica está cambiando tanto al respecto de la narración como a la recepción. Los géneros quizás sean o no lo más afectados, el público sigue asistiendo al cine. Consume más cine que años pasados. Está el romance. El drama sigue y seguirá viviendo por su complejidad y su intensidad. Eso me deja tranquilo. Lo que si me preocupa es el estado del cine peruano. Tengo un sabor amargo ante el crecimiento del uso de la tecnología en lo cotidiano de las producciones nacionales o en la deshumanización de los géneros existentes en nuestro cine. Pero eso será motivo de otra oportunidad.  
Escribo luego existo.

Fecha Publicación: 2015-04-27T17:33:00.000-07:00

Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene nombre… autoestima. Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… autenticidad.
Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama… madurez. Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es… respeto.
Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama… amor hacia uno mismo. Cuando me amé de verdad, dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es… simplicidad.
Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré muchas menos veces. Así descubrí la… humildad. Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… plenitud.
Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. Y esto es… saber vivir! No debemos tener miedo de cuestionarnos… Hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas.
Charles Chaplin.
Escribo luego existo.

Fecha Publicación: 2015-03-26T21:11:00.002-07:00
Por: Agujero Negro.

La iniciativa grupal de muchos jóvenes entusiastas que tienen la necesidad de exteriorizar sus ideas y sentimientos artísticos, aún mantiene la lucha que aportaron otros personajes, antes de ellos,  a la cultura local. Por supuesto el reto siempre seguirá siendo mantener  fija la originalidad de su estilo y la realidad de su tiempo, sin dejarse absorber por “el pasado mejor”, el  individualismo o la resignación social. Nosotros platicamos con dos grupos de jóvenes poetas que, de una forma u otra, buscan hacerse escuchar a pesar del estancamiento cultural.
Poesía de Viernes
El grupo poético “Poesía de viernes”, es un importante bastión de inspiración pura en donde se exterioriza un sinfín de ideas originales con el objetivo de “liberar el alma” y encandilar a los amantes de la poesía. En esta oportunidad dos de los integrantes del grupo, nos darán alcance acerca de los pormenores de la poesía local, sus inicios individuales y cómo surgió este importante círculo poético. Se trata de los primos Jefferson Arcila Díaz y Julio Díaz Morón.
Fue en el año 2011 que nace “Poesía de viernes”, en el mes de noviembre se daría inicio a una serie de reuniones. Empezaron leyendo y compartiendo poesía de autores clásicos, posteriormente surge  la idea de formar un proyecto cultural. Las reuniones tuvieron un día predilecto: viernes. Es por esa razón que el grupo lleva ese día en su nombre.
Jefferson Arcila nos cuenta que mantiene una amistad de varios años con Iván Espinales, no solo son poetas, sino docentes en la especialidad de Comunicación. Esa mística amical les ha llevado a  tener  gratas experiencias con sus alumnos e iniciar la formación del grupo poético. Desde ese ángulo creativo captaron a jóvenes con sensibilidad artística y un claro ejemplo es lo que ocurrió con el siguiente integrante. Julio Díaz Morón, durante su estancia escolar, sentía una predilección especial por la música, era tanto su ensimismamiento musical, que durante los recreos optaba por  tocar guitarra. Fue en una de esas tantas lecciones personales de música, que se vio sorprendido por la irrupción espontánea  de Iván Espinales, este empezó a improvisar poesía dejando perplejo a su joven alumno. Ivan, Jefferson y su primo Julio iniciaron la tentativa de formar un grupo poético. Posteriormente se sumaron Renatto Castillo, Claudia Chávez y Cindy Muñoz, entre otros... ahora  todos ellos son Poesía de viernes.
Fuente: Reportaje completo por la web https://agujeronegro1trujillo.wordpress.com/

                              Entrevista a cargo de AGUJERO NEGRO.
Escribo luego existo.

Fecha Publicación: 2015-01-25T21:28:00.002-08:00
Un joven aspirante a director de cine (Colin Levy), pidió su ídolo que le enviará una lista de películas. Le pregunta abiertamente qué películas debería ver para ampliar su cultura cinematográfica. A través de su asistente, el director italoamericano le mandó una lista de 39 títulos de filmes realizadas fuera de los Estados Unidos. Aquí la lista completa. ¡Buen provecho! Gracias Martin Scorsese, sin ti... no hubiera amado tanto al cine como tú lo sabes hacer.

· Metrópolis (Lang, 1927)
· Nosferatu (Murnau, 1922)
· El doctor Mabuse (Lang, 1922)
· Napoleón (Gance, 1927)
· La gran ilusión (Renoir, 1937)
· La regla del juego (Renoir, 1939)
· Los niños del paraíso (Carné, 1945)
· Roma, ciudad abierta (Rossellini, 1945)
· Camarada (Rossellini, 1946)
· La terra trema (Visconti, 1948)
· Ladrón de bicicletas (De Sica, 1948)
· Umberto D. (De Sica, 1952)
· La bella y la bestia (Cocteau, 1946)
· Los cuentos de Tokyo (Ozu, 1953)
· Vivir (Kurosawa, 1952)
· Los siete samuráis (Kurosawa, 1954)
· Cuentos de la luna pálida (Mizoguchi, 1953)
· El intendente Sansho (Mizoguchi, 1954)
· El infierno del odio (Kurosawa, 1963)
· Rufufú (Monicelli, 1958)
· Rocco y sus hermanos (Visconti, 1960)
· Los 400 golpes (Truffaut, 1959)
· Dispara al pianista (Truffaut, 1960)
· Al final de la escapada (Godard, 1960)
· Banda aparte (Godard, 1964)
· La escapada (Risi, 1962)
· La aventura (Antonioni, 1960)
· Antes de la revolución (Bertolucci, 1964)
· El carnicero (Chabrol, 1970)
· Week End (Godard, 1967)
· Kôshikei (Ôshima, 1968)
· El mercader de las cuatro estaciones (Fassbinder, 1971)
· Todos nos llamamos Alí (Fassbinder, 1974)
· El matrimonio de María Braun (Fassbinder, 1979)
· En el curso del tiempo (Wenders, 1976)
· El amigo americano (Wenders, 1977)
· El enigma de Kaspar Hauser (Herzog, 1974)
· Aguirre, la cólera de Dios (Herzog, 1972)

Escribo luego existo.