Te encuentras en la páginas de Blogsperu, los resultados son los ultimos contenidos del blog. Este es un archivo temporal y puede no representar el contenido actual del mismo.

Comparte esta página:

Etiquetas: [Agricultura]  [Agua]  [AUDIOS]  [Chiguata]  [COMUNICACIÓN PARA EL DESARROLLO]  [Tierra]  
Fecha Publicación: 2015-06-24T08:48:00.002-07:00
"Este audio es parte de una serie radiofónica producida dentro del marco del Año Internacional de los suelos. Su  producción ha sido  posible gracias a  la  Asociación Mundial de Radios Comunitarias en cooperación con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, que celebra su 70 aniversario en 2015".

Reportaje difundido por radio Yaraví de Arequipa.

Mientras seguimos acompañando a don Richard en su chacra donde ya sembró alverjas, nos confiesa que en su mejor época sacó por un topo 45 sacos de 100 kilos de alverja cada uno. En marzo el mercado es atractivo con esta cantidad. “Ahorita por ejemplo si usted tendría alverja un saco le valdría 300 soles, lo cual es un buen precio”, dice.

En búsqueda de la ganancia económica, cada kilo de arveja lo venden a dos nuevos soles. Pero ¿cuánto invierte un solo agricultor? ¿Gana o pierde? Richard Benavente, gasta por topo unos 300 nuevos soles en abono sumado a la mano de obra. Para una pampa el costo sube, entre 800 a mil soles la guaneada (echar guano).

Al año, por cada topo se paga un derecho de agua equivalente a 35 nuevos soles. A ello se suma el costo del camallo (el hombre que riega) que al año percibe 300 soles por un topo, si aumenta el riego por topos aumenta su ingreso a más de mil soles. Si es por hora, el costo es 25 nuevos soles.
Cada litro de insecticida puede costar 80 nuevos soles para combatir la polilla por ejemplo.

“Tenemos el dorsán, el trolla, el galgotrín. Son venenos un poco fuertes que eliminan esas plagas volando, pero quedan los huevos, las larvas y hay que repetir las dosis a la semana, a los 8 días, 10 días”, menciona Richard. Cuando toca la cosecha, el jornal de una mujer que recoge los sacos del producto cobra 40 nuevos soles.


En Chiguata, un 60% todavía utiliza la yunta, herramienta del campo para arar la tierra conformada por dos toros, jalada por el gañán (hombre encargado de la faena). Por cada topo el uso de la yunta cuesta 160 nuevos soles, pero depende de la actividad.  “Antes la yunta era barata. Por decir un topo no pasaba de 20 soles, 30 soles y la gente  se ayudaba. La yunta ahora se cobran 150, 160, 180, tierras blanquitas”, explica don Thomás Soncco de Cachamarca.

El consumo de productos agrícolas para la casa es mínimo. Richard Benavente lleva dos kilos de alverja a la casa, muy poca verdura porque se malogra, más bien puede guardarse unos 100 kilos de papas que tiene más resistencia.

Entonces ¿es rentable vivir del suelo agrícola? “Hay que tener mucha suerte, que nos acompañe el clima, la lluvia, que haya agua y también agarrar precios para los productos, porque cuando uno siembra y todo está barato se va en quiebra, pierde su capital, pierde sus semillas, ya no le da ganas de seguir cultivando. Para darse una buena comodidad con la agricultura le diría que no es”, argumenta Richard Benavente, quien le dedica el 100% a su tierra.

“Generalmente en el día de 7 a 6 de la tarde, le dedico todo el día. Aparte los días que uno tiene agua de noche. A veces tengo agua 2 de la mañana, 8 de la noche hasta las 12 de la noche”, añade.

Los fuertes
Antonia Méndez de Flores a sus 79 años aún vive de la tierra. “Ahora siembro maíz, lo cosecho, lo desgrano y eso siembro. Ahora como mi esposo no tiene fuerzas, ni yo tampoco, hemos sembrado alfalfa”.De cada cosecha saca 8 sacos de maíz y se separa dos para su consumo. “El saquito de maíz, pesa 40 kilos, 30 kilos, 38 kilos”.

- ¿Y cuánto lo vende usted?, indagamos.
 -A veces tres soles cincuenta, dos soles cincuenta”, responde.

El rol de la mujer también es importante. En un escarbo de papas, el hombre escarba y la mujer recoge. En el sector de Cachamarca a las 7 de la mañana ya es común verlas, limpiando la tierra de la mala hierba de a dos o cuatro mujeres en cada topo.

Se dedican a rapiar (limpiar para que el terreno esté limpio). A sembrar, a plantar cebollas, a plantar ajos, a sembrar papas. Los Hombres van lampeando (removiendo la tierra).

En Chiguata toda la tierra es fértil. Cerca de la plaza principal del distrito, vive doña Antonia Méndez y su esposo Felipe Flores, quienes vieron con buen ojo la tierra al lado de su propia casa. La arreglaron con guano de corral y lo convirtieron en un vivero.

“Aquí hay cebolla, apio, acelga, lechuga, hierba buena, perejil, chinchuchus, huacatay, orégano, flores, geranio”, muestra con alegría doña Antonia quien se queda en la puerta por el dolor de su rodilla. “Cuando viene mi yerno se ríe de la lampa, acá tiene todo mi mamá”, cuenta mientras sus ojos brillan como dos luceros de una noche brillosa.

“Con la acelga preparo saltadito con sus papitas, a veces carnecita, sino con huevo. A veces me pico me preparo torreja con su queso y la acelga. ¡Ahorro pue siquiera eso!”, cuenta.

-Aquí hay pallar, cuenta don Felipe quien ya llegó a la casa para el almuerzo.
- ¿Le gusta a usted?, preguntamos
-Por supuesto. Lo que no da, es lo que no se siembra.

“Aquí  regamos cada 5 días, cada 6 días. Hay harto ají chico, ya está floreando, ya tiene rocotitos, chinchuchos también, es un ajicito así pero picaaa”, advierte risueño.

Si la tierra y su gente están en este contexto, ¿cuál fue el momento más crítico para la agricultura en Chiguata? “Considero que en estos momentos es el momento más crítico, uno por el abandono que están haciendo de sus chacras, de sus andenerías por buscar mejores recursos y el otro lado es la sequía que si bien es cierto está lloviendo, pero no ha llovido a su tiempo”, responde el alcalde Gregorio Corrales.

En busca de más respuestas, llegamos hasta Cachamarca, anexo de Chiguata. Su nombre es de origen quechua que significa: cachi: sal y marca: porque allí marcaban la sal que iba de Salinas a Arequipa. Este pueblo de andenes se quedó con 10 familias en la época de la reforma agraria aplicada en la década de los sesenta a setenta. Se fueron a la irrigación de la Joya y San Camilo. Hoy solo existen 3 familias, como cuenta don Thomás Soncco, que es otro de los pocos agricultores netos de Chiguata. Cuando llegamos a su casa fue anecdótico.

-Hoy día cumplo 80 años, dice.
-¿Hoy día cumple usted 80?, preguntamos.
-Hoy día 7 ¡muchas gracias!, exclama.
-¡Felicidades!”, le decimos mientras le damos un fuerte abrazo.

Mientras hacemos una pausa y retornamos al tema, nos va quedando claro que la agricultura en Chiguata ya no se hereda. “En un lapso de 30 años hay pueblos que están quedando abandonados como el anexo de Cari Cari, donde yo lo conocí hace 30 año atrás, pero había una población de 70 familias, pero si ahora vamos habrán unas 20 familias y todos ancianos y se siente la migración”, sentencia don Thomás.

Y es que tampoco se invierte en investigación. 

¿No hay una evaluación de cómo está la tierra a través de los años?, preguntamos al alcalde Gregorio Corrales. -No, responde. ¿Usted sabe qué plagas por ejemplo atacan a la tierra antes de las lluvias, después de las lluvias?, volvemos a preguntar. –No, repite la misma respuesta. “Eso me significaría contratar agrónomos, personal que se dedique a esos trabajos. Por eso es algo discutible. Nuestra ley que nos rige a las municipalidad, toda es una sola a nivel nacional, osea yo tengo que cumplir mis obligaciones tanto como la municipalidad San Isidro, de Lince en Lima y eso no es posible”, explica con impotencia.

La tierra de Chiguata continuará allí. Lo que no sabemos es que si al retornar continuará la misma gente que encontramos en medio de fiestas y jornadas de sudor a golpe de lampa y esfuerzo.
Etiquetas: [AUDIOS]  [Chiguata]  [COMUNICACIÓN PARA EL DESARROLLO]  [Reportajes]  [Tierra]  
Fecha Publicación: 2015-06-14T15:06:00.000-07:00
"Este audio es parte de una serie radiofónica producida dentro del marco del Año Internacional de los suelos. Su  producción ha sido  posible gracias a  la  Asociación Mundial de Radios Comunitarias en cooperación con la Organización de las NacionesUnidas para la Alimentación y la Agricultura, que celebra su 70 aniversario en 2015".
Reportaje difundido por radio Yaraví de Arequipa.


El agua para el riego y para el consumo, se capta desde el sector de Pasto Grande sobre los 4 mil 340 m.s.n.m, y de la vertiente de Samanillas, ambos ubicados en el distrito de San Juan de Tarucani. “Tenemos un área bruta con aptitud agrícola de alrededor de 872.85 hectáreas, de las cuales 864.40 están bajo riego de cultivos permanentes como la alfalfa en un 73% y con cultivos transitorios en un área menor. El 27% de hectáreas aproximadamente están dedicadas al cultivo de papa y de maíz”, explica el Ing. Leonel Callinapa Aragón, sub gerente de desarrollo urbano y rural del municipio.

Antes el agua provenía del río Huasamayo. Lo que no ha cambiado es el beneficio de los feudales.
Todos no tienen agua por igual. Hay quienes tienen agua en exceso y pueden hacerse préstamos o cambios. Las personas más humildes, carecen del recurso hídrico. A las justas cultivan su alfalfa o el maíz que resiste más la humedad.

Luego de la lluvia, toca la mita cada 26 días, que consiste en regar de abajo para arriba. Los que tienen terrenos grandes reciben agua por algunos días y los que son minifundios o pequeños terrenos, su turno es por horas.

“Sería ideal regar de 5 de la mañana a 5 de la tarde, no se desperdicia mucho el agua, pero realmente nos hace falta algunos vasos reguladores, estanques”, dice Richard Benavente. Cada año la cantidad de agua no es la misma y en la noche se desperdicia. “En algunos sectores de la parte alta hay estanques, pero no son muy grandes, captan 8 horas hasta10 horas de agua. Un promedio de 40 hasta 50 litros por segundo”, agrega Richard Benavente, quien se limpia el sudor de la frente, mientras está por culminar la limpieza de su tierra.

Esta preocupación se debe a que muchas vertientes se han secado a través de los años, como la de Mosopuquio, perteneciente al distrito de Characato, una ruta que también compromete a Chiguata.  “Otro caso es la Rinconada. Sus vertientes se han secado. Ellos no tienen agua, han buscado otros sectores de donde sacar la mínima cantidad de agua. El sector de Quillocona presenta tiene una merma”, comenta el alcalde Gregorio  Corrales.

“Hasta el momento se tienen inventariadas 19 fuentes con 42 manantiales que en conjunto hacen un caudal de 740.53 litros por segundo, lo cual equivaldría a 23.35 millones de metros cúbicos al año de agua”, explica por su parte, el Ing. Leonel Callinapa. No se sabe cuánta agua se pierde y para eso se elaborará recién un perfil de proyecto, incluso para calcular la demanda.


El agro está en cuarto orden de prioridad para el municipio distrital. Primero es salud, servicios básicos, educación y recién agricultura.  “Entonces como verá de un millón 400 mil, tengo que designar unos 200 mil soles para la agricultura. No me alcanza para hacer un reservorio, un reservorio está valorizado en 2 millones, 3 millones de soles”, dice el alcalde con tono de impotencia.

Los insectos de Chiguata
En Chiguata abunda la mosca minadora que afecta a veces a las plantaciones de habas. Hace caer su flor y no deja que salga su fruto. También predominan los pulgones, gusanos de tierra y la polilla. “Por ejemplo antes que llueva nos hemos llenado de polillas por la calor. Cualquier planta, cualquier producto comienza a quemar su hojita y a secarse”, refiere Richar Benavente. La polilla aparece por la falta de humedad. Le ataca a la alverja y a la papa por lo general. “Es chiquita, en forma de un palito, de una ele, de color tierra”, describe Richard.

Con la lluvia pasa algo especial, la consideran tan sagrada porque limpia todas las plagas. Pero esta bendición podría terminar cuando Richard acepta que para combatir las plagas usan insecticidas como el tamarón, el dorsán y el trolla. Algunos mueren, otros se salvan cuando vuelan y también quedan huevos o larvas en las hojas. “Hay que volver a repetir la dosis, pero lamentablemente cuando fumigamos, mueren los buenos y los malos”, dice Richard con resignación.

“El paratión si es un insecticida pero está prohibido, no se permite su uso. Se vio que producía mucho daño a las personas y por eso está prohibido. El DDT también eta prohibido y si nos vamos al mercado se puede conseguir. Claro el precio es bajísimo”, expone y advierte el Ing. José Peña.
Antiguamente el uso de los insecticidas era nulo, como nos dice doña Antonia Méndez.

“Pero no conocíamos desinfectos, por eso es que las papas cuando cocinábamos en la chacra para dar a los que nos ayudaban salían rajando (cuando se desprende la cáscara de la papa con facilidad y queda harinosa al coser)”.

Don Felipe Flore, dice que el pulgón negro y blanco, es el que más ataca a la alfalfa. Pero no todos los insectos causan daños.  La mariquita es querida en el campo, porque se come los mosquitos y a los pulgones.


Una especie escasa es el sapo de Arequipa, llamado científicamente como Rinella Arequipenses. “Bueno le tienen miedo pero ese animalito limpia la chacra, el mosquito lo agarra, se lo come, dice Felipe Flores. Desaparecen luego que echan insecticidas, sin embargo con la lluvia aparecen de nuevo. “¡Feo es el animalito!”, ja, ja, ja, provoca una risa compartida don Felipe.

La expansión urbana, el uso de insecticidas por ejemplo, lo han impactado. Debido a las creencias lo matan.  “Lamentablemente es una actitud que viene de muchos años atrás. Nuestros abuelos nos enseñaron que esta especie era dañina. En realidad no es dañina. Uno lo agarra. Yo trabajo 30 años con sapos y usted verá que no tengo absolutamente nada. Tradicionalmente Arequipa era una población que estaba muy ligada a estas situaciones de la piel con manchas blancas que ahora le denominan vitiligo y que los antigüos le llaman ccara”, explica el biólogo e investigador de la Universidad Nacional de San Agustín, Evaristo López Tejeda.

Andenes de Chiguata
En lugar de los insecticidas el método moderno es el manejo integrado de plagas. “Debemos promover que se desarrollen los controladores naturales. Toda plaga tiene su controlador natural, por ejemplo si yo tengo la mosca minadora, hay algún controlador natural que se alimenta de los huevos de esa mosca minadora y va a permitir bajar la población”, indica el Ing. José Peña.

La tierra en Chiguata está dispuesta en andenes y pampas. Pero levantar un bordo a un agricultor le demanda dos jornales y no cubre sus gastos, por eso prefieren las pampas. Los andenes predominan en la parte alta: Cachamarca, Arenales y Cari Cari. ¿Pero acaso no tiene ventaja un andén? “Lo que es cuestión de pampas en la parte de baja, Tulunpaya Siuce, ahí hela más, cae más helada, mientras en los andenes no cae la helada”, refiere Richard. La población de Cacayaco, Quillocona, la quebrada de Pite, ha emigrado y ahí está la mayor cantidad de andenerías, pero van quedando abandonadas.

Desde hace 20 años algunos andenes están abandonados. “Nadie se preocupa por mantenerlos. A pesar de estar cerca a Arequipa para visitar y todavía tienen que viajar al Colca para ver las andenerías”, dice el especialista en andenes, Ing. Alquilino Mejía Marcacuzco.

A decir del Ing. Alquilino Mejía, las bondades de los andenes son: conserva el suelo y el rendimiento de los cultivos; aprovecha el agua; no permite la erosión; el agua que filtra poco a poco sale por las partes bajas como los ríos. Alimenta los puquiales y disminuye los efectos del viento.
La explicación técnica de protección frente a las heladas, es que durante el día, los andenes absorben todo el calor y en la noche lo liberan.

Otro aspecto que ya no existe en Chiguata son las prácticas culturales en torno al andén.
“Hay un montón de cosas, danzas, comidas”, agrega el Ing. Alquilino Mejía, proponiendo que se recuperen estas prácticas.

Don Thomás Soncco de Cachamarca, es por no decir el único que todavía practica algunas costumbres.  “Se le lleva pues un poquito de coca, su conuja todo eso se zauma todo bonito pues. Indicando al apu, al Pichu-Pichu que nos mande agüita para las plantitas”, cuenta mientras observa el paisaje de su tierra.

De acuerdo a los datos proporcionados por el Ing. Alquilino Mejía, Chiguata tiene un total de 1796.42 hectáreas de andenes. Unos 970. 66 están sin uso y la diferencia en uso, lo que confirma el abandono. Es el segundo distrito de Arequipa, después de Pocsi con la mayor cantidad de andenes.


Etiquetas: [AUDIOS]  [Chiguata]  [COMUNICACIÓN PARA EL DESARROLLO]  [Reportajes]  [Tierra]  
Fecha Publicación: 2015-06-07T14:11:00.001-07:00
La vida en Chiguata empieza con el hombre y mujer del campo. “Chiguata es una palabra quechua: “Chiriguata”, que quiere decir frío”, nos recuerda don Felipe Flores, quien toda su vida ha vivido de la siembra y la cosecha.

"Este audio es parte de una serie radiofónica producida dentro del marco del Año Internacional de los suelos. Su  producción ha sido  posible gracias a  la  Asociación Mundial de  RadiosComunitarias en cooperación con la Organización de las Naciones Unidas para laAlimentación y la Agricultura, que celebra su 70 aniversario en 2015". 
Fue difundido por radio Yaraví de Arequipa.

PARTE I

A 45 minutos de la ciudad de Arequipa y a 30 kilómetros noreste, hemos llegado para conocer la tierra de este distrito de 450 años, dedicada a la agricultura y ganadería, que comprende 26 pueblos, entre anexos, centros poblados y pueblos jóvenes. Cari Cari y la Victoria, son los anexos más alejados.

Chiguata es un pueblo pre-incaico. Tiene restos de la cultura Churajón. Tambo León un centro arqueológico, como su nombre lo dice, era un tambo o lugar donde se juntaba la alimentación para los viajeros del Qhapaq Ñan. “Estudios que han realizado han encontrado allí vestigios que se producía maíz”, apunta el alcalde del distrito, Gregorio Corrales Delgado.

Para hablar de la tierra, vamos a buscar a esas manos laboriosas que la trabajan. Es temporada de lluvia y Richard Benavente Benavente, ex presidente de la Comisión de Regantes del distrito, dirige al peón, hombre que mueve la tierra y levanta el bordo a una altura de 15 centímetros.

“Acá tenemos un obrero que está trabajando, está componiendo para mañana estar sembrando alverja para aprovechar la lluvia”, dice. Conviene sembrar alverja porque sale en tan sólo 8 días.

-Don Richard quien ha vivido 47 años en Chiguata, nos dice que en su terreno de hace más de 5 años siembran primero la alfalfa que dura 6 años por una razón. Antiguamente se cuidaba que no crezca mucho pasto y duraba 10 años. 

“En sus raíces capta bastantes nutrientes a la tierra incluso la energía de los rayos solares. Las raíces de la alfalfa tienen unas bacterias y lo que hacen es toman savia de la alfalfa, toman nitrógeno del aire y lo fijan. La ventaja que tiene la alfalfa es que soporta períodos de riego en más tiempo, porque las raíces son profundas”, explica el Ing. José Peña Dávila, director de Instituto de Investigación y Desarrollo para el Sur.

Luego de sembrar alfalfa, siembran cualquier producto de tierra, generalmente papas porque capta todos los nutrientes para que sea una buena cosecha.

Hace muchos años sembraban la yarahua, una variedad de alfalfa resistente a las plagas y enfermedades. Por eso duraba 10 años. Ahora han aparecido semillas híbridas que le llamamos ahora americanas. La cur, la california la cur 101, la moapa. En setiembre siembran papa, para sacarla en 4 a 7 meses, dependiendo de la variedad de la semilla.

“Ahorita en Chiguata estamos cultivando la bría única, mariba negra, la revolución muy poco pero también da. Últimamente estamos sembrando también pedazos para el consumo de la casa. La salamanca, la sica, son las papas que más se adaptan acá a Chiguata”, explica Rochar Benavente mientras sigue quitando la mala hierba de su tierra.
En enero el tubérculo está con flor. Es verano y en Arequipa llueve favoreciendo a las matas. Hace que crezca el producto porque moja los bordos, regándolo. Por gravedad no llega a mojar al 100%, la lluvia sí moja uniformemente toda la tierra, todos los bordos”.

“Primero sembrábamos la salamanca, la legítima papa chiguateña, mentadita en Arequipa, la papa Salamanca, la negra, la tuti, la chaucha que era de tres meses, a los tres meses ya da producción. Se ha perdido toda esa papa. Bueno no se sabe por qué, porque se cansa dice que se cansa la semilla entonces ya no da”, refiere don Felipe Flores Aguilar, agricultor de 85 años. Y es que cuando dicen que se cansa la semilla, es porque no se preocuparon en hacer los cruces.

El maíz es otro producto importante. “Se cultivaba el maíz amarillo no, el criollo que le llamamos es un maíz algo grande un poquito duro y ya posteriormente se han adaptado no, maíces que son de otros sitios, el cabanita, el maíz cusqueño también se ha adaptado”, recuerda Richard Benanvente.

Cada producto tiene su temporada. La alberja y a la alfalfa se cultivan durante todo el año. En enero toca haba. La papa y el maíz en agosto y setiembre. El ajo se siembra en junio y julio.

“El ajo arequipeño es de muy buena calidad. Acá en Chiguata da muy bueno y se ve que también ya está desapareciendo ya hay otras semillas transgénicas el ajo napurí, el ajo chino son otras semillas, pero no son de la misma calidad”. Richard Benavente nos recuerda que la tierra chiguateña siempre ha sido productora de maíz, cebada, trigo, habas y alfalfa. Esos han sido los productos básicos.

Hace 15 años se cultivaba la cebada y el trigo. Las exportaciones de Argentina ofrecen costos más baratos perjudicando la producción local. “Antiguamente el pan era escaso, no había la facilidad de traer pan de Arequipa, harinas que sean más procesadas. Acá los agricultores cultivaban su cebada, la tostaban, la molían y la pelaban. Con eso tomaban su leche, con su harina de cebada. Igual el trigo, cultivaban su trigo, lo tostaban y hacían su sango, sus mazamorras”, recuerda con nostalgia Richard.  “Todo era para el consumo de la casa, por eso es que también la gente antigua duraba bien. No sufría de cáncer”.

La siembra de la cebolla también ha variado a través de los años. “Chiguata unos 30 o 40 años atrás, era uno de los mejores productores de ajo y cebolla. El 70% de la población chiguateña sembraba cebolla y se vendía a un buen precio, pero ¿qué es lo qué pasa? cuando en esa misma época empiezan a aparecer las irrigaciones, comienza una competencia. Si en Chiguata nosotros sacamos de una hectárea 3 mil kilos de cebolla, en Majes, ahí sacan 30 mil kilos de cebolla”, compara en tono enérgico el alcalde de Chiguata, Gregorio Corrales Delgado.

Doña Antonia Méndez recuerda esos alimentos de antaño. “La harina de cebada, de trigo que antes le llamábamos pito, tomábamos con leche y poníamos la mitad de leche, la mitad de harina y el tostado.

Actualmente una alternativa a prueba es la producción orgánica. “Considero de que lo primero que tenemos que hacer es que la población gane un poco más con sus productos orgánicos”, dice con optimismo el burgomaestre, Gregorio Corrales. Sin embargo en las zonas altas de Cari Cari y Miraflores no tuvieron compradores con su reciente cosecha. Al margen de las temporadas bajas y altas, la propuesta deja mucho para la reflexión y cambio de estrategia.

“Está fracasando y ahí da bastante, por ejemplo de aquel lado, de Cari Cari, había puro orégano que sembraban pero ahorita con decir que no lo compran el orégano y punto. Ahí esta. Esos están votando el orégano”, cuenta don Thomás Soncco de sector de Cachamarca.

Este punto de vista coincide con don Felipe Flores. El año pasado sembraron orégano pero fracasaron. En Miraflores y Cachamarca la cosecha de orégano se secó y no obtuvieron ganancias.


En vez del orégano, ahora siembran alverja. Igual pasó con la quinua, el año pasado sembraron una buena cantidad, pero luego tuvieron que dejarla en las chacras.

¿Cómo se nutre la tierra en Chiguata? “Un terreno, mientras más asoleado esté, es mucho mejor. Capta bastantes rayos solares, nutren al terreno. El Sol mata bastante estos animalito y bichos”, Explica Richard Benavente.

El abono más ideal para el campo agrícola de Chiguata es el estiércol de ganado vacuno, cordero o de auquénidos. Esta descomposición donde se reproducen las lombrices asegura la tierra para tres cosechas. Sin embargo las costumbres cambian.

Muchos agricultores utilizan ahora mucho abono químico. El diamonico, el nitrato. La urea, el 20-20. Hace que el producto crezca rápido, pero de manera artificial. “Aparte de guano de corral que le digo, siempre le echamos abonos químicos, admite Richard, mientras continúa la faena en el campo. “El 20-20 quiere decir que tiene 20% de nitrógeno, 20% de fósforo. Todos son sintéticos. Son generados mejor dicho a partir del petróleo, a partir de otros componentes químicos. El suelo se va degradando”, aclara el Ing. José Peña. Sólo para media hectárea le echan unos 90 sacos de abono, cada saco de 80 kilos.

Cuando se produce con fertilizantes sintéticos, no salen cultivos buenos, de ahí vienen una serie de enfermedades. “Alergias en los muchachos, cáncer, artitritis. Todo eso está conectado, porque es sintético, no es natural”, refiero el especialista en investigación agrícola, José Peña.

Richard Benavente utiliza con más frecuencia el diamonico, pero a decir del Ing. José, cuando se le hecha este químico primero no tiene materia orgánica, entonces los organismos no tienen dónde vivir. En segundo lugar la humedad del suelo se va rápido, ya no tiene ese capacidad de retenerlo.

La producción era natural y por eso es posible encontrar a gente con muchos años de vida, como Leonidas Veliz de Vilca de 103 años. “Comían trigo, comían mote, choclo, habas, papa, ocas. Todo era para la casa. Ahora todo es negocio. No era como ahora que le echan tantos insecticidas”, recuerda doña Rosa Vilca Veliz, una de sus 8 hijos de doña Leonidas.
Etiquetas: [AUDIOS]  [COMUNICACIÓN PARA EL DESARROLLO]  [Noticias]  [Plantas medicinales]  [VIDEOS]  
Fecha Publicación: 2015-05-01T00:43:00.002-07:00

El siguiente reportaje fue difundido en radio Yaraví, el 20 de febrero de 2015. Agradecemos a su director, Sr. Andrés Javier Mamani, por confiar en nosotros para colaborar con los objetivos de promover la información para el desarrollo local, regional y rural, junto a alianzas como la Coordinadora Nacional de Radios.

Este reportaje obtuvo el primer puesto en el Concurso Nacional de Periodismo sobre Propiedad Intelectual en la categoría de radios comunitarias. La ceremonia de premiación se realizó en la Biblioteca Nacional. Se premiaron periodistas de Lima, Tacna y Lambayeque.



¿Escuchó hablar de los conocimientos colectivos de los recursos biológicos? Briggeth Flores Sandoval, bióloga y especialista del Instituto Científico Michael Owen Dillon de Arequipa, explica  que es una herencia que le transmite cada padre a su hijo. Un abuelo a su nieto. Es decir, son costumbres que entre ellos mismos tienen la obligación de transmitir a las nuevas generaciones.

Esa herencia de valor incalculable, está en las comunidades campesinas y nativas, en los pueblos rurales del Perú. En la región Arequipa existen 103 comunidades campesinas a la fecha, según  COFOPRI y el presidente de la Federación Regional de Comunidades Campesinas de Arequipa, Julio López Pinto.

“El problema radica en la falta de interés. No hay nadie que rescate el conocimiento de los abuelitos. De esas poblaciones ancestrales. Entonces lógicamente el conocimiento se pierde porque nadie le da valor”, argumenta Daniel Montesinos Tubée, ingeniero agrónomo dedicado al estudio de las plantas nativas con valor medicinal.

Huanca, es uno de los 20 distritos de la provincia de Caylloma en la región Arequipa. Su comunidad campesina lleva el mismo nombre. Está ubicada a dos horas y media de la ciudad. Ampato es su principal nevado. Ciro Jácobo Flores, ex presidente de esta comunidad, sale a campo cada vez que puede, montado en su burro o caballo. 

La planta más importante para ellos, es la conuja. La venden hasta Bolivia. La buscan sobre todo para los ritos del pago a la tierra. Crece a 3 500 m.n.m. en sus bosques de queñua. Llega hasta una altura de 60 centímetros. Cuando queman la planta, su aroma puede sentirse hasta medio kilómetro de distancia. También destacan: la carqueja, llamada por los lugareños como quinsacucho; el ccapo blanco; la chachacoma y el pinco pinco.

Cuando no había carretera de acceso, la comunidad, recurría a sus plantas para curar sus enfermedades. El ingreso de las empresas farmacéuticas minimizó el consumo de sus plantas locales. Dejan de consumir sus plantas para buscar alivio de sus enfermedades en las pastillas. No hay una continuidad de la transmisión de conocimientos de sus plantas. 

Foto: Indecopi-Ganadores de concurso
A ello se suma la inexistencia del registro de sus conocimientos colectivos. Las comunidades campesinas de Arequipa, no cuentan con un registro de sus plantas nativas medicinales. Ciro Jácobo, acepta que carecen de un listado de sus plantas. “Simplemente las utilizamos como parte de esos comentarios que dejaron nuestros antepasados. Por ejemplo sabemos que hay plantas calientes y frescas”, dice.

Algunas veces los mismos comuneros llegan a Arequipa para comprar hierbas medicinales en las tiendas naturistas, que luego con asombro se dan cuenta que crecen en sus propios cerros y montañas. Es el caso de Ismena Huarca, quien padecía de una inflamación al hígado. Fue a un naturista en la ciudad de Arequipa y le recomendó una bolsa de carqueja. Le costó cincuenta céntimos. Pero grande fue su sorpresa al saber que esta planta crecía en su propia comunidad. En sus bosques de queñua.

“La carqueja es una planta muy calorífica, con bastante aceite esencial. Se usa más como emplasto o como un torniquete cuando los animales del campo se quiebran la pata”, describe el etnobotánico Daniel Montesinos.

En la comunidad campesina de Characato pasa lo mismo. Su presidente, Julio López Pinto, acepta no tener un padrón, listado o reconocimiento de sus plantas. “La juventud está interesada en la migración y sólo los antiguos saben”, menciona.

Julio López, es también presidente de la Federación Regional de Comunidades Campesinas de Arequipa. “No tenemos un listado, pero voy a trabajar en la identificación de las plantas nativas de nuestras comunidades campesinas”, promete.

La región Moquegua es un caso particular. El  Magíster en ciencias, Daniel Montesinos Tubée, aportó con el estudio y reconocimiento de sus plantas medicinales. La planta de nombre Wiraqalo, es la principal. No tiene nombre en español, pero también se le conoce como Wiswiccalo o Llinqui llinqui.  Tiene por lo menos 30 propiedades medicinales. Es útil para males estomacales, gripe, torcedura o fractura, mal de aire, mareos, etc. “Se puede propagar la especie y producir mates”, agrega el especialista.

Gracias al programa "Sintonía Familiar"
En la comunidad campesina de Tambo Cañahuas, donde el frío puede llegar hasta 15 °C bajo cero, tampoco se ha trabajado en el reconocimiento de sus plantas nativas medicinales. “Los conocimientos de los ancestros no han sido muy transmitidos. Se han adaptado algunos, pero no ha sido continuo”, dice Pepe Huayhua Llanos, ex presidente de esta comunidad y ahora fiscal. El avance de la ciencia y la globalización han sido determinantes. Las farmacias y el “facilismo” marcaron distancia de sus plantas medicinales.

“Para una fiebre antes se usaban algunas plantas que podían controlarla, pero desde que aparecen los farmacéuticos ya se controla con más facilidad”, agrega don Pepe.

Existen 300 familias que viven en Tambo Cañahuas, pero no existe un registro de sus plantas medicinales.

Durante la entrevista Pepe Huayhua recuerda algunas plantas: la chachacoma, la Huamanlipa, el pura pura, el chanco doble, la yareta, etc. A pesar del tiempo y de los cambios, también recuerda las recomendaciones de su abuelo. “Por ejemplo cuando se accidentaba un animalito agarraba el garbancillo para curarle la fractura”, comenta con emoción. “Deberíamos tener un registro de la comunidad, porque vamos a encontrar cada vez menos ancianos para investigar ese tema”, reconoce.

Los invitamos a escuchar y a viajar por el reportaje en audio.

Agradecemos la nota especial que preparó nuestra colega, Juana Martínez Montoya, periodista de CNR. Aquí el vídeo y la nota:





Etiquetas: [Homenajes]  [VIDEOS]  
Fecha Publicación: 2015-04-30T21:51:00.000-07:00

Han pasado 50 años, donde un pueblo escribió una doble historia. No siempre ocurre, pero en Miraflores, distrito de Arequipa, ocurrió.

Mi mamá Sabina, me contó que el gran promotor fue el locutor Guido Díaz Rivera. El tío Guido, como se le conocía, falleció el 4 de abril del 2009, pero su imagen vive en los miraflorinos. Hoy lo recordamos en mi casa, pues en aquel entonces, no dudó en pedir colaboraciones, programar actividades y juntar las bolsas de cemento necesarias para edificar la parroquia Nuestra Señora de Chapi Chico.

En momentos donde sólo existía un sueño, estaba mi padre, José Baldárrago, cargando esas bolsas de cemento, removiendo las piedras junto a otros vecinos, que hicieron posible la casa de la Mamita. Unos 50 años más tarde, ha quedado firme la fe y devoción de aquellos hombres y mujeres a los que hoy rendimos un homenaje. No hemos encontrado una sola fotografía en casa, pero será difícil borrar de nuestras memorias y de nuestros corazones, aquellos ejemplos de grandeza, que edifican sueños moviendo sus manos con fe. Gracias por estos 50 años a ustedes.  
Etiquetas: [Agricultura]  [Chiguata]  
Fecha Publicación: 2015-04-16T09:32:00.002-07:00
websitewer
easel.ly

Habíamos emprendido una caminata de una hora y media desde Cachamarca, anexo de Chiguata. Teníamos que buscar entre los campos de cultivo de ajo, cebolla y alverjas, a los menos queridos: los sapos. Mientras recorríamos el camino rumbo a la plaza del distrito, la tierra, las piedras y los charcos de agua, nos decían una y otra vez que está vez no encontraríamos ni un sólo sapo. Los agricultores ya nos dijeron que sólo pueden verse de enero a marzo muy rara vez entre las chacras. Después es casi imposible. Estábamos en una buena temporada, pero seguíamos.

En consecuencia, llegamos al pueblo con los brazos casi caídos. Fue entonces que buscamos a Richard Benavente Benavente, ex presidente de la comisión de regantes del distrito. Uno de los pocos chiguateños netos, es decir nacido en el mismo lugar. Días antes ya habíamos hacho planes. Le contamos de nuestro fallido intento de ver sapos. Finalmente lo convencimos. Subimos a su camioneta y fuimos a su parcela, donde sembró cebolla hace tres semanas. Vimos su rostro de poca esperanza. Pero nosotros no dudamos que cumpliríamos nuestro deseo. Llegamos. Richard baja primero y entra a la parcela pisando el bordo. Lo seguimos. En medio del silencio grita: -Mire, allí está. ¡Qué suerte! Como tomando Sol sobre el bordo, un ejemplar se dejó ver. Tomamos fotos y pronto se escondió tras las hojas de la cebolla.

Era suficiente. Era la prueba que nos pidió el profesor y Blgo. Evaristo López Tejeda, de la Universidad Nacional de San Agustín, para saber qué especie era y sobre todo conocer las amenazas y por qué no es tan querido por estos lares. Aunque Richard nos aseguró que no los mata, es preocupante saber que existen creencias hasta estos tiempos que impulsa a los agricultores a matarlos.
Etiquetas: [Noticias]  
Fecha Publicación: 2015-03-29T16:05:00.000-07:00
Los realizadores cinematográficos también destacan por sus propuestas con sentido ambiental. Durante cada año personajes reales y ficticios, nos cuentan historias que nos involucran con la biodiversidad. Nos hablan de nuestro comportamiento en la tierra. De aquellas expediciones donde nos recuerdan nuestro rol. Conozcamos mejor a los temas nominados en la 87a edición de la gala de los premios Oscar.

Song of Sea, nominada a mejor película animada, cuenta el viaje a casa del último niño foca. En la misma categoría está  Cómo entrenar a tu Dragón 2, donde una tradición vikinga de matar a los dragones, se rompe. En este grupo la Historia de la Princesa Kaguya, es un cuento japonés anónimo Todo empieza cuando una pareja de ancianos campesinos, encuentra a una niña diminuta en una planta de bambú.

En la categoría de efectos especiales, El Amanecer del Planeta de los Simios, es una historia reflexiva. Un grupo de humanos sobrevivientes a un virus, tienen por única salvación la energía de una presa ubicada en los terrenos de los simios desarrollados, producto de los ensayos de laboratorio que vimos en la primera parte. Los humanos tendrán que negociar con los simios y respetar su dominio.

Y en la categoría que cada vez gana más adeptos-la del documental-tenemos dos nominados:La Sal de la Tierra, donde un fotógrafo recorre los continentes del mundo, captando la mutación de la humanidad y pasa por caminos, paisajes y territorios vírgenes. Está Virunga, que es un documental de la famosa reserva natural que alberga a los gorilas.   ¿Ya tienes a tu favorito? 
Etiquetas: [Agricultura]  [Pocsi]  [Reportajes]  [VIDEOS]  
Fecha Publicación: 2015-02-01T09:12:00.000-08:00
Su primer paso será determinante. ¿Quién pensó que las burras no corren? En Pocsi, distrito campestre de Arequipa, corren y aunque algunas se desvían durante la competencia, igual corren. ¿Pero cuál es el premio? Rosa Bautista Ayala, una de las participantes, se ríe. “No lo sé”, dice y no para de sonreír. “No importa. Lo que vale es participar”, agrega contenta.  

En enero, este distrito tradicional está de aniversario. Este 2015, cumplió 475 años de fundación y los organizadores no tuvieron mejor idea que convocar a sus burras para una competencia de honor.

Lo primero que se distingue es una diversidad de edades entre las cinco participantes. Luis Alberto Cornejo, pocseño, nos presenta a su ejemplar, Estrella Negra. Tiene 14 años pero se le ve muy ágil, a pesar que Alberto insiste en decir que ya es una burra abuelita. Oliver Ocsa Bocangel, es otro de los competidores. Su burra se llama Jaujina. Tiene 5 años. “Es un poco lisa, quiere patear, media arisca es”, dice Oliver entre su sonrisa coqueta. La razón es simple. Tiene dos crías y se quedaron en la chacra. En el pre-calentamiento encontramos también a Gonzalo Quispe Ayala, un jinete un tanto reservado, pero nos dice que Josefa tiene 3 años y es la más joven. “¡Chiquitita!”, le grita dándole palmadas en su cuello para animarla ¿Pero cuántos años vive una burra? Luis Alberto, aclara que puede llegar hasta los 20 años muy viejita.

Conozcamos más de esta competencia de honor, en el siguiente reportaje:
No olviden activar la calidad en HD.


Etiquetas: [Mar]  [VIDEOS]  
Fecha Publicación: 2015-01-21T05:20:00.000-08:00
¿Continúas disfrutando del verano? Las playas de Mollendo en Arequipa como otras playas de la costa del Perú, siguen recibiendo miles visitantes locales y extranjeros. La primera semana de enero estuvimos en Mollendo. Cuando alquilamos nuestra sombrilla nos sentamos para apreciar el mar y la gente que goza bañándose al tumbo de cada ola.

En esta convivencia de regocijo, es necesario recordar estas cinco reglas para conservar nuestras playas limpias. ¿Es posible cumplirlas? Claro que sí:

 
Etiquetas: [Cambiemos]  [Santuario Nacional Lagunas de Mejía]  [VIDEOS]  
Fecha Publicación: 2015-01-11T16:14:00.002-08:00
Empezamos el 2015 en el Santuario Nacional Lagunas de Mejía. Cuando ingresamos a la zona de playa, nos llama la atención el sonido de unos motores. ¡Sorpresa! Al llegar a la orilla de la franja costera, pasan raudas unas doce motos. El ruido espanta las aves.


¡Cambiemos!  Si ves motociclistas o vehículos que pasan por el Santuario, avisa a la Jefatura del área. Es un área natural protegida por el estado peruano. En la arena viven especies como el cangrejo carretero y algunas aves como el piquero que dejan sus huevos indistintamente en la arena. Y se camuflan sus polluelos. Estas imprudencias perturban la armonía y alteran el paisaje de nuestras áreas naturales. ¡Ayudemos a los guardaparques y juntos protejamos lo nuestro!

Etiquetas: [Santuario Nacional Lagunas de Mejía]  [VIDEOS]  [Áreas Naturales Protegidas]  
Fecha Publicación: 2015-01-09T17:29:00.000-08:00
Iberia Centro I, es el primer mirador de la laguna más grande con más de 40 hectáreas. Es enero. Hilario Castro Alca, dice que en este mes no se observan tantas aves. Las que aparecen son residentes y prefieren estar por los campos de cultivo de arroz que hay en Mejía. En mayo y junio llegan más aves, cuando la cosecha ya acabó. 

En Iberia se ven aves como: la choca o polla de agua. También se ven patos que se alimentan de noche y llegan a la laguna para descansar durante los brillos del día. Los zambullidores, se suman a este espectáculo.


Iberia es la tercera laguna. El recorrido por el Santuario empieza en la laguna de Mejía, luego laguna Iberia Norte donde muy cerca hay una isla. Después de Iberia Centro I, sigue la laguna Iberia Centro II y la laguna Iberia Sur. La ruta  sigue por el río Tambo y la laguna El Boquerón.

Para medir el nivel de la laguna, se usa una regla de dos metros veinte, instalada en la misma laguna Por ahora como muestra Hilario, Iberia se mantiene con un metro setenta. Su nivel depende de la temporada, aclara, porque la laguna se mantiene de las filtraciones del mar y de los campos de cultivo. A partir de marzo o abril sube hasta 80 centímetros más. Inunda los senderos y la única trocha de ingreso.

Iberia dentro del sistema de lagunas fue mucho más grande, antes de su creación. Hilario cuenta que esto sucedió después de la recuperación de tierras costeras, en el año 1977 con el Proyecto Especial de Rehabilitación de Tierras Costeras (Plan REHATIC) mediante los drenes. Cuando el agua drenaba al mar, las filtraciones bajaban a los drenes y se dividieron en lagunas. Antes se decía laguna sur y norte.

El nombre de Iberia es porque la irrigación se creó con ese nombre desde 1983. Se adjudicaron más de 127 parcelas que comprenden 5 hectáreas a más.

Mientras conversamos, un flamenco chileno, capta nuestra atención. Pasa volando con elegancia. En esta temporada de inicio de año no se suelen estar en Iberia. Esto sucede cuando las lluvias se retrasan en las partes altas. Mientras no empiece a llover no regresarán por la puna.

Su agua no tiene ningún uso. Allí se encuentra el alimento para las aves. Así es Iberia. Mientras guardamos los equipos de grabación, sabemos que tenemos que regresar por un nuevo descanso. ¡Veamos juntos nuestra visita a Iberia!


Etiquetas: [Pesca]  [Santuario Nacional Lagunas de Mejía]  [VIDEOS]  [Áreas Naturales Protegidas]  
Fecha Publicación: 2015-01-06T14:42:00.000-08:00
Existe un modo de juntar a la familia. Para Manuel Cuno Baranco, ese modo es la pesca. Su vida cotidiana transcurre en las carreteras. Desde Mollendo hasta Corío y otras veces hasta Ilo. Cuando no viaja por trabajo, sabe que es el momento ideal para complacer a la familia. “Pescamos por diversión”, cuenta.

Los seis miembros de la familia unen fuerzas. La pesca dura unos 90 minutos. Ingresan al mar una malla de nylon de 200 metros hecha de plomo y corchos. Adicionalmente tiene una soga de 100 metros para ser jalada por mínimo dos personas. Todo tiene un valor de 300 soles. Es una malla básica.


Don Manuel tiene 45 años y durante 30 años de su vida dice que la playa del Santuario Nacional Lagunas de Mejía es la mejor. “El pescado es limpio, es más grande. En el pueblo los bañistas espantan a los pescados”, dice mientras observa a sus hijos y sobrinos que ya están jalando la malla y saltando las olas del mar hasta máximo unos 50 metros mar adentro.

No hay una hora fija para pescar. Eso sí, saben que cuando el mar está bravo, bota a la malla y entonces es momento de arriesgarse más de la cuenta.

El reflejo de luz cerca de donde lanzaron la malla, es la señal para jalar la pesca obtenida. En ese momento deben medir sus habilidades y fuerza de los brazos y piernas con la resistencia de los lobos de mar, quienes están dispuestos a llevarse su parte.

Pueden sacar hasta 400 kilos, pero como es para el consumo familiar suelen sacar unos 100 kilos entre: lorna, lenguado o jurel.


Cuando todo parece acabar luego de la pesca, sucede que tendrán que cocinar. Puede ser un sudadito, un pescado frito o si hay pejerrey un cevichito. La mesa está servida para seguir juntando a la familia de don Manuel en torno a la pesca. 



Algunas recomendaciones:
-    Pasar por el puesto de control del Santuario Nacional Lagunas de Mejía y avisar la actividad, cumpliendo los requisitos que se exigen.
-     No llevar mascotas, como canes para no asustar a las aves.
-      No ingresar ningún tipo de vehículos.
Etiquetas: [Bienvenido 2015]  [VIDEOS]  
Fecha Publicación: 2015-01-01T09:14:00.000-08:00
Detrás de nuestra palabras. Detrás de lo que somos en lo externo. Detrás de nuestra apariencia. Detrás de nuestro cuerpo, allí muy detrás y en el fondo, estamos nosotros. Buscando tal vez comprendernos, a veces perdernos, tratar de encontrarnos o encontrar aquello que nos hace bien.

Lo digo, pero lo olvido. Lo bueno sucederá si nosotros hacemos lo mejor para que eso suceda. No sucederá nada si no hacemos nada. Quizá la felicidad está en esa simpleza que sabemos que existe y a que veces la olvidamos, aturdidos en otras cosas inferiores.

Por todo eso ¡BIENVENIDO 2015! Buscaremos nuestras mejores zapatillas para volver a caminar, para volver a creer que todo lo que de niños pensábamos existe. ¡Feliz año 2015 a tod@ nuestros seguidores y seguidoras! Gracias, si nos buscan, estaremos aquí para darles lo mejor de nosotros.


Etiquetas: [Agua]  [AUDIOS]  [Cumbre de los Pueblos]  [Mar]  [Pesca]  
Fecha Publicación: 2014-12-22T12:02:00.000-08:00
Como dice la canción en el mar la vida es más sabrosa, pero para que siempre sea sabrosa, tenemos que conocerlo como parte de nuestra vida diaria. ¿Qué está pasando en el mar, mientras nosotros cumplimos con nuestras actividades del día? ¿cambia o no cambia en el tiempo? ¿cómo relacionamos nuestra vida cotidiana con el mar? Juan Carlos Sueiro, investigador de la Universidad Cayetano Heredia, menciona lo que está pasando en el mar peruano, lo que podría pasar y también lo que se debería hacer.

Para empezar el Instituto del Mar del Perú,  tiene por lo menos 60 años de información acumulada y con ello se describe el escenario del litoral. La primera sentencia, es que el mar peruano se está enfriando.
Etiquetas: [AUDIOS]  [Cumbre de los Pueblos]  [Montañas]  
Fecha Publicación: 2014-12-19T15:35:00.000-08:00
¿Por qué son importantes las montañas? En la ciudad de Arequipa tenemos al Misti, al Chachani y al Pichu Pichu. Nuestras actividades se acompañan con su presencia. Recordemos cuatro de las razones por las que son importantes.

Las montañas revelan nuestros orígenes. En las montañas se encontraron los inicios de las civilizaciones humanas. Miguel Saravia, especialista del Consorcio para el Desarrollo Sostenible de la Ecoregión Andina en el Perú, nos recuerda que uno de los restos más remotos de las civilizaciones humanas se encontró en la montaña de Etiopía en 1974, uno de los estados más antiguos del África. El esqueleto fósil de 3,2 millones de años fue bautizado como Lucy.

Escuchemos las cuatro razones y reconozcamos a nuestras montañas.  

Etiquetas: [Energía]  [Noticias]  [VIDEOS]  
Fecha Publicación: 2014-12-17T10:47:00.001-08:00
Se trata de una gran oportunidad para la región Arequipa. Se seleccionarán ideas de negocio que promuevan cadenas de valor a partir de la  energía  renovable  con  impacto  directo  y  medible  respecto  al  mejoramiento  de  las condiciones económicas, sociales y ambientales de los usuarios. Los ganadores recibirán un monto de US$100.000 hasta US$250.000. Las propuestas serán presentadas hasta el 29 de enero del 2015.

Ya existen experiencias exitosas. Se trata de la Tercera Convocatoria para el cofinanciamiento de iniciativas empresariales del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), a través del Programa Alianza en Energía y Ambiente con la Región Andina (AEA), con el apoyo financiero del Ministerio de Asuntos Exteriores de Finlandia. El objetivo es impulsar   el desarrollo de las energías renovables en las zonas rurales y periurbanas de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.
 
Arequipa es una región importante, donde se espera la mayor cantidad de propuestas, por la presencia de fuentes como el Sol, el agua, el viento u otras.  Pueden participar entidades del sector privado y público, organizaciones no gubernamentales, empresas privadas, instituciones académicas o de investigación, comunidades registradas y/o tituladas y entidades públicas de nivel nacional, sub-nacional o local.

Desde el primer lanzamiento en 2012, más de 250 propuestas provenientes de los cuatros países   fueron   recibidas,   de   las   cuales   19   forman   parte   del   portafolio   de   proyectos cofinanciados por el Programa AEA, con un valor aproximado de 4 millones de dólares.

Esta importante convocatoria, tendrá lugar el jueves 18 de diciembre del 2014, en el Hotel Sonesta Posada del Inca a horas 10:45 am.

Para mayor información: Bases.

Etiquetas: [AUDIOS]  [Comité de Gestión]  [COMUNICACIÓN PARA EL DESARROLLO]  [Cumbre de los Pueblos]  [Madre de Dios]  [Parque Nacional Bahuaja Sonene]  [Áreas Naturales Protegidas]  
Fecha Publicación: 2014-12-15T12:55:00.001-08:00
La Selva es el espacio donde los sonidos no se acaban ni siquiera durante la noche. Así es el Parque Nacional Bahuaja Sosene y Wilber Canahuiri Samador, presidente de su Comité de Gestión, nos recuerda dónde está ubicado.

Nos hace pensar que no sólo plantas y animales existen en este paraje. Y que si bien dentro de poco se activarán dos nuevas rutas turísticas en Mazuco (por Madre de Dios )e Inambari (por Puno), para dar una nueva oportunidad para sus habitantes. Los problemas recién empiezan cuando se toca el tema de la minería ilegal, de la tala y del cultivo de coca también ilegal.


Etiquetas: [Agua]  [MINERÍA]  [Minería artesanal]  [VIDEOS]  
Fecha Publicación: 2014-12-12T12:03:00.000-08:00
Es como viajar al pasado. A ambos costados de la carretera angosta y de trocha, que dirige al distrito de Chachas en la provincia de Castilla en Arequipa, pueden verse cerros de piedras volcánicas. Cenizas grises y negras. Restos de una gran explosión.

Mientras esto ocurrió hace miles de años, esta tierra se fue formando para recibir a pobladores que se iniciaron en la agricultura. Había que aprovechar las pendientes.

La bondad de la tierra hizo aflorar agua. La laguna de Chachas, así la conocen que puede verse a la subidita del pueblo. Su presencia ofrece una frescura en equilibro al ardiente calor del día.


La bondad desaparece en sus accesos. Los que vamos a Chachas, sabemos que tenemos que buscar una única empresa de transporte interprovincial en el Terminal Terrestre de la ciudad de Arequipa. 

Un único bus que sale a Chachas a las 4 de la tarde y llega a las 3 de la madrugada. Un único servicio sin calidad. Buses viejos y mal olientes. Capaces de llevar pasajeros en el pasillo del vehículo. 

¿Cuántas sanciones ya habrá recibido? A esto se suma el mal estado de sus carreteras. Es mejor tener una camioneta de doble tracción o en el otro caso, caminar. Yo me quedo con la última opción.

Superadas estas carencias, se recomienda caminar. La gente escarba sus tierras. Siembran algunos productos en fundos pequeños. ¿Qué verduras siembran aquí? –Compramos, me dijeron. Uno se queda con asombro. Tantas tierras y pocos cultivos. Prefieren alfalfa, en algunos casos papas. Lo que sí es cierto, es que existen algunos proyectos que les asesoran para sembrar habas y lechugas por ejemplo para su consumo personal. Nunca es tarde.

Desde el pueblo observamos un ligero movimiento en su cerro más alto. Acercamos el zoom de la filmadora. Y nos dimos cuenta de algo. Hay objetos como toldos. Mallas y costales que tapan las evidencias. En este lugar se aprecia la práctica de la minería artesanal informal.

No tiene un acceso señalizado. El camino es ocasional. Están deformando el cerro. ¿De dónde sacarán agua? Preocupa que la laguna de Chachas este tan cerca. Dicen que al pasar los años la laguna se está secando y que curiosamente es señalada por el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo como un manantial natural peculiar de Arequipa.

Nos preguntamos si el acceso es tan difícil ¿cuántas veces las autoridades del gobierno central habrán visitado Chachas? ¿Cuántas veces se requiere que las autoridades del gobierno regional de Arequipa visiten esta zona?



En la laguna pescan por temporadas la trucha. ¿Será una especie ideal? En el pueblo se ve gente mayor, como pasa en la mayoría de pueblos lejanos, donde la juventud migra. Se observa cómo su manante de agua se puede secar. Cuando se pasa por el costado de la laguna al empezar la cuesta, uno siente el crujir de las piedras y ya no los salpicones de agua.   
Etiquetas: [AIRE]  [AUDIOS]  [COMUNICACIÓN PARA EL DESARROLLO]  [Jóvenes ambientales]  
Fecha Publicación: 2014-11-25T15:40:00.001-08:00
Meylin Ninavilca, estudiante de ingeniería ambiental de la Universidad Nacional de San Agustín en Arequipa, ha sentido y experimentado un problema en el paradero de autobuses. Cuando va y viene de su casa a la universidad, se ha dado cuenta de algo. 

Ella es directora de la Red Universitaria Ambiental en Arequipa, formada hace tan solo seis meses. Es una organización juvenil que está juntando temas propuestos por el público en general para exponerlos en la COY10, encuentro de jóvenes, que se desarrollará en Lima, en paralelo con la COP20, encuentro de las partes, que no es otra cosa, que un evento internacional donde deben tomar decisiones y acuerdos para enfrentar los cambios del clima y los problemas ambientales.


Así lo entiende Meylin,  quien nos adelanta además que del 01 al 12 de diciembre se harán varias actividades en Arequipa para luego exponer en forma de declaratoria los temas desarrollados.

La parte más activa, se centra en que estos jóvenes están dispuestos a brindar sus servicios y ser parte de las diversas actividades de aquellas instituciones involucradas con la temática. Además entregarán sus acuerdos a las autoridades locales y regionales, exigiéndoles si fuera el caso una nueva legislación.

Los jóvenes son entusiastas contagian sus iniciativas. Pero primero comprendamos qué ocurre en el paradero de autobuses del que nos habla Meylin Ninavilca.
Etiquetas: [Apurímac]  [AUDIOS]  [Cambio Climático]  [COMUNICACIÓN PARA EL DESARROLLO]  [Jóvenes ambientales]  [MINERÍA]  
Fecha Publicación: 2014-11-23T07:02:00.004-08:00
Foto: Facebook personal
Estudia Ingeniería Ambiental en la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa. Nació y vivió en Apurímac 16 años. Cuando terminó el quinto de secundaria decidió irse a la Ciudad Blanca, porque estaba decidida a estudiar esa especialidad, relacionada a la naturaleza y porque la Universidad de Apurímac sólo tiene 5 profesiones.

Hoy forma parte de la Red Universitaria Ambiental. Es la sub directora. La organización juvenil se formó hace seis meses. Y promueve la COY10 en Arequipa, el encuentro de los jóvenes, quienes también hablarán del cambio climático.

Su nombre es Mery Liz Mendoza Portillo. Viaja en sus vacaciones dos veces al año a su tierra amada: Apurímac. Cuando le preguntamos qué problemas ambientales le han afectado, nos cuenta lo que vive en cada viaje entre Arequipa y Apurímac.


Etiquetas: [Cambio Climático]  [Capacitación]  [PERIODISMO AMBIENTAL]  
Fecha Publicación: 2014-11-20T13:55:00.002-08:00
Viajamos. Buscamos fuentes. Buscamos temas ambientales. Pero en realidad deberíamos buscar historias. ¿Cómo mejorar nuestro trabajo informativo? ¿Cómo romper esa barrera con los especialistas de temas ambientales? ¿Cómo hacer que nuestro tema importe a la mayoría?

Eliezer Budasoff, editor de Etiqueta Negra y Etiqueta Verde, expuso las siguientes claves, en el seminario web denominado "Cómo cubrir historias de cambio climático y de medio ambiente", organizado por la FNPI:

“La ecología es una forma de mirar el mundo y de comprenderlo aun en sus concepción más conservadora. En su definición más primitiva es la ciencia que estudia las relaciones complejas de los seres vivos entre sí y con su entorno”.

“El periodismo ambiental, es un pariente cercano al periodismo narrativo. Trata de ver en lo que todos miran algo que no todos ven.”


“Uno de los problemas constantes del periodismo ambiental es que solemos fracasar al hablar de temas tan próximos como la lluvia o el calor el agua o los vegetales que consumimos. El cambio climático es uno de los mejores ejemplos para este problema. Su cobertura periodística está plagada de expresiones burocráticas o técnicas que nos provocan avalanchas de bostezos o por el contrario intentan abarcar demasiado y terminan por no decirnos nada”.

Aquí en audio completo: Audio


Etiquetas: [Base de datos]  [Bosques]  [Bosques de queñoa]  [COMUNICACIÓN PARA EL DESARROLLO]  [VIDEOS]  
Fecha Publicación: 2014-10-20T05:53:00.000-07:00
Mientras descendemos por la quebrada se entiende el impacto a esas ramas leñosas y hojas. Se comprende por qué es uno de los sectores más degradados. En el bosque de queñoas de El Simbral del distrito de Chiguata en Arequipa, existen vestigios de depredación antiguos y modernos.

Cuando nos detenemos para observar el límite del bosque en las laderas de los cerros, don Roberto Véliz, presidente de la comunidad campesina de Chiguata se coloca las manos en la cintura, levanta con un dedo sus lentes. - Estoy decepcionado de las autoridades, siempre nos llaman a reuniones, prometen estudios y hasta ahora no los cumplen, expresa en tono enérgico. Varias instituciones públicas llegan a Chiguata para formular planes de reforestación, proyectos de conservación. ¿Por qué se generó la desconfianza?

Cuando retomamos el camino para acercarnos a las queñoas, don Roberto me señala las "planteritas", al referirse a los brinsales o matas de queñoas pequeñas. Con la humedad captada por esta especie, se reproducen alrededor de las matas grandes que ya germinan sus semillas. Pero ambos pensamos en el escaso recurso hídrico.

En busca de las soluciones, luego de 20 minutos, nos dirigimos a los manantiales que el líder de la comunidad ya pensó como una alternativa futura o cercana. Tiene la intención de pedir apoyo para construir un embalse de agua en esta zona de El Simbral. Dice que el agua de sus manantiales salvará el bosque de queñoas.

Observando los brinsales o matas pequeñas, don Roberto decide llevarse uno a la comunidad. Lo saca con su propia tierra, que ya tiene el abono formado de las hojas secas que caen del árbol. Me dice que regrese al próximo año. Que su crecimiento será lento. Pero que la gente de su comunidad debe estar cerca de este árbol para reconocer su valor.


*(Recomendamos activar en configuración HD para apreciar mejor el vídeo)


Reflexionando de los cambios a través del tiempo, es necesario indica que el primer quiebre de relaciones con las comunidades campesinas, se da cuando se establece la Reserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca, en el año 1979, impuesta por ley y sin consulta popular. El resultado de esa gestión no fue del todo positivo. Aunque el Jefe del área, Ing. John Machaca Centty, destaca que desde entonces se prohibió la extracción de la queñoa para carbón y se empezó a recuperar el bosque.

Actualmente hay un nuevo intento de reforestar la cobertura vegetal. Como explica el coordinador territorial sur del SERNANP, Blgo. Arturo Cornejo Farfán, ahora se aplica una nueva estrategia. Identificaron las actividades económicas sostenibles de la comunidad. En Chiguata es la crianza de cuyes. Les solventan a algunas familias su trabajo. A cambio ello, los beneficiarios se encargan de un vivero de queñoas para reforestar el bosque. 

¿Será posible devolverle al bosque de queñoa del Pichu Pichu, las hectáreas que tuvo hace más de 40 años? Dicen que no hay mucha agua. La comunidad propone su mano de obra ¿Cómo empezar? Esta es la cuarta parte del audiovisual "QUEÑOA: Madre de los andes".  
Etiquetas: [Base de datos]  [Bosques]  [Bosques de queñoa]  [COMUNICACIÓN PARA EL DESARROLLO]  [VIDEOS]  
Fecha Publicación: 2014-10-19T22:20:00.001-07:00
Tenía el pantalón lleno de polvo. No había tiempo de tomar desayuno. El viaje fue anticipado para conocer el bosque de queñoa más grande que tiene Arequipa. Chiguata está ubicada a 40 minutos de la ciudad de Arequipa y allí sobrevive un bosque. 

Ese día llegué de la comunidad campesina de Huanca. Pero rápidamente tomé un taxi hacia el paradero de los buses que parten a Chiguata, ubicado en la avenida Sepúlveda de Miraflores. Dormí mientras pude. La camioneta de don Roberto Véliz Flores, presidente de la comunidad campesina de Chiguata, llegó a la plaza a recogerme. Paramos antes en una tienda. Don Roberto compra chocolates. Partimos por el camino, mientras escuchamos la selección de huaynos que me levantan el ánimo con el dulce ya impregnado en la sangre.


*(Recomendamos activar en configuración HD para apreciar mejor el vídeo)

A los 30 minutos, mientras conversábamos baja un volquete por el sentido contrario de la carretera. Estamos por la carretera vía Arequipa- Puno, ya en el sector de El Simbral. La carretera se ve en mal estado. El vehículo de carga pesada levanta polvo. Nos tapa. Don Roberto desacelera. Y a los costados no noto la queñoa, pero me dice que allí está. Que ya estamos llegando y que observe el problema que tienen por la polución. Quizá el sueño me impida ver con claridad, pero no. La queñoa se deja ver como si fuera una mata enana, cubierta de polvo. Luce gris. Pálida y casi muerta. El impacto del polvo es fuerte. Pero las queñoas parecen resistirse a morir.

En esta zona caminaremos un poco menos. Unos 15 minutos. El bosque está cerca a la carretera. Don Roberto Véliz recuerda su infancia. Jugaba mientras recogía leña. Había árboles de queñoa de más de tres metros. Dice que los antiguos talaban pero también reforestaban. Sin embargo, el bosque no se recuperó tampoco de este impacto social.

La ausencia de lluvia es un tema recurrente. Y las pocas visitas de entidades competentes se convierte en un causal. Don Roberto compromete el rol de las autoridades ambientales.

No se siente el frío. Pues en época de mayo a agosto la temperatura es calcinante. Pero el calor ha predominado este año. Conozcamos la tercera parte en el reportaje audiovisual "Queñoa: Madre de los Andes"


Etiquetas: [Base de datos]  [Bosques]  [Bosques de queñoa]  [COMUNICACIÓN PARA EL DESARROLLO]  [VIDEOS]  
Fecha Publicación: 2014-10-19T21:54:00.002-07:00
Se cubre de corteza laminada de color rojizo. Se forman más de 3 capas sobre sus ramas. Es para abrigarse del intenso frío, tal vez cuando hay luna llena, a menos de 10 grados bajo cero, incluso mucho menos. Capaz de convivir y retar a la misma nieve.

Tiene la corteza frágil, pues al tocarla se produce un crujido, mientras se quiebra rápidamente. Sus hojas pequeñas, con bellos muy diminutos, enverdecen esos troncos que se tuercen caprichosos desde su base.  Esto parece marcar su dominio sobre otras especies de árboles. Algunas alcanzan 10 metros de altura, otras solo un metro o dos. Esta especie de árbol,  de la familia Rosaceae. creció protegiéndose, alejada de los humanos. Su hábitat está en medio de quebradas y lugares muy alejados de la cordillera de los andes.


*(Recomendamos activar en configuración HD para apreciar mejor el vídeo)

¿Cómo llegar? Es la pregunta de mi ansiedad nocturna. La decisión ya estaba tomada. Luego de visitar al distrito de Chiguata de la provincia de Arequipa, para iniciar las coordinaciones ya no había vuelta atrás. Huanca, el distrito de la provincia de Caylloma, se convirtió en el inicio de esta aventura para conocer la queñoa.     

Cuando las sogas reemplazan el timón, sólo hay que dejarse llevar. Cuando en lugar de tener un carro, hay un par de acémilas (animales de carga), hay que arriesgar.

Don Ciro Jácobo Flores, poblador de la comunidad campesina de Huanca, acepta salir en excursión hacia el bosque de queñoa. No es lo mismo hablar en un parque, en una casa, como hablar en un bosque. Sobre todo si nos esperan las queñoas. 

Bastó ver la  yegua que me tocaba montar, para mascarme los labios. Aparentando seguridad, subí ayudada por don Ciro Jácobo. Eran las 5:40 am. El tercer día en Huanca. Sólo debía decirle a la yagua ¡avanza! ¡vamos! o también ¡lazo!, cuando no quiera caminar. La soga en mano, era el timón. Mis flácidos brazos temblaban. Estaba hecha de nervios. Era mi primera vez. Mi primer bosque. Don Ciro iba por delante en el mulo. El macho para él. Y yo apenada por una yegua que además estaba premiada. 

Cuando imaginé que el camino era en circular por la montaña que se veía desde el pueblo, estaba lejos de la realidad. Andaba cual lenta sobre la yegua subiendo más y más. Las pendientes rectas amenazaban mi serenidad. Encontramos como tres riachuelos a la entrada de la montaña de Huanca. Los golpes del agua parecían mover la estabilidad de las patas de mi compañera yegua. El camino se inclinaba más. Las piedras grandes y huecos a cada 3 minutos, me obligaban a parar y decirle ¡para! ¡quieta!

Parece que se lo tomaba en serio, pues paraba y sólo cuando gritaba ¡lazo!, avanzaba. No sabía cómo ordenarle. Don Ciro Jácobo, se bajaba de su mula para remediar mi falta de experiencia. En el camino me contaba historias. Me sentí como niña. Me olvidaba mientras tanto de mi cobardía sobre la yegua. Escuché la historia del venado envidioso y de las brujas. Ya a una hora del camino, don Ciro me señala unos restos arqueológicos abandonados. Encima de una pendiente al frente de nuestro camino, se ve una construcción pre inca. Casi imposible creer cómo la construyeron allí y por qué.

A tres horas cabalgando, me convenzo que estoy corta de vista. Don Ciro que marca el camino, me grita que mire al ganado de ovejas. Por más que me esforcé no las veía, pero de pronto al margen del cerro las vi como hormigas. Eras más de 200. Nunca pude bajarme de la yegua, ni coger mi filmadora. Era la primera toma perdida.

En estos espacios silenciosos de la naturaleza convive el pastor con sus ovejas. Para tantos animales, es tan escasa la cobertura de pastos, que es razonable que la población haya migrado a otras zonas. Es entendible darse cuenta que estos animales llegan al bosque para sobrevivir con las plantas que encuentren.

Cuando ya teníamos casi 6 horas de caminata. Y esto debido a mi torpeza como jinete, don Ciro me dice: Cuando veo a un águila me pongo contento. Sé que me irá bien. Es su predicción. Pero cuando veo una perdiza (perdiz) será un día malo. A los 10 minutos que me dice esto, los cuatro perros que no sé de dónde salieron a nuestro alcance, ladran y de pronto vuela un ave del suelo. Parece una gallina y don Ciro cabeza baja me dice: es una perdiza.

Y ahora nos quedaremos por aquí nomás, se resigna. Y ¡sí! nos quedamos. Felizmente había pensado llegar al menos al inicio del bosque de queñoa de Huanca. Y así fue.

Lo primero que vemos son plantones pequeños. Es la falta de lluvia, dice don Ciro. Debajo de cada árbol crecen más de un plantón bebé, o llamado también brinsal.

Hay temas que me dejan pensando, como el deseo de don Ciro de querer reforestar al menos con 30 hectáreas en una etapa inicial. Su posición sobre el pastoreo de ganado como una mínima amenaza al bosque. Su frustración de no tener aliados. Su interés sin dinero de por medio para poblar sus montes de queñoa. Pero me admira que haya dicho por sí mismo que “la queñoa es patrimonio del Perú y de su comunidad”. Por este mensaje vale montar una yegua. Veamos el reportaje audiovisual, segunda parte.
Etiquetas: [Base de datos]  [Bosques]  [Bosques de queñoa]  [COMUNICACIÓN PARA EL DESARROLLO]  [Educación Ambiental]  [VIDEOS]  
Fecha Publicación: 2014-10-19T18:30:00.003-07:00
Escuchan su nombre y pronto recuerdan dónde crece. Los niños y niñas la ven mientras caminan a su colegio cada mañana. Dicen que vive en las quebradas, al margen del río de su comunidad.

Los adolescentes en cambio cuentan que está en extinción. Que quieren movilizarse con pancartas frente a sus autoridades. La queñoa no es tema ajeno de los niños y adolescentes del distrito de Huanca, de la provincia de Caylloma en la región Arequipa.

Llegué el domingo por la noche. Luego de dos horas y media de viaje desde el kilómetro siete de la Avenida Aviación en Arequipa, llegué a Huanca. Al inicio del recorrido la nubosidad rojiza del cielo destaca. El momento de ese ocaso luminoso, parece rebotar en las montañas de piedra y meterse a los abismos que se aprecian desde el bus. La carretera sin asfalto no causa mayores problemas a la velocidad ligera del vehículo. Lo que pocos saben es que pasando este paisaje desértico y pelado de árboles existe un bosque. Detrás de la montaña del pueblo de Huanca, las queñoas crecieron en la tierra desde hace cientos de años.


Al llegar recomiendan tres hoteles. La plaza está oscura. Una sopa de fideos y tallarines es lo que encuentro para la cena. Pienso dónde iré a dormir. A una cuadra de la plaza, la noche en el hotel cuesta 35 a 40 soles. Frente al único colegio secundario encuentro un hotel a 20 soles la noche. Los hoteles, son casas aún no acondicionadas. Un colchón delgado es suficiente para reposar el cuerpo viajero. Dormí no más de 4 horas. A las 6 de la mañana la bulla de los partidos políticos despertaba hasta la culebra debajo de la piedra con toda seguridad. En la noche anterior no tuve suerte de encontrar a los docentes. Todas las casas ya estaban con sus luces apagadas a las 7:30 pm.

Son las ocho de la mañana y ya empiezan a llegar los escolares. En la I.E. Carlos Lafuente Larrauri, de nivel secundaria, lo que predomina es el cemento. Mientras su campiña se enorgullece de sus cerros colmados de vegetación, este plantel fue edificado curiosamente sólo con cemento. En todo el edificio hay un cactus pequeño en el escritorio de la dirección. Esto describe un plan de edificación sin el criterio ambiental educativo.

Yvonne Vargas Mejía, directora del plantel dice que los chicos y chicas sólo quieren aprender los temas que les ayuden a ingresar a la universidad. El tema de la queñoa no los ayuda en ese proceso. Y no deja de tener razón. Sin embargo, las nuevas profesiones y decisiones también se descubren explorando.

En pocos segundos los jóvenes, sonríen y demuestran sus habilidades de comunicación. Yanira Gallegos y José Huarca, saben que el bosque se redujo. Y Clinton Huayllazo, super fresco y con la filmadora en mano, se anima a entrevistar a sus propios compañeros para hablar de la queñoa.   

En Huanca sólo hay dos instituciones educativas. Luego de visitar a los adolescentes, es propicio visitar a los pequeños. Aquí enseña, Valentín Huayllazo Huarca, docente de la I.E.P. 40384 Sonccoy Quilla, pero además historiador. Es una enciclopedia humana de la queñoa. Nació en Huanca y recuerda que sus padres le decían que el bosque quedaba a tan solo un kilómetro de distancia del pueblo.



*(Recomendamos activar en configuración HD para apreciar mejor el vídeo)

Formó parte de esa corta revolución educativa de los años 60. Fue el tiempo cumbre del programa de educación ambiental. Las aulas se trasladaron al campo. Los maestros sembraban queñoa con sus alumnos y don Valentín lo resalta. Mientras recorríamos su colegio, mostraba su cancha deportiva, que reemplazó al vivero. Si bien lo verde que tienen es pasto, no existe ningún árbol nativo, menos queñoa, salvo la mata que hay en la plaza del distrito y claro otras tantas en el bosque detrás de su montaña.

Pero ¿desde cuándo se taló la queñoa y qué se usaba? ¿Dónde crece? Respondamos esta y otras preguntas en el reportaje audiovisual-Parte uno.



El dato:La queñoa está protegida por el D.S. Nº 043-2006-AG. Dentro de la clasificación de la flora silvestre, está considera en situación "Vulnerable", es decir que predomina una reducción en su población, estimada en menos de 10 mil individuos.